jump to navigation

8 de marzo 2012, OASIS DE VOCES DE CARMEN VÁSCONES marzo 7, 2012

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
trackback

poeta de ecuador

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA MUERTE UN ENSAYO DE AMORES

1

Gran acto del ser

desgajar el amor ante la puerta de Dios

deletrea la pasión

 

Escriturar el gozo

es/mi

destinación.

 

 Los senderos del placer

se los ofrecí

a la lengua que me tocó sin rubor

por ser bienaventurados del reino del deseo

donde la muerte es una promesa sin juicio final.

 

3

 Envuelta en la brevedad del goce

desjuro mi ser multiplico el tiempo

preciso lo extraño y lo bello

mi deseo se desliza en el otro

taciturnos del ensueño y del encuentro

emergemos en la imagen confidente

gusto la intimidad para estremecer lo perfecto

huimos del número al vino del placer

nuestro testimonio

el espejo no existe en la excomunión de los cuerpos

no compongo ritos al verbo

desnudos acariciamos la mirada profana de la poesía

mezclamos lo mortal y lo eterno

salgo del día

acojo en secreto la persistencia

que se extiende en mi lecho

mi destino juega la ficción del absoluto reposo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Labios del mundo olvidado

calmas la crecida de los días

el mar recoge el monólogo

tu nombre trepa las caderas de la vida

intimidad creadora

rozas los abrazos del tiempo

no olvido tu vértigo en torno al amor

lucha el sueño

acecha la serenidad

el deseo escabulle la envoltura

 

La contemplación aquieta

murmullos e indolencias

 

Partida la eternidad

 

La inmoralidad trajo la memoria

desposados los deseos sin retornos

la crecida del vientre planta lo venidero

la escena goza su inmortalidad

detenido lo bello en el sin fin

 

La escritura de tu cuerpo un enigma

 

En la ternura comenzaste

a vivir el oráculo

 

La travesía esculpe su obra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  4

 

 

Un remolino de eternidad

se estremece en abrazos

engendra el absurdo del juego

mundos embriagados

de maldición y bendiciones

 

Nuestros cuerpos son libertades engarzadas

provocadas por pura inocencia.

Comprender (me)

en/el

exilio del olvido

desatar (me)

del/el

ensimismamiento

 

El primer trazo de la infancia

gestó mi presente

 

Accedo al esbozo del verso.

 

6

En el escenario de la duda

el actor concibe la agonía

la ficción se restituye

 

El telón recoge las últimas palabras

esclavizadas al guión

 

La puesta del amor no tuvo actuaciones

sus días están entre la desembocadura del futuro

y las peticiones del sueño inconcluso

 

A nadie invocará la certeza del cuerpo

que se escurre entre el miedo

y los matemas de las pasiones.

 

 

 

 

 

 

 7

La lluvia cesó

se engendran los días de la muerte

fornican su sorpresa

sus sexos golpean la confidencia

una brevedad el testimonio

 

Réquiem para el mundo.

 

8

El contemplador del monólogo

aligera su inquietud

las intuiciones yacen en la noche

su expresión invade el azar

entreabierto al ensueño  y al acierto

musita ganas revertidas a la circunstancia

 

La imaginación y la placidez del contacto

 

La originalidad del deseo permanece intacta

a las trampas del amor.

 

9

Detenida en el borde del mal

significo la ternura

contienda mortal de lo divino

la atracción se lanza a conjeturas

envuelto lo intemporal al vestigio

fiel a lo diferente

atrapo eternidades insinuadas

dejo los indicios entre palabras

todo es recorrido  del tiempo

atrapado en la memoria

 

La certeza y el veredicto

los cumplo en mi cuerpo

 

Asisto a los actos del sueño

primicia de mi deseo

 

El teatro en mi ser obra su prisa

repito la escena

 

La muerte es un ensayo de amores.

 

 

CON/FABULACIONES 

1

Un óvulo se pierde en el holocausto

el declive antecede cualquier lugar

el descanso desata el vértigo

tras la agonía procedo

un ruido estrella lo anverso

un personaje más en el orden de la falta

 

La hora otro propósito de la arena

ha hecho de la primera luz

el último sueño

poseedor absoluto de mis reliquias

 

Huellas pequeñas recogen mis penumbras

redimo el sueño y las circunstancias

las esperas acuñadas al muro

se envanecen en mi retina

 

Dejaron de quebrantarse los espejos

cercano al crepúsculo yacen

los siglos demolidos por otros hombres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 2

 Acecha el nocturno

anuncia a su manera lo coitos milenarios

deja de explorar el odio atrapado en la cruz

desconoce la envoltura del suceso

abandona el instante y los hechos

el fuego no resiste la embestida del mar

 

La tierra acorrala día a día

jamás retornarán las sombras

el aullido del tiempo escarbó sobre un nombre

junto a sus pies cayó el último tótem

 

Sofoca recuerdo la madrugada

horas donde no nacieron los hijos

horas donde la lágrima frotó su rito final

 

Rastrilla la gruta

olvido aprieta la imaginación y la prisa

visitantes destierren el signo

deseo deja de estar desterrado del cuerpo

indagadores tropiecen con el cadáver

rediman el desacuerdo sacramental

regocíjense

 

El notario del sueño cabalga las aristas del firmamento

los residentes del credo peregrinan sus detenimientos

 

La luz gotea su certeza

la cubierta del arroyo timonea la bruma

la herranza erigió algo

 

Alguien mata a un hombre

alguien muere en mí

el otro desata a otro

 

Abandonados y apropiados

a la confirmación de una ausencia

la eterna vigila su excusa

para no soñar

 

Participa sus ficciones

ya no aguarda el deceso

sus pasos no recogen la posesión

no habrá reporte

 

 

La ciudad crece sobre la batalla

las madres iniciaron la partida de defunción

los gritos se amotinaron sobre los botas

la palabra dejó de morir en la memoria

jamás se resignó al nombre de alguien

único acierto del nacido

eclipsa el sueño tras el relincho de edipo

un dibujo efímero arrastra otra forma

la quimera acecha al que la dejó

nadie es ajeno a su abismo

 

Apresura la víspera

como jugadores sentencian sus días

liberan sus movidas en cada pesadilla

el horror los espera en cada despertar

 

Las víctimas de la expulsión tramitan sus hallazgos

los enterradores se congregan ante la gran lápida

“los límites del horror los han vivido en casa”

 

Afuera la memoria acampa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 3

Inscribieron la pérdida

dijeron a sus deseos

jamás cedan al amo ni a la muerte

sus cuerpos conllevan la trinidad

del Uno fundador del vacío

los restos quedarán anunciando

la caída del hacedor

 

Otros caminarán donde yacen los escombros

lugar donde se desgarró la inercia

ahí donde el orden marcó su espanto

ahí donde creaste el tánatos del verso

ahí donde has perforado el amor tantas veces

 

Aprendieron a decir

todo deseo es un jaque mate

donde nada consume su castración

donde solo lo sabe el sueño

el que nunca sacrifica nada

 

Asignaron sus cuerpos para alcanzar la nada

intimidaron las palabras apremiando la vida

 

Se encontrarán siempre

entre una tempestad y una tarde

de verano perdiéndose

en la siesta del panteón

 

El insumiso dejó de desdibujar al otro

de tanto en tanto era su tercera persona

el desvanecimiento fugaz no lo sentía

caía junto con el sueño

que liberó al espectro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 3

Devoto al deseo

comulga al otro lado de la perversidad

el cuerpo celebra su fe

según sus nombres

fieles a la recomendación

por obra y gracia de él

pueden seguir a su prójimo

han sido por siempre los escogidos

para que hagan de su voluntad

dominio de lo perdido

ajenos al reflejo

y a la imagen del principio

perdidos en la promesa del gozo

son esclavos del impulso del miedo

y hasta de la misma muerte

dejen de soñar

incrédulos de cada día

les recuerdo

la muerte no se deja coger

solo permite imagen y semejanza

 

Tu y Dios uno de ella.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 4

Cuando hayas entrado al espejo

tu insomnio se habrá tornado

laberinto de espera

no olvides regresar del sueño

para que no faltes al próximo

aquellos que no regresaron

se encontraron con el retorno infinito

quedaron atrapados en la multiplicación

de una imagen escogida

 

Otros traman la ejecución del durmiente

caído en el instante

en que el mar devolvía su regreso

 

La ola golpea el grito

la huella hace un hoyo en la palabra

 

Todo acto de amor es un entierro al goce.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 5

Tu itinerario un retorno de confirmaciones

reiteración misma de toda emboscada

 

Fundamenta tu nada

tus movimientos son todas tus muertes fallidas

cada retorno una consumación de amor

y de un placer caído en el estanque de la locura

 

Otra ficción se consume

remarcado los residuos entre uno y otro

todo giro es un intento de otro intento

envuelto entre íconos de amores

 

¿Acaso un delito el desatino de los cuerpos?

todo acto es un crimen que salda otro acto

 

Dieron a conocer una causa fundamental

 

“No mates el deseo del otro

para que no mate el tuyo”

 

Registraron la trama

enfrentaron la tragedia

 

No se  dejaron tentar por un acto mundano

 

Los héroes de la muerte  dejaron

al descubierto al rival oculto

 

No hubo más conquistas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 6

Nunca más volverás a ocultarte al espejo

en tu nombre se radicó la huella

persuadiste a los mortales se alejen

 

¿Quién no ha asesinado alguna vez a Dios?

¿quién no ha estrellado el odio

ante el gestor de sus días?

¿quién se ha visto en los pasadizos

del surtidor cuando recuerda algo?

¿quién ha alternado entre estanques y escondites?

¿a quién el paso le quemó un año de su infancia?

¿quién ha sentido en la garganta una guerra tan precisa?

¿quién ha sentido la crueldad acrecentarse en el silencio?

¿quién ha sentido romper el chasquido de la furia en su cuerpo?

¿quién se ha despertado en la madrugada con llantos del sueño?

¿quién ha visto el placer del golpe quedado en el gesto?

 

Alguien ha quedado en ti como sollozo perdido en marzo

el tercer día de cada año te recuerda a ti

 

El mar estampó su grito

diente de vela la cornisa del maullido
hadas de la noche para los desaparecidos

la oscuridad soporta la corona del tiempo

la eternidad parece un ruido de carro

una pintura deja ver vidrios incrustados

los desmantelamientos del tímpano

agarran rasgos de miseria

 

El viento revuelca los extramuros del crustáceo

los ojos de la península parecen signos

de algo perdido entre ermitas y lienzos

la cólera cae en café y números empolvados

el sitio perece sobre los ángulos del tobillo

y del espóndilo escondido en una corriente

 

El arpón no pudo con el rocío

toda vida desemboca en oposición al río

todo interior la profundidad del mar

su intimidad marca la orilla de otra intimidad

jamás la palabra será el confinamiento de otra palabra

el alcatraz tras el escollo del silencio

el percebe pica los retornos

la tercera persona muere en el otro

¿cuál tiempo trastoca al cuerpo?

¿quién lo ha habitado?

¿por qué la muerte se ha convertido en pleito de amor?

¿por qué el río no aprieta los sentimientos?

¿qué conlleva la historia además del enterrador?

¿dónde está el designio estrujado en la infancia?

¿por qué la pregunta no aquieta la angustia?

¿qué perece en cada nacimiento?

 

Los ojos acechan sus últimos descansos

la marea baja

hay que volver hacia algún lugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 7

¿Dónde está la constancia del grito?

¿dónde la inocencia se escabulle?

¿dónde el horror?

¿dónde está la primera palabra?

¿dónde nació el primer recuerdo?

¿dónde está el espejo del júbilo?

¿por qué los ojos de mi madre me persiguen?

¿por qué los míos la persiguen?

¿en qué juego ensayé mi crimen?

¿acaso en el beso filial?

¿quizás en la muñeca?

¿o en el sentimiento parecido al odio

donde no dejas de estar junto a tus sueños

donde ha muerto tantas veces?

 

Soy el veredicto

alucino la escala del deseo

envuelvo al sometimiento

hago de mi palabra una mujer

a cada instante

la inhabitable muerte y vida juntas

nunca descansarán

así lo quiso el gran deseo

un minuto de palabra eternamente

 

He inaugurado las metáforas

no tengo memoria

solo palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 8

La historia inventó mi muerte

atrapó mi cuerpo

mas no escribió sobre él

cerrado el movimiento

advengo a la escala

la luz encerrada en mi sombra

 

Quebrada la intermitencia

erguido el primogénito

óleo a su nombre

actor de su esperma

en boca de su hija

el olor a café pasado

aquel mira las última tarde

fuma y quema el silencio

la ceniza envuelve su enigma

el trombón recogió lo categórico

acumuló los contrabajos

el cigarro sostiene la filiación de su ternura

encontrada entre las rejas de la ciudad

 

La querencia una recriminación más

entre sus ausencias

una joroba deja ver su sombra

su sueño parece asta del infinito

una tempestad de infamia quiso ahogar su voz

una guerra abrió cauce al arroyo filial

coronó la desembocadura

 

El trueno anuncia otra población

el comienzo un término extinto

cayendo sobre el río

el rayo rasgó el escudo de la generación

empezaron la primeras muertes

 

Todos serán sombras del infinito por un instante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 8

El océano se detuvo ante las luces

zarpé hacia ellas

mi padre fue la proa de abismo

crucé el dintel de las resacas

el puerto olía a mis cinco años

mis miedos eran enemigos breves

entraban y salían

 

Indago la fisura de la madera

la fatiga quedó en el trecho

retomo los restos

anduve por el desandar de la quimera

nada se rescata
retorno como brisa tras la ausencia

¿dónde está?

¿qué extraño?

 

El regreso postergado en tantas muertes

 

Tropiezo conmigo a cada instante

la tiniebla tiene aroma de rebeldía

una zanja atrapó el acto

empuñó la imagen

raptó el anhelo

hizo de la furia su cábala

y del movimiento un frente

cruje el vacío

 

Ya  no escupen la biblia

siguen matando al enemigo

no hay mejilla que ofrecer

 

La estatua de sal

sirve para juegos

cerca del mar

 

La lengua navega sobre el sepulcro

ilumina la creciente

sale entre los litigios

la travesía está entre los acantilados

y los sortilegios del alba

 

La espera enterró su mito

la grieta dejó de soñar la unción

el frenesí liberó la promesa.

AGUAJE

 

 1

Imperfecta belleza

insignias mi pericia

con desquicio

y afición enervante

consumes mi anómala

adoración hacia ti.


 2

Resplandor del oráculo

tu cuerpo en mi boca

devota lujuria

convicción del gozo

extingues impulso

en torno de acertijos

fragmentas creciente

a la deriva rutinas

 

Nuestras conspiraciones |zozobran

 

Perenne poseedora

vuelves me envuelves

soberanamente

te acercas te alejas

te siento intensamente

ofuscas

 

La vehemencia subyugante

dentro de tu vientre

del mío.


3

Quiero un caos quemante

en mi sí en mi no

quiero un deseo irreverente

de toda prohibición

quiero una agonía de limbos

en mi carne de albas

quiero una boca tierna

en una parte elegida por mí

quiero una señal de bien y de mal

en mi ascensión al amor

quiero un Dios deshaciendo su creación

en mi génesis eterno.


4

Escucho el mar recogerse en sí mismo

su golpe de celo recobra el impudor de la hiel

ruedan maniobras de soledades sus últimos rebotes

el gramófono interrumpe a intervalos

con su dejadez y olvido

la intempestiva resaca alcanza mi separación

mis lagrimales flotan en el espacio.


5

Mi redondez terrenal una sola tentación

hecha para la muerte

hecha para la contradicción entre el deseo y el amor

el  peñasco deja escapar olor del amoniaco

extraviado en los barrancos que desconozco

 

La cola del reptil se entierra en el mar

– ningún sitio he escogido –

 

Toda curva encierra una incógnita

el desvarío del oleaje blasfema en mi cuerpo

yazgo en mi ausencia

me pierdo con ella

 

Por una vez cavilé en el azote de la sombra.


 6

Encerrado en mi corteza de sal

aprisiono agobiante caricia

orfandad del origen

rescoldo de la fábula

en el centro marejada de secretos

– bucanero y coyunda la oscuridad del tabú –

 

Lo insepulto con mi palabra

 

Nuestros deseos chocan como multitud

presintiendo la derrota del universo

 

Desato los astros para que estampen

su procesión en mi pecho sin duda.


 7

Eché de mí la alucinación del extraño

toqué el aguaje del cielo que carezco

fondeo la imagen en mi infierno

 

(Dios eres mi caos)

 

Me falta fe para llegar a la inmortalidad

tu psique es perversamente mía

se me entrega casi completa

 

El júbilo se regocija en mí

ante la mirada que me dice quiero

 

Misterio en mi muerte

realidad en mi realidad

creación en mi creación

 

Me quitaste el velo del secreto

 

Tu amor en mi amor

– yo no sé –


 8

Mi avatar en tu cuerpo

perezco con él

los acabamientos de la gloria elegí

siento tu hoguera poblando un sueño de libertad

subvierto aparición sin renunciación

deshago la guerra en tu sentimiento sin ofrendas

me quedo sin Dios sólo para amarte

 

En tu mar los rescoldos de mi éxtasis

¿y en mí?

está demás decírtelo

– lo sabes –


 9

Liada a la progenie de nuestra piel

oteamos la sombra

himen de la nada

luna plena en su litigio sin rostro

esconde y saca la certeza oculta

 

Navegante fraguas dentro del buque

climaterio atarrayas a la deriva de la tierra

ella la tentación eterna

 

Desvanezco la queja

estampo la forma en los dilemas de la llovizna

disperso mi origen en el tuyo

 

Mi desierto devora el sol

junto con el silencio de la esfinge

 

Invisto al oráculo cuerpo del amor

rastro astrolabiante de tus ojos.


 10

Confirmo tu luz

ignoro la realidad

no rindo honor al sueño

 

– Interludio –

 

La mujer del fogonero

es la hechicera del sol

 

En la red del ocaso

la trama de quién.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: