jump to navigation

manuel nicolas arízaga, ismael perez pazmiño junio 26, 2010

Posted by carmenmvascones in ismaél perez pazmiño.
add a comment

MANUEL NICOLAS ARÍZAGA (1856- 1906, Cuenca)

1

Fotografia

Me asomé a los abismos de mi pecho
y profundos y lóbregos los vi;
tanto, niña, que en lágrimas deshecho,
horrorizado de mí mismo huí.

Luego admiré tu célica hermosura,
la gracia virginal de tu candor
y de mi pecho en la región obscura
sentí desconocido resplandor.

Torné a mirar adentro y hallé impresa
en el alma tu imagen de cristal,
estrella que ilumina helada huesa,
flor nacida en estéril cambronal.

Ya un altar en mi pecho has conquistado
y en él tendrás eterna adoración;
allí de hinojos vivirá postrado,
fiel ministro de amor, mi corazón.

————–

ISMAÉL PEREZ PAZMIÑO (1876-1944, Machala)

1

Mi verso es tan sencillo porque de mi alma brota
como brota la sangre de alguna arteria rota
porque mana espontánea de agua cristalina

2

Juramento
(A mi esposa)
Todo pasa en el mundo, todo dura
lo que dura una flor, un ave, un nido;
todo muere o se pierde en la oscura
y pavorosa noche del olvido.

3

Pero el amor inmenso y la ternura
en el que por ti, latido tras latido
arde mi corazón y han convertido
mi vida en una noche de dulzura
no pasarán jamás: podrán los años
rodar fugaces en veloz carrera
y apagar tus miradas y tus besos
Con un soplo mortal; los desengaños
exaltarán mi amor y, cuando muera.
¡aún en la tumba te amarán mis huesos!

4

I II
La muerte es buena y es útil
y llega a veces a tiempo
a poner fin compasiva
al mal que parecía eterno.

Es benigna cuando apaga
con el misterio de un beso
de seda, los ojos mustios
y apagados de un enfermo.

Anuncios