jump to navigation

REVISTA ERRANCIA 11, UNAM, MEXICO, DIBUJOS DE CARMEN VÀSCONES abril 30, 2015

Posted by carmenmvascones in REVISTA ERRANCIA 11 UNAM MEXICO.
Tags: , , ,
trackback

http://www.iztacala.unam.mx/errancia/v11/errancia_11.html

La bondad de la ERRANCIA .A la Vista. REVISTAR por favor.
Aquí el número 11 de ERRANCIA esta vez ilustrada por el trabajo plástico de la poeta ecuatoriana, nuestra errante y querida compañera, Carmen Váscones. Como en cada publicación sostenemos abierta la propuesta a hacer posible la continuidad de esta aventura editorial, invitando a la comunidad de todos los rumbos de la lengua a participar con la trama de su letra en su escritura. También comunicamos que nuestro querido poeta Max Rojas, integrante del Consejo Editorial, pasó a la dimensión de la presencia ausente el pasado 23 de abril. En el próximo número, en la sección CAIDAL, haremos un espacio a su homenaje. Decimos de él que se atrevió a vivir conforme a su deseo y que afirmó la singularidad de su existencia. Como poeta y hacedor de vida, le tenemos una inmensa gratitud.

http://www.iztacala.unam.mx/errancia/v11/caidal.html

http://www.iztacala.unam.mx/errancia/v11/litorales.html

http://www.iztacala.unam.mx/errancia/v11/polieticas.html

http://www.iztacala.unam.mx/errancia/archivos_errancia.html

ERRANCIA NÚMERO CERO

MAYO 2011

REBELDÍA O APATÍA
-ESTA ES LA CUESTIÓN-

Queridos lectores, amadas lectoras, han de saber que este número cero, sin haberlo planeado así, articula en la sección de Litorales, o Dossier, una serie de diversos ensayos que abordan la cuestión de los jóvenes y que “casualmente” fuimos recogiendo de aquí y allá, o que nuestros amigos nos hicieron llegar luego de comentar con ellos el tiempo de la errancia y el deseo de erranzar a la par juntos con nuestras convergencias y divergencias, generalidades y singularidades.

Sintomáticamente la cuestión de los jóvenes, históricamente errantes, salta a la vista.

La existencia de disidencias que derivan permanentemente por el lado de la creación abre continuamente la superficie de lo ya dicho para dar paso a otras escrituras y apuestas potenciales. El arquetipo de los llamados jóvenes rebeldes ejemplifica esta práctica de la recreación de lo que se les entrega como realidad, a través del estilo.

De parte del Editor una gran noticia!!!!
“Queridos y queridas, además de avisar que el número once de Errancia “ARTE; ESCRITURA Y PSICOANÁLISIS” está por publicarse, comparto con ustedes esta otra manera de acceder a su búsqueda a través del Portal de revistas científicas y arbitradas de la UNAM.” Jesus Nava Ranero

Revistas arbitradas de la UNAM que abordan diversas áreas del conocimiento como ciencias exactas, humanidades, artes, ciencias sociales, entre otras. Consulta más de 30,000 artículos y conoce las 106 revistas que tenemos para ti.
unamenlinea.unam.mx

ERRANCIA NÚMERO CERO

MAYO 2011

REBELDÍA O APATÍA
-ESTA ES LA CUESTIÓN-

Queridos lectores, amadas lectoras, han de saber que este número cero, sin haberlo planeado así, articula en la sección de Litorales, o Dossier, una serie de diversos ensayos que abordan la cuestión de los jóvenes y que “casualmente” fuimos recogiendo de aquí y allá, o que nuestros amigos nos hicieron llegar luego de comentar con ellos el tiempo de la errancia y el deseo de erranzar a la par juntos con nuestras convergencias y divergencias, generalidades y singularidades.

Sintomáticamente la cuestión de los jóvenes, históricamente errantes, salta a la vista.

La existencia de disidencias que derivan permanentemente por el lado de la creación abre continuamente la superficie de lo ya dicho para dar paso a otras escrituras y apuestas potenciales. El arquetipo de los llamados jóvenes rebeldes ejemplifica esta práctica de la recreación de lo que se les entrega como realidad, a través del estilo.

Ver número completo

numero_1.jpg

ERRANCIA NÚMERO UNO

DEL PADRE EN CUESTIÓN A LA CUESTIÓN DEL PADRE

¿Qué es ser padre? Parece ser la pregunta que a todos brinca e interpela, porque, a sabiendas de ello o no, es algo con lo que todos tenemos que ver y con lo que, de una o de otra forma, estamos implicados. Esta pregunta constituye uno de los anudamientos esenciales que sigue cuestionándose en los dispositivos de la clínica y la teoría psicoanalítica; hacemos referencia al padre como agente de la castración, aquel que instaura la ley y otorga al infans el estatuto de sujeto a través de una función que, al salvarlo de quedar atascado en el goce de la madre, lo proyecta al mundo del deseo; función paterna, nombre del padre o metáfora paterna, que puede ser denegada o forcluida. En los últimos años las relaciones de los sujetos entre si y consigo mismo han pasado a ser otra cosa; los vínculos familiares, el cuerpo, la sexualidad, la intimidad, la relación con el otro y lo otro, y el estatuto de la falta, parecen trastocados por el empoderamiento femenino y su afirmación por el lado del goce y la insignia fálica, la temporalidad que se nombra posmoderna, la economía globalizada y los intereses del gran capital, que colocan al padre en el lugar del entredicho. En este contexto la pregunta resurge ¿Qué es ser padre? En torno a ello convocamos a tejer escrituras que den erranza al siguiente número.

Ver número completo

numero_2.jpg

ERRANCIA NÚMERO DOS

DEL MALESTAR CONTEMPORÁNEO Y LAS DERIVAS DEL DESEO

A partir de la última década del siglo XVII, con la revolución francesa, la pretendida búsqueda del triunfo del bien sobre el mal, nos hizo saber que al precio que fuera debíamos lanzarnos a cumplir la utopía del retorno al edén, siempre dicho y buscado de diversas formas que configuraron los ideales de la modernidad que hoy al parecer se desvanece y se nos desquebraja; pareciera que el presente es un tiempo de transición hacia formas inéditas que están transformando y van a transformar, por decirlo de algún modo, la faz del mundo. Ahí donde la modernidad estableció que el porvenir no podía ser sin el otro, por la vía de los hechos lo que se practicó de diversas formas fue la exclusión y el exterminio del otro: las guerras, los hornos crematorios e Hiroshima fueron su máxima expresión, ejemplos sobran. No hay un solo movimiento que se haya reivindicado como alternativo que no haya concluido estableciendo un nuevo imperativo; quizá la excepción haya sido el hipismo, pero ese movimiento que transformo la vida cotidiana se coció aparte y no tuvo ambición de verdad ni de poder. ¿Qué expresiones cobra la exclusión y el exterminio contemporáneo? ¿Cuáles son los rostros de la segregación? ¿Qué está diciendo el cuerpo? ¿En dónde la mujer, en dónde el hombre? ¿Qué apuestas por vivir? ¿Qué síntomas de vida y qué síntomas de muerte se están haciendo ver? ¿Hacia dónde la deriva del deseo? A indagar esto llamamos.

Ver número completo

numero_2.jpg

ERRANCIA NÚMERO TRES

CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA

Queridos lectores y lectoras; CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA es otra cosa que llamar a  pensar la diferencia desde el complaciente lugar común de la simulación que el pensamiento y la lengua hacen posible; hacer la vida con el otro por el que uno es, con el otro que también uno es y más allá del otro, como espacio por ser y por hacer a través de la puesta en acto de los propios deseos, es abrirse a una otra dimensión de posibilidad que no acepta absolutos ni el establecimiento de certeza alguna en el lugar de la Verdad.  CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA no se logra sin transitar por la puesta en cuestión de los  fundamentos, o la génesis de la Cultura Occidental, que hicieron pasar como justa y necesaria la exclusión del otro y lo otro.  El Mito de la falta original hizo saber que el destino de aquel o aquella que pasa a hacer visible una otra dimensión de posibilidad, diferente a la del amo y el esclavo, es la exclusión y el castigo eterno; que la desobediencia,  además de  negativa, puede ser mortal; que no habitar la norma conduce al encierro y la segregación; el otro es gestador y engendro del pecado, el portador del mal y de la tentación que produce el mal; el otro es el enemigo, el otro es el anormal,  el desemejante, el des-uniformado, el diferente.  CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA es hacer visible la posibilidad de ser otro del otro; de aquel, este o aquello que venimos siendo; es hacerle lugar a  la otredad de la mismidad, permitirse ser, y permitirse ser con el  otro y los otro también; es poner en cuestión la loca pretensión de completud  y aceptar, asumida la lógica del no todo y más allá, que uno y  otro, además de diversos son heterogéneos, convergentes y divergentes. En síntesis CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA es ir más allá de la perversa lógica -que a hombres, mujeres, bisexuales y quimeras, atraviesa- del amo y del esclavo.


Ver número completo

numero_2.jpg

ERRANCIA NÚMERO CUATRO

EL INCOLMABLE VORAZ HARTAZGOY EL DESBOCADO GOCE DE LOS MERCADOS

El descredito o el desuso en el que han caído las palabras que casi se escriben solas como una más de las diversas opciones que ofrece un ordenador;  la cantidad  de tecnología compactada en un smartphones,  ipodtouch;y la diversidad de servomecanismos que in-corporamos  y nos in-corporan al hacernos depender de las innovaciones tecnológicas que se ofrecen en el mercado contemporáneo, nos hacen, de alguna manera, salir sobrando; pareciera ser que no queda otra opción que la de no permitirse ser otra cosa que un sujeto complementado por las prótesis contemporáneas y a merced de un mercado que se muestra fascinadoramente como ilimitado, un mercado al que nada parece hacerle limite, pero también un mercado que no ofrece contención. Ante esta desmesura que parece proponernos consumirnos consumiendo, qué lectura nos ofrecen el psicoanálisis, la teoría crítica y, si es posible decirlo así, la literatura y la poesía. Sea este el tema del siguiente número.
Fecha límite para la entrega de colaboraciones 31 de julio.


Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO CINCO

LA IRRUPCIÓN DEL DESEO Y LA PRIMAVERA DE LO PORVENIR

En la actualidad las plazas públicas de diversos países han atestiguado la presencia  de un  sinnúmero de manifestaciones de rechazo  a los efectos de segregación provocados por la voracidad y la actitud rapaz del capitalismo contemporáneo, la perversión de las instituciones ofrecidas como garantes de la democracia y el crecimiento desmedido de lo ilícito, han minado  la esperanza de la población en la consolidación de un orden social que priorice el desarrollo humano y no la consolidación de la dictadura de los monopolios.  ¿Qué estamos presenciado, cuál es el alcance y cuáles son los límites de la respuesta de los jóvenes ante un panorama que dibuja horizontes desmedidamente trágicos, cuáles son los efectos en la subjetividad contemporánea de esta ausencia de credibilidad en las instituciones y de la incertidumbre que provoca pensar el porvenir? Estos son  algunos de los temas a abordar en el siguiente número.

Ver número completo

N4

ERRANCIA NÚMERO SEIS

EL SENTIDO DEL SÍNTOMA EN EL PORVENIR DE LO REAL Y EL PSICOANÁLISIS

Saber cómo será el futuro de ese saber que no se sabe y que nos determina es algo que no se puede saber por fuera de la clínica psicoanalítica; si queremos que el inconsciente tenga porvenir deberíamos analizar qué es lo que hoy está determinando las vías que lo puedan conducir a su desaparición, o descubrir y sostener aquellas que permitan que el psicoanálisis pueda seguir haciéndole la contra a lo real. Sabemos que en la singularidad de su época Freud y Lacan también pensaron las líneas que podrían mantener viva la presencia del inconsciente en el mundo. Lo primero que queda claro es que ese porvenir no está garantizado y que en todo caso habrá que trabajar por él.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO SIETE

DE LA SEXUALIDAD FEMENINA

Para el psicoanálisis toda erótica debe tener en cuenta la estructura del deseo en tanto deseo del Otro y la existencia del goce gobernado por un más allá principio del placer; en lo que concierne a las mujeres el aporte del psicoanálisis no se reduce a una simple comprobación de la reconducción en el inconsciente de las formas de sujeción dominante en la organización de las sociedades; reducción del psicoanálisis de algunas tendencias feministas incluyendo la teoría Queer. En la construcción del sujeto del inconsciente, dirá Freud, la sexualidad tiene un único referente: la función fálica en su valor de castración independientemente del sexo y de los avatares históricos de la solución Edípica. Punto sobre el cual Lacan no cederá cuando retoma la espinosa cuestión de la sexualidad femenina.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO OCHO

EL DECIR DE LA INFANCIA

¿Qué nos ha mostrado de la infancia el psicoanálisis? ¿Existen cambios en el modo de concebir la infancia en relación a lo heredado por Freud o por Lacan? ¿Qué malestares infantiles se registran actualmente en las instituciones de salud, en las escuelas, en la familia, en el consultorio del analista? ¿Son los “mismos” malestares infantiles de los tiempos de Freud o nos enfrentamos a “nuevas modalidades” de apariciones sintomáticas? ¿Podemos pensar en “malestares infantiles contemporáneos”? De ser así ¿Responden a una “nueva sintomatología” propia de los cambios a nivel social y familiar o su mera noción es una estrategia política de Estado que reclama la intervención del analista como semblante de éste? Aún más ¿existe el psicoanálisis de niños o es el “mismo” trabajo de análisis que realiza la clínica de adultos, llevado por otros medios? Estas son algunas interrogantes que suelen escucharse en los espacios clínicos donde se aborda el malestar infantil. Interrogantes que nos convocan a realizar una re-lectura de la noción de malestar infantil. Pero más allá de la clínica, existen otras interrogantes de carácter ético. No podemos ignorar que una gran parte de la ciencia médica se ha dedicado a buscar la causa de los malestares infantiles en los genes, teniendo como fondo la concepción de que en los mapas genéticos se puede encontrar la ruta que explique, no sólo las enfermedades hereditarias, sino cualquier sintomática infantil, cualquier malestar, territorializado al niño dentro de las fronteras de la biogenética y su ingeniería. Ante este panorama ¿qué nos hace decir el psicoanálisis, la teoría crítica, la literatura, la poesía?.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO NUEVE

EL SUJETO DE LAS ADICCIONES

Con este llamado convocamos a hacer saber de ese sujeto al que le resulta imposible constatar su “presencia” sin tenerse aferrado o enchufado a una droga, un servomecanismo, o a determinados productos por el lado de la desmesura; adicción que cuanto más satisface el goce más abre el agujero de la pérdida, los sujetos adictos a los plus de goce son adictos de la falta de goce. Por supuesto que también hacemos referencia a la adicción contemporánea manifiesta en la carencia de palabras.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO DIEZ

DEL JARDÍN DE LAS FLORES DEL MAL: CONTRACULTURA Y REBELDIA

Las rebeliones juveniles se caracterizan porque en su potencial no solo involucran la razón que da lugar y sostiene sus demandas; en ellas confluye la pasión, el campo del deseo y dan lugar al cuerpo. La rebeldía es festiva y sus demandas, por más radicales que puedan serlo, no soslayan que el mundo para ser vivible ha de ser, además de justo, un lugar placentero donde el florecimiento de la vida y la cultura, en su diversidad de manifestaciones, sean la expresión del desarrollo económico-político-social al que toda sociedad, cuando es humana, aspira como un derecho elemental e irrenunciable. Los revolucionarios, que en ocasiones “en lugar de corazón tiene un perro rabioso”, podrían aprender un montón de los rebeldes. Este número especial hace un homenaje a Baudelaire y sus flores del mal donde la belleza y lo sublime ponen en cuestión el devenir de un mundo sostenido en la razón del interés en manos de los monstruos que la razón interesada engendra.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO ONCE

