jump to navigation

poemas al italiano AGUAJE, LA MUERTE UN ENSAYO DE AMORES, CON/FABULACIONES, MEMORIAL AUN ACANTILADO, AL ITALIANO POR LISA COCCO mayo 9, 2010

Posted by carmenmvascones in AGUAJE AL ITALIANO, carmen vascones, CARMEN VASCONES MARTÌNEZ, Cuentos, Ensayos, LA MUERTE UN ENSAYO DE AMORES AL ITALIANO, MEMORIAL AUN ACANTILADO AL ITALIANO, POESÍA, Uncategorized.
Tags: , , , , , , , , , ,
add a comment

22

Soy una gramínea del éxodo en mi origen

columpio el vacío anclado desde mi infancia

– total –

Soy una corona de gloria

olvidada en el nicho de mi boca.

Carmen Vascones


Sono una graminacea dell’esodo nella mia origine

dondolo il vuoto ancorato dalla mia infanzia

– totale –

Sono una corona di gloria

dimenticata nella nicchia della mia bocca.

nasce nel suo piacere.

…………………..

23

Dios una metáfora turbia

en la sangre de la razón

(suturo la realidad con mi fantasía).

Carmen Vascones


Dio una metafora torbida

nel sangue della ragione

(cucio la realtà con la mia fantasia.)

………………….

24

La rigidez de la nada

parece un todo confundido

en la boca humana.

Carmen Vascones


La rigidità del niente

sembra un tutto confuso

nella bocca umana.

……………..

25

¿Cueva de mi existencia

te comunicas acaso

con el tragaluz del sueño?

Fantasmagórica voz vacía

siento tu muerte escurridiza.

Carmen Vascones


Antro della mia esistenza

comunichi per caso

col lucernario del sogno?

Allucinante voce vuota

sento la tua morte scorrevole.

………………………

26

Uno dijo a dos

¿por qué después?

Dos dijo a uno

¿quién antes?

Carmen Vascones

Uno disse a due

perché dopo?

Due disse ad uno

chi prima?

………………………………………

27

Mi eros llama distinta y hermosa

no está en ningún culto

-ese su misterio –

Carmen Vascones

Il mio eros fiamma distinta e bella

non sta in nessun culto

ello è il suo mistero-

………………………………………

28

Cercanamente lejos

la máscara se deshace

en la acidez de la tristeza.

Carmen Vascones


A poca distanza, ma lontani

la maschera cade

nell’ acidità della tristezza

………………………………

29

En algunas ocasiones

andamos a la caza del poder

y terminamos en la mira.

Carmen Vascones

In certe occasioni

andiamo a caccia del potere

e finiamo nel mirino

………………………….

30

El amor es una tensión

plena de acción:

su debilidad

Su desafío:

continuar

y dejar de someter

¿Quién acepta ese riesgo?


Carmen Vascones

L’amore è una tensione.

Piena di azione:

la sua debolezza

La sua sfida:

continuare

e smettere di sottomettere

Chi accetta questo rischio?

………………………………

31

La historia: un testigo real

de la descomposición del mundo

La vida una composición permanente.

Carmen Vascones

La storia: una testimone reale

della decomposizione del mondo

La vita una composizione permanente.

…………………………

32

Mi cuerpo: un espacio

donde la vida

refugia al verbo.

Carmen Vascones

Il mio corpo: un spazio

dove la vita

ospita la parola

……………………………

33

La metáfora: esplendor del vacío

el movimiento su forma

Me suicido en metáforas.

Carmen Vascones

La metafora: splendore del vuoto

il movimento la sua forma

Mi suicido in metafore.

………………………………….

34

El cielo la tierra

un mismo instante

un solo espacio

uno solo

Tú.

Carmen Vascones


Il cielo la terra

un stesso istante

un solo spazio

uno solo

Tu.

……………………………….

35

Ella desoculta todo

– nada se le escapa –

en su palabra el humano es descifrado

hace de los deseos la celada

de su contrincante el ghetto de la muerte

del cuerpo cuna y nicho del advenir

Carmen Vascones

Lei scopre tutto

– niente le è sfuggito-

nella sua parola l’umano è decifrato

fa dei desideri un’ imboscata,

del suo concorrente, il ghetto della morte

del corpo culla e nicchia dell’ avvenire

………………………………….

36

Orgía ígnea

ignoras el agua

arrastras la simiente

a mi matriz apocalíptica.

Carmen Vascones

Orgia bruciante

ignori l’acqua

trascini il seme

al mio utero apocalittico.

…………………………

37

Ser valiente

es señalar la desnudez

en toda su fragilidad:

un recién nacido.

Carmen Vascones


Essere coraggioso

è mostrare la nudità

in tutta la sua fragilità:

un neonato.

………………………….

38

La muerte una víbora

enroscada en el Bien

no muerde su deseo

nace en su placer.

Carmen Vascones


La morte una vipera

attorcigliata nel Bene

non morde il suo desiderio

Anuncios

ENTRE CUERDAS LA VOZ por carmen váscones abril 27, 2009

Posted by carmenmvascones in artículo, Ensayos, entre cuerda la voz, guayaquil de mis amores, POESÍA, por carmen váscones.
Tags: , , , ,
comments closed

 

 

 

 

 

 No es tanto como el autor dice, pero es tanto como lo ha podido decir.  Entre cuerdas la voz,  el compás entre los cuerpos. 

La música se abre como un tiempo apropiándose de nostalgias empecinadas en los grises inviernos.

 

Reitera la historia entre cada estrofa sus partos, conquistas y fechas.

 

 

 

 

 

¿Qué se deshoja en este himno romántico canto de todos y de nadie?  Intimidad ingenua  de verano, ciclo rotativo de intempestivas lluvias, sobre ti un pendil de luna llena.

 

Abrazándote una sombra, la de aquel que se pregunta ¿quién era su amante, acaso la muerte o el nombre tuyo que se envuelve entre la ira y la belleza de todo el ignoto ser que eres?

 

Tus pobladores se visten de celeste y sonríen en la faz de tu pasillo, creen que han robado cinco estrellas, más no saben si al mar, al cielo o a una guerra. 

 

La duda te inventa, te atormenta, te destruye. Te  devalúa. Hasta hace inventario a tu vientre.

 

Hace de ti una ambición en un límite estratégico.

 

Te parcelan como juego de ajedrez y en cada partido elige tu rey.  ¿Y sigo siendo qué?

 

Eres la reina de los peones de esta tierra, los caballos yacen desbocados en los monumentos erigidos en  tu nombre. 

 

El guardián del tiempo pregunta dónde está la perla que surgió en ti o rugió en la emboscada. 

 

Su presencia está perdida entre el Pacífico y la ostra no encontrada.

 

¿Quién te arrulla, te atormenta de pesadillas, quién te invade de basura, quién tumba tus cerros, quién tala tus árboles? ¿En qué jardín te han convertido?

 

 

Te llaman soberana de tus empeños, pregunto ¿cuáles?  Tal vez olvido y oscuridad. 

 

Y qué de las promesas para con los niños  de la madrugada que cuidan carros estacionados fuera de casinos y discotecas.

 

Qué de las niñas que venden los diarios cuando otros infantes duermen.

 

Qué de los vagabundos guareciéndose bajo los portales.

 

Qué de los muertos en  las calles, por culpa de los ebrios conductores  o de los que atascan porque van atrasados al trabajo, que sin “conciencia” alguna se cruzan las señales rojas o no respetan ningún pare.

 

Que de las protestas acumuladas en carpetas y de las frases estrelladas en las paredes de lo cotidiano; qué de todo el resto. 

 

Crímenes y robos organizados o sospechosos imperan en el poder de la violencia y del placer de la crueldad…

 

Tus empeños empeñados en los bancos de los parques y en los bancos que juegan la transferencia de tu prosperidad y felicidad.

 

Pregunto ¿Qué formó Dios en tu bello cuerpo, qué  protege tu figura, qué sueño abraza tu río, en que espejos te miras?

 

Se escuchan murmullos acompasados, se distingue el poeta, el escribano, el ama de casa, el vendedor de verduras. 

 

Todos a una voz, el coro humano repite “Guayaquil de mis cantares”. 

 

Continúa el solista y el taladrador de  las palabras continúa.

 

Qué hacen tus rubias y morenas que enloquecen de pasión, las que asoman en su balcón y mitigan negras penas; qué de las que miran con pasión el crimen que ronda. 

 

Les palpita el corazón y encienden una vela a su santo de devoción y prometen esa noche no amar para que Dios se apiade y limpie las cloacas de este mundo.

 

Qué de las que con sus ojos verde mar hacen anclar la esperanza, la hospedan en su femineidad, la tinieblan de bohemia, la embriagan de sus olores y le prometen que a la tarde siguiente del domingo irán a misa junto con su marido una vez que llegue del partido de fútbol  y si falla al cumplimiento rezará un padre nuestro para quedar libres de deudas y culpa, que la próxima no fallará.

 

Y qué de los ojos negros anochecer que nunca deja ver los cadáveres dejados en “las cruces sobre el agua”, de los indios azotados por los dueños de los cañaverales, de los estudiantes muertos por el caos, quedaron para siempre enredados en su angustia, se desbandaron entre tanto miedo contenido y odios nacidos en el dolor y desamor.

 

Todos ellos han perecido en el placer de la violencia, su protesta y rebeldía.  Su rechazo. Donde sus pasiones han encontrado repudio, resentimientos, rechazos, torturas, malentendidos, olvidos. 

 

Una página rota en el nombre del padre del hijo y de la comunidad. 

 

¿Qué han hecho de tu bandera, de tu escudo, de tu himno, de tu historia?

 

¿Y qué de los cadáveres, los de las batallas que galopan en el calendario. Los que reposan en una rosa marchita.

 

Los que se aprisionan en una servilleta guardada; el que acompaña en un hueso seco, el de una vez en un hotel, en una mirada que no llegó  a ser cita.

 

¿Qué de las que imponen siempre su querer, fascinan al mirar, embriagan al besar, son sus labios de cereza un reclamo de dulzura, de amor, de identidad, nombre, de particularidad y señas, lugar del descanso. 

 

De vida y muerte entre tantas palabras, sacrificios y placeres. 

 

Mujeres de este puerto un eterno ignoto mar.

 

Tú ciudad, eres una mujer vestida de sueños y razones donde anhelan tus hombres vivir para nunca más sufrir, ansían llenarse de tu ternura, desean descansar en ti de su tanto andar, y sus almas quieren enterrarse en ti para siempre estar.

 

¿Dónde sus almas realmente anhelan estar, dónde sus cuerpos desean habitar? ¿De quién eres prisionera, del mar, de ti, de tu gente, de las palabras?

 

Eres fulgor, muerte y amanecer. Palpita en tu corazón el crimen, el horror, la ternura. 

 

Tus muertos y amantes yacen en hinojos cuando entierran sus silencios en ti. 

 

Anhelan sus descansos entre los que quedan. 

 

Recuerdan y nacen en tu canto otra vez. 

 

Un nuevo coro nace en ti  ciudad de mis amores.

 

carmen váscones

1/1/1989

 

 

 

 

 

 

FRIDA KAHLO Y TOULOUSE LAUTREC: LA MUJER, EL DOLOR, LA MUERTE, Y JOIE DE VIVRE por roger hollander; solamente frida por carmen váscones marzo 27, 2009

Posted by rogerhollander in Ensayos.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
2 comments

frida1

———————————-

por carmen váscones

SOLAMENTE FRIDA

“aquí me pinté yo, Frida Kahlo con la imagen del espejo”

Frida Kahlo

Los rostros de Frida kahlo en el laberinto del grito dejan escapar al feto del sueño. El tren se derrumba en la pesadilla. La realidad salpica de sangre como revolución para quién. Su útero no murió. Llora la luna soledad del árbol. El espejo colgado en el techo deja bocetar una mujer que repudia el dolor. No es nada fácil sostener la imagen que se me parece pareciera afrontar la voz que deja escapar la ventana de un pueblo desdibujado en el insomnio.

Baila con la muerte. Desnuda al dolor.  Su rostro sorprende a la mirada.  Narciso no se ahoga en el sufrimiento. No doblega el gesto.  No le da placer al espejo.  La borra de la angustia se añeja dentro de ella.  Se repite la mueca de la realidad.  No hay ninguna herida en su cara bellamente.  Desfigurado el cuerpo.  Sus vestuarios rellenan el vacío de sí misma.  No se tiene pena.  No hizo de sí el eco del espanto.

No se busca en la imagen que se desprende.  Su nada putrefacta cavila dentro de su piel.  Se dobla, se hace una.  Ninguna asoma.  Alguna toda ella.  Aquella del yo donde va su vientre roto. Útero la pariste.  ¿Madre qué pensaste cuándo la engendraste? ¿Padre tu epilepsia flash multiplicando la memoria? ¿Dónde la hija sea?

Máscara multicolor tras fondo oscuro, blanco lienzo ensangrentado, si pudiera caber en el cuenco de mi mano me adentraría hasta hundirme en mi huella.  Si supieras lo que pienso. Dibujo mi nacimiento.  El aborto me parte la vida.  Parto y parte de mí de ti.  ¿De quién no?

¿Quién sabe lo que siento? Siénteme.  Se me desgarra el ser.  Hago naturaleza muerta.  La mariposa tiene que parecer viva en lo inerte.  La desgracia de amar como un accidente.  Incrustado el porvenir en la agonía de la luna.  El amor duele como estocada a traición.  No hay desquite que no te golpee.  Me invento otra para sacarme de mí.  Soy la amante de mí en ellas.  Ella y él sin yo propietario.  Sin destino el ser.

El tiempo estupefacto delira con la voz que se retuerce junto a la sombra apenas fría apenas tibia.  Cambia Coyoacán. ¡No! Quédate como tal.  La casa donde nací y morí abre las puertas.  El mercado cerca.  Las mujeres ajustan el chal.  Se rejuntan en las esquinas para ponerse al día. ¿Quién se acuerda de mí? ¿Qué quieren saber de aquella que echa el pincel a la fuente para teñirla de púrpura?

Algo me aguarda en el recipiente del silencio.

Me descubro en la creación que me cubre. Guardo el diario entre mis senos mientras pienso en lo que a nadie le importa.  Dejo que mis manos se olviden de mi por algunos momentos. Mis huesos son fragmentos de tiempo armándome la memoria para que no caiga ante la ejecución ¿de quién?  Escribo mi propia compañía que se aleja.

Soy la criada de la criatura que me reina. 

—————————————————————–


toulouse_lautrec

por roger hollander

Toulouse Lautrec y Frida Kahlo:  Sus vidas y su arte y su relación con temas relacionados con la mujer, dolor, muerte y joie de vivre.  No soy experto en ninguna de estas áreas.  Simplemente, como artista, quiero compartir con ustedes algo de lo que he aprendido en mis investigaciones, basada ampliamente en estas dos excelentes biografías: “Frida”, por Hayden Herrera, y  “Toulouse Lautrec”, por Henri Perruchot.

Comenzaré y terminaré con Frida.  Un recuente de su sufrimiento sobre su vida que duro solamente 47 años es suficiente para ponernos a pensar.  A la edad de seis años se contrajo polio y fue confinada a su habitación por nueve meses.  Su pierna izquierda quedo lisiada de por vida, lo que la hizo objeto de burlas de otros niños.  A la edad de dieciocho años sufre un accidente en el cual el Bus en el que iba fue embestido por un trolebús y una barra metálica literalmente la atrevesó.  Su espina dorsal fue fracturada en tres partes, su pelvis fue aplastada, y dos costillas fueron fracturadas.  Su pierna y pie derecho fueron dislocados y aplastados.  El hecho de que sobreviviera fue un milagro en sí mismo.  Dicen que el grito que dió al serle quitado la barra de metal apagó el ruido de la sirena de la ambulancia.  Una amiga dijo: “Tuvieron que juntarla nuevamente como un fotomontaje”.

Frida sufría también de escoliosis congénita de la columna, y después desarrolló osteomilitis, una inflamación de la medula que produce degeneración en los huesos.  Hacia el final de su vida desarrolló gangrena  en un pie y eventualmente tuvo que serle amputada la pierna.

Los sufrimientos de su accidente llegaron a ser una diaria realidad para ella.  Vivió con dolor y constante tratamiento de sus enfermedades.  Soportó más que cuarenta cirugías y tuvo algunas perdidas y por lo menos tres abortos.  En un intento por aliviar su sufrimiento soportó más que 25 diferentes corsés, hechos de cuero, acero o yeso, a lo que se refería como inventos de tortura.  De sus operaciones sufrió de heridas infectadas, parálisis de intestino, una infección de hongos debido a una mala soldadura de huesos.  Por un tiempo paso tres meses en una posición vertical colgada de anillos de acero con sacos de arena atados a sus pies en un intento por estirar su columna.

Una operación mayor, una fusión espinal, le causó dos semanas de inexplicable dolor y gritos y ocho meses de corsé de acero, cuando finalmente se descubrió que había un error en la unión de vértebra y debían operar de nuevo para remover el metal de la primera operación.  Esto le causó adicción a la morfina y alucinaciones.  En 1950 pasó un año completo en el hospital.

¿Es suficiente?  Hay mas, pero creo que ustedes ya tienen la imagen.

El padre de Frida era fotógrafo, y su familia fue económicamente estable a pesar de que mucho de esto fue alterado por la revolución de 1910-1920.  Frida nació en 1907, pero le gustaba decir que su cumpleaños fue 1910, el año de la revolución.  Estudió en la prestigiosa Escuela Preparatoria Nacional, fue una de las 35 cinco mujeres en un grupo de 2000.

Henri Toulouse Lautrec nació en 1864.  Sus padres fueron Conde y Condesa cuyo abolengo se remontaba a la edad media.  Por lo tanto tenia sustento de por vida.  Su padre fue un excéntrico deportista que vivió para la cacería y la vida al aire libre.  Y Henri debía seguir sus pasos.  Pero Henri fue un niño frágil.  Tuvo problemas con sus piernas a rompérselas pues no soldaban apropiadamente, y sufría de una enfermedad a los huesos que lo dejaron viéndose de manera grotesca, como un enano.  Tenia torso normal, pero sus extremidades no crecieron, sufría de inflamación de los labios, una nariz grande, y balbuceaba y babeaba.  Debido a esto no pudo aprovechar su herencia y disfrutar de la vida fácil.  En cambio fue ridiculizado y objeto de burla cuando aparecía en publico.  Lo más importante y para el lo más trágico fue debido a su apariencia era repulsivo a las mujeres, y nunca conoció el amor de una mujer.

Es difícil imaginar dos seres humanos con tan cruel destino como  Frida Kahlo y Henri Toulouse Lautrec.  Ambos parecían ser destinados a vivir una vida inútil y de autocompasión.  En su lugar tenemos a dos de los más grandes pintores de la historia modernos.  Su historia es una de valentía y heroísmo.

Ambos rechazaron la autocompasión y decidieron no aceptar la vida de un incapacitado.  Ambos desarrollaron personalidades gigantes, vivieron sus vidas al día, murieron jóvenes y dejaron como herencia algunos de los mejores trabajos de arte en la historia de la humanidad.

Frida se casó con un hombre que fue una leyenda en su propio tiempo, el gran muralista Diego Rivera.  Fueron el Antonio y Cleopatra de su tiempo.  Una épica historia de amor, llena de rencor y tragedia.  Frida usualmente decía:  “Tuvo dos accidentes en mi vida.  Una fue con un trolebús, la otra fue con Diego”.  No hay tiempo para entrar en detalles del amor que sintieron uno por el otro, un amor que sobrevivió las constantes aventuras de parte de Diego, las citas clandestinas de Frida, un divorcio y un nuevo matrimonio.

Solamente les daré dos acotaciones:

Diego dijo: “Si hubiera muerto sin haberla conocido, habría muerto sin conocer lo que una mujer real es”.

Frida dijo en la época del divorcio: “Cuidaré de él lo mejor que pueda a la distancia, y lo amaré toda mi vida, aunque el no lo quiera”.

Lautrec en su juventud agonizaba de pasión que no podía verla realizada debido a su fealdad.  Finalmente un amigo hizo arreglos para que pasara una noche con una joven mujer a quien le agradaba lo inusual.  Con su nombre, ancestro y fortuna de poca utilidad para él, Lautrec tomó la carrera del arte, inicialmente con la aprobación de su familia.  Estudió rigurosamente en  L’Ecole de Beax Artes y bajo los mejores y reconocidos maestros.  Sin embargo, a pesar que estudiaba los clásicos ortodoxos, fue influenciado por el impresionismo revolucionario de su tiempo, y eventualmente creó su propio estilo iconoclasta.  En lugar de aceptar sus orígenes aristocráticos, tal vez por que sabía que era un rechazado, se hundió en la vida nocturna que se desarrollaba en Montemarte, barrio famoso de París.  Llegó a asistir y a pintar los cabarets, salas de baile, burdeles, opera, teatro, ballet, y bailes de disfraces en vecindarios en los que pululaban prostitutas, chulos, marginados, desempleados, poetas fracasados, anarquistas, estudiantes de artes, y modelos.  Se sentaba en una mesa en Montmarte en un rincón de la noche con una bebida en una mano y su cuaderno de bocetos en la otra, observando cada detalle: gestos provocativos, decadencia y sofisticaciones, bailarinas,  ropa interior sexy, y la policía resguardando los limites de la decencia.  Los nombres Moulin Rouge y Toulouse Lautrec han llegado a ser casi sinónimo.

Frida Kahlo fue motivada a pintar por su padre.  Después de su accidente llego a ser una obsesión para ella.  “Todo solo sé,” dijo, “que pinto porque lo necesito, y pinto cualquier cosa que pasa por mi cabeza sin ninguna consideración”.  Lo contrario a Diego que hacía murales gigantes despreciando la vida y la historia, Frida pintaba cuadros pequeños y su objeto principal era ella misma.  “Me pinto a mi misma,” decía, “porque estoy siempre tan sola, y soy el objeto que conozco mejor”.

Pero, fue tarde en su vida que su trabajo como pintora fue reconocida.  Aparte de su arte, para compensar su dolor físico, su tragedia e inhabilidad de tener niños, y su soledad como esposa de un hombre que era notoriamente famoso e infiel, desarrolló un impactante personalidad.  Esta es una pequeña descripción de Frida Kahlo: ojos profundos, voz ronca, una risa llena de carcajadas, sensual, coqueta, seductora, audaz.  Como parte de la generación revolucionaria reaccionando contra la influencia Europea de 34 años de la dictadura de Porfirio Diez, le encantaba vestirse con atuendos Mexicanos, que llegaron a ser parte integral de su persona e imagen publica.  Pasaba horas arreglando su vestuario, joyas, y tu peinado.  Era como si pintaba un retrato de sí misma cada día.  Hablaba y escribía inglés fluidamente, y le encantaba utilizar expresiones idiomáticas en ambas lenguas.  “Hijo de chingada madre,” era su favorita.  Imagínanse un vocabulario arrabal emanando de una criatura delicada que mantenía su cabeza en alto sobre un cuello largo como una reina.

Una vez llevo al historiador de arte norteamericano Parker Lesley a una representación de baile.  Él recuerda: “Nadie presto atencion a la bailarina.  Todos miraban a Frida que usaba su vestido Tehuana y todo las joyas de oro de Diego.  Usó placas de oro con diamantes rosadas en sus dientes delantero, para su sonrisa realmente brilló.  Durante el intermedio, me llevó hacia el bar.  La gente abría camino como si fuera una reina.”

En sus visitas a San Francisco, Detroit, y Nuevo York, los niños la seguían mientras caminaba por la calle, gritando “el circo ha llegada”.

Aparte de sus pinturas lo más emocionante acerca de Frida era su espíritu de alegría que proyectaba a pesar de una vida llena de intenso dolor y sufrimiento, ambos emocionales y físicos.  Ella literalmente pasó años de su vida en el hospital donde siempre pintaba.  Una amiga que la visitó nos escribe esta escena: “Yo estaba horrorizado.  Frida estaba colgando de anillos de aceros, tenia su caballete delante de ella, y estaba pintando y diciendo chistes y historias graciosas.”

Frida se aferraba al sentido de lo ridículo.  En el hospital en días en que el dolor no era insoportable, diseñó un escenario de metal en el que sus piernas quedaban colgando, y dio un show de títeres con sus pies.

Uno de sus estudiantes la describe que Frida era tan llena de alegría que hacía una fiesta alrededor de ella.  La gente que la visitaba en el hospital salía confortada y moralmente fortalecida.  Otro visitante dijo este de Frida:  “Ella no se concentra en sí misma.  Uno no siente sus miserias cuando la ve.  Estaba llena de interés por los demás.  Se preocupaba del bienestar de los otros pacientes en el hospital.  Era como si ella estuviera de vacación.”

A veces Frida bebía demasiado y lo admitía libremente  “Bebo para ahogar mis penas,” dijo “pero las malditas han aprendido a nadar”.

Lautrec también desarrollo una personalidad mágica.  Era apasionado, interesado por todo y por todos, ganaba amigos con bondad, simpatía, inteligencia, y humor.  Se reía de su mismo infortunio:   “Soy una botella a media,” decía.  Cuando alguien comentaba: “Tiene un  maravilloso buen humor, Monsieur Toulouse Lautrec, “ él contestaba, “Mi familia no ha hecho nada por siglos.  Sin él, sería un total tonto”.  Acerca de su cruel destino de su cuerpo lisiado comentaba con su característico humor e ironía  “Pensar que si mis piernas hubieran sido un poquito mas largas,” decía, “nunca habría decido pintar.”

Una vez en la Moulin Rouge dos mujeres discutían acerca del pedigrí de un perro.  Una de las mujeres decía: “Imposible, mira sus patas torcidas”.  La otra mujer decía: “No importa, por supuesto es de pedigrí”,  y virándose hacia Lautrec, le preguntó, “¿estoy o no correcta, Monsieur, al decir que un perro puede ser feo y tener un buen pedigrí?”  Lautrec se puse de pie, hizo un saludo militar y dijo  “Madám, esta hablando hacia el hombre correcto.”

Como Lautrec, Frida desarrolló la estrategia de burlarse de su dolor.  Hablando de su accidente y de la barra de metal que atrevesó por la cadera y salió por su vagina, anotaba: “Perdí mi virginidad”.  También, se jactaba orgullosamente  “Yo tengo el récord por operaciones”.  Estaba llena de diabluras.  A Henry Ford, un conocido anti semita, preguntó: “¿Señor Ford, es usted Judío?”  y habló a lo más conocido capitalista americano nada menos que de comunismo.  En sus fiestas usaba inglés vulgar pretendiendo no conocer su significado.  “Shit on you (me cago en ti) le dijo a un invitado con una inocente sonrisa en su rostro.

“Nada vale mas que la sonrisa, “ dijo Frida, “es una fuerza rierse y abandonarse a uno mismo, para ser ligera.  La tragedia es lo más ridículo.”

Lo que Frida aguantó por Diego ninguna moderna feminista podría tolerarlo.  Para Diego el arte venía primera y Frida segundo, para Frida era lo opuesto.  Diego vivía el típico macho clásico, justificando sus propias aventuras sexuales, pero tornándose mortalmente celoso por las de Frida.  Una vez confesa “si amo a una mujer, mientras más la quiero más quiero herirla.  Frida fue la víctima obvia de este asqueroso concepto.” Él traicionó a Frida hasta una aventura con su hermana menor.

Sin embargo, en otro aspecto, Frida fue un parangón de feminismo independiente.  Su vestimenta preferida fue de la cultura Tehuantepec, cuyas mujeres eran famosas por ser valientes, fuertes, inteligentes, sensuales, y maravillosas.  Una artista Mexicana de nuestros días resume el efecto de Frida: “Ella encarna toda la noción de la cultura para mujeres Chicanas.  Nos inspiró.  Sus trabajos no tienen autocompasión, tienen fuerza”.

Frida, que rechazó dicho caracterización, fue bautizada surrealista por el “Papa” del surrealismo, el francés, André Breton.  Esto es lo que dijo él de su trabajo  “No hay arte mas exclusivamente femenino en el sentido de la seducción posible. Juega alternativamente siendo absolutamente puro y absolutamente destructivo.  El arte de Frida Kahlo es una cinta envuelta alrededor de una bomba”

Como mujer, Frida fue fuerte, independiente, e iconoclasta, desafiando los estándares morales de su época y cultura.  Gradualmente rompió con el papel tradicional de la esposa de Diego, y después de su segundo matrimonio vivieron virtualmente independiente y autosuficiente.  Los últimos años de su vida,  llegó a ser ambos mujer y artista.  Finalmente sus trabajos fueron exhibidos, ganó premios y becas, obtuvo una posición como maestra, y fue la primera artista Mexicana requerida por el museo Louvre por su trabajo. Fue bisexual y tuvo algunas aventuras, no del tipo casual y promiscuo de Diego, pero serias e intensas.  Durante su vida conoció y mantuvo amistad con algunos de las más interesantes e importantes figuras históricas de su tiempo  André Breton, Sergei Eisenstein, Henry Ford, Nelson Rockefeller, Delores Del Rio, María Felix, y, por supuesto, León Trotsky.

Su trabajo fue admirado por Miró, Kadinisky y Picasso.

Lautrec encontró su refugio en lo más extraño de los lugares, los burdeles.  Rechazado y despreciado, se refugió también en mujeres que eran rechazadas y despreciadas.  De visitas esporádicas, eventualmente llegó a ser de los prostíbulos su casa.  Podía desaparecer por días.  Eventualmente trajo su caballete y sus materiales con él, y puso su taller allí.  Los burdeles son acostumbrados a la rareza y no impresionado el estatus social. Él no sobresalió.  Fue aceptado por su bondad y generosidad.

Las prostitutas fueron las únicas mujeres que dieron un poco de ternura a su vida, a la que se refería  “un dulce que no puede ser comprado”.  Trajo regalos, jugaba cartas, escuchaba confidencias, escribió sus cartas, consoló, y recordó cumpleaños.  Y, por supuesto, observó y pintó.  Estaba embelesado por la calma y la atmósfera familiar del negocio una vez que las puertas se cerrado.  Encontró en las prostitutas las modelos perfectos, acostumbradas a estar desnudas, posaban naturalmente y sin pretensiones.  Las pintó vistiéndose, bañándose, durmiendo, en inspección medico, con y sin maquillaje, y en actividad sexual.  Pintó no solo sus defectos, pero también su frescura e inocencia.  Fue particularmente tocado por el amor lesbiana entre una y otra.  “Nadie puede ser más amoroso,” dijo, “son como dos pájaros enterrándose entre sus propias plumas”.  En una de sus pinturas en la que se ve dos mujeres bailando, comentó “Mírenlas, mirándose a pesar de estar con los ojos cerrados”.

De los burdeles dijo, “No me siento en casa en ningún otro lugar, al fin encontré mujeres que me agradan”.

Un critico de arte sugirió que sus pinturas de prostitutas dan la impresión que muchas de estas mujeres con caras ingenuas podrían haber vivido una vida regular y simple, y que Lautrec expresaba esto con mucho claridad y amargura.

Ambos Frida y Lautrec, en rebeldía contra la tradición de sus familias y los valores de la sociedad, fueron llamados anticatólicos.  Su visión sobre la muerte, fue aceptarlo como un fenómeno natural, más que un evento transcendental.  Para ambos su estrategia en la cara de la muerte inevitable fue burlarla, viviéndola completamente.

Lautrec bromeó: “Estoy condenado.  Por lo tanto debo disfrutar la vida”.  Rechazó a sus padres constantemente por urgirlo a llevar una vida religiosa y decía a sus amigos, “Mi madre tiene un empleo de monja de tiempo completo rezando por la salvación de mi alma.  Así que, estoy libre de hacer lo que quiero”.  Tal vez Lautrec (e igual Frida) absorbió la filosofía de su contemporáneo Vincent VanGogh, que alguna vez cito el consejo de San Pablo “de vivir con tristeza sin embargo regocijado”.

Para Frida, el sufrimiento y la muerte jugaron una parte central en sus pinturas, donde la presencia de la muerte era palpable.  Simbolizaba la muerte con cadáveres y esqueletos, como la tradición Mexicana.  La poeta Sylvia Plath remarcó sobre la muerte que el yo está simbolizado en reflejos (espejo y agua) sombras, gemelos —  dividiendo y llegando a ser enemigos o profecía de muerte, o como significado por el cual una niega la fuerza de la muerte creando la idea del alma como la eterna pareja del cuerpo inmortal.  Compare esto con una frase dicha por una amiga de Frida:  “Fue la única pintura que dió vida a sí mismo.  Ella no murió durante el accidente.  La lucha de las dos Fridas estuvo siempre en ella, la lucha entre la Frida muerta y la Frida viva.  Después del accidente vino un renacer, su amor por la naturaleza y la belleza fue renovada”. “Las Dos Fridas” fue el titulo y tema de tal vez la mas conocida de sus pinturas.

Frida misma decía: “Bromeo y me rio de la muerte para no me quite lo mejor de mí”.  Una vez pintó un niño que había muerte porque fue atendido por un doctor brujo y no un medico.  Ella fue la madrina del niño, y la pintura se llamó “El Difunto Dimas.”  La pintura expresa sentimientos fatalistas más que shock o pasión.  Cuando se exhibió en Nuevo York, llevo el titulo irónico “Vestido para el Paraíso.”

Ambos Frida y Lautrec enfrentaron la muerte estoicamente y sin la fe religiosa.  El poeta Wallace Stevens dijo: “La muerte es la madre de la belleza, por ella solo llegamos a la realización de nuestros sueños y deseos”.  Freud dijo: “El objetivo de toda vida es la muerte”.  Frida dijo: “Esperamos la calma y la paz porque nos anticipamos a la muerte, ya que morimos cada momento”.  Ambos artistas se burlaron de la muerte, rieron en su cara, y como antídoto a ella, vivieron plena y alegremente y produjeron trabajos de arte duradero.

Notarán que he hablado mucho acerca de la vida de estos dos artistas, y menos acerca de su trabajo.  Esto es debido al limite del tiempo, pero también porque quiero que vean por ustedes mismos que escuchar las opiniones de críticos de arte o mi persona.  Limitaré mis observaciones a lo siguiente:

Lautrec fue conocido por su lucidez.  Pintó que lo que vió sin poner su propio opinión.  “Yo pinto realisticamente no idealisticamente.  No tengo piedad en las fallas”, dijo.  Se apartó de las leyes naturales de las perspectivas y fue mas allá del impresionismo.  Fue influenciado por las graciosas pinceladas del arte japonesa.  Inventó nuevos maneras de movimientos y ritmos para sus líneas, que como sus colores los redujó a lo esencial.  A pesar de reconocía la excelencia de las técnicas, rechazó las obras maestras con los personajes históricos congelados en convencionales pompas, con sus ángeles, sirenas, y sátiros.  Para él las apariencias fueron superficiales, y el arte no tiene otro uso más que dar la expresión sicológica verdadera y de la vida real de la ciudad.

De Frida, muchas la consideran una mejor pintora que Diego, incluyendo al propio Diego.  Su estilo fue primitivo en conformidad con la cultural indígena Mexicana, esto es festiva, alegre, teatral y sangrienta.  “Yo pinto cosas como las veo y nada más”, dijo.  Su objetivo fue ella misma y su propia noción de la verdad sicológica.  En sus pinturas protagonista una forma de cirugía de sí mismo, investigando profundamente.  Ella se pintó a sí misma sangrando, herida, llorando, y naciendo.  Se pintó con una clase de desafío del sufrimiento y la muerte.  No necesitó de pedir al cielo por tranquilidad, las lagrimas cayeron en sus mejillas pero se negó a llorar.

Después de un contratiempo en Detroit, de acuerdo a Diego Rivera: “Frida empezó a trabajar en una serie de obras de arte que no tenían precedente en la historia, pinturas que exaltaban cualidades femeninas, la verdad, realidad, crueldad y sufrimiento.  Nunca antes una mujer usó tan agónica poesía en lienzo como Frida lo hizo en este tiempo en Detroit”.

No seria justo analizar a Frida Kahlo omitir sus creencias políticas, que formaron parte central de su vida.  El objetivo es muy complejo para ponerlo aquí, solamente mencionaré que ella fue una apasionada nacionalista mexicana y créante de por vida en la revolución comunista.  Ella dijo: “Quiero que mi trabajo sea una contribución en la lucha de la gente por la paz y la libertad”.  Ella y Diego fueron instrumentos en traer a México al exiliado Trotsky,  que fue luego asesinado por un agente de Stalin, y a quien Frida y Diego después denunciaron.

Me gustaría concluir esta presentación con algunos comentarios en arte.

Como artistas, quizás ambos Frida y Lautrec se aplican las palabras de Diego Rivera, “No soy solamente un artista, soy un hombre desarrollando su función de producir pinturas, como los arboles producen flores y fruta”.

La novelista inglés Iris Murdoch ha objetado que los dos mayores corrientes de la naturaleza humana como se expresa por Lógica Positivistas y Existencialistas son superficiales y débiles.  Ellos asumen, ella explica, que los seres humanos son solitarios y totalmente libres y la virtud fundamental es sinceridad, o autoconsistencia, o ser verdadero consigo mismo.  A lo que se refiere es fácil ideal de la sinceridad, sugiere que lo que necesitamos es “la dura idea de la verdad.”

El novelista ruso Alejandro Solzhenitsyn, que pasó once anos en los campos de concentraciones por su oposición del stalinismo en La Unión Soviética ha dicho: “En la batalla con la mentira el arte siempre ha sido victorioso, siempre gana, visible, incontrovertible, por siempre.  La mentira puede estar en contra de mucho en este mundo,  pero no contra el arte”.

Henri Toulouse Lautrec y Frida Kahlo para mí encierran ambos en sus vidas y en sus trabajos, estos ideales de arte y de “la dura idea de la verdad.”

Yo dije le diré la palabra final a Frida.  Las ultimas palabras en su diario fueron:  “Espero que mi partida sea feliz,  y espero nunca regresar”.

Pero no terminemos aquí.  Demos una  mirada a su ultima pintura, que era una denominada “vida muerte” (a la cual Frida siempre se refería como “vida viva”).  El cuadro reflejó una sandia, la más típica fruta mexicana.  La pintura no nos muestra las degeneraciones del estilo que aparecieron en sus últimos trabajos debido a los efectos del dolor y las drogas.  Fue como si tuviera un ultimo momento de lucidez.  El cuadro está firmado ocho días antes de su muerte, con su nombre, con la fecha y con el nombre de su pueblo de nacimiento y residencia, Coyocán.  Después, en letras mayúsculas,  escribió esta mujer que conocía profundo dolor casi cada momento de su vida adulta, su saludo final al mundo con las palabras siguientes: VIVA LA VIDA.

toulouse_lautrec_gallery_6

frida-two-fridas

mi cara y yo por carmen vascones enero 27, 2009

Posted by carmenmvascones in cuento, Cuentos, Ensayos, literatura infantil, POESÍA, relato.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Porque allí detrás tendría que haber un hueco donde

poderse almacenar  el tiempo que de un momento a

otro empezaría a acumularse en su memoria,

recogiendo  el pasado de Niña, aún catalogado en

apenas media docena de palabras: antes, ayer,

anteayer, el domingo pasado…

Montserrat del Amo

 

El mundo era tan reciente, que muchas cosas

carecían de nombre y para nombrarlas había que

señalarlas con el dedo.

Gabriel García Márquez


 

 

 

 

 

Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse,

Y que forman algo así como un misterio

Federico García Lorca


 

 

 LA IDENTIDAD DEL ESPEJO: UNA INFANCIA  IRREPETIBLE:

 

MI CARA Y YO

I

Mi cara es ovalada no es redondita como dice por ahí. En mi rostro tengo dos lados. En el uno veo un ojo que me guiña como coqueteando. En el otro ni se diga se cierra sin importarle lo que hace su vecino aparenta no me mira. Creo que se pone el indiferente porque no es con él el cruce de señales.

 

Son dos ojos igualitos como uno más uno dos y nada más ni nada menos. Se miran de reojo de frente y de lado a lado sin poder dar vueltas como un dado se pasean con la mirada. Estoy aprendiendo que un lado se llama derecho y el otro lado izquierdo. Cada uno de mis ojos está debajo de dos alas que se llaman cejas como ven también son dos. Mis cejas y mis ojos están  debajo de mi frente.

 

Entre mis ojos un poquito abajo en plena mitad. Entre mis ojos y sin tocar mi boca  está mi nariz que se parece   a un triángulo puntiagudo. Tócate y verás. En el centro de mi cara  está mi nariz  preciosa.

 

Tiene dos huequitos  por ahí es donde respiro y huelo el mundo.  No exagero.  Alcanzo a oler a leguas. Olfateo a  distancia como los elefantes. A veces como canino sigo los olores  hasta tropezar  con un trozo  de pastel. Mejor ni les cuento hummmmmm.

 


II

De mi boca puedo decir  que cuando está cerrada parece una raya aplanada corta y rosada. Tiene dos labios  uno arriba y otro abajo, juegan toques de bromas boquiabiertas.    Adentro deja ver un cuenco carnudo que parece entrada hacia un túnel de garabatos de sombras y misterios.

 

Cuando la abro grandota forma un aro sospechoso como esperando una pelota chiquilina donde solo puede entrar como un rebote de pin pon, cae sobre mi lengua  el mundo del arco iris. Hecha la creída y mutante se torna mesa y raqueta. Rápido hago un saque,  para no atragantarme la echo como que nada  a la saltarina pelotita  más blanca que la luna.

 

Mi lengua  se estira hacia al frente, se recoge hacia atrás como acróbata famosa  esperando aplausos luego de arriba abajo baja sube como ascensor.  Le gusta tantear el paladar hacerle cosquilla hasta desesperarlo hacerlo picar y estornudar.

 

Usa los dientes y muelas  como resbaladera y escaleras, haciéndose la importante va muy campante  y ondulante sin saber que le darán un mordiscón cataplum.

     

III

La punta de mi lengua parece el capitán manda sin brújula ni barco y sin timón manda. Da saltones como un  ratón ladrón de queso huyendo de la trampa va rodando como carro

Chocón sin aguantón en piso de colchón de agua y jabón  con sabor a gelatina. Forma burbujas  con su pito de pez. Se lanza a maratones de viento con soplidos Juguetones de lengüetas  morisquetas y mordiscones.

 

Para despedirse del biberón como una mamantona pidió ayuda a los dientes  estos mordieron el chupón. Y se le acabó el tiempo de mamantona,  ahora con taza en mano ¿a que no saben que pide?

      

De vez en cuando se convierte en una serpiente amenazante, se estira y zumba rezumba       para que nadie se acerque ni la saque de su carrera de eres con erres sin re  ¿Qué no sabe ingenear?      


IV

Esbozo sonoro apropiándose del fonema. Boceto del sonido con su bosque incipiente  del silabario. Ofrenda palabra naciente. Voz toda.  Tocas silencios y nada. Ritual del deseo. Descanso del movimiento. Enmudece cuando quiere. Inquieta libera  fuga del horizonte. Epifanía del marasmo, toque de balbuceos.

 

El ahogo deja de ser angustia tensión de voces cuando desprende  una sola sonrisa, queda en silencio atenta al sonido.

 

A veces se siente una infanta descarada  e indoblegable ante nadie. Improvisa razones y creaciones inimitables. Compite indiferente. Descifra ausencia y presencia. Compone sin vacilación pequeño rumbo de vocales.

 

Inconfundible gozo primero habitando formas de gritos. Igual matriz de la naturaleza modula el deseo, modera su ser si le permiten quiere, puede, màs, avanza.  Es.

 

V

Se lanza toda una triunfadora arrebatadora y picarona.Gusta de concursos de fiestas y competencias. Sabe que una sorpresa  en la meta la espera. Una bandera de chocolate y una  línea de llegada de algodón de azúcar que ella tocará  con su boca única de ganadora sin igual. Toda impaciente se abalanzará  al premio. Acabará toda pegajosa empalagosa y golosa pidiendo agua.  

 

Descansa la lengua después de tanto aventón sin plantón sin ton ni son ni tontodromo para las preguntonas. Las curiosas ya ociosas perdedoras y somnolientas lenguaradas deslenguadas lenguonas y lenguaraz  dan lenguetadas de retros y muecas.

 

Al retirarse lentamente mi lengua primorosa ni corta ni larga mi lengua babosa cansada de tanto andar solo quiere un vaso de riachuelo, guarecerse en su guarida y solo dormir Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

      

VI

Cuando despierta hace casi lo que le da la gana. Se va de un lado para el otro lado. Cuando esta aburrida   se cuelga en un helado con galleta y se pasa. Lame que lame muerde que muerde hasta acabar toda melosa resbalosa y empalagosa encima del dibujo y del espejo callado.

 

Tan hablantina se está volviendo que debo tener mucho cuidado con su palabreo, cuando  juego con mi boca puedo hacer morisquetas, puedo dar muchas formas, al  llenarla de aire tengo que cerrarla rápido para que los cachetes de mi cara queden como dos globos a punto de reventar y mis labios  parezcan un anillo gordo rodeando un agujerito de cangrejo o una O encerrando a la luna dentro de una rueda de bicicleta para rodar por el espacio sin lìnea equicnocial.

 


Mis mejillas hinchadas hacen reír tanto a mis amigos, a mí, ni se diga, enseguida me desinflo y destornillo. Descanso para rato  y me ato como gato primoroso ronronero entre las faldas de la abuela que me acaricia  sin recriminarme diciéndome esto sí  esto no porque o si no…

 

Nos acompañamos solo los dos Hasta que la tarde caiga lentamente y sienta mi corazòn ante el tac tac de la puerta. Porque siempre  uno de los dos, papá o mamá llegan después a recogerme a casa de la abuela y nos vamos campante mientras preguntan què hice.

 

VII

Cuando era bebe de días de nacido hacía salir de la boca mis llantos de ser de hambre y compañía. Cuando tenía meses ya gorgojeaba, gritaba, agua pedía, hambre tenía,  lloraba sin pena hasta que atiendan mis necesidades y mis juegos, no descansaba, era un aquí estoy no me dejen tanto tiempo  solo. Desde que nací ya sonreía como un pajarito picoteando y moviendo sus alas a pleno vuelo.

 

Después hasta carcajeaba  como un jolgorio.  Más adelante como nadie gateaba. Daba pininos  muchos pasos. Palmoteaba con crayola en mano rayaba lo que encontraba. Luego todos atrás de mí porque no paraba  con mi andadera. De tocar coger romper tirar botar buscar sacar poner seguir

 

Yo no me acuerdo de eso pero me  lo han contado. Eso sí, todo así  asá, qué se yo.

 

VIII

Aún tengo mi juguete favorito, un muñeco de trapo ahora cosido por todos lados. No exagero y aunque ustedes no lo crean mi sonrisa es alegre, contagiosa,  a todos entusiasma. Si algo me pasa o no está la risa se me nota a kilómetro cuando estoy tristona bravucona vagoneta y contenta.

 

Mi boca a veces parece un suspiro cuando encanta y enamora se bambolea como una flor cerca de un gorrión  adivinándole el corazón

 Hummmmmmmmmnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

 

IX

Mi boca saborea saliva y prueba. Gusto por gusto abro y cierro trago. Primero me tenían con pezón de mama y su calorcito. Unos meses después a punta de papillas y nada más, ahora frutillas con otros saborcillos con otras sorpresillas como milrayas en una peinilla sueno soplo y resoplo una cuchara más de bromas y maromas. Ando que quiero experimentar sin aviso, por eso me tienen vigilada todo quiero aprobarlo y reprobarlo.

 

Es muy curiosa parece una investigadora mi boquita bocota bocaza boca ensayo del conocimiento  


X

 

¿Qué me haría sin ti? A cuantos descubrimientos me has llevado. Cuantos sonidos puede hacer como una guitarra tocada  por la brisa,  sueltas tus cuerdas vocecilla suya y mía. Nosotras sin parar tarareamos sin fin. No hay quien pare tus ejercicios guturales de sílabas y fonemas. Repite que repite.

 

Hasta dar conmigo  contigo y con quién no en ese palabrero fragmentado como rompecabezas que sí que no pedazo de trozo y trazo de abrazos y regazos en un nudo de lazos.

 

XI

De voz en voz, del contacto con el otro se inició el diálogo y el deseo de que sepan de ti de mí  y de los otros ¿Recuerdan esto? ¿lo han escuchado?

 

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii iiiiiiiiiiiiOOOOOoooooooooooooooooooooooooooooooouuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu gu gu gu gu gu gu gu agú agú agú baaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

ba ba ba ba ba ba ba ba ba ba bata ta ta ta ta ta ta ta ta ta ta ta pa pa pa pa pa

ma ma ma ma gua gua gua gua gua gua miau miau miau miau miau miau

     

Quién creyera de esos tanteos de sílabas y fonemas nació mi voz. La de quién no

 

Y así empezó el reparto de voces entre cuerdas flojas vozarrones y cantatas llevadas por ventiscas con vuelillos y veletas desde del cielo al viento hasta dar con la tierra al pueblo de chicuelos rimando en coro rondas de gritos de Pitos de estribillos de silbos y palabreros subidos de tonos entonos y tonillos.

 

XII

Sin  la ayuda de los otros me hubiese sido difícil  hablar. Hasta parezco a veces una hablista  palabreando mi infancia  que no ha perdido su jardincillo oral, que está allí entre arrullos y arrorró la voz  que me acompañó, acunó y abrazó con su palabra y cuerpo. Mis sueños de rayones  mi mundo de asombro. Mi mundo de preguntona  incorregible y  rebelde. Invento a gusto y disgusto fuera de modelos y controles.

 

Aprendí a salir de los tropiezos. A darle nombre a las cosas a  las personas a los animales. A ratos de dominio y conquistas pedía como si nada mandonamente lo que quería. Todo aparecía  como magia alguna, veces que fueron muchas. Otras en cambio  gritaba sin parar hasta berrinchaba. Ponía voz de trueno y nada asomaba. Como mis tretas no servían ni convencían tenía que dejarme como que nada y disimulaba hasta olvidarme.


 

XIII

Las palabras tenían formas, presencias, también ausencias, silencios inolvidables entre cantos y juegos de acertijos descubrí la calma la espera y el no todo.

       

Con mi boca doy besitos a quien yo quiero. Mi boca es un mago con sombrero donde saca sus secretos. Mi boca sin su lengua sería como una cueva abandonada. No sé  cómo sería sin ella ¡Imagínate! Si no la tuvieras a lo mejor todo sería desastre. Empezando por tu respiración hasta sin aliento quedarías. Sin su forma de cajita con espacio para la ventisca no habría sonido ni silabario sonajero. Sin sus cuerdas vocales no tendría ritmo, sin dientes las palabras serían pesgotes todo hecho  un montón de manchones ¿Qué cosa? hay más.

 

XIV

A los lados de mi cara tengo dos campanitas que son el radar  para atrapar los sonidos

No sólo de los humanos sí no de todo lo que acontece  a mí alrededor. Si mí mamá me habla yo la escucho y la distingo entre mil voces. Si mi papá me habla yo lo reconozco como un sol en mi recuerdo.

 

Cuando estamos los tres Juntos alguna vez me hacen sentir que tengo un abecedario en forma de árbol en forma de triángulo en forma de corazón que no se rompe al formar otras palabras otros dibujos ni siquiera se cuartean en mis pensamientos que giran como la tierra alrededor de otras ideas y vivencias. El y ella son mi sistema solar

 

Todos somos como satélites y planetas en equilibrio para que no choque el  misterioso universo con las estrellas que salen a pasear con nuestros pensamientos alrededor de la constelación osa mayor que cuida al ave del paraíso que guarda en su canto  el corazón del origen de toda una vida.

 

Esto me lo dijo mi tía que viaja a lo desconocido. No sé cómo lo hace pero tiene siempre algo que contarme.

 

XVI

Comienzo un comienzo que se inició antes que nazca. Nadie se escapa de esa lección a veces divertida a veces  mejor me callo, pero, te digo, cuando le coges el gusto no paras, ya vas a ver esto que viene lo armé  sin preocuparme por la real academia que parece un reino sin corona, mejor así, para que no se desplume al pavo real que se pavonea sin pretención de colonizaje.  A  ver si te diviertes o sino haces el propio.  Desármalo, reúne otro escenario sin  mí, pero antes empápate de lo mío, quieres !ahí va!

 

Aventón sin avión  ala de la A Bañista con botas busca en bicicleta  boca de la B Corriendo en círculos con caracoles a la  C  Desfilando despacio con los dientes dulces de la D  Elefantes enmascarados empujan al enano al estadio de la  E  Fregando fuego en la fogata con la  F Ganando goles con globos del gato a la G Hilando  hierva con historias de hormigas sin hojas de la H Iluminando idea sin incendio de iguanas  con la I  Juntando jirafas jorobadas con joyas del joyero de  la  J Kiosco del kinder sin kermés sin  kilos de Kiko de la K.  Lagartos y loros leen libro de laberintos de ladrillos de la L  Llantas y llaves lloran lluvia de llaves de la LL Marioneta y mariposas matan moscas con monedas milrayas de la  M  Nada ni nadie nada con mi nariz de naipe con notable nudo  de la N Ñato con ñata de ñandúes y ñacurutú con ñeque y ñañería de la Ñ  Oso ocioso ojo con la ola oculta en  la ojera de la O  Perro con pico de pájaro patea pelota  con pase al pingüino  de la P Quisquilloso quejoso quita quitasol al quitador de quesos  de la Q  Rey ratón con ramos de rosas va con reina a rayuela de roscas a roer  la R  R con R   RR RR  Burro aburrido arrastra carros de ferrocarriles de la RR

 

Silva serpiente  silbo del silencio tras la salamandra de  la S Traquetea tabla con temblor de títere tragando tortuga de la T Uña del unicornio ubica uva ululando al uniforme uf del ulano de  la U  Vaso verde vacío de viento y de violín viendo violetas con veletas de la V  Walkman dice wau al walón de wapití de la W  Xilócopo toca el xilófano a la ninfa Xana con xilografía de la X  Yoyo de yerba con yema de yegua con yapa yaya en la Y Zorro zurdo del zoológico zurce zapatos con zumbidos de la Z

 

Hasta el mismo cielo dónde los ángeles recogen y pegan en la luna las letras nuevas que viajan con las ventiscas para que algún niño cuando empiece su tarea pueda leerlas solo contemplando el resplandor que desprende la hermosa figura redonda.

 

(-Ves- ahora te toca a ti)

 

XVII

Mis dos campanitas que actúan como antenas se llaman orejas, a veces parecen caracoles atrapando gorgoritos de mar y cercanía de altos y bajos, gracias a ellas escucho, oigo mi corazón de tambor  te oigo a ti. Me acurruco con  el aire, sus melodías me envuelven. La naturaleza me abraza con su canto de hojas de pajarillos de mar y sospechas de silencios y bostezos de suspiros, no se diga los cuentos, las adivinanzas, los ritmos qué no más,

 

Me gusta escucharme cuando leo en voz alta, así caigo en cuenta como leo como hablo como es mi voz, como suena, como pronuncio, como me como las palabras, como olvido hacer las pausas como ignoro el punto la coma. Punto y coma hasta el mismo punto final

 

Aprendo  a preguntar a exclamar, aclamar a declamar, a reclamar y hablar en público


Que bueno todo esto porque se me va la vergüenza voy aprendiendo  a confiar en mí a que me escuchen  con respeto ¡Hurra!

 

XVIII

Les he hablado sólo de mi cara que parece una palabra una oración una frase una composición un conjunto lleno con sus elementos insustituibles, espero no les importe haberme detenido mucho con detalles de mi boca. Ojalá  no se haga vanidosa ni empiece  a competir con los ojos ni la nariz ni las orejas. Eso si no le permitiré que abuse de mis emociones, ella sabe que es mi favorita  ¿ustedes se dieron cuenta? Ya se que está demás la pregunta ante tantos elogios y exaltaciones.

 

¿Hago bien o mal prefiriéndola? ¿Qué creen?

 

Aconséjenme para no equivocarme ¿A ustedes les pasa lo mismo que a mí? ¿Qué hacen para tratar a todos  los sentidos por igual?

 

XIX

 

Ahora que me estoy viendo en el espejo veo otros detalles. Les cuento tengo lunares unas ojeras que se ponen grandotas cuando me acuesto tarde duermo poco me despierto perezosa molestosa y lagañosa. Ni modo tengo que levantarme temprano para ir a la escuela porque o sino  puerta cerrada retada y cuidado con la próxima falta que no me hace falta porque no soy coleccionista de amonestaciones ni de sanciones ni de nada que me quite mi libertad ni mi recreo.

 

Cuanto me alegro haber jugado con mi cara. Me olvidaba contarles que  me gusta mucho mi barbilla y mentón. Mi cabello es castaño mis ojos cafés. No les he dicho a lo mejor ya se dieron cuenta soy una niña. Cuando apenas nací  me hicieron dos agujeros en mis orejas. No sé si lloré mucho no sé si fue como una picada de mosquito, pero, ahí están, para que use aretes.

     

Mi piel es color trigueña y me gusto como soy. Mi nombre no se los digo tendrán que adivinarlo. Creo que hasta aquí no más me quedo con esto de presentarles. Mi cara y mucho más. ¿Se imaginan como soy?

 

¿Me quieren dibujar?

 

¿ O ¿ por qué no dibujas la tuya?

Hasta pronto.

 


LA TIERRA HABLA A ESTHER A MARCOS Y AL MUNDO , por carmen váscones enero 22, 2009

Posted by carmenmvascones in america, Ensayos, filosofía, ideología.
Tags: , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Si  le pregunto a la tierra ¿qué propuesta tienes para aplacar mi hambre? A lo mejor me diría lábrame, remuéveme, hazme hoyuelos,  siembra tus ideas, para que surjan hombres nuevos, como los que sí están conmigo, y pacientosamente me tratan y se recuestan con ternura en mi vientre, ¿los conoces? Claro que no, porque, tu estás administrando números en globos donde te has olvidado de mí y de los míos, no se ven mis surcos ni mis habitantes, los  que creen en mí, los que saben que yo puedo saciarlos hasta el horizonte del mundo.  

 

¿Conoces a Ester? Ella, sí sabe lo que es nacer, lo que es amamantar, lo que es estar  dentro y fuera de la montaña, la que conoce la muerte de cerca y de lejos,  la que arrulla al viento para que no moleste a los niños cuando juegan y sueñan entre vasijas y arco iris.  Sabes, ella tiene un decir, que es de todos los míos “nosotros somos los comandantes, los que mandamos en común, los que mandamos obedeciendo a nuestros pueblos”, un poder a compartirse, a construirse, a significarse, a hacerse con paciencia y con amor. 

 

El agujero de la muerte duele, sangra y termina  casi como despojo en las manos inmisericordes.  El hombre que arremete contra otro hombre y no media con el diálogo, es porque sólo sabe gruñir y morder, o peor, atacar.

 

Yo: la tierra, madre de la palabra y de la vida, estoy dividida, parcelada, minada, amotinada, sitiada, satelizada, bombardeada, rodeada, fragmentada, legalizada. Como que mis hijos fueran a durar más que yo, y aquí el vacío y la esperanza chocan con mi raíz y filiación, me duele todo este horror, me da ternura y calma la unión por un deseo común.  Pero, estoy con la fuerza de todo lo que resiste al genocidio, no quiero que se apropien de mis recursos naturales, no me gusta la exclusión.  Soy radical ante los que pretenden saber y ser más.

 

 Mi color de tierra es mi trinchera, mi lucha, mi libertad, mi lugar.  Yo soy mi propietaria, mi  propia patente, yo soy la vida comunitaria, yo soy el deseo y la necesidad de todos.  No he nacido para ser de uno o de un grupo, porque en definitiva y al final sostengo el aliento de todos y también la muerte me aguarda si este litigio de tierras y de propietarios que desconozco siguen descargando su furia, su soberbia y sus desprecios. 

 

Estoy sintiendo el vacío que se acerca, estoy recogiendo en vasijas “una voz entre todas las voces”  Quiero conmover al mundo entero, a ellos, mis Vástagos. 

 

Tengo,  mis hijos, que me traicionan y los hijos que  me son fieles. Los que me humillan y los que me dignifican, los que traen sueños y los que traen pesadillas, los que me lidian con valor y los que me ponen valor.  Los que me atraviesan con palabras y los que me dejan sin ellas, los que me quieren cambiar y los que me quieren exterminar, los que quieren un ser humano y los que quieren clonarme, el que me quiere hacer producir y el que me quiere solo administrar, el que me quiere hacer hablar y el que me quiere hacer callar.

 

Mi nombre propio, son ustedes, reconozco sólo la institución humana de carne y hueso que me dignifica  solo por amor a la vida, pero no reconozco a aquella que me cubre de avaricia, me desconoce, y me puebla de mezquindad sólo por odio a la muerte.


Caminante de paso da tu paso, ¿a favor o en contra?

 

La solución somos todos y cada uno, es tan difícil entender ESO.  El movimiento del mundo es uno sólo: UN VINCULO DE SOLIDARIDAD Y APOYO.  Todos mis hijos son invasores de mi existencia, Yo soy lo tribal, soy el canto, soy la naturaleza soberana 

que manda con su poder que convoca  a refugiarse en mi maravilla aún.   No he condenado a muerte a ninguno por todo lo que me han hecho. 

 

Todavía creo en algo que permita la vida por la vida, reconozco sus muertes, los días los cuento, mis fosas por ahora esperan semillas y no cadáveres.

 

Los condeno a vivir, ¿saben lo que es eso?

 

Hay un  monopolio de omnipotencia e impotencia, han inventado un mercado de divisas que no diviso.  Me han trazado mapas, demarcaciones, linderos, hitos que me dicen que limito con… Me dicen que pertenezco a…Me dan hablando con palabras huecas.  Con signos que no me llegan, que no me sienten, que no me encantan, que no me abonan, que no me cultivan.  Han violado mi natural constitución, me han convertido en estados, repúblicas, naciones, ciudades. 

 

Han puesto sobre mi superficie lo que les da la gana.  Han hecho fundaciones y constituciones donde está guardada la ley  ¿acaso, alguien puede decirme quién es o qué es eso?

 

Dicen que todo lo hacen por la patria, la bandera, el escudo y el himno nacional, y ¿yo qué? ¿Dónde estoy? ¿Qué lugar tengo entre tanto planos y tintas convertidas en escritos, derechos y privatizaciones?

 

¿Acaso no saben que mi ser integra: LA RAZA DE LAS RAZAS, que  perforan, abalean, acuchillan, reducen, dan de bajas, expropian, expulsan. Y también de la que dicen que quieren proteger, salvar, y reconocerles sus derechos que reposan en papeles formados en una revolución.

 

Hay una civilización en crisis, en banca rota, en auge, en liquidación, en levantamiento,

en quebrantamiento, en todo lo que uno pueda imaginar y no quiera ver que sucede y acontece. 

 

Hay nativos, extranjeros, colonos izando el arco iris como señal de humo de paz, hay los que han descifrado el sentido de la presencia humana, como los cantos del guaraní que dejan escuchar al dios ñamandú:

 

“Primero crea la palabra, bien común a dios y hombres, asigna a la humanidad el destino de acoger la palabra, de existir en ella, de abrigarla; protectora de la palabra y protegidos por ella: así son los humanos tan elegidos como los dioses.  La sociedad consiste en el goce del bien común que es la palabra”.

 

Danzo con el viento mi fuerza de sol, mi tiempo ilumina con sus propias estrellas, mis estaciones abrazan la aurora, mis ríos creciente y decreciente de los misterios del origen, rondan cuartos menguantes hasta llegar a mi alma que mira el resplandor de lo puro y bello.


¿Por qué me reparten, por  qué me han colonizado, por qué me exploran sin piedad?

¿A dónde migran y emigran? ¿Por qué me ponen marcas y precios, puestos e impuestos, lotes y latifundios, formas e informes de plusvalía?.   Que hay una ley que me acoge y protege que se llama reforma agraria, pregunto, ¿en manos de quién está? ¿Qué están haciendo conmigo?.  No tienen misericordia.  ¿Acaso no saben que el control de mi órbita le pertenece solo al universo de la soledad y del silencio para que el humano pueda escucharse?  Soy el centro de la caída, de la gravedad, de la relatividad, de la rotación.  Soy el único inicio posible para lo humano.

 

Han inventado un tiempo que no es mi tiempo, la gente lo marca con tarjetas de créditos y descréditos, con máquinas y maquilas,  con ahorros y fugas, réditos y desméritos, desarrollos y arroyos, autopistas y despistes.  Ciudades del mañana sin hoy, pueblos del futuro sin presente, progreso sin regreso, educación sin creación, inversión sin producción, empleos y desempleos, inflación e infracciones, desarrollo y embrollo, “atolondraduchos” y desechos. Felicidad sin gracia plena.

 

¡Quién me desintegra?

 

Aclaro, declaro, y recuerdo.  Soy el territorio del lugar común, donde la muerte no es una amenaza sino la fusión con la vida, donde fundamento mi regla menstrual.  Solo reconozco el estado de gestación y los ciclos de la cosecha y de la luna.  Soy indivisa, ignoro su contrario, no existe en mi totalidad única, práctico la alianza.  Soy una red que conlleva la voluntad de mi deseo hecho tribu, estoy provista de un poder público y visible entre los portadores del derecho irrefutable de la comunidad:

 

SER PORTAVOZ, comunicar a los otros el deseo y la voluntad de todos.  Soy la garantía y la confianza, poseo el gozo del prestigio que han depositado en mí.  El sentido común y el poder como totalidad es mi expresión y mi existencia terrenal.

 

Rechazo la desigualdad, rechazo el poder separado, rechazo la dominación y la servidumbre , rechazo el poder del desencuentro, rechazo el cuerpo separado del deseo, son uno e indiviso.  Rechazo la división, rechazo al oprimido y al opresor.

 

Soy la vigilancia de la fecundación, soy radical con el que traiciona el interés común,“fomento el prestigio mas no el deseo de poder”.  Mi mundo no es para Unos, ni para aquel que se sostiene en la servidumbre impuesta. 

 

“¿Existe la servidumbre voluntaria?”

 

Mi territorio es para el humano ¿cuántos hay? 

 

“El único que ha nacido para vivir verdaderamente libre, donde el  deseo de libertad es sustituido por el amor a la servidumbre”.  El que renuncia a su ser escoge la muerte, la servidumbre.  Extingue su humanidad.

 

La división  destierra, entierra, persigue, expulsa la libertad.  Ahí, en ese espacio fraccionado se instala el “amor a la servidumbre”, a servir, a ser vil: nacen los canallas y los humillados, los que mandan y obedecen.


El incesto del poder: Prohibir y gozar lo prohibido en ese -No- todo está permitido. Todo para mí, nada para tí, Entre lo pagano y sagrado un cero argolla al vacío..  El amo se realiza, devora a la madre tierra en el  festín de la nada, opíparamente,  placer y dolor, el deleite culminante, displacer y goce sin límites.  Se crea un instrumento, un padre sin nombre, la máquina del control, el brutal invento de la represión y del sometimiento de la imaginación  y de los actos.

 

“Los animales no se someten a sus amos más que por el miedo que les inspiran”

 

La desventura del mortal, y su peregrinaje en la aventura a encontrarse consigo, a salir de lo desnaturalizado e inombrable, a salir de la degradación, a salir de su “voluntad a la servidumbre: el deseo de sumisión”.   ¿quieres?  ¿puedes?


 

 

tiempo y libertad por carmen vascones enero 21, 2009

Posted by carmenmvascones in Ensayos, filosofía, guerra, Lectura y Reseña.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

                                                

 

Para mí y ¿para quién no? Es vital tener tiempo, disfrutarlo en compañía o en soledad, compartirlo con alegría y holgura, sin temor y a beneplácito.  Trabajarlo y descansarlo.

 

 

Vivirlo sin matarme ni matando a nadie con el apúrate que nos falta tiempo, se nos hace tarde, que el tiempo es oro, pero, ¿para quién el oro? ¿y el que no lo tiene?

 

O para el que ve de otra manera y cree que hay que hacerlo existir en la lógica de la vida y no del imperio de la muerte donde se escucha no tengo tiempo ni para…

 

Es acaso, esto una sentencia sin salida en el patíbulo de la moneda.  Se ha trastocado el orden del sentido y de las presencias humanas de para ¿qué se está en la tierra?

 

El poeta brasilero Carlos Drummond de Andrade en uno de sus poemas dice:

 

La bomba/ por ser una bestia confusa le da tiempo al hombre para que se salve/ la bomba no destruirá la vida/ el hombre/ (tengo esa esperanza) liquidará a  la bomba

 

El silencio otorga.  ¿En cual carrera estamos?

 

Y aunque no queramos ahí nos encontramos.  En el punto detonante del alivio o del estallido.  Pugnas y armisticios y negaciones encadenados en la ilusoria conquista de la independencia actualmente llamada ayuda humanitaria.  Las muertes no  son  las mismas,

las guerras sí. 

 

Un poder enfermizo y aplastante de toda dignidad humana.  La era del humillado, una población mutilada del ser y de sus más de una mil y noche en todo el orbe.

 

Expansión, invasión, ataque.  Ninguna guerra es justa.  Conquista y grito de libertad suman

la historia de la humanidad.  La patria del mundo una raza desencontrada en el planeta de la vida.

 

El tiempo ¿qué dice y  seguirá diciendo?

 

Retomando la partida del mío, puedo decir que he construido un tiempo que está a mi favor y no en contra de mí.  Quizás en esto discrepo radicalmente del tiempo del amo.  No me gusta ser esclava de mí ni del otro.  Peor aún tener bajo mi mandato el poder y gobierno de la vida pendiente en un obedecer ante el temor de ser reprimido o castigado.

 

Ya hemos visto y seguimos viendo a los partidos y sistemas que quieren globalizar el eje de la oferta y la demanda en la historia.  Se han palpado los efectos, se ha sentido la crueldad de sus ideales. El progreso parece un futuro vacío  negociable para quien  detenta y administra la plusvalía de la muerte humana y de las reconstrucciones ficticias de las ciudades destruida. A nadie se repara,  lo filial es irremplazable, y una ciudad devastada por guerras desaparece y no es reemplazable por otra.

 

 La que no olvida es la memoria.

 

Edificar sobre el miedo, la muerte y en nombre de la libertad es dar presencia a un poder absolutista y devastador:  un campo de concentración en el planeta.

 

El tiempo y el espacio: la fatalidad, la levedad de la angustia, los límites humanos en manos de los unos y de los otros…

 

Si miramos la infancia y nos acercamos a sus juegos, a las idas al parque, de pronto  nos encontraremos  en el guinguiringongo abrazándonos con la mirada del papá o de la mamá siguiendo nuestros movimientos.

 

Quizás se experimente una infinita alegría de goce atemporal.

 

¿Qué tiempo tienes y quieres para tu presente?

 

carmen váscones

9/abril/ 2003

mi cara y yo por carmen vascones enero 21, 2009

Posted by carmenmvascones in Cuentos, Ensayos, Lectura y Reseña, lenguaje, pedagogía.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Porque allí detrás tendría que haber un hueco donde

poderse almacenar  el tiempo que de un momento a

otro empezaría a acumularse en su memoria,

recogiendo  el pasado de Niña, aún catalogado en

apenas media docena de palabras: antes, ayer,

anteayer, el domingo pasado…

Montserrat del Amo

 

El mundo era tan reciente, que muchas cosas

carecían de nombre y para nombrarlas había que

señalarlas con el dedo.

Gabriel García Márquez


 

 

 

 

 

 


MI CARA Y YO

 

I

Mi cara es ovalada no es redondita como dicen, en mi rostro tengo dos lados, en el uno veo un ojo que me guiña como coqueteando, en el otro ni se diga se cierra sin importarle lo que hace su vecino aparenta no me mira. Creo que se pone el indiferente porque no es con él ni cruce ni señales. Son dos ojos igualitos como uno más uno dos y nada más ni nada menos. Se miran de reojo de frente y de lado a lado sin poder dar vueltas como un dado se pasean con la mirada. Estoy aprendiendo que un lado se llama derecho y  el otro lado izquierdo Cada uno de mis ojos está debajo de dos alas que se llaman cejas, como ven también son dos, mis cejas y mis ojos están  debajo de mi frente.

 

Entre mis ojos un poquito abajo en plena mitad entre mis ojos y sin tocar mi boca  está mi nariz  que se parece   a un triángulo puntiagudo, tócate y verás en el centro de mi cara  está mi nariz  preciosa, tiene dos huequitos  por ahí es donde respiro  y huelo el mundo, no exagero alcanzo a oler a leguas, olfateo a distancia como los elefantes, a veces como canino sigo los olores  hasta tropezar con un trozo  de pastel mejor ni les cuento hummmmmm.

 

II

De mi boca puedo decir  que cuando está cerrada parece una raya aplanada corta y rosada, tiene dos labios  uno arriba y otro abajo, juegan toques de bromas boquiabiertas. Adentro deja ver un cuenco carnudo que parece entrada hacia un túnel de garabatos de Sombras y misterios, cuando la abro grandota forma un aro sospechoso para una pelota chiquilina donde solo puede entrar con un rebote de pin pon  que cae sobre mi lengua que hecha la creída y mutante se torna mesa y raqueta, rápido hago un saque, para no atragantarme la echo como que nada  a la saltarina pelotita  más blanca que la luna. Mi lengua si que es  se estira hacia al frente, se recoge hacia atrás como acróbata famosa esperando aplausos luego como gimnasta va de arriba abajo, baja y sube como ascensor,  le gusta tantear el paladar hacerle cosquilla hasta desesperarlo hacerlo picar y estornudar. Usa los dientes y muelas  como resbaladera y escaleras, haciéndose la importante va muy campante  y ondulante sin saber que le darán un mordiscón cataplum  al menor descuido.

     

III

La punta de mi lengua parece el capitán manda, sin brújula ni barco y sin timón manda,  da saltones  como un  ratón ladrón de queso huyendo de la trampa, va rodando como carro  Chocón sin aguantón en piso de colchón de agua y jabón  con sabor a gelatina. Forma burbujas  con su pito de pez se lanza a maratones de viento con soplidos juguetones de lengüetas  morisquetas y mordiscones. Para despedirse del biberòn como una mamantona pidió ayuda a los dientes  estos mordieron el chupón y se le acabó de una sola dentada la mamadera, ahora con taza en mano ¿A que no saben que pide?  De vez en cuando se convierte en una serpiente amenazante  que se estira y zumba rezumba para que nadie se acerque  ni la saque de su carrera  de eres con erres sin re  ¿Qué no sabe inventar?      

 

 

IV

Esbozo sonoro apropiándose del fonema, boceto del sonido con su bosque incipiente  del silabario. Ofrenda palabra naciente, voz toda toca  silencios y nada ritual del deseo, descanso del movimiento enmudece cuando quiere, inquieta libera fugas del horizonte. Epifanía del marasmo, toque del balbuceo, el ahogo deja de ser angustia tensión de voces cuando desprende  una sola sonrisa y queda en profundo silencio con la pura y simple compañía de ella misma. A veces se siente una infanta descarada indoblegable ante nadie, improvisa razones y creaciones inimitables, compite indiferente, descifra ausencia y presencia, compone sin vacilación pequeño rumbo de vocales, inconfundible gozo primero habitando formas de gritos. Matriz de la naturaleza modula  el deseo, modera su ser si le permiten  quiere y puede.

 

V

Se lanza toda una triunfadora, arrebatadora y picarona,  gusta de concursos de fiestas y competencias,  sabe que una sorpresa  en la meta la espera, una bandera de chocolate y una  línea de llegada de algodón de azúcar  que ella tocará  con su boca única  de ganadora sin igual que  como nunca e impaciente se abalanzará al premio acabará toda pegajosa empalagosa y golosa.  Descansa la lengua después de tanto aventón  sin plantón sin ton ni son ni t tan del tontodromo para las preguntonas. Las curiosas ya ociosas perdedoras y somnolientas lenguaradas deslenguadas lenguonas y lenguaraz   dan lengüeteadas de retros y muecas.  Después de la competencia viene la retirada de trunfadoras y perdedoras, lentamente mi lengua primorosa ni corta ni larga solo tiene sed, mi lengua babosa cansada de tanto andar solo quiere un vaso de agua   guarecerse en su cueva y solo dormir Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

      

VI

Cuando despierta hace casi lo que le da la gana, se va de un lado para el otro lado, cuando esta aburrida insiste colgarse en un helado con galleta para pasarse lame que lame, muerde que muerde hasta acabar toda melosa resbalosa y empalagosa encima del dibujo y del espejo, de ves en cuando esta distracción cómplice de complacencias.  Tan hablantina se está volviendo que debo tener mucho cuidado con su palabreo cuando  juego con mi boca puedo hacer morisquetas, puedo dar muchas formas, al  llenarla de aire tengo que cerrarla rápido Para que los cachetes de mi cara  queden como dos globos a punto de reventar, mis labios  parecenn un anillo gordo rodeando un agujerito de cangrejo o una O encerrando a la luna dentro de una rueda de bicicleta para rodar por el espacio. Mis mejillas hinchadas hacen reír tanto  a mis amigos y a mí, ni se diga, que enseguida me desinflo me destornillo.

 

Descanso para rato  y me ato como gato primoroso ronronero entre las faldas de la abuela  que me acaricia  sin recriminarme diciéndome esto sí  esto no porque  o si no. Nos acompañamos solo los dos hasta que la tarde caiga, hasta que uno de los dos  papá o mamá llegan después a recogerme

 

VII

Cuando era un bebe de días de nacido hacía salir de la boca mis llantos  de ser de hambre y compañía, cuando tenía meses ya gorgojeaba, gritaba, agua pedía, hambre tenía,  lloraba sin pena hasta que atiendan mis necesidades y mis juegos, no descansaba, era un aquí estoy no me dejen tanto tiempo solo. Desde que nací ya sonreía como un pajarito picoteando  y moviendo sus alas a pleno vuelo. Después hasta carcajeaba  como un jolgorio, más adelante como nadie gateaba, daba pinitos  muchos pasos,  palmoteaba con crayola en mano, rayaba lo que encontraba. Luego todos atrás de mí porque no paraba  con mi andadera de tocar coger romper tirar botar buscar sacar poner seguir. Ni memoria de eso pero me  lo han contado   Eso sí todo así  y qué se yo.

 

VIII

Aún tengo mi juguete favorito un muñeco de trapo ahora cosido por todos lados, no exagero, aunque ustedes no lo crean mi sonrisa es alegre contagiosa  a todos entusiasma, si algo me pasa o no está la risa se me nota a kilómetro cuando estoy tristona bravucona vagoneta y contenta, mi boca a veces parece un suspiro cuando encanta y enamora se bambolea como una flor cerca de un gorrión  adivinándole el corazón Hummmm

 

IX

Mi boca saborea saliva y prueba gusto por gusto abro y cierro trago, primero me tenían con pezón de mamá y su calorcito unos meses después a punta de papillas y nada más  ahora frutillas con otros saborcillos  con otras sorpresillas  como milrayas en una peinilla sueno soplo y resoplo una cuchara más de bromas y maromas ando que quiero experimentar sin aviso por eso me tienen vigilada todo quiero aprobarlo y reprobarlo

 

X

Es muy curiosa parece una investigadora mi boquita bocota bocaza boca ensayo del conocimiento ¿qué me haría sin ti? a cuántos descubrimientos me has llevado, cuantos sonidos puede hacer como una guitarra tocada  por la brisa suelta tus cuerdas vocecilla suya y mí, nosotras sin parar tarareamos sin fin no hay quien pare tus ejercicios guturales de sílabas y fonemas repite que repite hasta dar conmigo  contigo y con quién no en ese palabrero fragmentado como rompecabezas que sí que no pedazo de trozo y trazo de abrazos y regazos en un nudo de lazos.

 

XI

De voz en voz del contacto con el otro se inició el diálogo y el deseo  de que sepan de ti de mí  y de los otros ¿recuerdan esto? ¿lo han escuchado? Aaaaaaaaa aaaaaaa aaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiOOOOOoooooooooooooooooooooooooooooooouuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuugu gu gu gu gu gu gu agú agú agúta ta ta ta ta ta ta ta ta ta ta ta pa pa pa pa pa ma ma ma ma gua gua gua quién creyera de esos tanteos de sílabas y fonemas nació mi voz, la de quién no y así empezó el reparto de voces entre cuerdas flojas, vozarrones y cantatas  llevadas por ventiscas con vuelillos y veletas desde el cielo al viento hasta dar con la tierra al pueblo de chicuelos rimando en coro rondas de gritos de Pitos de estribillos de silbos y palabreros subidos de tonos entonos y tonillos.

 

 

 

XII

Sin  la ayuda de los otros me hubiese sido difícil  hablar hasta parezco a veces una hablista  palabreando mi infancia que no ha perdido su jardincillo oral que está allí entre arrullos y arrorró la voz  que me acompañó acunó y abrazó con su palabra y cuerpo mis sueños de rayones  mi mundo de asombro mi mundo de preguntona  incorregible y  rebelde. Invento a gusto y disgusto fuera de modelos y controles. Aprendí a salir de los tropiezos, a darle nombre a las cosas a  las personas a los animales, a ratos de dominio y conquistas pedía como si nada mandonamente lo que quería, todo aparecía  como magia algunas veces que fueron muchas otras en cambio  gritaba sin parar hasta berrinchaba  ponía voz de trueno y nada asomaba como mis tretas no servían ni convencían, tenía que dejarme como que nada y disimulaba hasta olvidarme.

 

XIII

Las palabras tenían formas presencias también ausencias silencios inolvidables entre cantos y juegos de acertijos descubrí la calma la espera y el no todo.  Con mi boca doy besitos a quien yo quiero, mi boca es como un mago con  sombrero donde saca sus secretos, mi boca sin su lengua sería como una cueva abandonada. No sé  cómo sería sin ella ¡imagínate! si no la tuvieras  alo mejor todo sería un desastre empezando por todo hasta sin aliento te quedarías sin su forma de cajita con espacio para la ventisca  no habría sonido ni silabario sonajero sin sus cuerdas vocales no tendría ritmo y sin dientes las palabras serían pesgotes todo hecho  un montón de manchones  ¿qué cosa? hay más.

 

XIV

A los lados de mi cara tengo dos campanitas que son el radar  para atrapar sonidos no sólo de los humanos sí no de todo lo que acontece  a mí alrededor si mí mamá me habla yo la escucho y la distingo entre mil voces si mi papá me habla yo lo reconozco como un sol en mi recuerdo cuando estamos los tres juntos alguna vez me hacen sentir  que tengo un abecedario en forma de árbol en forma de triángulo en forma de corazón que no se rompe al formar otras palabras otros dibujos  ni siquiera se cuartean en mis pensamientos que giran como la tierra alrededor de otras ideas y vivencias el y ella son mi sistema solar todos somos como satélites y planetas en equilibrio para que no choque el  misterioso universo con las estrellas que salen a pasear con nuestros  pensamientos alrededor de la constelación osa mayor que cuida al ave del paraíso que guarda en su canto en el corazón del origen de toda una vida esto me lo dijo mi tía que viaja a lo desconocido y tiene siempre algo a contarme

 

XVI

Comienzo un comienzo que se inició antes que nazca a nadie se escapa de esa lección a veces divertida a veces  mejor me callo solo te digo cuando le coges el gusto no paras ya vas a ver  esto lo armé yo a ver si te diviertes o sino haces el propio desármalo reúne otro escenario sin    pero antes empápate de lo mío quieres Ahí va la A en Aventón sin avión con ala de Águila sin abanico del Bañista con botas busca en bicicleta  boca de la B  que Corre en círculos con caracoles del  Circo  Desfilando despacio con los dientes dulces de los Dedos de los  Elefantes enmascarados empujan al enano al estadio del  Espejo  Fregando fuego en la fogata con la  Fiesta de goles Ganados con globos del gato a la Gallina que Hila  hierva con historias de hormigas sin hojas de la H muda  Iluminando idea sin incendio de iguanas  con la Isla Juntando jirafas jorobadas con joyas del joyero sin juguete en el Kiosco del kinder sin kermés sin  kilos de Kiko de la K a kin kon con  Lagartos y loros leen libro de laberintos de ladrillos de la Lìos y  Llantas con llaves llorando lluvia de llaveros de la Llama con Marioneta de mariposas que matan moscas con monedas de  milrayas de la  Mar sin Nada ni nadie nada con mi nariz de naipe con notable nudo  de la Naturaleza donde Ñato con ñata de ñandúes y ñacurutú con ñeque y ñañería de ñoño sin Oso ocioso con un  ojo con la ola oculta en  la ojera del océano con Perro de pico de pájaro patea pelota  con pase de pingüino  a la Piedra todo Quisquilloso quejoso quita quitasol al quitador de quesos  de l quitasol dandose de Rey ratón con ramos de rosas va con reina a rayuela de roscas a roer  el Rabo  de R con R   RR del Burro aburrido de arrastrar carros y ferrocarriles de la Silva serpiente  silbo del silencio tras la salamandra de  la Sombra Traquetea tabla con temblor de títere tragando tortuga y Tarántula con  Uña de unicornio que ubica uva ululando con uniforme uf de tan ufano como un urogallo  dentro de Vaso verde y vacío de viento como violín viendo violetas con veletas sin voladores con Walkman dice wau al walón de wapití y Walter persiguiendo al Xilócopo toca el xilófano a la ninfa Xana con xilografía de la X  hasta dar con Yoyo de yerba con yema de yegua con yapa yaya en la Yedra del Zorro zurdo del zoológico zurce zapatos con zumbidos de la Z  Hasta el mismo cielo dónde los ángeles recogen y pegan en la luna  Las letras nuevas que viajan con las ventiscas y torbellinos para que algún niño cuando empiece su tarea pueda leerlas solo contemplando el resplandor que desprende la hermosa figura redonda -Ves- ahora te toca a ti-

 

XVII

Mis dos campanitas que actúan como antenas se llaman orejas a veces parecen caracoles atrapando gorgoritos de mar y cercanía de altos y bajos gracias a ellas escucho oigo mi corazón de tambor  te oigo a ti me acurruco con  el aire de sus melodías que  me envuelven. La naturaleza me abraza con su canto de hojas de pajarillos de mar y sospechas de silencios y bostezos de suspiro no se diga los cuentos las adivinanzas los ritmos qué no más me gusta escucharme cuando leo en voz alta así caigo en cuenta como leo como hablo como es mi voz como suena como pronuncio como me como las palabras como olvido hacer las pausas como ignoro el punto la coma punto y coma hasta el mismo punto final aprendo  a preguntar a exclamar  aclamar a declamar a reclamar y hablar en público. Que bueno todo esto porque se me va la vergüenza, voy aprendiendo  a confiar en mí a que me escuchen  con respeto ¡Hurra!

 

XVIII

Les he hablado sólo de mi cara que parece una palabra una oración una frase una composición un conjunto lleno con sus elementos insustituibles además espero no les importe haberme detenido mucho con detalles de mi boca ojala  no se haga vanidosa ni empiece  a competir con los ojos ni la nariz ni las orejas Eso si no le permitiré que abuse de mis emociones, ella sabe que es mi favorita  ¿ustedes se dieron cuenta? Ya se que está demás la pregunta ante tantos elogios y exaltaciones ¿hago bien o mal prefiriéndola? ¿qué creen? aconséjenme para no equivocarme ¿a ustedes les pasa lo mismo que a mí? ¿qué hacen para tratar a todos  los sentidos por igual?

 

 

XIX

Ahora que me estoy viendo en el espejo veo otros detalles, les cuento tengo lunares unas ojeras que se ponen grandotas  cuando me acuesto tarde duermo poco  me despierto perezosa molestosa y lagañosa ni modo tengo que levantarme temprano para ir a la escuela porque o sino  puerta cerrada retada y cuidado con la próxima falta que no me hace falta porque no soy coleccionista de amonestaciones  ni de sanciones ni de nada que me quite mi libertad ni mi recreo, cuanto me alegro haber jugado con mi cara, me olvidaba contarles me gusta mucho  mi barbilla y mentón mi cabello es castaño mis ojos cafés, no les he dicho a lo mejor ya se dieron cuenta soy una niña cuando apenas nací  me hicieron dos agujeros en mis orejas, no sé si lloré mucho no sé si fue como una picada de mosquito, pero ahí están para que use aretes, mi piel es color trigueña y me gusto como soy, mi nombre no se los digo tendrán que adivinarlo creo que hasta aquí no más me quedo con esto de presentarles mi cara y mucho más ¿se imaginan como soy? ¿me quieren dibujar? ¿o por qué no dibujas la tuya? Hasta pronto.

PABELLÓN DE MUJERES DE CARLOS BÉJAR PORTILLA por carmen váscones diciembre 26, 2008

Posted by carmenmvascones in Cuentos, Ensayos, Lectura y Reseña, Novela, POESÍA.
Tags: , , , , , , ,
1 comment so far

En la cárcel del mundo el pabellón de mujeres trafica la vida en esa imposibilidad de saberse alguien. Se es a pesar de… Algo empuja al estigma. Reas la designan. El tiempo está situado en sus historias, ¿sus alientos sin escapatorias? ¿quién sabe?

 

 

 


Cada relato no es una redacción dictada en la conciencia.  Otro asunto conjuga el pretérito indefinido.  El plus de una ética rebota como sombra en las manos de la justicia.

 

 

 


Antes de ser convictas ya eran prófugas del destino, dirección sin retorno eso de seguir la curva de una quebrada donde la recta final no tiene trecho,  acortar camino, salieron por el trecho del “vicio”, quién está libre de la adicción a la vida, las guías del sueño crecen, rompen los párpados, la mácula no quiere verse en la realidad conspiradora de contrarios.

 

 

 

 

Queda embaucado el cuerpo.  Dentro de la verdad se fragmenta la gravedad de la existencia. Las rejas apuntan sin piedad.  Quién serrucha el piso o qué…  Cortapiso.  Cortapapeles. Cortadora.  Contadora.

 

 


El caporal de las almas embiste la soledad y la nada.

 

 


La angustia bajo el calabozo de la mirada. Yacen confiscadas en el penal del silencio más de setecientas mujeres, y ¿en el orbe cuántas? ¿se imaginan?  La punta de un zapato apunta.  Puntería.  Objeta.  Objeto.  Sujetos en el cabo del estiércol.  El que no come qué desecha.  Se le abomba  laangustia en el cuerpo hasta reventar…

 

 

 


La bomba ya no es solo la que explota, es toda bomba que bombardea o jala o succiona o suena como sirena bombeando.  Estamos bombardeados de nada y dudas.  La bomba del mundo derrama… Qué ha visto cada uno.  Tápate los ojos y escucha, mira tu imaginación, aplasta con el dedo por turno cada uno de tus ojos, mantén cerrado el pensamiento, y verás como aparece el desastre.  Luego, preguntas, ocurrió algo, te alegras que no sea contigo, y haces como que no pasa nada.

 

 

 


¿Qué alberga el encierro? ¿el presidio enmienda la falta? ¿el pellejo se pudre en la sentencia que no llega? ¿el infiernillo es el redil del insumiso?  Ahí, en el antro de “rehabilitación” existe un  jardín para la infancia que paren las presas.  ¿Qué bienvenida al mundo le espera al vástago hijo de lo casual o de la pega del cuerpo por suponer una compañía?

 

 

 

Cómo es eso, de que peo es nada, o más vale conocido por conocer, por tu culpa ya viste…  Calla niño,ya, que sino viene el diablo y te come la patica chiquibum bam bam…creo que es así, el canto, parece que se oye gritos por no se dónde.

 

 

 


El juego hace y deshace en el escondite de quién  encuentre al jugador, el buscador mira por el prisma  de la libertad imaginaria.  Una vez acorralado el cuerpecillo salta tras los bastidores de una lactancia y corre al encuentro, ahora cambia de turno, y la sirena  interrumpe porque es hora de -¿qué mami?-


Carlos Béjar como un camarógrafo sin preocuparse del tiempo muerto, ha captado las escenas, los relatos, la singularidad del ser.  Cada uno con la orden del inventario, uno a su manera se las cargas, te cargo mi niño porun rato, espera que nos llaman para contar, ponte en la fila conmigo, allá un hecho de la vida denominada real acá.  Aquí estamos.

 

 

 

 


El guión que ha utilizado: la voz narrante son las voces de las protagonistas en la elección de ese riesgo sin escapatoria y de los sucesos que se dan al otro lado del muro donde están los hombres.  Un muro  separa a los sexos, pero hay días de visitas entre presos y presas.  Apresa, aprésame, presa, esa.  Ame, me dijo, qué fue lo que le dije, como que no me acuerdo,  presumo, presume.  Presuntamente.

 

 

 


Aún cuando salgan se llevan a cada una consigo  y a la sombra que no se desprende como otra identidad en el cuerpo pasajero de la ruta.úntame, úpame, pá dónde está, chito.

 

 

 


El sueño de ellas zozobra en la expectativa y el desamparo. El amparo de la ley.  La constitución un libro cerrado.  “Donde reina la tristeza no se castiga el delito sino la pobreza”.  El gruñido es defensa propia, el puñal está ligado con la rabia y miedo.  Estar desarmado es un riesgo allí porque se corre el peligro de ser un cadáver flotando en la existencia de las ratas.

 

 

 


La crueldad es madre de engendros que se instala en aguas estancadas en el vientre apuñaleado de la memoria sin consonantes.  Las palabras resultan fetos tullidos, deformes en el alumbramiento del “estado” habitado por los espacios que se van metamorfoseando.  Los vínculos son velos que no encubren la sorpresa festiva sino lo perverso: la muerte como intento e invento de aniquilación por manos humanas.

 

 

 


En el dintel del correo de la vida no hay retorno, la vida no vale nada, total, si no la merezco, nadie la merece.  Canta, comadre, sácate la madre. “Madre óyeme mi plegaria es un grito en la noche”.  La lucha por escapar da idas y venidas, toca hacer algo o sino, de  -“aquí solo me sacan muerto”-  La “ley de imprenta” una constitución de carne y hueso.  La ley habla, quién la deja y no la deja, quién le tapa la boca.  El sonido y el estertor…

 

 

 


La ciudad presenta el menú del porvenir.  La crónica roja un espejismo de chivos expiatorios para apaciguar la corrupción y la degradación que se deshace en los sentidos.  Para algunos en la boca, para otros en las narices y para otros otrísimos de las manos  a sus bolsillos y cuentas en el exterior con pasaje seguro incluido.

 

 

 

 

La vida nos da sorpresa dice la canción.  Nunca dejes de… el consejo sirve… manual de corrupción, manual de comportamientos, manualidades…

 

 

 


¿El crimen frente a quién? ¿a quién le compete esto?  ¿ podemos pensar la vida de otro modo? La peste se expande en el mercado. Camuflado el instinto se arrastra agazapado en la mula que cruza la frontera.  La verdad se encuentra en posición fetal en el cuarto número…

 

 

 


Los hablantes en sus narraciones: cada instante es cuestión de vida o muerte, ¿cómo escapar de la esclavitud a que estás reducido?


Belcebú, personaje  recluta de la comedia, amortajado en la función de instructor para la seguridad, experto y adiestrado en la técnica gurka, “practicó su arte sobre prisioneros vivos”.  Era el monstruo oficial en el pabellón, era temido, pero a la  larga alguien aprendió de él y la técnica se revolcó contra el “recluta matón de profesión”.

 

 

 


En el harén de la masacre  “los crímenes del amor” un juego en el bastión  de la pasión acuciante.  El delito expía y comulga  en la boca del feligrés, que saborea la evidencia como ofrenda a pretexto de comer y beber el cuerpo y sangre de cristo, así nos hace ver y sentir Béjar al padre Chicho que acometió en cuerpo y alma a los moradores expulsados del paraíso a cambio de convertirlos a sus antojos y apetitos ¿de qué conversión se trataba? ¿a que llevaba esto? A que sus integrantes  púberes y adolescentes “se habían convertido en verdaderas fieras”, transitaban como vengadores de la “plena es la napla y la napla es la verdad” con pena y sin pena, con culpas ajenas y propias, con…

 

 

 


Las mujeres viven la ruleta  del tiro en gracia según el trato de las guías, del jefe que, “trafica con nuestros cuerpos” según la morena  Ángela,. El uso del poder entre las presidiarias es según gusto o disgusto de la compañera de celda o del grupo que acoja o  rechace a la recién llegada al pabellón.

 

 

 


No hay elección donde se ha perdido todo derecho a reclamar, hay que aprender a sobrevivir, a defender al precio de lo que sea la única vida que se carga.

 

 

 


El artífice para tramitar la libertad es un registro legal y psíquico, a veces extraviado, extrapapelado, pero que reúne una sola condición, la boleta de libertad y hasta que eso suceda  ¿qué?

 

 

 


¿La escapatoria, el deterioro o la muerte? La resistencia y dar con los hechos sin que se pierda la evidencia.

 

 

 


La sentencia es el bingo de una espera donde el  tiempo se pierde en la bolilla del que dice: no va más, y la lanza para dar en un número rojo o negro, en este caso en el pabellón de mujeres, cruzarlo hasta salir “por el portón de la muerte”.  Como lo da a saber el contador de esta historia, narrada en primera persona, con hechos directos, los sitios descritos son los calabozos, contados desde allí.

 

 

 

 

Historias recogidas en la verdad de la ficción que sabe a crónica  con salidas hipotecadas de por vida.

 

 

 


El que quiere escapar queda atrapado y agujereado en los alambres de púas o a veces suceden muertes misteriosas sin nunca esclarecerse ni resolverse, “nadie sabe nada”.

 

 

 

Los que quieren amotinarse tienen que enfrentarse a ser un abatido  o un acontecimiento de cabecilla o salir por las páginas con una historia sin oportunidad a contarla, tal vez un rostro desfigurado con su listado de fechorías y supuestas.

 

 

 

 

No importa la historia  de ese que fue niño o niña alguna vez ni qué lo llevó a ese paraje donde perdió su salvoconducto e identidad, su arraigo y pertenencia.

 

 

 

En la alegoría de la insurrección quedan los amotinados enfrentados a las tropas y al desfile de cadáveres.  Eligieron la muerte al precio de no poder comprar ni pagar la prolongación de la vida.

 

 

 


A pesar de estar presente la tortura, el espanto, el asco, el acoso,  y ese sentir del temor permanente  hay eso que no se pierde y no se puede exterminar a ningún ser humano, es la risa de la que carecen los animales, eso lo dijo un filósofo que terminó fugado de  la lucidez.

 

 

 

 

Ese humor , invento del deseo, que permite sostener la palabra en la imaginación sin que esta se pudra.  Ella enlaza algo parecido al anhelo de sentirse humano.  Eso que hace soñar “felizmente las mañanas pasamos en el patio, tomando sol y conversando”.

 

 

 


¿Se podría hablar de una alegría no contaminada?

 

 

 


La escucha del autor de estas historias deja los fragmentos sonoros grabados en el ritmo sin cohartada, respiración sin transfugas, pulso sin tiempo, formas sin identidad, edades  descalzas,  tonos desabridos y picantes de cada una de sus personajes  invitadas a participar.  Escuchésmolas:

 

 

 


“El bullicio que arman es ensordecedor, luchan, pelean, y se insultan a plena carcajada.  Sus ocurrencias para debatir son obscenas y geniales, luego el rencor desaparece y regresan como grandes amigas a sus espantosos cubiles”.

 

 

 


Aprender a resistir y no acomodarse, a descubrir otra forma de defender la propia vida en el gethos del placer, del dolor y del suplicio.  Impera el instinto de conservación en la desahuciada razón.  Nadie puede “borrar ofensas”.  La violación y la herida queda como estigma y memoria cautiva en el archivo y cuerpo del delito aún cuando se crea que no hay huella comprobable.

 

 

 


Viene como eco la  presencia y la voz de Andresito, hijo de Dolores de la celda 525 del pabellón de atenuados como  atenuados “como un niño triste y ya ha empezado a articular sus primeras palabras, sus primeras frases. “

 

 

 

 

Asomado a la ventana de barrotes, observa el firmamento y señalándolo con la manita me dice: Mila mami, mi tol, mi luna, mis tellas.”

 

 

 


¿Qué queda? ¿emigrar? ¿a dónde?

 

 

 


A otro cuento, a reparar en lo vivido, a reencarnarse otra vez en sí, a dejar de ser el consumidor de la existencia, a  desnudar el vicio del cuerpo.  A desposeerse del verdugo.  A ser otro  fuera del aniquilamiento.

 

 

 

 

A soportarse dentro de la propiedad corporal.

 

 

 


A crearse otro yo en una imagen donde se sienta la inocencia no varada en el destino.

 

 

 

 

A mirar el cielo fuera de todo encierro.

 

 

 


carmen váscones

1-2002


HILARÉ MI NOSTALGIA EN LA POTESTAD DE UNA MUJER (Rosa Amelia Alvarado) por carmen váscones diciembre 16, 2008

Posted by carmenmvascones in Ensayos, Lectura y Reseña, Periodismo, POESÍA.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

 

El hilo del tiempo juega desde el principio. En un  presente futuro la punta del verbo, confronta los extremos. La contradicción se impone como recurso para salir invicta con su libertad de ser.  Los hilos de fuego, aire, tierra y agua vanguardia del canto. Sonido de  vida en el cuerpo del poema. Se conjuga el estar y ser en el suceso y en el suceder. El puente del silencio entre el espectador y la mirada del transeúnte. El crepúsculo  cuelga al vaivén de la brisa.  Allí el agua refleja ninguna caída, hace de espejo sin ahogar la mirada.

 

 La nostalgia, nido de esencia, agua fuente, vertiente que mana la atadura y desatadura de un fin y comienzo, hay un antes del conocimiento, también un después propio e impropio,  que pertenece y deja de pertenecer.  El sentido del mundo dentro y fuera, de una en una las palabras unas y unos. Descubre la añoranza de un mí  dentro de un yo, telar de tiempos del  hilaré. “La potestad de una mujer” como lo dice Alfonso Barrera Valverde.  La letra  en “la carne se hizo verbo/ y habitó en mí/ me he dejado poseer por la poesía”. La poeta confirma, ella es de la poesía y no lo contrario. Nos invita, a que avanzamos en el “camino del viento”. El verbo “hace del amor una palabra” sin corresponsal.  “Se desprende de los sueños llorados a destiempo”. Al fin de la cuenta, nos involucra en la celebración, en ese choque de copas,   Rosa Amelia lo expresa así, “si he de brindar por algo/ que sea por un vaso/ medio lleno de vida”. No se tiene la vida entera, siempre se tiene algo del otro, los otros están envueltos en la corambre del pensamiento, es decir y no decir, andar y desandar, acompañado y solo,  conversación y silencio, palabra y ausencia.  Presencia de pases e impases.  Sentir y no sentir. Soy, eres, serás.

 

La palabra no esquiva a su hacedora, la idea empuja la dirección de la veleta.  La imagen señala el lugar, quien lo ve se pierde o se encuentra con en el olvido.  “El poema canta”, pero,  ¿qué?   Lo perdido e irreparable esta cerca del recuerdo, de las circunstancias, de lo conocido,  la voz piensa en extraviarse, pero a la vez, casi de inmediato, se detiene a raya con sus propias preguntas, “más ¿cómo se vive lejos de casa?.

 

Lo conocido aguarda como vientre omnisciente aupando al embrión, como nido cobijando al vacío, como metáfora escondida en el aire. Pura corriente, entre cálida y húmeda. La estación de la memoria  no sale del cuerpo, no quiere eso de experimentar ¿cómo se vive fuera del cuerpo?, ¿quién puede hacerlo?. Lograrlo, es correr riesgo, es como asistir al duelo del propio nombre, o como lo dice la  poeta “es como dejar el alma/ colgada en algún perchero”.  El verso invistiéndose de la imagen no se siente lejos, su nostalgia es con la vida aún pegada “al olor de las cenizas”, con la historia vivida, con el olvido que vuelve, con el sentido quemando en la piel.  Así lo dice “si me voy,/ ¿a qué río diré mis cosas/ ¿a quién dejo mi intimidad más íntima?.


 

¿Qué sería esto íntimo? Acaso “las voces de la vida”, “he acumulado demasiado nostalgia”, o tal vez, esto otro, “ mi cuerpo no sirve para nómada”. O simplemente, la raíz de una matriz converge en su lengua, en su nexo, en su patria, en las casas de maderas del ayer, en la ciudad, hogar de las ensoñaciones y del poema que lleva en el alma aquello de siempre, solo de cada  quién, esto:   “el amor tiene algo/ yo no se”.   Igual hay que respirar, y el aliento propio es un desafío que no acepta desaliento. Lentamente camina, el éxodo no es su elección, se acompaña toda “sal salobre” con sus salidas residiendo en la aventura irreverente de la soledad cual cacique de la posesión del tiempo sin huirle.  No quiere irse, no quiere partir del puerto, no se siente emigrante de la ausencia. La confronta, la habita, no le teme.  Nos dice, “mi entraña nació entre los manglares y aquí me quedaré”.

 

La vida y la muerte machihembrar del deseo. 

 

Deja verso inmune  como un llamado de alerta a la deslealtad humana cuando la tentación rompe toda ética. Fiel y leal a la conciencia  y a la infancia de toda vida, sentencia y no claudica, asienta su protesta y nos dice “que la vida te devuelva/ los sueños que te adeuda”,  tierno y radical homenaje para el que se debata en ese seguir viviendo a contraviento y marea a pesar de la emboscada del ocaso.

 

La mayor nostalgia, “ tristeza de morir tan solo de muerte/ sin haber vivido siquiera”, hay que desenterrar la vacuidad del desamor.  En el ensamblaje del lenguaje, “nada es imprescindible”, no calza ningún pronombre personal ni posesivo en esta sentencia. No cabe ni siquiera el poema. ¿Qué dice el lector?. La poeta ya dijo su parte, piensa en la tuya.  ¿Qué sería lo insoportable para cada habitante de curtiembres pegadas al hueso y amordazadas de mortalidades  y memorias?

 

La monotonía del oficio de vivir, de cumplir con la rutina, de estar con los gajes del oficio, de no poder decir no al no, y si al sí, y sin embargo, hay que dar una respuesta.  Sin poder impedir a veces que la vida duela en esas decisiones de los dilemas humanos.  “Ser o no ser/ y es que no hay dos vidas/ ni doble tiempo para vivirla”.   Vamos en el gerundio, conjugando tiempos a veces sin reconocer sus modos,  sus hábitos, sus efectos, tal vez nos escabullimos de la pesadez de los sueños cuando estos atrincheran con sus angustias.  Un espacio sin omisión cuenta “la vida se nos va/ sin pedir permiso”, sin dejar la dirección de su nueva residencia, sin importarle la falta de un adiós para los que quedan,  y a pesar  de eso:  “Vida en la mitad de la vida/ y en la otra mitad, vida”. Nos escenifica el eje de sus giros, “hallé la vida/ en la mitad de la vida/ y en la otra mitad un poema”,  Vivir es más que un verbo transitando en todo el cuerpo, es palabra, es recuerdo, es sombra,  es huella, es psique y cuerpo unidos como siameses en la palabra escindida del deseo y del acto.  “A la vida había que llenarla de vida” viviendo. Y ¿cómo?:  “Me dejé habitar por la vida/ pero no creo haber hecho/ nada heroico… / no he cambiado el curso de la historia/ ni el curso de río alguno/ simplemente he vivido/ y eso ya es bastante”, ¿quién tiene la última palabra?. 


Habrá que consentir rozarse silenciosamente y lentamente sin miedos  por la escritura.  La poética preside, “una vida solitaria vive/ prisionera de cristal/ su libertad tiene candado”, aparentemente no se ha dado cuenta que tiene la respuesta para la llave, sólo tiene que fundir la incógnita con el enigma tejido en un mantel de hilo blanco, admitir ver el rostro de la esfinge, y concluir con la estatua de sal, devolverla al mar. Poner coraje a la felicidad que aún tiene su propio tiempo para abrir y salir cuando le dé la gana. Solo tiene que “dejar entrar la luz, dejar entrar la canción que redime”, la lectura que refresca, la palabra que alienta, la ternura que acompaña, dejar tocarse por el misterio de la vida que no se deja conocer para ser solamente sentido y sentida como un triunfo de compañía y gracia humana en el andar del inventario de lo que se fue y algo falta todavía por conocer del amor y de la vida. La poesía ¿querrá dejarse tocar por el lector?.

 

El  personaje en el poema “tras la ventana” acaso quiere su indulto para congraciarse con el silencio y la palabra lecho del tiempo, quién no ha sonreído junto con alguien inolvidable alguna vez, allí, todos adeudamos una mirada y un pensamiento que no hemos dicho a nadie, acaso ni a nosotros mismos.  Querrá la luz tocar los secretos de las palabras y salir como maga.  La poeta hila la acción, su efecto un proceso de trozos enlazados y relacionados sin perderse ni enredarse en el ovillo creador.  Unida la voz al poema, hilan fino, como hilandera en su oficio.  Sin dejar de continuar, sin mostrar cansancio, sin derrotarse, lo único que quiere cuando se vaya: “ser protagonista de la última escena/ de una muerte transitoria…/ quiero cerrar mi vida/ como se cierra un libro/ dejando una página en blanco/ por si resucita un poema”.

 

La duda cual nada tatuada de rosa inconforme abre la boca diciéndose “aunque no estoy segura de irme del todo” ni de quedarse ni de venir, pero, a pesar de eso quiere “que la vida se beba/ en copa invisible/ la luz de mi destierro”. El verso traspasa la huella que no se somete al contratiempo.  La vida acampa en el arco iris.  Acaso la luna sueña su imagen en la mirada del sol.  Las sombras no envuelven al verso, la música toca sin apuros. Tan “sólo la soledad/ no tiene prisa/ no”.   Cuando tú te hayas ido hilaré mi nostalgia, cual “sobreviviente de la vida” arribará sin balanza, sin deuda. 

 

Claro está, si te lo permites, mujer naciente de ti, pueblo de tu cuerpo, dueña de ti,  has lo que quieres: Sal de ti. Tu misma lo dices: “Quisiera recordar/ más allá de lo que recuerdo/… reinventar mi tiempo/… seguir el hilo de mi vida/ hasta llegar al comienzo/ de la madeja/ quisiera conocerme/ desde antes del principio/ vivirme de nuevo/ a partir de la nada/ poetizar mi vida/ antes de la conciencia/ a lo mejor he nacido dos veces/ y descubro/ fui pájaro/ quien sabe”. Y el poema es ese presentarse permanente.

 

 Presenta la acción proyectándose  hacia  la vida viva.

 

carmen váscones

25/09/05

ABRO MONTEVIDEO A SIN EMBARGO ABREN LOS JAZMINES DE ROBERTO BIANCHI, por carmen váscones diciembre 16, 2008

Posted by carmenmvascones in Ensayos, Lectura y Reseña, POESÍA.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

 

El verbo abrir es un principio vital y trascendental en la marcha y configuraciones de la voz practicante y pespunteadora  de los actos del poeta tanto en el papel como en la piel de la tierra.

 

La jornada de su oficio transita los surcos y retornos del agua arribando a las ideas y a una realidad irreconciliable en los enjambres de poderes.

 

Roberto antes de que los jazmines se abran en otro sendero recorrido arriba desde el desgarramiento  a otro perfil de las historias, nos dice: “ abro mi cabeza/ y divido las ideas”, en esta lucha de contrarios y clasificadas en los unos y los otros, en mayoría y minoría, en los que tienen y no tienen, regresa y va por los planos del absurdo de la soberbia humana, de la tristeza, y de los brotes del cariño.  Ahí se encuentra con “memorias heridas”, “caminos de errores”, ausencias que se asisten entre geografías de huesos y gritos que “llevan carteles rituales”, se encuentra y crea “puentes extendidos… –para que- tal vez de esa manera no tendremos que quedar/ con palabras  atoradas” para no callar la injusticia. Así “no tendremos que pisar/ la trampa  camuflada”.

 

“De todos modos/ el mundo es de los otros/ en casi todas partes”.

 

¿Si es del otro qué es mío, qué no?.  ¿Qué no soy en esa impertinencia  de los endiosados mundanos?.  ¿Qué soy en esa pertenencia que me devuelve el lugar natal del que me expropia la identidad?.  Me sacan como un expulsado enviado a transitar los éxodos del destino del otro que es tu semejante y desemejanza.  Del otro que no asesina por puro gusto y además.

 

Hay algo que hace saber, algo hay que arrancar, la metástasis que crece como hongo de Hiroshima en toda la brújula del orbe otra vez.  El mundo todo, el mundo otro, el mundo que nace, el mundo parte. Todos “somos pueblos inconclusos… rompiendo fantasmas… en la superficie de la duda”. 

 

Continúa el firmamento su rutina impostergable.  Continúa el oficio de la respiración. Continúa lo que no sigues, continúa tu propósito sin traicionarte en esa lealtad que conlleva la visión que pareciera esparcir en su huella el poeta.  El caminante que no se detiene en el pasado pisado.

 

Continuar “y no descansar hasta abatirnos”, porque “no es metáfora el hueco/  por donde escapa la sangre”, agrego de las vidas insobornables.

 

Así estamos con su libro “Abro Montevideo” publicado en 1993 en la Habana Vieja, Cuba.  Ahora en mis manos “Y sin embargo abren los jazmines”, publicado en Uruguay, 1996 por aBrace.

 

En este libro irrumpe otro orden de la reflexión, como que el autor nos dijese que mientras tenga memoria estoy vivo y tú también.  El gozo de la palabra en los arcos del amor desvelado, develado.

 

Porque cuando “uno/ ama lo que cree saber/ o que no sabe” conlleva misterios, milagros, otra inmediatez que pretende una pertenencia que queda en el registro de los pretendientes apoderándose del deseo errante entre los mortales que pronuncian los vocablos del cuerpo peregrino de recuerdos y otra vueltas.

 

“Aunque ame también las soledades” “que nace de la muerte de mi boca/ mi boca muere cuando no la encuentras/ poema mío de la sangre oculta/ hecho de rebeldías y murmullos..”

 

El poeta no cesa de impregnarnos de su pensamiento y sentir, habla de un todo desprendido en la omnisciencia, parte del sentido tocando la dulce desnudez, va vaciando el saber “en  letras que cambian” sin piedad en la hoguera de la pasión y la quimera.  Retiene la orilla del beso, boca laberinto de imaginaciones “en la incansable historia de saberte ajeno”.

 

Nos habla de dos asombrándose de la llovizna insomne en las ojeras de la paciencia que se pierde en lo decible “cuando uno ama…/ lo que cree saber/ lo que no sabe”.

 

Entonces el suspenso, silencios, inquietud, interrogación.  El diálogo de las miradas se convierte en abrazos prolongados “trituradores de memoria” que retornan en otro empiezo.  Y sin embargo cómo saberlo, cómo saber esto de cómo queda  en el otro ese mí ahora tuyo.

 

No se quiere ser ajeno en la neblina del tiempo, “tal vez nadie pueda servirnos de testigo/ y sea así largo el aliento de morir”.

 

¿Sólo se espera la vida de lo amado? ¿Esta vida dónde está? Acaso en esa espera de la metamorfosis cuando hace su intervención y nos dice no eres  lo definitivo.  Ni siquiera un recuerdo es suficiente para precisar el suceso que acontece en la memoria que no quiere ser olvido.  Allí los historiadores no intervienen.

 

“No me imagino cambiando a cada instante/… en un mundo que cambia y se destruye”.

 

Quizás a lo único que no estamos dispuestos a renunciar es a ¿quién o a qué? ¿Quién lo sabe?.

 

carmen váscones

21/2/2004