jump to navigation

METODOLOGÍA INTEGRAL DE ESPACIOS CREATIVOS DE DEBERES Y DERECHOS ENTRE TODOS abril 9, 2009

Posted by carmenmvascones in aprendizaje, aprendizaje sin violencia, carmen vascones, deberes y derechos de la infancia, ensayo, ensayo sobre aprendizaje, infancia sin violencia, juegos y saber infantil, la letra con sangre, y derechos.
Tags: , , , , , , , , , , , ,
add a comment

 

¿Se podrá Crear una metodología integral  de lo psicológico, educativo y creativo, para que cada sujeto se asuma en un auténtico creador?

 

Para  lo que cada uno va siendo más allá y a nombre propio en la historia que construye su vida y vínculo social.  

 

Elaborar artísticamente facilita la dinámica de la interrelación, consolida un trabajo de autenticidad y verdad creativa.  

 

Favorece el auto reconocimiento y valorización del esfuerzo y la confianza del sujeto, ya que reconoce su obra como original porque lleva  la impresión de su sello, la huella digital de su nombre propio. 

 

Además queda y deja un trabajo donde se da a conocer el dominio hacedor del sujeto, donde hay una expresión, intensión  e intensidad.

 

Que el creador garantice la obra, su producto final, que es la presentación y resultado de un proceso eminentemente particular de su logro y forma alcanzada en ese devenir construido como a posteriori, que incluye la vida como historia  y manifestación del ser.

 

Esto nos lleva pensar en un diseño de una metodología de espacios creativos acaso con deberes y derechos del niño, del joven, del adulto en ese interactuar del hacer, ser y proyectarse en la apropiación de la vida

 

Para hablar de una metodología de “espacios creativos de deberes y derechos” hay que ubicarlos desde un discurso práctico, esto es, partiendo de las estructuras de vidas en la realidad en que se desee  intervenir, contexto y singularidad infantil.

 

Considerando así, que las necesidades que surjan sean el eje vector para las identificaciones de las demandas que haga el grupo participante por un lado, y por otro lado. 


Retomar el lenguaje cotidiano del grupo social con el cual se está trabajando para replantear las definiciones conceptuales y éticas del niño  a través de los enunciados de la visión, siempre desde sus vivencias, proyecciones y desarrollo de sus posibilidades productivas.

 

Facilitar que los actores niños y también los adultos en su revisión, reflexión y creatividad los lleve a identificar, analizar y asumir nuevas formas de vínculos, de aprendizajes, de uso de la autoridad como defensa y práctica del ejercicio de sus derechos a la creación como un reconocimiento para estar de acuerdo en construir una ética diferente, para un mundo cotidiano de las relaciones interpersonales, familiares y del entorno social. 

 

Esto es, ir haciendo del escenario social  un lugar  único y común  y a la vez exclusivo de la condición humana.  Fundamental para que esto sea posible es el diálogo, como base, eje, vector y fin. 

 

Oto factor el fomento del respeto y fraternidad como un compromiso permanente de todo ciudadano en el ejercicio y experiencia de sus vidas.  Sólo así, podremos  decir que la “Declaración de los Derechos del niño” están encarnadas  en la  piel de cada ciudadano y en las leyes constitucionales donde el Estado hace conocer sus artículos, reglas, leyes.  Donde los cumple y los hace cumplir. 

 

La ética no es una utopía, es un compromiso humano a ejecutarse y sancionar a aquellos que si no le dan cabida.  Por lo  tanto es menester que el Estado asuma al menor como un ciudadano de derechos en todos los ámbitos sociales.

 

La vivencia práctica del ser ciudadano permitirá un desarrollo integral de lo personal, familiar y sociocultural.  Siendo esto, lo que diferencia lo particular de lo general, lo personal de lo colectivo.

 

Entonces el espacio creativo es una alternativo de interlocución, cuestionamientos, y mediación del niño con el adulto en la posibilidad de construir un discurso práctico del los DERECHOS DEL NIÑO  en un espacio alternativo creativo, facilitador de la expresión, creatividad y libertad para la toma de decisiones e intervenciones tanto en el uso y manejo y fin de la palabra para su propósito, acción y ejecución. 

 


2

Razón por la cual se concibe un espacio creativo como una alternativa exclusiva de expresión pensante, de expresión afectiva, de expresión imaginativa, de enlace social.  Además, de compartir vivencias, y experiencias,  de sensibilización  y concientización a partir de una concepción de participación diferente. 

 

Donde “no hay alguien que sabe y califica”; si no, donde la figura de autoridad está centrada en el eje grupal que determina la dinámica del desarrollo de la experiencia del grupo. 

 

Donde los miembros del mismo crean sus propias disciplinas canalizadas o regularizadas por el objetivo de “tareas grupales” y no individuales, pero si con responsabilidades particulares.

 

En este proceso el instructor/ promotor/ dinamizador/ tutor es un mero facilitador del proceso.

 

El espacio creativo para la participación debe ser considerado como metodología personalizada, que deba abrir la posibilidad  entre los niños y a los adultos de sus entornos sociales a vivenciar y compartir desde una metodología alternativa diferente. 

 

Que propicie una escucha y habla diferente.  Una interpretación dialogada del mensaje.  Que se fomenten las iniciativas.  Que sean valoradas, acogidas, respetadas, discutidas, reconocidas, puestas a consideración, expuestas en grupos y plenarias, documentadas como resultado de aportes y desarrollo de la investigación. 

 

Sistematizadas y presentadas en escritos para hacer foros o seminarios de revisión, control y seguimiento dentro de las instituciones que se aplique esta modalidad. 

 

Además son testimonios motivadores para otros, de un sí al cambio para innovar.  Hay que salir de los antiguos esquemas y de las resistencias propias que atraviesa el adulto frente a sus moldes asumidos y que le cuesta desaprender.

 

El niño tiene que ser tomado en cuenta en igual consideraciones que el adulto.  Tanto en  sus palabras y acciones.


Habrá que fortalecer la capacidad de saberse sujeto portador de sus actos y pensamientos enlazados en la vida del hacer día a día, lo cotidiano, que lo acuña y transita en su pase al porvenir.

 

El desarrollo de esta metodología que tienda a ser introducida en el hacer diario como un proyecto de vida a corto, mediano y largo plazo, como una modalidad de alternativa/alterativa para enfrentar y confrontar las situaciones que se viven como ser único, en el vínculo familiar y en los enlaces con la comunidad, donde se van construyendo, funciones, roles, tareas, formas y manejos de autoridad. 

 

Esto es, posibilitarse un autorizarse de igual trato en lo posible entre adultos y niños, la garantía de la seguridad del uno por el otro. 

 

Para que las palabras no sean huecas, sino palabras de un sentido verdadero, significante y dignificante de la condición de cada ser humano.  Sujeto portador  de su dignidad a cuesta sin cargarla ni echársela a otro, ni que esta sea el peso del aplastamiento del ser.  

 

Para que estas palabras sean representantes e intermediarias entre la actitud de escuchar y ser escuchado. De respetar y ser respetado.  De hablar y ser hablado.  De defenderse y ser defendido.

 

La construcción de una cultura no violenta tiene que estar encaminada hacia una formación de lo humano con lo humano para poder hablar de una historia que tienda hacia una sociedad democrática, que respete y haga cumplir los derechos del menor y de los adultos. 

 

Darle existencia a la constitución haciéndola viable en su verdadera aplicación. 

 

El   Humano es a fin de cuenta quien ejerce y detenta el poder y el ejercicio de hacer respetar la Ley, para que no sea una letra muerta.

 

3

El utilizar la mecánica del taller permite hacer hábitos, desarrollar e implementar un instrumento de trabajo en un permanente reciclaje de la experiencia, realidad social, familiar y cultural de los participantes dentro y fuera del grupo. 


El mismo que permite encaminarla hacia un proyecto propio como producto de la reflexión/ planificación/ acción/ reflexión luego acción/ planificación/ reflexión/ acción: Plan de acción donde refleje y replantee las formas asumidas, el manejo de la espontaneidad, las expectativas, acuerdos, necesidades de cambio.

 

Recordando siempre que toda historia particular enmarca y demarca sus significaciones y significados en los efectos de sentidos e intencionalidades producidas y a  producirse  en  la estructuración permanente  del sujeto y el grupo social. 

 

Toda experiencia está  anudada y estructurada en un lenguaje individual y colectivo con efectos particulares y generales o concernientes a la cultura e historia que se participa.

 

Los contenidos de la programación de la METODOLOGÍA DEL ESPACIO CREATIVO Y DE LOS DERECHOS Y DEBERES DEL NIÑO, involucran sistemas pedagógicos que tienden a la transformación integral del sujeto y de los espacios sociales, sean estos, familiar, educativo, cultural, social y estatal. 

 

Un sujeto transformándose y transformador en la construcción de una sociedad democrática  alternativa para la vida jurídica de los derechos del niño.

 

Es imperativo que los formadores en este espacio sean un apoyo, guía y orientadores permanentes en el proceso de formación y transformación del grupo. 

 

Implica una responsabilidad ética y técnica la conducción de estos espacios. 

 

A la vez manejar nociones sobre trabajo grupal, manejo de tiempo, canalización de las transferencias grupales, manejo y devolución de la información. 

 

Sistematización y seguimiento del proceso. 

 

Ser un promotor y facilitador de la escucha y el diálogo.  El instructor y/o coordinador debe ser un motivador y catalizador de las demandas de organización individual y social que surjan en la dinámica  del y proceso del grupo.  Debe fomentar la cooperación grupal de compromisos mutuos. 

 

Debe fortalecer y desarrollar las individualidades entre todos. 

 

Debe sistematizar con el grupo los encuentros y resultados para ir recreando y retomando sus experiencias.

 

Debe replantear, investigar y aplicar nuevos mecanismos para adquirir nuevos conceptos, retroalimentaciones, defensas e intervenciones en el ejercicio de la formación tanto académica como de la acción práctica con los niños.

 

Hay que permitir que el niño se asuma protagonista de su historia personal. 

 

Que identifique y ubique su campo de acción dentro de su vidas cotidiana y a proyectarse.  Que se sienta integrado a su entorno familiar. 

 

Que incorpore y asuma el respeto, la responsabilidad, los acuerdos, manejos de horarios y planificación de actividades dirigidas, semidirigidas y libres y deliberadoras como elementos dinamizadores y necesarios del hacer diario.


Dejar hacer que el niño se sienta pertenecer así mismo. 

 

Que es dueño y creador de sus producciones, con voz y cuerpo propio particular en todos los espacios: socio-familiar, educativo y cultural, político y  estatal. 

 

“Educar” al niño significa formarlo en relación al pleno ejercicio y cumplimiento de sus deberes y derechos constitucionalmente estipulados, y ala creación de una defensa personal en el desarrollo del habla, del pensamiento y de sus acciones en el lenguaje social, legal y terrenal. 

 

Al niño hay que devolverle su lugar de niño con su voz propia.

4

En la dinámica del proceso grupal es básico la necesidad de fomentar espacios de intercambios y evaluaciones cualitativas para comprender, disolver y dar seguimiento a los procesos de resistencias y cambios, como una  forma de reconocer logros y dificultades para que en la marcha se liberen los conflictos, se esclarezcan sus dificultades. 

 

Para que las estrategias se vuelvan más simples, y a la vez puedan abordarlas y responderlas con más precisión.    Hay que encaminar a los integrantes de los espacios creativos  a que  sean sus propios soportes y garantes de su ser creador, tanto en su gozo productivo, como actores de sus vidas y gestores  de cambios y transformaciones sociales.

 

Es por eso muy importante que las propuestas que surjan de los niños sean conocidas, discutidas, no politizadas, pero si apoyadas por las instituciones encargadas de velar por los intereses del menor.  Sea cualquier institución en función de la infancia, su objeto, es la niñez.  Y su obligación  es velar por los intereses del menor.

 

Las instituciones encargadas de esta tarea son: las educativas, familiar, mediosde comunicación, dirigentes barriales, de comités o de organización popular, directivos de instituciones públicas y privadas, sean de Centros de Salud, INNFA, ONG, CEPAN, Children Internacional, Comisaría de la Mujer, FODI, Ministerios de salud, cultura y social, etc, deben propiciar coordinaciones conjuntas para mejorar las condiciones de la defensa y la protección del menor, y potenciar las capacidades creativas, de salud física y de habitación social con el entorno


Por lo que es fundamental que el ESTADO, UNICEF, UNESCO asuman al menor como un ciudadano de derechos, tanto en el ámbito familiar, social  y legal.  Que su protección esté salvaguardada y garantizada.

 

5

En la metodología de los espacios creativos y de derechos del niño, se trabajará con las modalidades reflexivas, artísticas y recreativas en trabajos grupales como anteriormente se ha mencionado bajo la mecánica taller. 

 

En esta instancia  se dará espacio permanente a la crítica y autocrítica, al análisis y a la creatividad como los elementos dinamizadores que consolidarán el proceso metodológico de la producción creativa y de la defensa de los derechos desde el aprendizaje, formación y acción.  

 

Cumplir una tarea no impuesta, sino creada, asumida y reconocida como parte de la adquisición de los conocimientos.  Asumida desde las propias necesidades, progresos y dinámicas personales y grupales.

 

La mecánica y modalidad del taller a emplearse permitirá a los participantes conocer, apropiar, valorar, reconocer al yo al tú y al  nosotros.  Desde la palabra, tarea, y resultados de trabajos.  Que son medios, instrumentos  de intercambios e interdinámica como posición y oposición a la violencia. 

 

Un reconocer el valor del otro sin ser descalificado de antemano “por un supuesta incompetencia” o puesta  en escena de una nota degradante. 

 

Un no a la agresión física como regla de integración y límite con el otro.  La palabra a través del diálogo será el  espacio para la discusión y esclarecimiento de desacuerdos o impases.

 

Esta alternativa al diálogo es una apertura diferente a la palabra  y a su interpretación.  La misma que permitirá canalizar demandas, deseo, y a la vez creará una disposición particular para aprender a escuchar y evitar la distorsión del mensaje. 

 

Además, para  reordenar  la información receptada desde un análisis objetivo, crítico, sistémico, investigativo y participativo entre los integrantes y con lo que cada quien aporta.


No olvidando que  cada niño/adulto tiene un mundo propio, corporizado en la imagen que incorporado desde sus vivencias. 

 

Cada cual tiene un hogar, un orden de significantes simbolizados.  Una forma propia de afectivizar sus experiencias y habla.  Una concepción y representación de sí mismo e igual de las formas como ha asumido la “enseñanza impuesta” desde el orden del deber y del repetidor.

 

6

La modalidad artística incorporada en los talleres como un elemento fundamental en la metodología que planteamos, facilitará a la población considerada, un manejo  exclusivo y propio de libertad, de expresión, de espontaneidad, que les agilitará la compresión, esclarecimiento y formas de intervenir en sus realidades psíquicas, imaginativas, familiares y sociales. 

 

A la vez permitirá un desarrollo integral de las condiciones o cualidades humanas tantas intelectuales, afectivas, éticas y creativas.  Se fortificará la autoafirmación y la posibilidad de ser él mismo.  Esta práctica convoca y compromete la sensibilidad del niño, de los jóvenes de los  adultos, ubicándolos como sujetos creadores y transformadores de sus historias y de los otros.

Aprenden a valorarse, reconocerse, a cuestionarse, protegerse.  A crear defensas constructivas y no destructivas entre todos. 

 

La práctica recreativa asimilada y asumida desde el juego y el placer; desde el uso de la imaginación como capacidad de crear ideas y objetos no como espectadores sino como autor participante activo y soporte de su propio cambios, resultados, aprovechamientos y satisfacciones del esfuerzo y resultado como logro ganado por la constancia y superación de trabas, dificultades o desconocimientos superados.

 

En el proceso de la metodología jamás la reflexión va a estar separada de las otras dos modalidades, esto es, la artística y creativa, sino, que estarán articuladas sea en el resultado y/oa efectos del compromiso de la palabra la acción o viceversa. 

 

Las múltiples manifestaciones con que  el niño da a conocer de su concepción del mundo nace con cada niño;  Y cada  uno de ellos es una fuente a inventarse, a descubrirse.


Involucra al adulto a retomar su mundo reprimido y arrinconado, sometido y violentado. Lo invita a salir de ahí.  Lo cuestiona a decirse cuándo fui niño, cuándo dejé de ser niño y quién soy ahora en este disfraz de adulto jugando al mando y al poder de quién manda más y obedece más bajo la consigna del autoritarismo del grito, del golpe. 

 

Invita a preguntarse ¿Dónde estoy yo en este mundo de presentes, excluidos marginados, omitidos, y encasillados o tildados de… ?   

 

Esta nueva forma de convivencia  social enfatiza que los espacios creativos  y de derechos del menor son un patrimonio de todos.  En la que niños,  adultos y sociedad en general tienen que garantizarlos desde su cumplimiento y vigilancia permanente tanto en su concepción, aplicación, ejecución y seguimiento.

.

Lo particular y diferente que caracteriza como único al mundo del niño, y a lo que el adulto le cuesta reconocer y asumir es que desde que el infante nace es una persona, un ser humano, que entra al mundo del lenguaje para formarse desde el orden de las palabras de sus padres, de los signos y códigos sociales.  Bajo la “peculiar” consigna de  sus deseos y el propio.

 

Solo con el desarrollo de una metodología como la que se ha planteado se podrá  consolidar un sistema humano, de lenguaje, político, educativo, creativo y transformador. 

 

Desde el niño y con los niños.  Por y con ellos. 

 

Con voz propia no manoseada.  Con propia presencia.  Con aceptación en todas las instancias sociales como únicas formas  de canalizar sus deseos, demandas, necesidades y propuestas.  Hay que dar una respuesta Nacional.  ¿será posible, de una en una y cada uno con un NOS…?

 

La formación hacia un ciudadano nuevo permitirá ampliar y renovar perspectivas en las diferentes instituciones, sean estas, estatales o privadas encargadas de la seguridad de la  infancia.

 

Carmen váscones
1991

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 78 seguidores