ARTE-ESCRITURA Y PSICOANALISIS

La creación configura una respuesta singular que escribe un nombre y realiza un trazo al decir de la letra que se vuelve propia; trazar un poema, un texto literario, una obra plástica, una obra musical, una escultura, una obra cinematográfica, una obra inédita, deviene lengua que crea lenguajes a través del deseo no todo y más allá que da lugar a la escritura del inconsciente. “Que la práctica de la letra converja con el uso del inconsciente” De lo que se trata en la experiencia analítica no es de otra cosa, para el sujeto que se nombra ahí, que la de dar lugar a una escritura singular, única e inédita.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO DOCE

LOS NUEVOS MONSTRUOS: EL DESBORDE DE LA INSENSATEZ

Sabemos que cada época histórica ha construido distintas figuraciones del Otro, que son la vía donde se encauza la perversión del Amo configurando su propia versión y reversión. El judío, el gitano, la bruja, el diablo, el indio-indígena, el hippie, el chavo banda, el loco, la “belleza medusea”, la histérica, etc., dan lugar a las representaciones de lo radicalmente otro que en la actualidad, al parecer, han trasmutado, mostrando otras tonalidades que habrá que descifrar. El tesoro de significantes nos provee de palabras que en la coagulación imaginaria, propia de una época, se transmutan en actos de cultura, y, con ello, de barbarie. En su torsión imaginaria los monstruos han transitado del terror al comunismo al terror al islamismo, del menosprecio del rebelde juvenil al temor al joven sicario, del horror por el loco a la preocupación por el aumento de enfermos psiquiátricos, de la morbilidad como modelo a la pandemia como catástrofe, del sometimiento en el encierro de las sociedades disciplinarias al empuje al goce de las sociedades de control, de la explotación laboral al tráfico de personas, de la exclusión del marginado al deshecho de su cuerpo, de la adicción al crimen organizado, del anarquismo al cinismo “democrático”, etc. ¿Cuáles son las amenazas que vivimos hoy día? ¿Cómo está barnizado el malestar? ¿Bajo qué figuras se nos presentan los monstruos? ¿Cuál es, en términos deleulzianos, su rostrificación? Son algunas de las preguntas que en este número invitamos a mostrar y analizar.

Próximo Número

Ver número completo

numero_1.jpg

ERRANCIA NÚMERO UNO

DEL PADRE EN CUESTIÓN A LA CUESTIÓN DEL PADRE

¿Qué es ser padre? Parece ser la pregunta que a todos brinca e interpela, porque, a sabiendas de ello o no, es algo con lo que todos tenemos que ver y con lo que, de una o de otra forma, estamos implicados. Esta pregunta constituye uno de los anudamientos esenciales que sigue cuestionándose en los dispositivos de la clínica y la teoría psicoanalítica; hacemos referencia al padre como agente de la castración, aquel que instaura la ley y otorga al infans el estatuto de sujeto a través de una función que, al salvarlo de quedar atascado en el goce de la madre, lo proyecta al mundo del deseo; función paterna, nombre del padre o metáfora paterna, que puede ser denegada o forcluida. En los últimos años las relaciones de los sujetos entre si y consigo mismo han pasado a ser otra cosa; los vínculos familiares, el cuerpo, la sexualidad, la intimidad, la relación con el otro y lo otro, y el estatuto de la falta, parecen trastocados por el empoderamiento femenino y su afirmación por el lado del goce y la insignia fálica, la temporalidad que se nombra posmoderna, la economía globalizada y los intereses del gran capital, que colocan al padre en el lugar del entredicho. En este contexto la pregunta resurge ¿Qué es ser padre? En torno a ello convocamos a tejer escrituras que den erranza al siguiente número.

