jump to navigation

carmen vàscones, 21 de marzo o hilo rojo de luna 2015 abril 23, 2015

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
trackback

El 2012, justo el 21 de marzo, el único día aquel sin darle vuelta era para ser otra vez intervenida…

Hoy reitero y me impongo a la vida…

En la infancia descubrí algo que no daba ni el padre ni la madre, sino eso que estaba dentro de mí y me sostenía dormida y despierta. Eso era la imaginación que puso en jaque a la razón y al sentimiento. Elegir la vida es no dejarla ir en el verbo. No ejecutarte con lo que ejecutas. La infancia fue corta. Más su juego con el descubrimiento de no dejarme atrapar por el fantasma del miedo. Psique es una metamorfosis de uno con la pesadilla de despertar…

Y sin embargo el remedio para existir es la dosis de la propia vida en el péndulo del ser.

La vida se desprende de lo parecido a nada.

No se deja extirpar la imaginación.

Y ese es mi secreto de la infancia descubrir esa voz que no encajaba con nada. Que me desacomodaba de lo fácil. Fui reacia a repetir el saber, dejarlo encerrado en el papel blanco me daba la sensación de hormigas muertas. Ironizo. Menos mal que la voz no se deja inmovilizar. Crear es andar. El movimiento del tiempo fuera de las planchas maternas.

Y la vida son páginas con la gramatíca que exige ortografía perfecta. Y es un problema para los defectos, Me provoca abulia, detestaba eso de repetir y repetir. Las vocales muestras nunca se parecían a las que salían de la mano de la aprendiz.

Igual. Soy pésima alumna de la vida lineal. Asimetrica la mía.

Y bueno estamos 2015 con el ánimo puesto y trabajando con entusiasmo.

Y la poesía no es el poema y no es la vida, no es el verso. No es.

Es la Epifanía. Y no siempre está. Eso es lo que provoca.

No soy poeta a tiempo completo. Incompleta creación quizás.

Menos mal que mi nombre carmen es una yo, y un tú también. Es ella.
……………………………

poema de la vida juntos.

Foto de Carmen Vascones.
—————————————–

Releyendo. Continúo con Unamuno. Uno de mis descubrimientos en la biblioteca de mi padre. Despertó la desilución del yo prontamente. Seguir el filo de la ficción y la realidad de pensar, saber y no.

De sentir el sentimiento de la presión y depresión de la vida. Imponerse al “Sentimiento trágico de la vida” sin idolatría al espejo ni a la imagen que nos borra el otro en la otra. La otra mirada del nos(otros),

No quedarse atrapados en el opio de la vanidad del pienso luego quiero existir como una muerte en uno.

Una vida en uno es suficiente.

Aunque la creación sea más y menos uno en una. La poesía es una sin uno. No necesita de la cosa humana. El coso ese del saber lo desdeñan a cada rato. Te deja sin identidad.

Al lenguaje lo revuelcan en píos píos. A no caer en el circo de la ideología ofertando esconderse en una apariencia de lengua ]”pura” y desnombrar…

Los idiomas confabulan en no dejarse atrapar en la interpretación burda de cráneos perdidos en la piedra o el huevo filosofal. Quién fue primero el huevo o la gallina…

El sentido trágico del rasgo unario. Levantamiento desnudo de la ignorancia y de cómo se llama eso.

Esa cosa se llama….

El significante no es lo que parece. Aparece y desaparece. Su carencia sesgo del algo del sin sentido. Hace trabajar lo insignificante del nombre dentro de la redada del Tú no vales nada. Tu vales. Vales y Vales.

La lengua una cuchillada al cofre de tu ser.

Valor. Velar. Izar los pocos actos de la contienda que te enfrenta a la gloria de lo etéreo.

Elegir lo simple en el mundanal ruido.

Armar y desarmar el laberinto de los intestinos. No hacer estiércol la destinación de la palabra que pronunciamos.

Y el pantanal esconde otros problemas, síntomas y dolores de la gracia o desgracia del que se dice hombre, de la que se dice mujer… O nada de nadas.

No hay que convertir en morgue a psique.

Ni en ataúd al cuerpo.

Ni condenar la vida en la zanja del poder a medio decir…

El delito de una vida ida y da…

Elucubraciones al silencio de Dios y de los mortales.

Nacer es un acto desafiante. sostenerlo una vida entera.

Vivir es sentirse uno.

Uno habla a otro uno.

De tú al tú.

En mi nombre la primera persona del yo.

Ella me representa: la voz y la palabra sea dicha.

Foto de Carmen Vascones.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: