jump to navigation

carmen váscones :Violencia, maltrato y abuso a la infancia que no tiene chance a denunciar para salvarse a tiempo… septiembre 8, 2016

Posted by rogerhollander in Uncategorized.
trackback
carmen váscones y luna llena por llegar

carmen váscones y luna llena por llegar

 

 

 

 

 

 

Uno en el oráculo por carmen vàscones
http://www.iztacala.unam.mx/errancia/v13/caidal_1.html
…………………

por cv

1
La ciudad que amo tiene cortes y vacìos incrustados como rayuelas en mi cuerpo. Una niña mira la cicatriz y le da un beso.

Tiembla psique en el recuerdo.

2

Ultraje, violencia, maltrato y abuso a la infancia que no tiene chance a denunciar para salvarse a tiempo del drama en la trama del manchón en el argumento sin encajar en la caja de cuentas del cuento sin ensartar conflicto que choca con presente no cualquiera.

3

O peor de repetir el patrón del trato que ata la cola del yo rebatible.

4

Roto el lenguaje del significante hurga en el meollo de la lengua desajustada de la palabra, del silencio y de la angustia que salpica de sospecha…

5

Pegar, despegar y reemprender un otro vínculo con uno y los otros unos. La violencia, la infancia desprotegida y devenir del rebote o dado de baja socialmente, escolarmente y descolocado en la “torpeza de habitarse”.

6

“Escena que podría servir” para guión, ensayo, discurso, catálogo de deberes y derechos, video instantáneo sin inmutarse, reportaje, melodrama familiar del diario, noticia de última hora por segundo dónde más, escena de episodios vulgares, es de ignorante el golpe, ni tanto, crónica roja, texto de propaganda, chisme viral, cuento, novela, viñeta, tira cómica, dibujo animado, montaje, para que pones eso, es abuso e invasión de la intimidad……

7

Pieza que falta en el rompecabezas…

O un caso clínico…

O un trabajo a retraducir ese vínculo en la tríada padre, madre y un hijo.

Y la autoridad sin autoritarismo aterrador.

8

Y la niña en la vida real en manos de una mujer donde la palabra madre es contrasentido de la palabra hija….

9

Nos espanta la palabra aborto.

10

Y como interrumpir lo opaco antes y después de nacer en ese andar a tientas en la tragedia invisible para los ojos del lector, esto es la víctima, el victimario y la evidencia maquillada con la rutina de “eso pasa en todos lados no te preocupes, no pongas eso vulgar, no asustes por nada, no vas a resolver, acaso tienes complejo de culpa sufridora, blablabla.”

11

Puedo borrar esto pegado, colgado y mancha para los ojos pulcros. Eso no cambia lo que pasa al otro lado. La vida esta en otra parte además de respirar, y resolver las necesidades, y escuchar el tic tac. Tun Tun Tun, ¿Quién toca la puerta pidiendo ayuda?

12

-No seas metida, no te incumbe, no eres héroe del dolor del prójimo. A tres cuadras se colgó un niño con hilo… más allá el grito del niño y el crujir de lo que cae en el cuerpo, la vecina y todos le caen a la niña de tres años porque es una majadera que no hace caso, usted no sabe como es, se hace el popo, se orina, no quiere comer, la acuesto y se levanta, coge al gatito recién nacido y lo hace caer, es mala, la madre de 23 años terminado colegio la azota más de cuatro veces al día.

13

–No aguanto- El pedestal de la punta de la base de la escalera parece tarima de guardián para el que pasa todo el día en vigilia, cruzo la mirada al patio, pongo voz de alto parlante, volumen máximo, cruzo la mirada al patio, le digo que si oigo una vez más este maltrato, la denuncio. Me zampa un vieja de mierda metida. A lo mejor disminuía la ofensiva si me pinto las canas, estiro las arrugas, me templo los cachetes, y pongo pose de Lady flaca. Sucede un estate quieto atento entre las dos paredes persiguiendo la escucha.

14

Disminuye esto que abruma el sueño, la “tranquilidad del silencio”. Se siente que alguien le interrumpe eso sin control. Se cuida de que no se escuche el castigo, va bajando la guardia. Cada vez menos el llanto y ese sonido de zumbido del mordiscón desgarrador. En seis meses de las recién llegadas, solo una vez he escucho a la niña reír a carcajada jugando. Parecía feliz. Hasta le regalé una muñequita, la besó y la apretujó, le pongo desde el otro lado música infantil, la de los pollitos, la gallina turuleca y otras. Da la sensación de que pega la orejita al muro de cemento y repite lo que escucha.

15

Eso sí ahora el perro paga los platos rotos, como que tiene que patear o golpear desmedidamente. La abuela, madre y nieta en el eslabón confuso de prender y apagar el foco del fuego del yugo interior. Se oye la voz de ley cuando da una intervención -te falta autocontrol, pareces una chiquilla, te tuve a los once años y tuve que aprender…-
No invadir como espía lo que no me compete.

16

He trabajado durante años sobre violencia, abuso, maltrato y derechos…Y los problemas, síntomas, catástrofes, siguen dándose. Es una papa caliente la novela diaria familiar. En vez de hacerla noticia de última hora, o demoras en papeleos y tramites, tomar en serio este eje transversal de las historias de los niños. Algo se puede hacer, algo se tiene que hacer. La información no puede ser manoseada. Ese es el asunto. Como trabajar en equipo sin las poses de cada cual sabe más de lo tú crees.

17
Plantear aldeas sin crueldad del SOS.

18

Que el trabajo interdisciplinario entre psicólogos clínicos, pedagógicos, infantiles, educadores parvularios y otros asuman un protagonismo de salvoconducto para detectar del mayor a menor riesgo en cada alumno.

19

La nota no anota la vida y causales. El asunto compete a o involucra a padres, alumnos, profesores. La institución del discurso tiene que trabajar con la jerga del conflicto que se presenta y no calificar solamente como chico a reprobar, sancionar, expulsar o dejarlo fuera de todo y alejarlo como peste. Ubicar y establecer una base de trabajo fundante para encarrilar la pesadilla del revoltoso o del que aparentemente no da problemas y pasa como mudo. O…

20

Hay tanto por hacer. Psique no es burócrata. A retrabajar el rol de cumplir con los papeles y sellos y no decir cumplimos con la malla… Y hacer un papelón de carrera de vacíos, faltas y dejar preso en la ignorancia, trabas y peso al alumno. Facilitar superar la traba sin encasillar. Conducta, calificación y algo que traduzca la falla…

21

La vida no tiene que ser ancla del cuerpo. Imagínatelo hundiéndolo en la angustia sin timón, ni claraboya, ni salvavidas para aguantar la borraja de la marea de la existencia.
Notar la nota no es todo. Algo falta ahí, allí. El alumno es la página en blanco del verbo incompatible en la tensión de la sintaxis y el corrector…

22

Anota en la agenda por parte del profe de que el chico no cumple, no trajo, distrae a otros, molesta. Se preguntará qué pasa en casa, el padre siente vergüenza porque le dicen delante de los demás de su hijo, llega a casa ofuscado. Cuenta el niño a su compañero casi me recontramata por el rojo…

23

Reparar toma su tiempo, creo que en los espacios de los podercillos del gobernar, educar, y transmitir hay que topar con la roca que bloquea la conexión para que no se cuelgue la línea de la lengua en los hilos de la frágil memoria.

24

Grito, silencio, fallas, fallo y hasta casi una familia perfecta sin “errores tangibles” se crea el nido de diferentes discursos que provocan actos que encharcan de diferentes tonos el cada día.

25
Y esto acaso no es abortar el deseo de la infanta, o hacer desaparecer de un tajo al infante. Que se las arregle como sea. Quedarse inerte. No es conmigo. Allá ella muchacha malcriada.

26

Qué mismo pasa con eso que borra el límite del aguante. No, esto no es posible aún mirando. Qué hago. Qué pasa. Qué hizo para arrinconarla en el dolor sin piedad.

27

Y la cruz conmueve. y esto qué es.

28

No al maltrato, hay que devolver la vida a la vida antes que se la quite la incredulidad, la desconfianza y caiga en el pozo de otras jaulas. Quién se pregunta qué pasa adentro de los adentros en los cubos de la cosa de la existencia…

29

Los chicos trepan el techo y quieren lanzarse para probar zambullidas.

30

Luego se piensa que…

31

Padre y madre no miden los límites saben qué es eso en el mando que doblan en la palabra, en los actos, en los resultados, en el impulso bizarro del SUPERYO, como pedirle a los hijos si ésta escuela de paliza o de control subyugante adormece o mata al ser prontamente.

32

Qué más del prójimo, del próximo…

Eso pasa en cualquier lugar, camine, escuche y verá eso que se agita como tortura.

33

Como dice el refrán porque te quiero tienes que obedecerme o hacer lo que yo diga, aquí en casa mando yo, puedo hacer de ti lo que me dé la gana…

34

Basta a la falta de paz en la infancia que no entiende la guerra que le hacen.

35

¿Haber nacido es un combate a ganarse?

36

¿Ser o no ser un bizarro de la máscara, del miedo polimorfo de la lengua rota del lenguaje putrefacto en la llaga del fantasma sin rostro que no se sacia con el golpe, ni con la intimidación ni con el papel de omnisciente?

37

Qué quiere el que golpea, a quién golpea. Qué aplasta contra la furia…

38

O el que se esconde en el silencio y hace de la suya.

39

Se me ocurría al suicida hay que sacarlo de la jaula, al asesino ponerle en la jaula. Y a la libertad derrumbar su estatua que no siente. Limitamos lo desechable. Pero porque hacer de desecho la vida que no encaja en las palabras del orden, la falta y del caos.

40

Impulsar espacios y tiempos creadores para que la acción salga del papel, del lápiz y del borrador. Para que el cuerpo se apropie del verbo sin exponerse en el vencimiento del luego.

41

Explique, cómo hace el niño para defenderse, denunciar.

Se acuerdan del corazón delator de Poe.

42

Y en el duelo que el mosaico de la memoria algo del arco iris saque del limbo al dolor sin nombre propio. Que tenga un sitio el espectáculo de la luna sin sentirse atrincherada por la oscuridad. Una estrella se bifurca en lo fugaz del anhelo increíble.

43

Intactamente bello el caos de la metáfora que limita lo libre de la línea contigo en ese hacer un puesto a lo imprevisto.

44

La vida es un arte desalmado en el hoyo del exilio del génesis y su éxodo. Cual emigrante de la lengua rehaces la punta de la acústica del silencio para acercar lo inamoldable. Dejar de ser el eco de uno y del otro.

45

Caracol oreja del mar acuna vacío sonoro de  tumba de la ola.

46
El surfista entra al túnel del tumbo y patina con la soledad de la curva revolcándose cerca de la orilla que refugia al náufrago escondido en la noche. Teme al sol. Busca el acantilado.

47

Se acurruca en la cueva.

48
Parece feto del útero del océano escondiéndose en el hueco de la piedra donde la olilla llega y no deja ver nada.

49

El alba se anticipa con cantos de pajarillos en las ramas.

50

Y aún el humor con la filosofía juega sin quedarse atrapado en espejo de agua.

.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: