jump to navigation

carmen vàscones, libro AGUAJE 1999 (poemas) febrero 2, 2015

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags:
trackback

carmen vàscones, libro AGUAJE 1999

1

Manante del amor

cíñeme de ti

no quiero saber de la fuente

agudeza agólpate

presiona en mí ganas de vida

 

-No me doblego si tu estás-

 

¿Quién soy yo para devolverte a ti?

(ya tengo suficiente conmigo)

 

 


 2

En la cábala del cuerpo

taberna cruzada

acerco a ti mi império carnal

los sueños en los sueños

tú en mí.


 3

Imperfecta belleza

insignias mi pericia

con desquicio

y afición enervante

consumes mi anómala

adoración hacia ti.


Resplandor del oráculo

tu cuerpo en mi boca

devota lujuria

convicción del gozo

extingues impulso

en torno de acertijos

fragmentas creciente

a la deriva rutinas

 

Nuestras conspiraciones |zozobran

 

Perenne poseedora

vuelves me envuelves

soberanamente

te acercas te alejas

te siento intensamente

ofuscas

 

La vehemencia subyugante

dentro de tu vientre

del mío.

 

5

Quiero un caos quemante

en mi sí en mi no

quiero un deseo irreverente

de toda prohibición

quiero una agonía de limbos

en mi carne de albas

quiero una boca tierna

en una parte elegida por mí

quiero una señal de bien y de mal

en mi ascensión al amor

quiero un Dios deshaciendo su creación

en mi génesis eterno.

6

Escucho el mar recogerse en sí mismo

su golpe de celo recobra el impudor de la hiel

ruedan maniobras de soledades sus últimos rebotes

el gramófono interrumpe a intervalos

con su dejadez y olvido

la intempestiva resaca alcanza mi separación

mis lagrimales flotan en el espacio.

7

Mi redondez terrenal una sola tentación

hecha para la muerte

hecha para la contradicción entre el deseo y el amor

el  peñasco deja escapar olor del amoniaco

extraviado en los barrancos que desconozco

 

La cola del reptil se entierra en el mar

– ningún sitio he escogido –

 

Toda curva encierra una incógnita

el desvarío del oleaje blasfema en mi cuerpo

yazgo en mi ausencia

me pierdo con ella

 

Por una vez cavilé en el azote de la sombra.


 8

Encerrado en mi corteza de sal

aprisiono agobiante caricia

orfandad del origen

rescoldo de la fábula

en el centro marejada de secretos

– bucanero y coyunda la oscuridad del tabú –

 

Lo insepulto con mi palabra

 

Nuestros deseos chocan como multitud

presintiendo la derrota del universo

 

Desato los astros para que estampen

su procesión en mi pecho sin duda.


 9

Eché de mí la alucinación del extraño

toqué el aguaje del cielo que carezco

fondeo la imagen en mi infierno

 

(Dios eres mi caos)

 

Me falta fe para llegar a la inmortalidad

tu psique es perversamente mía

se me entrega casi completa

 

El júbilo se regocija en mí

ante la mirada que me dice quiero

 

Misterio en mi muerte

realidad en mi realidad

creación en mi creación

 

Me quitaste el velo del secreto

 

Tu amor en mi amor

– yo no sé –


 10

Mi avatar en tu cuerpo

perezco con él

los acabamientos de la gloria elegí

siento tu hoguera poblando un sueño de libertad

subvierto aparición sin renunciación

deshago la guerra en tu sentimiento sin ofrendas

me quedo sin Dios solo para amarte

 

En tu mar los rescoldos de mi éxtasis

¿y en mí?

está demás decírtelo

– lo sabes –


 11

Liada a la progenie de nuestra piel

oteamos la sombra

himen de la nada

luna plena en su litigio sin rostro

esconde y saca la certeza oculta

 

Navegante fraguas dentro del buque

climaterio atarrayas a la deriva de la tierra

ella la tentación eterna

 

Desvanezco la queja

estampo la forma en los dilemas de la llovizna

disperso mi origen en el tuyo

 

Mi desierto devora el sol

junto con el silencio de la esfinge

 

Invisto al oráculo cuerpo del amor

rastro astrolabiante de tus ojos.


 12

Confirmo tu luz

ignoro la realidad

no rindo honor al sueño

 

– Interludio –

 

La mujer del fogonero

es la hechicera del sol

 

En la red del ocaso

la trama de quién.


 13

El prestidigitador se topa con lo inevitable

la ficción de los cuerpos

 

La epifanía huella los pasos

en el abrazo de los amantes

 

En la ausencia lo que ya no está

¿acaso nosotros?


 14

Mi energía se agolpa como rotación

agarrada por el abismo

la angustia crece

como yo subyugado al cauce

estampida de fieras

entran a la desembocadura del conflicto

un hombre bello abraza su cadáver

como símbolo de castidad

 

Sus ojos grises dos aguas en desacuerdo

 

Su aliento no me llega

su amor no me toca

su presencia no me sorprende

sus yemas me inquietan

 

Veo un ángel de madera

enterrado en el cielo

¿cayendo?

quizás.


 15

La estela del aburrimiento está acorralada

en la inercia del abanico

desaparezco en el gozo que me atormenta

vértigo tocas mi soledad llena de hastío

marejada intangible tropiezas

con el ardid

 

Monosílaba de mar la exégesis incoherente

 

Un bocado de semblanza mi agonía sin contradicción

despojo a narciso de su identidad

su boca aprisiona la delgadez del desnudo

sorprendido en su idolatría

 

El mortal reflejo juega contra mí.

16

La rigidez de la nada

parece un todo confundido

en la boca humana.


 17

Dios una metáfora turbia

en la sangre de la razón

(suturo la realidad con mi fantasía).


 18

Huraño habitante

¿sientes el amor

sin el paso por el calvario?

 

– Te eligió –

 

Su reino

es de este mundo.


 19

En la crucifixión del deseo

escollos

 

Dos cuerpos

se atormentan

con indecencia

y candor.


20

El génesis una fábula

envuelta en mi carne

donde tengo la ausencia

y todo retorno

 

Absuelvo

al hombre.


 21

Las furias echan el delito al mar

sus aguas chocan con el reflejo

algo queda en la red.

 

22

Tiene las  mil y una noche

en su rostro

 

En su boca

se podría aseverar

no está el Creador

del universo

 

Casi estoy seguro

no tiene resurrección

su eternidad

 

En su cuento perfecto

es la Dios.


 23

Quiso simbolizar la eternidad

pidió le hagan un tatuaje

lo más parecido a ti.


 24

Mi pecado

culpa inmortal

padezco su redención

 

Camino en la oscuridad de mi luz

 

Me unjo en mis propias aguas

me absuelvo de la muerte.

 

25

Tú  razón de la mía

tocas el agotamiento

del deseo

(mi permanencia)

 

– Contraste –

 

Una vez vacía la alegoría

solo espero quedar

como un diálogo de Sócrates

recogido por su discípulo fiel.


 26

Transmigro en mi carne

la perdición de Dios

habita mi credo

 

Desconoce la salvación.


 27

Hurgo en tu sombra

la silueta inestable

de mi presencia

 

Te comparo conmigo

tenemos la perfecta fragilidad.


 28

En la tiniebla de mi piel

te pierdes

.

Siento

tu ausencia

como añoranza

sin convicciones

 

Me concerniste

como tristeza del alma

alrededor de las velas

 

Te refugiaste

en el secreto

de mi soledad

 

Queda en la depuración de la nada

tu existencia.


Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: