jump to navigation

LOS YO DES-HABITADOS, por carmen váscones abril 27, 2009

Posted by carmenmvascones in carmen vascones, composición, crónica, Guayaquil, Lectura y Reseña, los yo deshabitados por carmen vascones, POESÍA.
Tags: , , , , , ,
add a comment

 

A los asentamientos torcidos del lenguaje, le acompaña el éxodo del sudor, de la frente y del parto con dolor, lugar, donde las palabras labran la mortalidad fecunda de los devenires humanos. 

 

Cada lección es una certeza de las  estaciones  interceptadas entre los horrores de la sintaxis y las inscripciones de los interrogantes que desembocan en las puertas del perpetuo tiempo del amor. 

 

Sitio, donde las conjugaciones del  génesis serán por siempre las transgresiones finitas del signo femenino y masculino en la que no habrá jamás un paraíso perdido, peor aún a encontrarse; ni el tal vez de la mitad perfecta de una costilla, ni el juicio final para descansar el séptimo día cada vez que la obra de lo humano deposite su humor y los ecos de su risa en la historia, allí, donde la polilla estará royendo el tomo número tanto del siglo XX, en la página tal, que habla entre lo que se deja leer…

 

El diluvio de los pares impares del vaivén de los días, en los que nadie se baña dos veces en los mismos cuerpos, porque nuevas caricias corren por ahí; donde los olores de la esperanza revierten su  fatalidad sobre la espalda del alma olvidada en el velador del mundo. 

 

En el sucre que cae en la rokola del atardecer y suelta el disco de los sentimientos oprimidos entre tantas jugarretas y jaquecas vencidas entre prisas de veranos y de interiores acercándose a los veredictos fugaces de su decreciente y creciente  constante.

 

Sobre la pluralidad de los acertijos de tantas circunstancias ceñidas a los detalles que será la coreografía del encanto abandonado a los imprevistos del reloj detenido de la catedral; al abrazo del estero a una canoa que deja apenas ver dos figuras desde el puente; de los que ríen y persiguen las huellas de las enredaderas podadas por los jardineros de cualquier parque.

 

En el hombre que compró un pequeño ataúd para el hijo que no llegó a cumplir un año; en la madre que como flor deshojándose sube al bus que converge en uno de los lados del parque  la Victoria para quebrar su recorrido por Pedro Moncayo y otras calles rectas hasta que pasa por en Centro Cívico, Registro Civil, Hospital del Seguro, otras ciudadelas, La Naval, hasta que gira cerca del Portón del Puerto Marítimo, avanza en su recorrido, marca otra virada en la que roza a distancia el planetario y continúa con su ruta hasta el mismo punto del sur, donde ella da un bostezo, gritará, – en la zanja – Mientras el cobrador  recuerda, – quién más se queda – en la Florida Uno.

 

En el hombre que le comenta al otro hombre que está cansado de salir todos los días a las cinco de la mañana al trabajo para llegar justo.  El que está a su lado da una chupada al cigarrillo y le comenta que el fin de semana va a ser diferente porque se festeja la fundación de la ciudad, fiesta en las que se podrán tener unas horas para embriagar el desaliento de esas mañanas que ya no son mañanas, que habrá que ir a buscar unos amigos que trabajan en la seis de marzo para poder rasgarle con música a la indiferencia.

 

Dar en la llaga del desencuentro y en la nuca de lo vivido. 

 

El límite entre la ausencia  y el combate emprendido en la lumbre de la conquista.

 

Como himno nacional se escucha las nostalgias entonadas en la gravedad de la venganza hecho puño y voz, música y ellos, del “ódiame por piedad yo te lo pido, que si tu me odias quedaré yo convencida/convencido de que me amaste mujer/hombre con insistencia, pero ten presente de que acuerdo a la experiencia tan solo se odia lo querido”…

 

Pero el traje humano insiste, encuentra, busca entre los faros y las sombras del portal agarrado al destello del tragaluz, de un arco iris donde gire la risa sin reservas, donde el presente sea la oportunidad de la travesía, donde nadie se anule en la letanía de la ilusión  del tal vez alguien, algo. 

 

Sólo estás en lo puntual del cuerpo. 

 

A cada cual le toca significar con la metáfora de su nombre el recorrido de las palabras que se re-escenifican en los actos de sus sentidos.  Humanizar al yo, significa, sentirse más dueño de la aurora.

 

Cada intimidad lleva consigo la superación de interpretaciones  y del valor que cada uno le asigna y encuentra.  Cada nueva perspectiva significa creer y crear nuevos crepúsculos que impriman el horizonte en el surco de cada ser.  Por siempre lo  reconocido desconocido y conocido en la oscuridad del  sí mismo: yo-sé, no sé.  Nada de mí.

 

Es el “cansancio de vivir el que ha creado el otro yo” sinónimo de no-vida, del deseo de no-vivir.  El otro espejo con los estigmas de los tributos.  La belleza desaparece cuando se medita en los acontecimientos de la historia. 

 

La ordenación del fin es ya una ilusión; por eso dice Nietzsche, “la verdad es fea”.

 

Cada cual quiere decir algo distinto de lo que dice.  Querer narrar ya sus propias vidas es la expresión de sus deseos, del volver a vivir instante a instante. 

 

La manecilla del retorno donde dejan que el amor se despeñe en el cuerpo y caiga como catarata  entre el marasmo del silencio y la sentencia de la soledad alrededor del azar que hoya sobre  palabras póstumas y los reciclajes de las evidencias. 

 

Los deseos humanos no decaerán, huyen a las tentativas de la calma, su rito es insaciable, Estás más allá y más acá de la poesía, de los ritmos del atractivo sexual, de las filiaciones de las particularidades.  Su  presencia son símbolos anclados en los sonidos del lenguaje regodeándose en la pleamar de la invención.

 

Entre el humor de hacer nuevos recuerdos y el imperativo de crear nuevos mandamientos para decirse entre los otros dejen de someterse los unos a los otros. 

 

Para poder hablar desnudo sin la hoja de parra que cubra los rostros, para dejar de ser la presa de los dientes escondidos en la felicidad armada de  la defensa.

 

Para dejar de pisotear las desemejanzas. 

 

Para dejar de ser un adicto embotellado en la moral embriagada de un señorío sobre sí misma, donde la hacen ejecutar como tirana agazapada en la razón, el saber, la conciencia, los  llamados valores. 

 

En dejar de ser los esclavos de la decadencia.

 

Los hechos jamás podrán ser deshechos en las tablas  rotas y estrelladas entre los espejos de los adversarios habrá una tachadura que se encargará  de las reincidencias, insistencias, de las fallas, de las huellas fallidas de todos los días. ..

 

El prójimo no soy yo ni los otros.  

 

Siempre serán unos extraños próximos, diferidos en las transferencias del sentir conjugado en la palabra y su efecto, el acto, semblante de la nada vestida de pasado mañana.

 

Cada cual atraviesa la muerte y la vida simultáneamente, y si no se reconoce este movimiento a la vez, se está destinado a ser el asesino del acto, del verbo, del amor. 

 

A ser el cadáver habitando a los yo de ficción  comandados por el amo de la mortandad.

 

Lo único que escapa al humano, es que no existe prueba de amor para el deseo.  Su hipótesis se convierte en diálogos entrañables e interminables de resonancias en “confieso que he vivido”.

 

Quién está dispuesto a soportar,  acompañar la levedad de la palabra que transita las viejas verdades con ruta hacia la des-dicha, en donde la emboscada del mundo desata su tormenta en la soledad de un útero desierto. 

 

Mientras, asómate, o abre la puerta y  mira ve qué haces.

 

La luna declina su propio desencanto en una pareja de ancianos que cierran las persianas de su habitación.

 

carmen váscones

1988

 

Abdón Ubidia sueños de lobo, por carmen váscones abril 22, 2009

Posted by carmenmvascones in abdón ubidia, abdón ubidia sueño de lobos, carmen vascones, composición, ecritor ecuatoriano, ensayo, escritor abdón ubidia de ecuador, lector, lectura, Lectura y Reseña, libro, libro sueños de lobos de abdón ubidia por carmen vascones, literatura, Novela, quito, reseña, sueño de lobo.
Tags: , , , , , ,
2 comments

SUEÑOS DE LOBOS

“Tal parece que el cansancio acumulado en tantas noches de insomnio le empujara por detrás de los ojos, muy dentro de su ser. Después de todo, si el insomnio siempre es inoportuno, y esa es su condición ¿por qué razón no ha de serlo también el sueño?”

Abdón Ubidia
El lobo entra al círculo del insomnio, muerde el tiempo, los sueños se desvanecen junto a las manecillas que sostienen el cadáver de Dios.

En el nombre del padre, mi infancia, oración del juego destruido en el sonido metálico del reloj.
La palpitación insoportable libera la locura del que dejó de ser soñante. “Reza para calmar su orgía sin oniraciones, monologa para el silencio, “en algo calman mi angustia del sueño de los demás”.

No sabe qué hacer con el espacio en blanco que digita la desocupación del caos en la matriz de dos ojos pegados a la dilatación de la córnea.

Sale la luz de las tinieblas.

El trasnochador no tiene sueños, los perdió en la celebración de su nacimiento.

El trajín yace agolpado en la negación errante del hombre envuelto en la memoria del proceso donde toca su límite, el desvelado.

“Hora en la que existe”.

La soledad de su existencia troca la vida en su cuerpo sometido a la lucidez del sobrecogimiento del mismo amor cargante del deseo.

El alma gemelo del cero es la muerte naciente en el reflejo que se desliza en la mirada de “un ser como yo”.
Frontalidad de la angustia desamparada del adicto nocturnal que asoma sus retinas en la red del simulacro.
El aullido de la aguja recoge el espasmo bronquial del criminal, el cuerpo atrapado en la rueda del prófugo gotea contra bandas como señal cómplice del resplandor.

“Me he convertido en un hombre de la noche, en un hombre lobo”.

El animal no duerme, la espera del sueño no llega, ni siquiera la fatiga prestada lo noquea. Su cuerpo huye del descanso.

La angustia se instaló en su apetencia, vive un estado de alerta, como de sirena anunciando acechanzas agazapadas en los párpados.

Nada lo detiene al caminante del deber el haber y no pago.

Su fe, un ángel de la guarda que lo deja noche y día solo para probarlo. Su credo, un insomnio pasando por alto los templos y los miedos.

Los confinamientos del pánico y la soledad están detenidos en los encandilamientos desprendidos por un espacio libre en el rompecabezas del tiempo reacio a incorporarse en la graficación de su uso.
Su consumación: un cuerpo, una noche.

Trasnoches. El sueño no reparado, en un hombre que no puede o muy en el fondo ¿se cansó de dormir, de soñar?
El protagonista de la novela se oculta en los sueños de los otros. Él es un merodeador marcado por la manecilla de su rebeldía, por la onda de su radiación cerebral, por los golpes mentales de su inconformidad.

Por su propia muerte no entendida en el género que conlleva su pregunta. ¿Dónde estoy? Su anhelo de no saberse y saberse, lo manipula, lo confunde, lo condena a estar en alguna parte, a ser en el pronombre de su identidad, el tramador del sueño o solo un hombre desesperado en las trincheras del común denominador.

“En la noche sin límites, yo me voy de tumbo en tumbo, a veces enloquecido, errático, por los sitios del pasado que marcaron mi vida o que la configuraron – si es que alguna forma tiene – huyendo inútilmente de las caídas y de los abismos, buscando inútilmente permanecer en los recuerdos felices, en las treguas, en los olvidos”.

En la vigilia empuña la caja fuerte. Ajusta. Se va. Allí se arma y desarma el castillo de naipes, allí se pega la carambola sobre el lienzo verde.

Allí se oprime la jugada de los contrincantes.

Allí donde el tú y el yo se fusionan en la búsqueda agotadora de la salida que se precisa en la imagen que se construye y destruye de la realidad que se pisa y se evade.

Donde ya se verá quién se es.

En el boquete de la mente la frustración roe sueños ajenos, los propios evaden fracasos en los laberintos de la codicia atormentada en las manos vacías del que no tiene nada al despertarse.

O simplemente o peor, haber estado en vela del esqueleto todo un siempre, como un faltante que no cuadró nunca y no se lo detectó, pero que estuvo ahí.

Frente a frente. En silencio y encubierto.

En los malabares de la conjetura de asaltantes hambrientos, soñar no cuesta nada, solo un riesgo pleno, como As bajo la manga, como sucre cayendo en la rokola y tocando la escogida.

Como un corazón rojo en la espalda del hombre que cruza la niebla y dejar brillar algo. El átomo de la razón se desintegra en el escozor de los maniatados.

Los humanantes cierran su vulnerabilidad en la edición de sus anhelos, se contagian contemplando la caricatura del espéculo arrojado desde la inocencia.

El sentimiento parecido al amor se escurre en los andamios del reloj que brota en la boca de la tierra.
La rotación del las palabras choca en los cuerpos.

La existencia, un monosílabo en los silencios y equívocos de la huella nómada en los desprendimientos de la memoria: su fósil, marcado con los señalamientos del propio desgaste.

Bajo la mampara de la interpretación alguien oculto escarba en su pellejo. ¿Quién está en él?

“Jamás supieron nada de mí. Nunca lo sabrán. Qué pudieron saber ustedes del niño que usaba como pretexto el disfraz del hombre lobo para tocar a las niñas b buscarlas, muy dentro de sus vestidos… ”

“Qué pudieron saber ustedes del adolescente que se reunía con oscuros conspiradores que soñaban en gigantes rebeliones que incendiarían el mundo. Qué iban a saber ustedes del hombre que descubrió, con una lucidez extrema, que la vida organizada… no le concernía… ”

Quién puede escuchar la confesión del testigo sometido a su propia pena. ¿Quién condena la anticipación del caso?
El perdón se pierde en los brazos convictos de la culpa, el perdón se encuentra sometido en el sinsabor de las ganas de vivir, el suplicante crucifica su redención en la reiteración de nuevas confesiones a ser ungidas en la confirmación de su dolor y soberbia.

El cabecilla intelectual sabe “que detrás de un autor policial, por ejemplo, hay un asesino que no se decide a asesinar”, el lobo salido de la manada “sabe o recuerda, que cuando se desea a una mujer y no se la posee, entonces se escribe un poema.

Cuando se la posee, el poema ya nos es necesario. Y solo volverá a serlo cuando la mujer huya…

Sabe, además, que lo escrito no es cierto para los individuos en las soledad de su corazón.
Porque se escribe para no ser uno mismo”.

El tiempo se inserta en el acto, demanda a su actuante, lo obliga rendir cuentas, a minutar su posesión. Instiga en el punto tambaleante del instinto, la debilidad del indeciso se doblega a su falta de convicción.

Quiere ser alguien a como de lugar un maleante de la lujuria noctámbula.

Ser impreso en las páginas de la crónica roja. ¡Que más da! Está echada la partida.
Me toca, te toca.

Inventariamos la ruta, en su rumbo el peso de la pasión quemando los rastros. Exclamación. Morir después de vivir al precio que sea. Al paso que llevo. A paso del paso. Al asalto…

“El tiempo de la ansiedad es eso: existencia pura, energía pura, la máxima concentración de nuestro ser en un orden, él de los relojes, que no atrapa y no niega a la vez…”

Cansancio, deseo de dormir para nunca acabar. Deseo de dejar de aullar en el hocico de la realidad. Deseo de no saber nada. De …“No sabe que el peligro está en no saber acercarse al filo de un abismo. Y no en tener el valor de renunciar a él”.

Demasiado tarde, los lobos se dispersan bajo la luna llena del escrito.

El escritor se levanta, se pone su abrigo y sale a recorrer su viernes acostumbrado.

carmen váscones
14/3/95

——————

<

LECTORES TESTIGOS EN PRIMERA, SEGUNDA, TERCERA Y OTRAS VOCES DE ALGO MÁS, por carmen váscones marzo 28, 2009

Posted by carmenmvascones in anécdota, aprendizaje, composición, creatividad, cuento, ideología, infancia, lector, lectura, literatura, placer sonoro, psicología, saber y crear, testimonio, violencia y genero, voz propia, voz y lectura.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

 

 Testimonio 1: (respuestas de grupo de jóvenes de colegios fiscales y particulares  que participaron en un taller organizado por la Casa de la Cultura  de Manabí, Portoviejo, 2000).

El descubrimiento del placer por la escritura literaria (libros)  ¿ a qué edad?  El placer por la lectura lo descubrieron  la mayoría entre las edades de 8 –10-11- 12-13-14-15-17; algunos a los 6; alguien a los 28, algunos todavía no lo descubren. Y los que tuvieron la dicha de leer tempranamente en sus vidas.

Con y cómo:  Con un libro viejo que abrí; leyendo títulos; cuando me enamoré por primera vez; cuando empecé a leer y a escribir; en el colegio me encantaban escritos de otras personas; siempre me gustaba escribir, era inquieta con las manos, con lo que sentía, pensaba o veía lo plasmaba en  versos; la motivación de la profesora y ayuda de mamá; inspiró y motivó novia al hacerle un poema; cuando me dieron de premio un libro hermoso de las expresiones;

Poesía: campo de amoríos con mi compañera de batallas; el profesor motivó a la lectura; leyendo continuamente cuando estaba triste o alegre; necesidad de expresar; leyendo y a la edad que empecé a escribir, cada vez que escribía siempre aprendía más; descubrí mirando a la sociedad actual, nuestro país, sus  problemas, leyendo. 

Los que no han descubierto: yo no sé que es la literatura; no he descubierto el placer por la escritura; no se descubre sino que se nace.

 

Testimonio 2

El niño tiene 7 años, la madre atrás, grita, estoy cansada de controlar deberes, se queja,| tengo que amenazarle, a veces hasta pegarle. Él,  aparece, como que le resbala, la mira de reojo y directo, la mujer se ofusca.  Mire, cómo me desafía, me dice que eso es maltrato, el  chico se esfuma. Continúa, eso sí, una vez que se sentó los hace en un dos por tres, es rápidisimo, incorregible, se levanta, va y viene, es inquieto, no le gusta que lo mande.

 

Su dificultad, que espanta de tantos rojos, está en las letras, en  matemáticas es veloz,  le gusta los números,  las letras no, para qué tiene que aprenderlas, lo enfurece repetir, parecerse, cuando ya no soporta, rebelión, -no y no, por qué tengo que hacer la letra como le gusta a la profesora, si a mí me sale otra, la borra,  así no, así hazla como está en el modelo, hasta terminar la plana-.

Quién puede con él dice la madre, además, reconozco se esfuerza, pero, la maestra, le pone observaciones, esmérese más.

 

 Testimonio 3

Está en quinto de básica, la niña tiene que llenar después que lea una guía de preguntas de un libro de cuentos escrito en inglés, que ha escogido en la escuela. La tarea tiene que hacerla en casa el fin de semana, ya todos los otros deberes están hechos, solo falta este, dice que la lectura tiene muchas palabras que no comprende, es muy difícil, y no lo puede hacer sola.  La mamá ha estado muy ocupada y no la ha podido ayudar.

La pequeña está pendiente y anda con el libro, el diccionario, la carpeta y la pluma  en manos de aquí para allá, esperando el momento de ser atendida y resolver.  La noche del domingo esta en sus narices, bosteza,  le dice a la madre que le ponga una nota a la maestra y le explique por qué  no ha hecho el deber. La señora está más que ocupada, apurada,  resolviendo trabajo pendiente de su oficina.  La niña cansada solo atina a meterse en su cama, antes, dejó en el piso todo el peso inconcluso.

La madre cuando llega la hora de ver que hacer con  el asunto del deber, se dice para sí, mejor, se lo hago.  No quiero quede mal. Los profesores a veces no comprenden las explicaciones de los padres y solo exigen, sin pensar en nosotros, total termina leyendo el cuento y llenando la guía e imitando la letra de su hija.

Aparentemente asunto finished. Hablando en voz alta como quien nadie la escucha, dice, después estudiará el cuento y lo revisaremos juntas, como justificándose la señora explica, el método en el colegio es bueno, le hacen leer una redacción por semana, y la trabajan en diferentes situaciones. La cuentan, la representan, buscan palabras, la hacen oraciones cortas y largas, la hacen contar todos los días por turnos en los niños para mejorar la dicción, pero lo que ocurre que este otro libro es diferente, no es igual al de ejercicios de contenido que usan en clase, es más difícil. 

En la nota que puso a la profesora le cuenta que al hacer el deber su hija le resultó muy difícil llevarlo a cabo, por  la falta de comprensión de la lectura. 

    

Testimonio 4:

Está la niña de 4 años que llama y llama a la mamá para que la haga dormir y le cuente un cuento. La mujer, se saca el maquillaje, se baña, se pone la crema, de reojo mira la película. La niña vuelve, insiste, hasta que se pone a llorar,  pidiendo, -quiero que me  leas el cuento-.

La mamá se apura, le dice -ya voy-. Su esposo ve fooball. Una vez puesta la tentación, va al cuarto de la nena. Se mete en la cama, se pone bajo la sábana, garraspea,  -a leer se ha dicho-, se pone toda la contadora, en menos de lo que alicia de las maravillas entra al espejo, la voz y la pagina como que se borran en sus pupilas, la niña, le dice -estás cansada-, yo te leo el cuento, toma las riendas, la pequeña cuenta la historia que lee en las láminas, cuando supone que terminó, le dice, -anda a dormir-.

 

 

Testimonio 5   

El niño tiene que leer el libro que le han mandado para las vacaciones, está reacio, se queja, por qué tiene que hacerlo si está en sus vacaciones y en su tiempo libre, ya salió de clase, además pasó, qué más. Mientras dice esto, está con el libro en las manos, a veces lo mira, lo deja, coge su muñeco el hombre araña, lo lanza, pusssssss, se calla. Comienza el  disgusto, pareciera que provoca.  La saca de casilla, la señora se exaspera y lo persigue. Y lo persigue con la zapatilla…

Esta encargada de hacerlo leer, está a punto de perder toda la paciencia, dice,  se le crispan la punta de la sonrisa, el tono se va poniendo color fuego,  el niño le dice por qué te enojas. Está bien, voy a leer, pero solo un capítulo. 

Se pone a leer casi como acostado en la mesa, la mamá le dice siéntate bien, -ya, estoy leyendo, no me interrumpas-, se equivoca en una palabra y la madre lo corrige, y le dice repite de nuevo la palabra, el niño refunfuña, y se va desanimando,  otra vez lee y se equivoca y es corregido.

Hasta que él mismo le dice a la mamá, pero siquiera déjame terminar el capítulo y después vemos en qué me he equivocado.

 

Testimonio 6

Hay un grupo de niños de diferentes edades jugando a que leen un texto corto y lo están grabando con el fin de ver cuantas veces  se equivocan, quien más y quién menos.  El juego es  hacer la ronda, darse turno, una vez acabada la vuelta, contarse las faltas, así se pasan,  ven quién falló más, no lo abochornan, lo apoyan, y vuelven con otra ronda con el mismo texto, sin darse cuenta del tiempo que corre, no se apuran, nada de aburrirse Ellos mismos son su autocontrol, cada uno se esmera en leer mejor. No hay censura ni nota ni apúrate. Se vuelven a escuchar, caen en cuenta que han mejorado, y dicen la última vez, para ver  si ya no me equivoco. 

Se disfrutan, no hay rivalidad, sienten orgullo, están atento al otro,   

Ríen con mucho humor  y se toman muy en serio, es un juego aparentemente simple, tan refrescante, y miren ustedes, sin ninguna calificación, ni profesor de por medio.   Este grupo estuvo formado por 4 niños de edades diferentes.   (6 niña, 8  niño, 10 niño, 11 niño, 12 niña). 

 

 Testimonio 7

El niño va feliz con la flor que ha hecho, tiene 7 años, se la muestra muy contento a  su profesor, este la revisa con brusquedad, le da vueltas y se la rompe,  le dice, que está mal hecha, lo manda a hacer de nuevo.  El niño se va mudo y cabizbajo.

 

Testimonio 8

La chica está entre sus 11 u 12 años, en clase de manualidades, es zurda, tiene dificultades con el bordado, se sale de las líneas, y las puntadas no son precisas según el molde o patrón que pide la profesora, le hace desbaratar una y otra vez, y nota baja, hasta que su madre cansada, paga a una experta bordadora, la niña mutis, cómplice obligada, porque no le queda otra, sin poder y mandada se lo presenta a la profesora,  esta le pone 20, no sin antes decirle: -hasta, que al fin  lo lograste-.  Llega con vómito, dolor de cabeza a su casa.  Sin ganas de verse en el espejo.

 

Testimonio 9

Una maestra que trabaja con niños de jardín dice, los niños aprende con más rapidez los fonemas o las palabras  que están asociadas con  imagen, por ejemplo, la propaganda de la imagen de la coca cola, y el fonema co lo reconocen porque  ya lo saben de tanto verlo, lo que  facilita una lectura más rápida y a la vez puede aprender a generar otras por relación, parecidos, asociación o familiaridad, los niños escuchan, ven y pronuncian el objeto  reconociéndolo sin dificultad. Ella, considera que hay que ir cambiando las imágenes tradicionales de la enseñanza  y aprovechar el ritmo y el tiempo , darle libertad de que ellos creen  palabras, dejarlos hablar, conversar. Expresar.  No son autómatas.

El profesor tiene que salir de lo caduco: sus mentes atiborradas de manuales y conocimientos aplanados por el saber medido y ganado, tiene que soltarse,  meterse en el espacio presente del niño, aprovechar los recursos de cada tiempo. Vivenciar. Reaprender. 

 

Testimonio 10

El profesor,  dice, que mi hija  no sabe redactar, que no sabe resumir, que copia la información, que no la pone con sus propias palabras.  Mi hija cuando me cuenta lo que sabe, lo hace bien, pero, su problema está al tener que escribirlo o qué.  ¿Cómo la ayudo?

 

 Testimonio 11

Cuando daba clases de expresión creativa,  incluía ejercicios de  pintura, con diferentes modos para estimular la imaginación y la expresión libre de los chicos,  cuando hacían sus obras, les pedía le creen una historia, y si los niños no sabían escribir, me convertía, en la secretaria, les copiaba lo que ellos me dictaban, relataban de lo que veían, o muchas veces le pedía lo contrario, primero la historia y luego la  dibujen.

 

Testimonio 12

La chica está en el último año, está desesperada, le han mandado de un día para otro que haga una canción, le ponga música y la grave en un disco.  No puede más, rompe a llorar, tiene que hacer otro montón de deberes, entre eso matemática, física y lecciones. Casi todos los días se acuesta a las dos o tres de la madrugada porestar estudiando y cumpliendo con lo que el profesor pide y exige.

 

Testimonio 13

La chica tiene 13 años, es recontra buena alumna, notas puro 19, 20,  escolta,  participa en un taller de pintura que apoyo, mientras juega con el lápiz buscando la forma de su idea para hacer el boceto, me va conversando de su profesora de dibujo técnico,  cree que es injusta y de paso amargada, porque le puso la nota 19,5, le digo es muy buena nota,  -no es por eso-, me refiere, es que mi trabajo estaba perfecto, tal cual, como ella lo pidió, no faltaba ninguna medida, continúa, lo que pasa, es que siempre está viendo los pero,  los defectos, las fallas, no se contenta con nada, y por qué lo de amarga, le hago recuerdo, ah, porque es una profesora vieja, casi, solterona y vive rodeada de gatos, creo que le falta amor,  tiene mucha soledad.

Con gato o sin gato, algo pasa,  qué tenemos que hacer nosotros con su situación. 

Le pregunto, si siempre es así, a lo que me responde, -no-, a veces sonríe y hasta conversa.  Qué tal si le buscas el lado que la ablande, que la acerque, cómo sería un dibujo toda ella rodeada de sus adorados michifu.  A lo mejor un regalo la pone contenta donde sienta y vea que alguien le reconoce algo, la toman en cuenta, a lo mejor está provocando, claro, que ningún estudiante tiene que pagar el plato roto, del estado de ánimo del teacher, qué dices.  Me contesta,  –voy a pensarlo-. 

Una próxima sesión de pintura, la chica, me comenta que hoy la profesora les contó algo de su propia vida, de cuando cuando era de la edad  de nosotras…   

 

Testimonio 14

La madre, me comenta, – hay una profesora que pareciera que le tiene fastidio a mi hijo, el niño  tiene 7 años, él se esfuerza en hacer la letra bien, en leer, diría en demostrar que sabe,además, en quedar bien con su maestra, pero ella como que se las cogido, y ya me tiene cansada.- 

Otra vez me vuelvo a encontrar con la misma madre y me dice sorprendida, -a que no se imagina lo que pasó, era el cumpleaños de la profesora,  como usted sabe, hay que darle un regalito, para que se sienta bien, pensé, veamos qué, y  que no sea caro. Me iba a comprar sola, pero el niño me dijo, mamá yo quiero escoger lo que le vamos a dar, bueno, nos vestimos, y salimos. Nos fuimos a un supermercado que tenga casi todo al alcance de mi bolsillo;  íbamos que  mirábamos, hasta que se me perdió entre separadores y  mercadería, lo busco  desesperada, iba de un estante a otro, y lo encuentro con una expresión plácida, como que al fin daba con el clavo, yo no tenía claro que pasaba, solo que lo  encuentro frente al área de la ropa interior, viendo sostenes, calzonarias, por la desaparición de su desaparición momentánea,   no armo alaraca. Sino, que le digo, vi por ahí una cosa, me interrumpe con una cortante pose de agrandado, con un -no, ya sé lo que quiero para la señorita, me apuro con un -qué- toda sorprendida y sospechosa, me señala y afloja su lengua, todo seguro dice,  –este sostén-, me quede aturdida, quéeeeeee. 

-Si quiero ese-.  Yo pensaba, si así no más le tiene fastidio, que dirá,  con qué se las cogerá ahora. Le quise cambiar de idea, insistió e insistió, hasta se molestó, y no quedó otra, empecé a calcular de qué tamaño serían, atiné, ni tan grandes ni tan chicas, como las mías, ahí va, no quedo otra, lo compré, lo hice envolver en papel de regalo. Mi hijo al día siguiente se fue muy feliz con su obsequio. 

Hasta ahora no sé que pasó por la cabeza de la profesora, ¿y la de mi hijo?. Pero desde ahí es otra con mi muchacho, se ha vuelto amable, y hasta lo trata con cariño, no solo me cuenta sino que lo noto cuando voy a las reuniones, ya no se queja. A mi muchacho lo siento relajado y tranquilo,  sigue siendo como es, amoroso, responsable.  Uno nunca sabe que hace feliz al otro. 

Sostenga la idea señorita me dice picarona la mujer cuando se despide.

  

Testimonio 15

Llega del jardín está con sus cinco años rebosantes, entra a su casa, besos para la mamá que la recibe.  Antes de cambiarse el uniforme le pregunta, qué es pene,  se desconcierta, se aturde, piensa, que está entrando a las curiosidades típicas de la sexualidad de esa edad, le responde, luego, te explico, la nena, se fue corriendo, a cambiarse y jugar.

 

La mamá se pasa alguna horas leyendo sobre el tema, haciendo dibujos de los órganos masculinos y femeninos, los pinta en unos cuerpos bien delineados.

 

Lista para la explicación, está preparada.


Ya, en la tarde, llama a la hija, le dice, -ya tengo la respuesta-, la sienta, en la mesa pone los dibujos, con un tono suave va detallando lo que a cada género concierne, llama  a cada órgano con su nombre. Terminada la casi lección para la chiquilina, que miraba los dibujos como quedándose pensando.

La experta en el tema, cree que no estuvo clara, quiere explicarle de nuevo, la pequeña, le dice que quiere ir al patio. Cuando, se está yendo, se le ocurre a la señora decirle, por qué me preguntaste, toda apurada con su juguete piolín en brazos, le responde, porque en clase una compañera, dijo, ojala no pene.

 

 

Testimonio 16

(Respuestas  de bibliotecarios de colegios fiscales y particulares de  una experiencia de taller de animación a la lectura) Los bibliotecarios al contar y compartir con los participantes sus vivencias y aprendizajes tanto en el campo familiar como educativo comentaron que toda experiencia está atravesada por situaciones de placer y displacer. 

A lo que agregaron que sería importante no repetir moldes de dolor en la educación rígida,  ni hacer abuso de poder porque eso es una forma de corrupción, que se replanteen los métodos de enseñanza y disciplina y de tareas tanto dentro y fuera del hogar. 

El fomento al diálogo genera nuevas  lecturas, redes de vida y de acciones.  Y que las experiencias positivas sirvan para retroalimentación y a la vez ser compartidas. 

 

De su situación como bibliotecarios lo que hacen es: catalogar, clasificar, circulación de libros, armar carteleras cuando hay fiestas cívicas,  fichas, informes mensuales, fotocopiado, estadística,  inventariamos, coordinar con los profesores de estudios sociales cuando necesitan material como mapas.

 

Consideran que les falta: materiales didácticos, animación a la lectura para bibliotecario; apoyo de autoridades a las actividades de la biblioteca, material actualizados: textos para cada especialización; animación a la lectura para estudiantes; participar y ayudar como bibliotecario en el club de la lectura para los estudiantes; que nos vean diferente porque en

La mayoría de las instituciones se trata al bibliotecario como la persona que pasa libro.

Les gustaría: que se instale el programa –WINISIS y llegar a  integrar en la red. Participar en la animación en la lectura. Haya comunicación con los profesores de lenguaje y con las autoridades del plantel.

Poder informar a los usuarios el manejo, compartimiento y uso de una biblioteca. Que las autoridades nos apoyen a trabajar con los estudiantes y a incentivar a la lectura. Planificar y trabajar en equipo  con los profesores programas de lecturas.

 Necesidad  de equipo, de técnicas y preparación para el que va a realizar o trabajar en la red. Intercambio de experiencias, donación de textos repetidos. Conocer manejo de grupo y dinámicas de grupos, relaciones humanas.

Aprender a saber como trabajar con niños y adolescentes en redes de lecturas. Hacer campañas de redes de lecturas a concluirlas sin maratones donde no se entiende nada.  Leer en una continuidad inconclusa, donde se despierta el deseo a escuchar.  A ver cómo se te ocurre.

Por ejemplo TE INVITO A LEER, en la que involucre intercambio de lecturas y reflexiones. Hacer soportes de difusión de las redes de lecturas a través de los medios de comunicación. Maratón de libros para que las escuelas y colegios que no lo tienen y forman parte de la red puedan trabajar.

 

Del cómo se debería trabajar consideran que sería poniéndose de acuerdo con el profesor de literatura para formar los clubes de lecturas.

Comunicación del profesor acerca de los temas que los alumnos van a investigar para de esta manera facilitar la investigación a los estudiantes en vista del corto tiempo que ellos tienen para el trabajo.

 

 Practicar y aprender de la -Auto-observación y autocrítica; ser flexible en el trato con los estudiantes. Ayudar a los estudiantes a investigar.  Leer más.

Aprender a trabajar en equipo es formar una red que contiene una estructura; una organización; trabajo en equipo; asociación de ideas; intercambio humano; integración, proyecto de vida. Para constituirla  una red se necesita  :

 

Y sobre todo tener el deseo de hacer o participar en una red, hacer contactos, desarrollar un plan de actividades según formación y posibilidades; comunicación permanente; tener disciplina y objetividad en la tarea. Capacitarse en redes de lecturas.

Intercambiar experiencias. Determinar objetivos de redes,. Crear espacios de redes para actividades de promoción a la lectura; tener apoyo institucional para redes formales. Crear consenso para creaciones de redes informales; respetar procesos y crecimientos de redes.  Ubicar necesidades para hacer propuestas de redes.

 

Testimonio 17

(respuestas de grupo de jóvenes de colegios fiscales y particulares  que participaron en un taller organizado por la Casa de la Cultura  de Manabí, Portoviejo, 2000).  Al planteárseles la pregunta ¿Si tu fueras el profesor de la materia de literatura como te gustaría que fueran tus clases?

 Contestan: Clases sencillas práctica; clases cortas; enérgico y cómico, alegre  e imaginativo, que tenga paciencia y  explique; dinámico,que  trabaje con ejemplos y sin tanto conceptos, que facilite el conocimiento, que haga razonar; el maestro sea responsable ; que haga trabajar en grupos, participar en grupo y con resultados de trabajos en grupo en la hora de clase, que no exista distancia entre alumnos y profesores, que se pierda el miedo y el temor de hablar; provocar atención de los alumnos; con dinámicas para que el alumno no se aburra.

Fomentar la creatividad y la amistad entre los alumnos; fomentar práctica en poesía; concretar intereses, hacer animadas las clases y que llamen la atención; escuchar al alumno y motivarlo; con talleres porque son prácticos y provechosos, animados y participativos; vivos que despierten interés.


¿Según tu experiencia que hace falta en la enseñanza de literatura? Nos manden a leer obras literarias que nos sirvan para mejorar nuestra forma de pensar; compartir unión, alegría, sentimientos; entrar de forma divertida a los jóvenes.

Hagan las lecturas más actuales, más concretas, y para razonarlas no pidan conceptos tan extensos que sea pequeño y esencial;   más ánimos en las clases; que se interese el profesor más por el alumno; hablar sobre literatos actuales; dejar al alumno crear. Falta enseñanza en la forma de leer y acompañamiento al hacer poesía, ningún profesor me ha enseñado la materia como es debido y yo que soy de ciencias sociales.

 

Dar a conocer a escritores nacionales; más detalles en la explicación, desarrollar más confianza entre profesores y  alumnos; prácticas no teóricas con ejercicios que desarrollen nuestras habilidades; profesores preparados y no de gente improvisada que ni siquiera gusta de la lectura; falta talleres de literatura y en sí el amor a la lectura; la enseñanza deber ser participativa, sentirse, verse la interrelación maestro-alumno, dramatizar las obras,   que el estudiante interprete, elabore guiones, personajes,  proponga… 

 

¿Qué propondrías para mejorar la enseñanza de la literatura? Se den talleres, llevar obras literarias al teatro, fomentar la creación individual y colectiva; que los profesores sean honestos, hablen con el corazón en la mano, pongan humor, sociodrama con técnicas y creatividad; tengan claros los conceptos y no mezclarlos al momento de explicar; empeño en la lectura, dedicación, mejoramiento en el hablar de nosotros, en la escritura conocer y reconocer los signos de puntuación; implementar nuevos textos para trabajar; trabajo dinámico y en conjunto con los profesores.

 

Que haya bibliotecas y laboratorios de literatura en los colegios; nos den horas de clase libre para leer e investigar; que el estudiante adquiera hábitos de lecturas; crear incentivos de parte de los profesores,  que lleven lecturas estimulantes, además que el estudiante se de cuenta que la literatura no es estudiar nombres de autores y ver unos cuantos.

Que haya programación anual y concatenada de un curso a otro. Incentivar el amor a la lectura en escuelas, colegios y universidad. Que los libros de autores nacionales tengan un precio al alcance; crear talleres de literatura permanente; aprovechar el avance tecnológico, uso de videos, control y seguimientos de trabajos tanto prácticos y escritos, fomentar la investigación.

 

El descubrimiento del placer por la escritura literaria (libros)  ¿ a qué edad?  El placer por la lectura lo descubrieron  la mayoría entre las edades de 8 –10-11- 12-13-14-15-17; algunos a los 6; alguien a los 28, algunos todavía no lo descubren. Y los que tuvieron la dicha de leer tempranamente en sus vidas.

Con y cómo:  Con un libro viejo que abrí; leyendo títulos; cuando me enamoré por primera vez; cuando empecé a leer y a escribir; en el colegio me encantaban escritos de otras personas; siempre me gustaba escribir, era inquieta con las manos, con lo que sentía, pensaba o veía lo plasmaba en  versos; la motivación de la profesora y ayuda de mamá; inspiró y motivó novia al hacerle un poema; cuando me dieron de premio un libro hermoso de las expresiones;

Poesía: campo de amoríos con mi compañera de batallas; el profesor motivó a la lectura; leyendo continuamente cuando estaba triste o alegre; necesidad de expresar; leyendo y a la edad que empecé a escribir, cada vez que escribía siempre aprendía más; descubrí mirando a la sociedad actual, nuestro país, sus  problemas, leyendo. 

Los que no han descubierto: yo no sé que es la literatura; no he descubierto el placer por la escritura; no se descubre sino que se nace.

 

 

MEMORIAS DE UNA BRUJA, por carmen váscones marzo 19, 2009

Posted by carmenmvascones in amor, amor incurable, amor sexo y religion, brujerìas, composición, cuento, ensayo, fe ateismo y sexo, femenino y masculino, genero femenino, ideologia de la represion, inquisición, inquisición al cuerpo del delito: un amor evidente, lo sagrado y pagano del amor, memoria de una bruja por carmen vascones, memorias de una bruja por carmen váscones, mujer, mujer y hombre en celibato y pasion, prosa poética, relato, religión y sexualidad, sexo y sacerdotes, sexualidad oprimida y la hoguera, sexualidad y confesión, sexualidad y religion, violencia y genero.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

MEMORIAS DE UNA BRUJA

“es más bien por la fe que por la razón
que hemos llegado a no creer en el mundo de las brujas”
Ernest Jones

“Quiero me trague la bruja

para sacar mi

amniótica existencia

Para entregarme

a su paraíso perverso.”

carmen vascones

Abrumada la bruja no podía escapar a la tentación de sus sentidos y al temor del seductor, a la sensual figura del ángel, encargado del infierno, de sus pasiones. Anhelaba lo que la Biblia prohíbe a través de sus sacerdotes.

-Han exagerado mucho de mí los historiadores y el clero. Se han inventado cuentos y otros hechos que no ubico y desconozco-.

Pájara nocturna vuelas sobre tinieblas, ahuyentas al instinto. Te entregas al miedo. Soy tu fiel creyente, en ti no hay muerte. Insaciable condenada me obtuviste para siempre, ya no puedo callar. Tú eres mi mandato.

Hechicera labios lila, brote perverso, lengua profana, sabe a fuego tu cuerpo. Sacramento de la codicia voluptuosa recítame tus versos sacrílegos. Pagana no rindes culto a nadie. Conjuro del misterio, deseo de mujer. Bruja terrenal, amado sueño pronto hechízame.

Boca de luna tienes postrado a tus pies al unicornio. Sangra la noche su rayo en el cielo.
Relámpago de mil voces aconséjala que no se deje coger, ordénale que se presente como doncella del bosque. Que nunca deje la medianoche. El día solo como una invitación al placer de la víctima cruzando los límites entre lo animado y lo inanimado.

-Yo- criatura humana, inocente hechicera, mujer atractiva, conjuro de Dios, lecho eucarístico, sacramento del hombre, sólo provoco actos de encantamiento. Uno al amado con la amada.

Preparo menjunjes para que nunca se vaya de ella. Bendigo y bautizo por el bien del amor. Echo maleficios para espantar los malos espíritus. Anulo con hierbas y montes a los rivales de las rivales.

Pacto lecho nupcial por una solo noche. Alguna vez por siempre me hago sólo adorar. Celebro mi día sabático. Consagro sacrificios a nombre de mi cuerpo. Me baño de maldiciones y bendiciones junto a mi adorador poseído. Soy la reina cabal del silencio del mundo.

Atravieso como si nada sueños de cualquier durmiente, si me place lo transformo en persona, animal o cosa. Ahí está el juego. Yo también me convierto.

Me gusta me unjan, me vean como la única. Que sientas todo el poder de que soy capaz. Soy la obsesa del creador. Poseo el misterio del deseo. Llevo una sentencia de muerte. Mi cuerpo tiene el estigma del género entre las piernas. Pertenezco a la generación de la llamada peste, “epidemia de brujas”-.

Un renegador:
Estrellas díganle que su madre quiere almas puras e inmaculadas. Las echadas al olor humano vienen solas. Hay que atraer al círculo a castos y castas pudriéndose en sus cuerpos.

El mismísimo temido:

Yo los exorcizaré de toda culpa, de todo dolor. Y digo yo, el impuro. Me sacrificaré por ellos a cambio de lujurias y noches de luna llena. La tierra arde, veo siluetas encaminándose hacia mi caverna.
Hágase mi creación, espanto. Prendan el azufre, recojan mi cola. Cúbranla de peticiones, arrójensela a las sombras asustadas. Después ella vendrá y traerá enredada a los cuerpos que predican mis profecías. No se distraigan feligreses, caminen hacia su devota.

-Pienso: el estado perfecto del hombre es una plegaria encomendada a mi vientre-.

Yo feligrés tengo sed de ti, aplaca mi cólera viril. Onírica fantasía, retorno del sol, confusión de dios. Tú eres el centro de la tierra. Condeno a quién se oponga. Descúbreme en tus pupilas rojas, acógeme.
Páreme un hijo en el mismo día del unigénito. Sé soberbia. Tu nacimiento huele a sexo, alcoba de serpiente. Tu orificio salmuera redentora. Mujer de mí, madre de todos, siéntete grande como la santísima concebida-.

-Yo varona sabática, origen credo de la hoguera, madera primitiva busco al padre del retoño. Echo brote de fiebre, germen de mujer, creo sin señales de cruz. Fui ángel celestial y ángel terrenal a la vez.
Hombre alumbra los caminos por donde irán mis vástagos. Báñalos de ceniza y sangre. Día de gracia, días de persecución. Marco con mis lubricaciones los contornos masculinos. Besa mi pubis. Confiesa.

Humedezco la fe. Mojo con saliva el principio de la palabra en estado de comunión-. Los miembros se esconden en la culpa. Buscan una eterna. Dan con la música del cuerpo femenino. Su voz de paraíso derrota todo misterio prohibido.

Ella: la verdad concebida. Habla sin lamento, sin muro. Ama al prójimo sin miedo, sin semejanza, sin tabú .

-Voces:
Todos nos acostamos bajo el cielo oscuro y damos una misa de culto a los miembros de la secta. Velas encendemos alrededor del círculo y danzamos hasta medialuna.

Aumentan los seguidores, sus esperanzas siguen. Quieren más. Devotos de sí y de mí han ganado un mundo de magia. El poblado peregrino ha llegado.

El principio sólo es un verbo sin pecado original.

Libre el padre del hijo. Libre la madre del hijo, libre el hijo de los dos. Libres del crimen rival del tabú.
Dejó el secreto de serlo. Se alejó el hijo de la madre, la hija del padre. Padre y madre fueron. Hombre y mujer caminan. Atrás queda un árbol con el rostro grabado en el tronco.

Hordas infernales se riegan por todo el orbe.

Engendran nuevas leyendas con nuevos patriarcas y nuevas madres cercando la tierra de juegos umbilicales, de menstruaciones y ciclos recogidos en estaciones de barros, de coitos embestidos, de celos lunares. De guerras oprimiendo la victoria en cuerpos masculinos que no alcanzarán a llegar jamás al lecho de sus mujeres.

Hágase un pacto de lujuria. Bestias solo bestias. Hombres solo hombres. Mujeres solo mujeres. Hombres y mujeres encarnen su fuego, enfrenten la perversión de la palabra, derroten la condena terrenal.

Defiendan su libertad. La astucia y el engaño son los enemigos primordiales. Desprecien su imagen y semejanza. Echen sal a la eternidad. Cuidado, se alimenta de sangre. ¡Azótenla!. ¡Aléjenla!.

Confronta todo caos desde el principio de ti, de mí. Posee a la muerte, no le tengas miedo, no huyas de ella. Si te opones a su entrega serás un impotente más en el paso de los renegados.
Yo soy la posesión del bien y del mal. Concedo poderes. Hago de ti.

-No me rindan culto, sólo pido eso. Me quisieron callar. No volverá a ocurrir. Hijo rebelde, amor satánico, has llegado. Confirmo tu nombre, has sido salvado. Te rendiste a mí.
Fui víctima de los propagadores de nuestro divino señor.

Mi cuerpo y mi sangre alimentaron sus esperanzas. Me acusaron de haber hecho coito y pacto con el diablo para formar una nueva fe. Sólo sé, que forniqué con hombres, nunca vi al llamado diablo del que me adjudicaron ser su mujer copular.

Me han declarado criminal y mi maleficio no puede contra todos ellos-.

El clero preparó y propagó el camino de la inquisición. Ellos me atribuyeron un culto que era parte del rito religioso, combatían sus propios demonios que habitaban bajo las sotanas.

-De bruja idolatrada pasé a ser conocida como hereje. Dios, el diablo y el hombre eran un solo verdugo, el inquisidor. A mis alrededores encontré amuletos, piedras oradas, curas encapuchados, charcos de sangre, hogueras olor a carne humana y mujeres despeinadas volando encima de las iglesias.

Ha declarado la santa iglesia que soy una mujer que no tiene alma, que gruño de placer ante los cuerpos infantiles, que soy una apóstata, que debe morir para siempre. Han dicho que mis antepasados proceden de magas, adivinas, profetas, hechiceras.

Que yo debo ser la última de todas ellas. Suerte, lecho y muerte acompañan al sexo repudiado y acosado en la era de Dios-. Nada es peor que la verdad del oscurantismo. Li piel es la luz de la soledad tuya.

Célibes interrogadores hacen exámenes de conciencia. Obligan a confesar lo que no es a nombre de nuestro padre celestial.

Todo sea para ahuyentar al malvado y salvar al hombre. Lamentos, gritos, cacerías. Ira humana. Ira inhumana. La crueldad apesta. Cristiano tú también. ¡Vete!-

Dios huele a inquisición.

DIALOGOS DE MANOS Y OJOS POR CARMEN VASCONES marzo 5, 2009

Posted by carmenmvascones in canto, composición, ensayo, POESÍA.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

 

 

El SEMEJANTE DIBUJA Y CONTORNEA LA FORMA

 

DIÁLOGOS DE MANOS Y  OJOS

I

Estaban mis ojos mirándose en el espejo. Descubrieron dos canicas negras, no sabían cómo sacarlas. De pronto de tanto  dar vuelta con la idea  pidieron ayuda a las manos, estas se rieron sin parar. Hasta que por ahí  se puso la risa a descansar.

 

Solo así las manos pudieron  hablar sin interrupciones.

 

Enseguida dijeron: no ven que son ustedes mismos que se quieren coger y no pueden  ¿Acaso sus miradas no saben ver?

 

¿Cómo es eso de sus miradas? Preguntaron los ojos en coro

 

 ¿Tampoco saben quiénes son? Les contamos. Son dos miradas  con sus propias ventanas o claraboyas.

 

Los ojos con sus miradas y sus párpados realmente estaban desconcertados del descubrimiento acabado de hacer. Las pupilas estaban grandes, obsevando sospechosas, como nunca, querían salir para comprobarlo todo.

 

¿Dónde viven redonditas? Dijeron todas  burlonas y sabelotodas las manos.

 

 Continuaron de aquí para allá como cometas bamboleándose. A la vez dijeron a las dos mironas,  lo que podemos nosotras hacer es dibujar tocar formar y muchas cosas más, con y sin  ayuda.

 

 Ojos ojitos ojazos podemos encontrar otras figuras parecidas a ustedes sólo con nuestro tacto. Podemos sacar las sombras de sus escondites, hacer un zoológico en los techos.

 

Estirar la luz hasta ennegrecerla con nuestros dedos matantin pirulán. Podemos disfrazarnos de títeres, dar las mejores funciones, agotar con asombros, y persecuciones al silencio, hasta hacerlo hablar como un fantasma enamorado mirando a la luna escondida en los sueños.

 

¿A que no saben todo lo que somos capaces? ¿A ver pensemos? Podemos escondernos en la oscuridad y ponernos una corona de estrellas, hacemos que aparezca la reina madre  de las sombras como dueña de la noche y de las incógnitas para  que nos desdibuje, imite y persiga como serpiente con hambre.

 

Hacemos que el tiempo se alargue se recoja y desaparezca de un solo apretón, al espacio lo recogemos dentro de un punto, al sonido lo disfrazamos de adivinanzas, dijeron a dúo como brujillas con vestidos de  hadas.


Las formas que adquirimos son de películas de terror, de comedia de magia, son extrañas, parecen a veces el hombre elástico, murciélago persiguiendo su presa,  araña tejiendo su atrapasueño. Monstruos salidos de los cuentos, drácula atrás de la mascota.

 

A veces las sentimos como piratas que quieren robar el cuerpo  a los durmientes que han salido a pasear como sonàmbulos en la historia de pesadillas que transitan en la tierra.

 

Otras veces  son guardianas de los secretos del pasado y del presente de las andanzas de la silueta que avanza confiada del encanto inolvidable de sentirse ella y no ser otra.

 

Podemos lo que nuestra imaginación quiera.

 

 Ya se habrán dado cuenta, esto es como un jueguito, miren ¿dónde está el círculo? ¡Allá! ruedan las pelotas redondas  grandes y pequeñas. Sigamos buscando ¿Dónde habrá parecidas, iguales  y diferentes? Sigamos husmeando.

 

Veamos hay mucho más. Avancemos. Encontrando. Tocando. Merodeando.

 

 Hallaremos acertijos y  signos sin fantasmas, sin dificultad trabajamos como un equipo sin opresor.

 

 Y sin más Dijeron a dúo las dos manitos chau chausito chauson chao chaito, mueven que mueven todos sus deditos

 

Y como rodeando la despedida para demorarse un poquito más turnándose entre ellas mientras la una desaparecía como puño la otra aparecía ni corta ni perezosa moviéndose como abanico con sus cinco deditos muy estirados.

 

Se mueven cada una  para rato como ciempiés contorneàndose entre las hojas del sauce llorón, hace curvas de arriba para  abajo con trucos de resbaladera. 

Cambian sus tácticas como teclas blancas y negras subiendo y bajando en do re mi fa sol perezoso. Ahora ruedan como vagones de tren en la loma que se asoma.

 

Luego juntas las dos parecen hojas de palmera movidas por ventarrón donde todos sus dedos tiemblan como teclas de piano sin cola escondiéndose del ratón.

 

Para no ser encontrados cada dedo se enterraba en un número que esta marcado en las yemas. Así asoman de uno en uno diez deditos envueltos en  sábanas de papel.

 

No sabemos cómo después de un instante los números ordinarios  se presentaron muy revoltosos vestidos con pijamas de payasos ¿Han visto acaso tremendo lío? De números haciendo reír  en vez de sumar y restar entre par e impar.

 

Si quieren dibujen en sus memorias a los dedos payasos salidos del circo ahora con cara de alumnos  ¿Qué hacemos?

 

¿Qué tal? Es increíble cinco dedos más cinco dedos hacen una decena, cinco dedos menos cinco dedos hacen un cero. Escribámoslos para que los conozcan y no se olviden de los números si es su gusto los disfrazan o los dibujan desnudos tal cual son con sus formas de líneas rectas y curvas  presumidas.  

Puedes dibujar si quieres a lado de ellos las pertenencias que corresponde a cada uno, escogiendo un elemento vegetal animal o lo que se te ocurra. Si es tu antojo puedes dibujar  los  dedos de tus manos o de tus pies . Ojo. Aunque no nos estamos refiriéndonos  Aquí a ellos.


También pueden participar puedes vértelos puedes contártelos y descubrir que cada pie. Tiene cinco dedos también . Empecemos a contarlos 1 (UNO)  2 (DOS)   * *  3 (TRES)  * * * 4 (CUATRO) *  * * *5 (CINCO)  * * * *  *   6 (SEIS)   *  * * * * * * 7 (SIETE)  * * * * * * * 8 (OCHO)  * * * * * * * * 9 (NUEVE)  * * * * * * * * * 10 (DIEZ)   * * * * * * * * * *

 

Después de estas poses de profesores con caras de gatos zalameros, y ya a las cansadas después de tanta cambiadas y tretas, aquellos diez aprendices se fueron desperezando lentamente como dormilones en vacaciones, y en menos de lo que se agarra un balòn desaparecieron en un estornudo ante los ojos que estaban tan divertidos con esta manera de ser sus panas.

 

Yo me quité del espejo no sin antes darme cuenta que había estado parece todo el rato con la boca abierta parecida a una ¿A que no adivinan?

 

 


EL SILENCIO DE PENÉLOPE, por carmen váscones febrero 17, 2009

Posted by carmenmvascones in composición, POESÍA, prosa poética, relato, Uncategorized.
Tags: , , , , , , , , , , , ,
add a comment

 

Las manos de la mujer se acercaron demasiado al acantilado. Fue inevitable que se le desprendieran los sueños cuando se agachó para asomarse al vacío. Ella notó el placer del mar en las tinieblas de las incógnitas.  El naufragio de los jardines flota como quimera prisionera en bandas prófugas del advenimiento.

 

La aparición femenina se ha sentado en las rocas, ha cruzado sus piernas, saca el velo de su rostro, pone su telar de coral frente al sol, la luz destella imágenes que parecen delirios en la mitad del océano.  Los marineros ponen velas a sus naves para dejarse consumir lentamente por el misterio que sus ojos no descifran. 

 

La noche  llega lentamente. El lamento del mar inmisericorde parece una guerra eterna entre dioses y mortales.  Los humanos pudriéndose en sus almas comen palabras con brindis de sangre recogida de las razas despellejadas de sus ritos. Los cañones detonan celebrando el triunfo de la soberbia sobre los humillados. 

 

La luna como sin importarle ese asunto de trata mundana aún se asoma solemne y sorprendente echando su resplandor como todas las veces. 

 

Llega el silencio.  La llovizna que se había anunciado decae sobre  las profanaciones de los hilos de Penélope.  Quizás el cielo tiene una dentellada que no sospecho. 

 

La mujer sigue allí, ahora camina con cuidado entre las piedras, retrocede, se aleja de ese placer irreverente que rebota cerca de su cuerpo. Se detiene como despidiéndose.  Las olas bailan por ella,  los recuerdos que no tuvieron arribo ni  muro se ahogan tal cual vinieron. 

 

Camina buscando algo, quizás alguien.  Se pierde en la bruma de la tarde que somete como partida inevitable.

 

El tiempo se disloca en el talón de la comedia.  Una baratija remata en el péndulo donde se estrella el anhelo del asaltante, se descubre su mirada en el hurto degollado en la ribera de la bestia. 

 

Asoma su hocico sobre la piel del recién advenido a la sombra de una lengua que lo subyuga aún después de haber salido de la matriz de un universo roto por el sonido. Éste revela una memoria muerta en la partida de un océano que flageló al viento por no atinar su movimiento definitivo.

 

En el crepúsculo de los mortales ya no cabe ninguna otra idea.  No tiene fuente ni asidero la herranza del ser. 

 

Ella se aleja como pensando que no quiere nunca más jugar a la muerte.

EL NIÑO DIOS, por carmen vascones febrero 12, 2009

Posted by carmenmvascones in anécdota, composición, cuento, relato.
Tags: , , , , , ,
add a comment

                                                                                                                                                                                             A Ricardo Maruri

 

El chiquitín mira por todas partes, va cogido de su tío, los santos cuelgan sobre las promesas, la cruz espera. Siguen parsimoniosamente.  De pronto suelta la mano de su protector que no acaba de comprender que pasa, le hace un alce de cejas y le dice -¿ahora qué?-, le responde, -tengo ganas de ir al baño-, Paquito, así se llama, no espera, mira por todos lados, -no aguanto-, le dice.  El tío le suelta como que nada, -en la casa de Dios no lo hay-, a lo que todo desconcertado y desbaratado con doble preocupación le dice, -entonces- diosito dónde-.  El otro se sonríe y sin saber cómo responderle, lo tranquiliza señalándole la puerta, enfrente hay una heladería. Cruzan la calle aprisa, hace lo que tiene que hacer, una vez libre de la necesidad, el niño señala un helado de caramelo. Ya sentados, relajados, y  de paso felices, el niño lame con ganas completas, como pensando en voz alta expresa con tristeza, -¿el niño dios tendrá un tío como tú?

 

Conmovido por las palabras le besa la frente, le toca la nariz, y después, de un rato silencioso y tierno le dice, -falta poco para que lleguen de viaje-.

CABARET DEL SABER (cuento) carmen váscones enero 4, 2009

Posted by carmenmvascones in cabaret del saber por carmen vascones m, carmen vascones, composición, Cuentos, relato.
Tags: , , , , ,
2 comments

CABARET DEL SABER

La palabra me sorprendió, me despreció como si yo fuera una mujerzuela aprovechadora del lenguaje.  Cree que cito y convoco al mundo a la perdición.  Tomó una posición frontal, se puso en franca rebelión con mi cuerpo.  Me sometió al olvido.  Se enmudeció de un solo tajó, ninguna  gota de sangre dejó. Simplemente eso, más que eso, o más claro, me abandonó, ni sonido ni grafo.


Yo era un silencio completo.  ¿Ahora qué?



Eso sí, nadie me va a quitar la imaginación, ni que se le ocurra, me pertenece, fue antes que mi mundo sonoro y mis garabatos.  No me someto, solo cavilo con mi lengua sin voz.  Veamos que se me atraviesa en el túnel de mi memoria, fácil, lo que yo quiero, eso es una buena pauta de mi dominio intocado.



Me paso pensando día y noche cómo desquitarme de la susodicha, lo único que se me ocurre es una maldad plena. Qué mismo es,  ya la tengo, meter al vacío en el viento y hacer de la boca una hélice para cada vez que vea mover la lengua se produzcan tornados y remolinos que arrasen con todo lo que en encuentren en el camino, que se traguen todo lo que se topan.


Mejor dicho lo que yo quiera. Es un deleite perverso, triturador, le gano a las mismas batallas, no hay prueba para mis intervenciones y espacios tomados, ni para contar las bajas.


El papel aguanta, pero mi arte no está visible y nadie sabe de dónde provienen mis ataques.


Pero siempre un pero es un pero, eso no es todo, queda pendiente un cabo suelto, la luz, la corriente, qué quiero hacer con ella, dominar el poder global, desviarla para que se debilite la energía, para que así, ninguna máquina dependiente de ese electrochoque sucesivo funcione, sobre todo las llamadas computadoras con sus famosos discos duros y otros respaldos .


Gravito en la idea, otra vez dándole vuelta a la furia y a la venganza.  Casi a punto de pensar, casi a punto de exterminar los inventos, casi a punto de estallar.


Algo me detiene, mi propio pensamiento, se regodea maquinalmente, calma me pide, me suaviza mi sed bélica, púleme me dice, hay que ser perfecto, tenemos un asunto que finiquitar y hay que visualizarlo sin ningún error, tiene que ser exacta la intervención.


Me permito escoger para la ocasión la mejor arma, diseñar la estrategia, casi estoy lista,  tengo que asegurar cada uno de mis pasos para no fallar ni me sorprendan con el delito en las manos.



Pausa.  Sirena.  Ningún flash informativo.  Oscuridad entera.  No hay movimiento.  Objetivo alcanzado.


¿Qué hice? Até un rayo a la planta generadora de voltajes y todo en un solo instante se incineró .  El orbe era una bola de fuego, tinta y saliva.


Yo un pensamiento sin destino aparente.


No existe palabra que diga lo que hice.  Nadie cree que incineré la memoria, el cabaret del saber.  Fin de cita.  Ahora existo en el panteón de los fantasmas.


Como  no necesito hablar, asusto, creo suspenso y misterio en el deseo de la escritora que empieza otra historia al otro lado del sueño sin mí.


-Eso cree-.

(publicado en revista PostData, argentina-mexico)

REVISTA CULTURAL POSDATA.

Posdata es una revista cultural de distribución gratuita, editada en Monterrey, Nuevo León, México, con un tiraje actual de 5 mil ejemplares y cuya casa editorial es Buró Blanco S.A. de C. V. Fundada en febrero de 2002, su ámbito geográfico de cobertura se ha ampliado. Ahora, además de distribuirse en la región noreste del país, incursiona en librerías y centros culturales del Distrito Federal y en librerías, universidades y centros culturales de Montreal, Ottawa (Canadá), Argentina, Paraguay y Uruguay.

MISIÓN

Ser un referente de la literatura nuevoleonesa y mexicana tanto en el país como en la América Latina, impulsando la literatura de autores de México y de idiomas latinos del continente (español, portugués y francés) a través de números monográficos dedicados a los estados mexicanos y a la literatura de los países de habla latina en América.

VISIÓN

Ser el espacio de conversación de la cultura latina en el continente donde nuestros idiomas se conjuguen y donde nuestras lenguas –habitantes de Canadá, los Estados Unidos de América y Latinoamérica–, reflexionen.

Secretaría de Gobernación

Dirección General de Medios Impresos

http://www.gobernacion.gob.mx/PR_PNMP/PNMP_resultadosmi.php?idr=854&medio=3

Director      Editora responsable

José Jaime Ruiz     Zaira Espinosa

ruizjj@prodigy.net.mx espinosa.zaira@gmail.com

PUBLICIDAD Y RELACIONES PÚBLICAS

México     Argentina  Paraguay    Uruguay

Zaira Eliette Espinosa   José Luis Robinson

espinosa.zaira@gmail.com robijose@gmail.com

POSDATA es una publicación de divulgación cultural sin fines de lucro, editada por Buró Blanco, con oficinas en Urano 251 Colonia Contry, Monterrey, N. L., México. C. P. 64860

Redacción:  (52) 81 8493852

(52) 81 13801413

Publicidad:  (52) 81 83493852

(52) 81 13801412

Registro: 04-2001-031209505000-01

Distribución en la Ciudad de México, D. F.

Centro de Cultura Casa Lamm / Centro de Lectura Condesa, INBA / Librería Gandhi (sucursal Bellas Artes y sucursal Miguel A. de Quevedo) / Librería El Parnasso / Fondo de Cultura Económica (sucursal Miguel A. de Quevedo) / Librería El Sótano (sucursal Av. Juárez y sucursal Miguel A. de Quevedo / Coordinación Nacional de Literatura del INBA / Embajada de Argentina / Coordinación de Estudios de Comunicación de la UAM / Centro Cultural San Ángel.

Distribución en Nuevo León

Fondo de Cultura Económica – Librería Fray Servando Teresa de Mier / Librería Porrúa (sucursal Av. Padre Mier y sucursal San Agustín) / Café-Librería Infinito – Barrio Antiguo / Centro Cultural Gargantúas / Nuevo Café Brasil / Facultad de Artes Visuales de la UANL / Facultad de Filosofía y Letras de la UANL / Colegio Civil Universitario de la UANL / Oficinas del Gobierno Municipal de Monterrey / Oficinas de Agua y Drenaje de Monterrey / Oficinas del Congreso del Estado De N. L. / Casa de la Cultura de N. L. / Museo del Vidrio / Museo del Palacio de Gobierno / Instituto Estatal de la Mujer / Conarte / Museo Marco / Centro Cultural Plaza Fátima – San Pedro / Librerías Libeko (sucursal Lázaro Cárdenas y sucursal Calzada San Pedro) / Hotel Ibis / Restaurante Ianillis (sucursal Santiago y sucursal Apodaca) / Restaurante Umai – San Pedro / Museo de Historia Mexicana / Museo Metropolitano de Monterrey / Librería Gandhi / Biblioteca del Campus ITESM / Rectoría UANL / Biblioteca Capilla Alfonsina / Biblioteca Magna UANL.

Distribución en Coahuila y Durango

Fondo de Cultura Económica – Librería Julio Torri, Saltillo / Fondo de Cultura Económica – Librería Isauro Martínez, Torreón / Fondo de Cultura Económica – Librería Antonio Estrada / Casa de la Cultura de Saltillo /  Centro Universitario de Coahuila, Saltillo /  Icocult, Instituto Coahuilense de Cultura.

Distribución en Canadá

Red Cultural Hispánica, Ottawa / Grupo Cultural El Dorado, Ottawa. Próximamente Girol Books (Ottawa) y Librería Las Américas (Montréal) . También se ha constituido un grupo de amigos de Posdata en Montreal y hay una red de poetas en Concordia University.

La distribución en Argentina, Paraguay y Uruguay, se hace con una tirada limitada  y de manera gratuita. Además se han realizado dos veladas poéticas en la Casa de la lectura y en la Biblioteca Güiraldes, con los auspicios de la Embajada de México.

Está en preparación un blog de Posdata, ya hay un grupo de 120 poetas interconectados. Se trata de una iniciativa que impulse el periodismo cultural. Actualmente se está realizando una ampliación de las relaciones con sectores literarios en Paraguay y Uruguay, un número dedicado a la poesía en Brasil está por salir y se está preparando otro número dedicado al Paraguay.

EL HOMBRE BARBUDO (cuento), carmen váscones enero 4, 2009

Posted by carmenmvascones in america, carmen vascones, composición, creatividad, cuento, eduación y espacio, educacion, espacio para la creación, lector, lectura, literatura infantil, pedagogía, prosa poética, redacción, relato, voz propia, voz y lectura.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

 

 

 

EL HOMBRE BARBUDO, POR CARMEN VÁSCONES

 

Había una vez un hombre barbudo que vivía encima de un árbol, y tenía una barba, que era tan pero tan larga que al caminar se enredaba en ella. Como era de no sorprenderse ni de hacer que no se esperaba lo que ya nos imaginábamos,  sucedió que se resbaló, golpeó, y se estaba ahogando con  sus propias barbadas.

 

 


Como siempre no falta que alguien esté por ahí fisgoneando desde algún lado. Sucedió como si nada una aparición de pronto.  Desde la ventana de una casa había una niña que se dijo para sí -este hombre necesita ayuda-. Rápido se fue a su cuarto, rebuscó en el  costurero  de su  mamá, y  con  tijeras en  manos  salió corriendo hacia donde estaba tumbado Barberín, que así se nombraba con orgullo.

 

 


La pequeña, sin preguntárselo dos veces fue corta que corta hasta toparse nariz con nariz con el hombre que tenía los ojos desorbitados como bolas de fuego.  Ni se había dado cuenta que este desconocido bufaba como animal a punto de atacar, dio un solo resoplido, sin dar tiempo da un manotazo que de un sopetón agarró la mano a la niña, y le gritó -¿qué has hecho?-.  Ella sin atinar a decir, le balbuceó, – ¿si te he salvado la vida, por qué estás así?- A lo que él gruñó   -no te he pedido absolutamente nada que nada, ahora verás lo que voy  hacer contigo-

 

 


La niña, que era  rápida para pensar y no tenía miedo, le dijo, -yo te puedo poner de vueltas tus barbas, si es por eso que estás tan bravucón y amenazante-, a lo que él, le dijo, -te doy una hora para que resuelvas lo que has destruido-.

 

 


La chiquilina regresó a su casa, cogió toda la goma que pudo y se fue a pegar los pedazos regados en la tierra.  Mientras avanzaba en la compostura, algo extraño sucede en él, que le va haciendo cambiar las expresiones de su rostro.

 

 


Indagando en su cabeza calva  podemos apreciar que cada fragmento de pelos pegados deja asomar la vida que se había ido. Este mirarse así, lo hace sollozar como niño desolado, a lo que Flor, así se llama la intrépida, una vez de vuelta, y como que no pregunta media ablandada le dice -¿qué  pasa? ¿No te entiendo, te duele algo por la caída?-.

 

 


Él la mira, calla, deja que termine, le agradece, y le pide que se aleje, que no averigüe más.  Ambos de espaldas al incidente, caminan sus rumbos, ella, no sabiendo si hizo bien o mal, pero con la certeza que estuvo en el momento preciso.

 

 


Ël descubrió que por dedicarse a huir de la rutina y dejarse nacer y crecer las barbas hasta más allá de los pies del ciempiés  y traspiés,  había quedado atrapado en su propia quijada  Había olvidado quién era.  Su memoria estaba casi perdida; y, que si no hubiera sido por esa pequeña  metiche no hubiese encontrado el camino de donde partió.


Recordó que tuvo un hogar mientras enrollaba tanto pelo gris, se acordó que tenía un baúl enterrado debajo del árbol donde habitaba hace tantos años.  Lo buscó un buen rato, hasta que lo halló, excavó lentamente con sus uñas, lo desenterró y lo abrió, se encontró con una foto, ropas desgastadas, también había un espejo,  se miró y lo comparó con la foto, eran los mismos pero dos desconocidos, que no sabían nada del otro.

 

 


Sin más se encaminó al río, se metió en él, se despegaron los fragmentos, se tocó el mentón y sonrió. Se quedó con un rostro tal cual en ese momento pudo verlo en el agua,  sintió que debía volver hacia algún lugar, pero estaba cansado, nadó como desperezándose, salió con el cuerpo alicaído y arrastrando los pies,  se acostó cerca de la orilla, se durmió.

 

 

Soñó que su infancia se acercaba montada en un caballito de palo mientras la noche caía a su alrededor como abrazo llevándoselo.