Ver número completo

numero_2.jpg

ERRANCIA NÚMERO DOS

DEL MALESTAR CONTEMPORÁNEO Y LAS DERIVAS DEL DESEO

A partir de la última década del siglo XVII, con la revolución francesa, la pretendida búsqueda del triunfo del bien sobre el mal, nos hizo saber que al precio que fuera debíamos lanzarnos a cumplir la utopía del retorno al edén, siempre dicho y buscado de diversas formas que configuraron los ideales de la modernidad que hoy al parecer se desvanece y se nos desquebraja; pareciera que el presente es un tiempo de transición hacia formas inéditas que están transformando y van a transformar, por decirlo de algún modo, la faz del mundo. Ahí donde la modernidad estableció que el porvenir no podía ser sin el otro, por la vía de los hechos lo que se practicó de diversas formas fue la exclusión y el exterminio del otro: las guerras, los hornos crematorios e Hiroshima fueron su máxima expresión, ejemplos sobran. No hay un solo movimiento que se haya reivindicado como alternativo que no haya concluido estableciendo un nuevo imperativo; quizá la excepción haya sido el hipismo, pero ese movimiento que transformo la vida cotidiana se coció aparte y no tuvo ambición de verdad ni de poder. ¿Qué expresiones cobra la exclusión y el exterminio contemporáneo? ¿Cuáles son los rostros de la segregación? ¿Qué está diciendo el cuerpo? ¿En dónde la mujer, en dónde el hombre? ¿Qué apuestas por vivir? ¿Qué síntomas de vida y qué síntomas de muerte se están haciendo ver? ¿Hacia dónde la deriva del deseo? A indagar esto llamamos.

Ver número completo

numero_2.jpg

ERRANCIA NÚMERO TRES

CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA

Queridos lectores y lectoras; CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA es otra cosa que llamar a  pensar la diferencia desde el complaciente lugar común de la simulación que el pensamiento y la lengua hacen posible; hacer la vida con el otro por el que uno es, con el otro que también uno es y más allá del otro, como espacio por ser y por hacer a través de la puesta en acto de los propios deseos, es abrirse a una otra dimensión de posibilidad que no acepta absolutos ni el establecimiento de certeza alguna en el lugar de la Verdad.  CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA no se logra sin transitar por la puesta en cuestión de los  fundamentos, o la génesis de la Cultura Occidental, que hicieron pasar como justa y necesaria la exclusión del otro y lo otro.  El Mito de la falta original hizo saber que el destino de aquel o aquella que pasa a hacer visible una otra dimensión de posibilidad, diferente a la del amo y el esclavo, es la exclusión y el castigo eterno; que la desobediencia,  además de  negativa, puede ser mortal; que no habitar la norma conduce al encierro y la segregación; el otro es gestador y engendro del pecado, el portador del mal y de la tentación que produce el mal; el otro es el enemigo, el otro es el anormal,  el desemejante, el des-uniformado, el diferente.  CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA es hacer visible la posibilidad de ser otro del otro; de aquel, este o aquello que venimos siendo; es hacerle lugar a  la otredad de la mismidad, permitirse ser, y permitirse ser con el  otro y los otro también; es poner en cuestión la loca pretensión de completud  y aceptar, asumida la lógica del no todo y más allá, que uno y  otro, además de diversos son heterogéneos, convergentes y divergentes. En síntesis CONSTRUIR Y HABITAR LA DIFERENCIA es ir más allá de la perversa lógica -que a hombres, mujeres, bisexuales y quimeras, atraviesa- del amo y del esclavo.


Ver número completo

numero_2.jpg

ERRANCIA NÚMERO CUATRO

EL INCOLMABLE VORAZ HARTAZGOY EL DESBOCADO GOCE DE LOS MERCADOS

El descredito o el desuso en el que han caído las palabras que casi se escriben solas como una más de las diversas opciones que ofrece un ordenador;  la cantidad  de tecnología compactada en un smartphones,  ipodtouch;y la diversidad de servomecanismos que in-corporamos  y nos in-corporan al hacernos depender de las innovaciones tecnológicas que se ofrecen en el mercado contemporáneo, nos hacen, de alguna manera, salir sobrando; pareciera ser que no queda otra opción que la de no permitirse ser otra cosa que un sujeto complementado por las prótesis contemporáneas y a merced de un mercado que se muestra fascinadoramente como ilimitado, un mercado al que nada parece hacerle limite, pero también un mercado que no ofrece contención. Ante esta desmesura que parece proponernos consumirnos consumiendo, qué lectura nos ofrecen el psicoanálisis, la teoría crítica y, si es posible decirlo así, la literatura y la poesía. Sea este el tema del siguiente número.
Fecha límite para la entrega de colaboraciones 31 de julio.


Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO CINCO

LA IRRUPCIÓN DEL DESEO Y LA PRIMAVERA DE LO PORVENIR

En la actualidad las plazas públicas de diversos países han atestiguado la presencia  de un  sinnúmero de manifestaciones de rechazo  a los efectos de segregación provocados por la voracidad y la actitud rapaz del capitalismo contemporáneo, la perversión de las instituciones ofrecidas como garantes de la democracia y el crecimiento desmedido de lo ilícito, han minado  la esperanza de la población en la consolidación de un orden social que priorice el desarrollo humano y no la consolidación de la dictadura de los monopolios.  ¿Qué estamos presenciado, cuál es el alcance y cuáles son los límites de la respuesta de los jóvenes ante un panorama que dibuja horizontes desmedidamente trágicos, cuáles son los efectos en la subjetividad contemporánea de esta ausencia de credibilidad en las instituciones y de la incertidumbre que provoca pensar el porvenir? Estos son  algunos de los temas a abordar en el siguiente número.

Ver número completo

N4

ERRANCIA NÚMERO SEIS

EL SENTIDO DEL SÍNTOMA EN EL PORVENIR DE LO REAL Y EL PSICOANÁLISIS

Saber cómo será el futuro de ese saber que no se sabe y que nos determina es algo que no se puede saber por fuera de la clínica psicoanalítica; si queremos que el inconsciente tenga porvenir deberíamos analizar qué es lo que hoy está determinando las vías que lo puedan conducir a su desaparición, o descubrir y sostener aquellas que permitan que el psicoanálisis pueda seguir haciéndole la contra a lo real. Sabemos que en la singularidad de su época Freud y Lacan también pensaron las líneas que podrían mantener viva la presencia del inconsciente en el mundo. Lo primero que queda claro es que ese porvenir no está garantizado y que en todo caso habrá que trabajar por él.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO SIETE

DE LA SEXUALIDAD FEMENINA

Para el psicoanálisis toda erótica debe tener en cuenta la estructura del deseo en tanto deseo del Otro y la existencia del goce gobernado por un más allá principio del placer; en lo que concierne a las mujeres el aporte del psicoanálisis no se reduce a una simple comprobación de la reconducción en el inconsciente de las formas de sujeción dominante en la organización de las sociedades; reducción del psicoanálisis de algunas tendencias feministas incluyendo la teoría Queer. En la construcción del sujeto del inconsciente, dirá Freud, la sexualidad tiene un único referente: la función fálica en su valor de castración independientemente del sexo y de los avatares históricos de la solución Edípica. Punto sobre el cual Lacan no cederá cuando retoma la espinosa cuestión de la sexualidad femenina.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO OCHO

EL DECIR DE LA INFANCIA

¿Qué nos ha mostrado de la infancia el psicoanálisis? ¿Existen cambios en el modo de concebir la infancia en relación a lo heredado por Freud o por Lacan? ¿Qué malestares infantiles se registran actualmente en las instituciones de salud, en las escuelas, en la familia, en el consultorio del analista? ¿Son los “mismos” malestares infantiles de los tiempos de Freud o nos enfrentamos a “nuevas modalidades” de apariciones sintomáticas? ¿Podemos pensar en “malestares infantiles contemporáneos”? De ser así ¿Responden a una “nueva sintomatología” propia de los cambios a nivel social y familiar o su mera noción es una estrategia política de Estado que reclama la intervención del analista como semblante de éste? Aún más ¿existe el psicoanálisis de niños o es el “mismo” trabajo de análisis que realiza la clínica de adultos, llevado por otros medios? Estas son algunas interrogantes que suelen escucharse en los espacios clínicos donde se aborda el malestar infantil. Interrogantes que nos convocan a realizar una re-lectura de la noción de malestar infantil. Pero más allá de la clínica, existen otras interrogantes de carácter ético. No podemos ignorar que una gran parte de la ciencia médica se ha dedicado a buscar la causa de los malestares infantiles en los genes, teniendo como fondo la concepción de que en los mapas genéticos se puede encontrar la ruta que explique, no sólo las enfermedades hereditarias, sino cualquier sintomática infantil, cualquier malestar, territorializado al niño dentro de las fronteras de la biogenética y su ingeniería. Ante este panorama ¿qué nos hace decir el psicoanálisis, la teoría crítica, la literatura, la poesía?.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO NUEVE

EL SUJETO DE LAS ADICCIONES

Con este llamado convocamos a hacer saber de ese sujeto al que le resulta imposible constatar su “presencia” sin tenerse aferrado o enchufado a una droga, un servomecanismo, o a determinados productos por el lado de la desmesura; adicción que cuanto más satisface el goce más abre el agujero de la pérdida, los sujetos adictos a los plus de goce son adictos de la falta de goce. Por supuesto que también hacemos referencia a la adicción contemporánea manifiesta en la carencia de palabras.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO DIEZ

DEL JARDÍN DE LAS FLORES DEL MAL: CONTRACULTURA Y REBELDIA

Las rebeliones juveniles se caracterizan porque en su potencial no solo involucran la razón que da lugar y sostiene sus demandas; en ellas confluye la pasión, el campo del deseo y dan lugar al cuerpo. La rebeldía es festiva y sus demandas, por más radicales que puedan serlo, no soslayan que el mundo para ser vivible ha de ser, además de justo, un lugar placentero donde el florecimiento de la vida y la cultura, en su diversidad de manifestaciones, sean la expresión del desarrollo económico-político-social al que toda sociedad, cuando es humana, aspira como un derecho elemental e irrenunciable. Los revolucionarios, que en ocasiones “en lugar de corazón tiene un perro rabioso”, podrían aprender un montón de los rebeldes. Este número especial hace un homenaje a Baudelaire y sus flores del mal donde la belleza y lo sublime ponen en cuestión el devenir de un mundo sostenido en la razón del interés en manos de los monstruos que la razón interesada engendra.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO ONCE

ARTE-ESCRITURA Y PSICOANALISIS

La creación configura una respuesta singular que escribe un nombre y realiza un trazo al decir de la letra que se vuelve propia; trazar un poema, un texto literario, una obra plástica, una obra musical, una escultura, una obra cinematográfica, una obra inédita, deviene lengua que crea lenguajes a través del deseo no todo y más allá que da lugar a la escritura del inconsciente. “Que la práctica de la letra converja con el uso del inconsciente” De lo que se trata en la experiencia analítica no es de otra cosa, para el sujeto que se nombra ahí, que la de dar lugar a una escritura singular, única e inédita.

Ver número completo

ERRANCIA NÚMERO DOCE

LOS NUEVOS MONSTRUOS: EL DESBORDE DE LA INSENSATEZ

Sabemos que cada época histórica ha construido distintas figuraciones del Otro, que son la vía donde se encauza la perversión del Amo configurando su propia versión y reversión. El judío, el gitano, la bruja, el diablo, el indio-indígena, el hippie, el chavo banda, el loco, la “belleza medusea”, la histérica, etc., dan lugar a las representaciones de lo radicalmente otro que en la actualidad, al parecer, han trasmutado, mostrando otras tonalidades que habrá que descifrar. El tesoro de significantes nos provee de palabras que en la coagulación imaginaria, propia de una época, se transmutan en actos de cultura, y, con ello, de barbarie. En su torsión imaginaria los monstruos han transitado del terror al comunismo al terror al islamismo, del menosprecio del rebelde juvenil al temor al joven sicario, del horror por el loco a la preocupación por el aumento de enfermos psiquiátricos, de la morbilidad como modelo a la pandemia como catástrofe, del sometimiento en el encierro de las sociedades disciplinarias al empuje al goce de las sociedades de control, de la explotación laboral al tráfico de personas, de la exclusión del marginado al deshecho de su cuerpo, de la adicción al crimen organizado, del anarquismo al cinismo “democrático”, etc. ¿Cuáles son las amenazas que vivimos hoy día? ¿Cómo está barnizado el malestar? ¿Bajo qué figuras se nos presentan los monstruos? ¿Cuál es, en términos deleulzianos, su rostrificación? Son algunas de las preguntas que en este número invitamos a mostrar y analizar.

Próximo Número

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: