jump to navigation

RAFAEL DÍAZ ICAZA, GUAYAQUIL, ECUADOR, 1925 mayo 26, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: , , , ,
add a comment
RAFAEL DÍAZ ICAZA, GUAYAQUIL, ECUADOR, 1925LOS OFICIOS AJENOSLlegué hasta el foso de los muertos y grité ¿Hasta cuándo?

Mientras volaban aves de desprecio

Y aullaban en la noche comerciantes de bombas.

 

No pude más y quise renunciar a la familia,

Renegar del pasado y del presente,

Para decir la vida, solamente la vida,

Pese a los enemigos del amor humano.

 

Yo era Ernesto Brom y no pude regresar a mi casa:

“Hasta cuándo peleamos, madre mía”,

¿”Cómo poner muletas a la noche?”

¿”Dónde encontrar la foto de los niños”?

Yo era  Sergius Stepan, y soñaba con volver al mar.

En las trincheras

Avanzaba hasta el día con mariposas de maíz,

Con palomas de cuadernos y sueños.

No quería matar:

“En Curazao está esperándome el amor,

Cruzando el puente de Willemstadt, en una casa

Dorada con letreros holandés”.

 

En la noche de obuses, yo no quise matar.

No quise contemplar la cara pálida

Del hijo que rompí en una trinchera

Mientras, lejos, la vida seguía siendo la vida

y salían a las calles las sombrillas del Sena

y volaban las blusas panimávidas de Valparaíso

y giraban melodías de tranquila cerveza en el paseo del Tívoli  y amábanse los adolescentes de Villa Borghese.

 

En la sed del hospital de guerra, quise volver a mí

Con tajadas frutales,

Con vino de reconciliación para la vida,

Cuando el amor me dijo: “!Has sido tú!, y no lo quise creer,

Cuando mi rostro quemado en las batallas

Escupía soledad y humo maldita sea, para siempre.

 

Respondí solamente: “regreso de la noche”.

Y lloré como antaño por la pérdida de la gata de angora,

Por la rotura del juguete mecánico

En nuestra casa celeste de colonia.

Lloré por la muerte del padre, hace mil años,

En el río caracol.

Por la cometa que me hicieron pedazos en la escuela.

 

Torno a escribir oficios de ridículos llanto:

“Muy señor mío: renuncio a ser soldado”.

“Distinguidos amigos: yo no puedo matar.  Estimados señores:

Hundíos en el fondo de la noche de mierda”.

 

No pude más, no pude más.  Llorando

Arroje por la borda el yatagán de acero,

El uniforme de oficial y la estrella.

Regresé a los sencillos trabajos de vivir

De amar y de ser hombre.

 

 

 

 

———————————-

POR RODOLFO PEREZ PIMENTELRAFAEL DIAZ ICAZA
POETA Y ESCRITOR.- Nació en Guayaquil, el 24 de Octubre de 1925. Hijo de Francisco Díaz Urquiza, comerciante que falleció en 1955 de avanzada edad y de Haydeé Ycaza Montoya, profesora en su juventud en la Escuela Fiscal Calixto Romero: de Samborondón y luego en la Escuela Municipal-Carlos Monteverde de Guayaquil, donde se jubilo tras cuarenta años de labor y fue condecorada con la medalla “Al Mérito Educacional”. Hija de Gustavo Icaza Aguirre, ella le enseñó las primeras letras. Después la familia se trasladó a Guayaquil, donde prosiguió sus estudios en la Escuela “Cristóbal Colón”. Tenía solo cuatro años cuando una acémila casi termina con su vida mediante una patada en la cabeza. El episodio está brevemente esbozado en uno de sus libros recientes, en el cuento “El Cuarto Volador”.
Terminó la Enseñanza Primaria en la escuela salesiana “Santo Tomás Apóstol” de Riobamba, adonde lo enviaron como interno porque se preocupaba en escribir “inútiles letras de canciones” a las que ponía música su amigo Manuel Dueñas Cartagena y por vagabundear por el Guayas y El Salado. A su regreso a Guayaquil fue matriculado en el Colegio “Liceo América” donde completó hasta el Segundo Curso de Secundaria. Tenía más interés por la literatura que por el estudio: su madre y su hermana mayor poseían considerables bibliotecas en las que predominaban las novelas, devoraba a Veme, Salgari, Poe, Dumas y Daudet.

De allí pasó al Colegio Nacional Vicente Rocafuerte en cuyo periódico “Nosotros” publicó su primer poema titulado “Kaleidoscopio”. A partir del Tercer Curso ganó todos los años el Primer Premio del Concurso de Literatura. De entonces es un recuerdo inolvidable del poeta: “Vivía en un caserón de la Avenida Olmedo y Chile, cerca de la casa del novelista Enrique Gil Gilbert quien me dio su amistad y un día me llevó a casa de Joaquín Gallegos Lara, al que considero mi maestro en humanismo. Joaquín me deslumbró con su charla encendida que era casi una cátedra de marxismo, con su patriotismo ejemplar con su desinterés personal.”

Con una recomendación de Gallegos ingresó en 1944 al diario El Universo, del que renunció y al que reingresó en varias oportunidades. Allí trabajó sucesivamente como Corrector de Pruebas, Reportero, Titulador y Encargado del Cable (información extranjera) Su última salida en aquellos años fue en Abril de 1951. Trabajaba desde las primeras horas de la noche hasta la madrugada.

En 1944 Abel Romeo Castillo publicó una selección de sus poemas en la Página Literaria de El Telégrafo bajo el título: “Un Promisor Poeta Nuevo”, con un elogioso comentario. El domingo 28 de Mayo apareció en la misma Página Literaria otro poema suyo titulado “Carta a Velasco” que terminaba diciendo: “El pueblo tiene honda raíz revolucionaria / Velasco”. Y por coincidencia, esa misma noche estalló la famosa Revolución.

Tras varios triunfos en numerosos concursos literarios nacionales y de haberse integrado al Grupo Madrugada fundado por Galo Rene Pérez y Galo Recalde en Quito y que publicaba una revista del mismo nombre, en 1945 ganó un Concurso Internacional de Poesía, Cuento y Ensayo convocado por la Academia de Letras Castellanas del Instituto Nacional (ALCIN) de Santiago de Chile, el Premio Unico en Poesía y a la vez el Premio de Honor, máximo galardón discernido entre los ganadores de los tres géneros. El poeta chileno Roberto Meza Fuentes, Embajador de Chile y amigo personal del Presidente Velasco Iban-a, consiguió que éste donara los pasajes para viajar a Santiago en 1945 a recibir la medalla y el diploma respectivos y permanecer como huésped del País de la Estrella Solitaria durante tres meses en unión de los otros ganadores: Edmundo Blum Gutiérrez (Cuento) y Aníbal Leonardo Muñoz (Ensayo). A su regreso volvió a trabajar en El Universo y se reincorporó a las aulas vicentinas. Las generosas amistades literarias de entonces (Neruda, Latcham, Rosseíl, Lili o, Rocuaní, constituyen señales imborrables en el recuerdo del paso de Díaz Icaza por Chile). En 1947 se graduó de Bachiller en el Rocafuerte y el Rector Ing. Fulton Camacho hizo imprimir en la vieja prensa manual del colegio su primer poemario con prólogo de Joaquín Gallegos Lara: “Estatuas en el Mar” en 40 pgs. La portada fue realizada por Alfredo Palacio y los grabados interiores por Jorge Swett y recibió críticas muy elogiosas, como la del célebre poeta Jorge Carrera Andrade, Embajador en Caracas, que Díaz Icaza utilizó de prólogo de su nuevo libro “Cuaderno de Bitácora”.

Hernán Rodríguez Castelo anota de “Estaturas en el Mar” con Cantos muy tempranos, como “Soy la Tierra”, prosopopeya de sostenido aliento, mostraron a Díaz Icaza como a poeta hondo, a quién las imágenes- extrañas, ricas de poder alusivo- le servían para ahondar en lo humano visceralmente. Poeta de alta e intensa pasión, cuando esa pasión fragua en imágenes poderosas y cuando esas imágenes, más allá de cualquier juego, se comprometían obscura y totalmente con esa pasión, hallaba un lenguaje de tenso y renovado lirismo. Y discurría por entre iluminadas imágenes y símbolos hieráticos, con enorme grandeza. “Estatuas en el Mar” es un poemario directo de poesías casi limpias con pocas metáforas y con un profundo sentido social.

Aunque Madrugada no fue una institución o algo así, tuvo estrecho contacto y coincidencias estéticas y de sensibilidad social con todos los miembros de ésa promoción: Cesar Dávila Andrade, Alejandro Velasco Mejía, Tomás Pantaleón, David Ledesma, Enrique Noboa Arízaga, Galo Rene Pérez, Arcelio Ramírez Estrada, Cristóbal Garcés Larrea, Pedro Jorge Adoum.

En 1949 publicó “Cuaderno de Bitácora” en 52 páginas e ilustraciones de Marina Domínguez. Acerca del libro escribió el crítico colombiano Benjamín Santángel: Rafael Díaz Icaza, autor de Cuaderno de Bitácora, es una de las nuevas y más prometedoras figuras de la joven poesía ecuatoriana. Un ano antes había ingresado a la Escuela de Periodismo de la Universidad de Guayaquil, adscrita a la Facultad de Filosofía y Letras, de la que egresó tras rendir todos los exámenes en 1951, pero un transitorio desinterés por el periodismo hizo que no escribiera su tesis “Arte y Publicidad” hasta 1972.

Ese mismo año 1951 contrajo, matrimonio con la profesora normalista Germania Terranova del Rosario, con la que han tenido cuatro hilos v una unión estable v feliz.

Entonces tuvo que ganarse la vida en oficios ajenos a su especialidad. De Octubre de 1951 a julio de 1966 trabajó como empleado de la Cía. de Seguros Sud América. En 1949 se inició como profesor en el Colegio Municipal Nocturno César Borja Lavayen y laboró ininterrumpidamente hasta el 30 de Abril de 1966, en que renunció cuando desempeñaba el cargo de Vicerrector del Plantel. De manera que trabajaba simultáneamente durante el día y la noche, casi doce horas para completar un magro presupuesto mensual.

El 52 apareció “Las Fieras”, Cuentos de ver y andar, en 124 páginas con un “criollismo que había heredado del relato de la generación anterior todo su realismo, su acercamiento a la gente campesinas, su amor por el habla, costumbres y folklore de esas gentes, sus gustos por los casos tremendos y su aguda captación del dolor”, por eso se dijo de Díaz Icaza en sus comienzos que era un epígono de los años 30, ricos en denuncias, en realismo social.

En 1954 dio al público su tercer poemario que como los anteriores fue impreso por la Municipalidad: “Las llaves de aquel país”, en 100 páginas, elegiaco y melancólico, profundamente triste, con un brevísimo Manifiesto, “Tero comenzó a cobrar cuerpo otro movimiento, del que había ya anuncios: acercar la poesía al dato ordinario, al acontecer común, casi prosaico. Y así, hay poemas que van de esta nueva manera -a veces casi antilírica- a las antiguas espléndidas imágenes”, señala Hernán Rodríguez Castelo, a quien seguimos en la mayor parte de los apuntes críticos de esta biografía.

En 1958 el poeta fundó en compañía de una docena de colegas el Comité de Escritores Partidarios de la Paz que realizó intensa labor contra la guerra y por la abolición de las criminales experiencias atómicas, tanto en el desierto de Nevada, el Atolón Bikini y en el sur del Pacifico. En mérito a su entusiasmo fue elegido primer Presidente e invitado a asistir al Congreso por el Desarme y la Cooperación Internacional reunido en Estocolmo en Julio del mismo año. El Consejo Mundial de la Paz cubrió todos sus gastos de pasajes y estadía en Suecia.

Díaz Icaza llevó consigo los primeros ejemplares de un nuevo libro de cuentos: “Los ángeles errantes”, C.C.E., Quito, 1958, 100 pags., sobre el que escribió el crítico Luis Cornejo Gaete en el Suplemento Literario de La Nación: “Múltiples méritos tiene el libro pero se destaca uno: la enorme y honda pasión humana de Rafael. Escritor que vive y actúa en función de comprender y sentir lo humano…. “

En 1959 editó su cuarto poemario, “El Regreso y los Sueños” en 72 pags-, escrito bajo las impresiones sobre la lucha por la paz traídas de Europa y cuyo poema central: “Os hablo de la paz y la esperanza” está dedicado a Enrique Gil Gilbert. Sobre el volumen escribió César Andrade y Cordero: “Frente a Módulos vociferantes y amargados, es ciertamente rara pieza de pedrería poética… En 1961 viajó a Cuba invitado por el Gobierno Revolucionario, a observar los resultados del Ano de la Alfabetización.

En 1962 publicó la novela “Los Rostros del Miedo”, Guayaquil, 202 pags. acerca de la que escribió Ignacio Carballo Castillo: “Díaz Icaza narra y subyuga – Toma al lector y lo deja a expensas gratísimas de su sencillo contar”. .

En 1965 la Universidad de Guayaquil, publicó su quinto poemario, “Botella el Mar” en 142 pgs., con bellas ilustraciones de Enrique Tábara, según Rodríguez Castelo hay una búsqueda metafórica, enamoramiento de la palabra y la musicalidad, donde conjugó los hallazgos formales con lo expresivo”.

“En Botella al Mar” asistimos el endurecimiento de la metáfora para decir realidades sórdidas y un manejo cada vez más frecuente de la. ironía en respuesta a contrasentidos y paradojas del convivir humano. El verso corto recoge las impresiones fugaces del viajero. Se sigue trabajando en la elaboración de un lenguaje que adapte las antiguas fastuosidades del canto a la crónica de un hoy falso, dislocado, absurdo. Fragmentarismo, torbellino de alusiones y referencias a la banalidad ambiente, muestran al poeta inmerso en ese hoy.”

Entre 1966 y 1975 fue sucesivamente redactor y ejecutivo de cuentas de tres agencias guayaquileñas de publicidad: MacCann Erickson, Publicitas y J. E. Mata y Asociados. En 1967 apareció su segunda novela: “Los Prisioneros de la Noche” C.C.E. Quito, 210 pags., premiada en un Concurso de la Unión Nacional de Periodistas. Ella… ahonda en estados de conciencia y subconciencia, enriqueciendo su repertorio temático, innovando sus modos narrativos, forma especial de montaje, cambios de sujeto en la narración, juegos contrapuntísticos. Un año después, en 1968, el Núcleo del Guayas de la Casa de la Cultura lanzó una segunda edición.

Una colección de relatos urbanos, psicológicos, sociales y políticos “Tierna y violentamente”, le hizo ganar en 1969 el Premio Nacional de Cuentos José de la Cuadra, editado el año siguiente por el Núcleo del Quayas en 165 pags.

El 72 apareció su sexto poemario “Zona Prohibida, ganador del Premio Nacional de Poesía Medardo Ángel Silva, convocado por el Centro Municipal de Cultura de Guayaquil. Sobre este libro, de cien páginas, escribió Rodríguez Castelo:… tienta una lírica de comunicación más directa. Asuntos del hombre en la calle, en lenguaje lírico que toque al hombre de la calle. Esta es la zona prohibida.

En 1973 asistió al Congreso Mundial de Fuerzas de Paz reunido en mascú. Y en años subsiguientes concurrió a importantes certámenes convocados por aquel Organismo, entre los que se destacan por su proyección el Congreso Mundial de la paz, Berlín Oriental, febrero de 1979 la Segunda Conferencia Internacional de Solidaridad con la Independencia de Puerto Rico, México D.F., noviembre de 1979; Reunión de la Presidencia del Consejo Mundial de la Paz, La Habana, abril de 1981; Conferencia por la Cultura y la Paz, Sofía, Bulgaria, febrero de 1983; Conferencia Continental de los Movimientos Nacionales de la Paz, Guayaquil, julio de 1984 y Conferencia Continental de Movimientos de la Paz de América Latina y el Caribe, Guayaquil, mayo de 1987.

El 74 ganó el Primer Premio del Concurso de Poesía de Diario El Universo, con “Ciudad Nocturna”, hermoso canto de exaltación a Guayaquil. A partir de este año y hasta abril de 1980 trabajó en calidad de Supervisor Editorial de “Ariel”. En tal carácter dirigió la edición y escribió los prólogos de dos colecciones: cien libros de la Colección Ariel Juvenil y cien libros de la Colección Ariel Universal.

En 1975 fue nombrado Subdiretor del Núcleo del Guayas sin sueldo. Días aceptó por tratarse de un hecho histórico, la devolución de aquella Institución a los civiles, pero puso al Presidente de la C.C.E. Galo Rene Pérez, la condición de que se le diere libertad para trabajar sin interferencia alguna y que se le permitiese escoger a los Vocales que también deberían ser nombrados para acompañarle en el Directorio, condición que se cumplió.

En la ceremonia de posesión recalcó que había aceptado las funciones para que el Núcleo volviese “… a las manos de los civiles que la crearon”. Ello exasperó al Ministro de Educación, General Gustavo Vásconez, quién exigió explicaciones al poeta primero verbalmente y luego mediante oficio; pues, como le dijo en los instantes de la posesión.,”… no comparto su criterio de que sólo los civiles son hombres de cultura”.

Díaz. se negó terminantemente a rectificar sus expresiones, y en lugar de hacerlo remitió su renuncia, pero el presidente de la C.C.E. interesado en que el impase no trascendiera a los medios de comunicación colectiva pues le podría ocasionar la perdida de sus funciones en Quito, intervino y le pidió proseguir en sus funciones a las que dio permanente respaldo, aunque desde entonces se marchitó esa amistad pues Pérez no le perdonaba haberle contradicho a “Mi General Vasconez”, situación que le había puesto en grave aprieto a él mismo, como presiente de la C.C.E;

En 1979, caídas las oprobiosas dictaduras Militares, el Directorio del Núcleo convocó a elecciones y la Asamblea General de Miembros le eligió Presidente por abrumadora mayoría, en mérito al trabado desplegado, especialmente en el campo editorial. Aún se recuerda la publicación de más de cien títulos de la Colección Letras del Ecuador.

Desde 1962 es miembro de la Gran Fraternidad Universal, entidad Esotérica Cultural Asociada a la Unesco y desde 1977 forma parte de la Agrupación Cultural y Fraternidad. En 1977 publicó el libro de cuentos “Poriamar”, en la Colección Letras del Ecuador, Casa de la Cultura Núcleo del Guayas, 124 páginas. Narra allí sus experiencias de dos meses de viaje a la isla de Malta, en la Motonave Islas Galápagos, de la que era capitán su cuñado Blas de la Torre Delgado.

Durante seis semanas que abarcaron abril y mayo del 77, realizó una gira por Estados Unidos, invitado por Partners of the Americas” y el Instituto Internacional de Educación. Fue huésped, entre otras instituciones de enseñanza superior, de la Universidad de Bostón (Bostón College), de la Universidad de Texas, de la Universidad Estatal de Louisiana, de la Universidad de California en Berkeley y de la Universidad de Idaho, Moscow, en las que ofreció lecturas de su obra poética y disertó sobre la literatura contemporánea del Ecuador.

Desde 1978 es uno de los más leídos columnistas de la página Editorial de El Universo donde mantiene la Sección Botella al Mar que durante 1976 y 1977 había escrito diariamente para Expreso. El 7 publicó en la Colección Básica su Toriatierra”, antología de sus cuentos que consta de 215 páginas. También dio a la estampa la antología poética “Señas y Contraseñas'”, que incluye en buena parte poesía inédita, en la Colección Letras del Ecuador, del Núcleo del Guayas, 235 páginas aunque también es obra suya de recopilación.

Cumplidas en 1981 las funciones para las que había sido electo como Presidente del Núcleo guayaquileño de la Casa de la Cultura, pasó al Colegio Nacional Mixto Huancavilca, donde dictó cátedra de literatura. En Octubre de 1985 fue designado Director del Departamento de Comunicación Social y Extensión Universitaria de la U. de Guayaquil.

Ha recibido por tres ocasiones la “Medalla al Mérito Literario”, otorgada anualmente por la Municipalidad de Guayaquil en 1970, 74 Y 80 Y también se le ha entregado la “Medalla al Maestro del Año” por Antena Pedagógica.

En 1985 ganó el Premio Nacional Aurelio Espinosa Pólit por su libro de cuentos “Prometeo el joven y otras morisquetas”. El Jurado Calificador integrado por Jorge Dávila Vázquez, Cecilia Ansaldo y Simón Espinosa señaló en el dictamen que… el conjunto de textos es homogéneo, imaginativo, lleno de sugerencias y de lirismo; los personajes han sido pintados con ternura y respiran vida; en la evocación de los ambientes y en el acontecer, se mezclan Sutilmente la realidad y la magia”. Bellamente editado por la U. Católica, Quito, con portada de Rafael Nevárez Franco, apareció en 1986 en 94 páginas.

El Ministerio de Educación y Cultura y la Dirección Provincial de Educación del Guayas, mediante Acuerdo Ministerial NO. 16 del 23 de abril de 1984, designó con el nombre de Rafael Díaz Icaza a la Escuela Nocturna No. 56, dirigida por la Lcda..Delia Quiñónez Rojas. Igualmente, llevan su nombre la biblioteca del Colegio Nacional Juan Emilio Murilio y la Biblioteca de la Asociación de Ecuatorianos residentes en Chicago.

Su último poemario de 1986, es el No. 6 de la Colección La Rosa de Papel, Núcleo del Guayas, en 30 páginas, selección y prólogo por Miguel Donoso Pareja, con poesía edita.

El poeta y escritor habita en su casa de Luis Urdaneta 1912 y Carchi (Barrio Orellana), adquirida en 1984 con el dinero de la venta de su vieja casa situada en las calles Boyacá y Coló, en parte heredada de su padre y en parte adquirida de sus hermanas mediante un préstamo hipotecario del Seguro Social.

Su estatura es baja, trigueño, modales corteses, hablar sereno y con poder de convicción. Jamás se ha afiliado a partido política alguno, aunque es francamente izquierdista. Hace crítica con la capacidad de quien ha ejercido la cátedra de Literatura por más de treinta años. Es uno de los poetas de más alta calidad y tenido aliento del país, a la par de narrador de excelentes textos.

 —————————–

POESÍA DE RAFAEL DÍAZ ICAZA

RAFAEL DÍAZ ICAZA
(Guayaquil, 1925)

CUADERNO DE CANCIONES

Doncella que al prado
del campo saliste
no entres a las ciudades con sus colas
de hambrientos
con sus gritos, rebuznos, puñaladas
comerciantes, banqueros, sodomitas
saltimbanquis, taquígrafos, doctores.

Doncella
regresa a la pestaña
torna al pájaro que no sabe mugir
y ponte nuevamente
las entrañas de amar en el sitio debido
no quieras
morirte para siempre de la pájara pinta.

Doncella
hurgada por vejigas y botellas
extraviada en gramófonos
televisores, radiolas, bacinicas
alcahuetes, poetisos, estudiantes
conspiradores, frailes, asesinos
doncella
que al prado
del campo
saliste.

II

Son cosas del bandoneón
que por gusto y nada más …
Usted sabe, mi amigo
cosas del bandoneón.
Cosas
de llorar a veces
como Mario Moreno cuando se encuentra a solas
como Carlos Chaplin
cuando era él mismo
como Alicia
en el país de las ya muertas maravillas.

Usted sabe, mi amigo:
algo se quiebra, y usted pone
el disco más eléctrico
de los Alegres Vallenatos
la charanga más chévere
y solamente nada
solamente le suena
a hueco el corazón.

Entonces alguien grita
desde una pieza del Hotel Regina:
préstame la corbata de David Ledesma
o la pistola de Jacinto Santos
o el cortaplumas de Dávila Andrade.

Pero ¿qué cosas digo?
Cosas del bandoneón …
¡usted perdone!

(De Señas y conirasueñas)

BALADA

Pequeño dios: ¿qué hiciste?
Te regalaron un verdadero dios
pero lo redujiste
a estampas y señales.
Te dieron
padre, madre ámame y familia
pero los convertiste en amistades
conocimientos pasajeros, saludos
y tarjetas.

Cuando llegaba la hora del amor, decías:
hora es de las visitas
hora de los cumpleaños
ahora es la hora de tomarse un trago
amén.

Pequeño dios, estabas sin embargo
lleno de amor.
Pusiste
fronteras y alambradas.
Estabas
lleno de saltos y alegrías.
Colocaste
doctorados y títulos
y rostros sin rastros
y diferencias para tus iguales.
Lo llevabas adentro, y sin embargo
lo seguías buscando
pequeño dios
pajarito cantante
mago silbador que se empeñaba
en no saber silbar.
Un día descubriste
que iba la luz abriendo las palabras
puerta tras puerta, entonces una a una
fuiste matando a todas
para no ser feliz.
Veías desde la madrugada
la luz redonda y húmeda
del lucero
y cerrabas la ventana
suicida
homicida del hombre que eres tú.

¿Quién eres, estampero?
¿Quién, solitario?
¿Quién, iluminador
empeñado en girar a tientas en la noche?
¿Quién, descubridor de los metales
preso entre piedras negras?
¿Serás, tal vez, el hombre?
Tokio, diciembre del 72.

(De Señas y contrasueñas)

OVACIONES Y VIVAS

“Pero el muerto, ay, siguió muriendo”
CÉSAR VALLEJO.

Puso en limpio el bigote de recuerdos
sacó brillo a la caja de renuncias
alisó el esternón y la clavícula
y para al fin morirse gritó ¡viva!
¡Viva el pan sin motivos!
¡Viva el guiño del tuerto!
¡Viva la enagua de la niña pobre!
¡Vivan las perinolas y los timbres!

Ya resuelto a morirse
¡Viva la lora! Dijo, y viva el perro
y su pequeña pulga
y las chicas de quince
olorosas a flores escondidas
y que vivan las chicas de noventa.

¡Viva la vida, viva la vida, dijo
y hasta la muerte recogió sus aguas
podridas y sus trapos
viejos e inevitables
y hasta la muerte dijo alegre: ¡Viva!
y el hombre nunca más volvió a morirse.

(De Zona prohibida)

MITIN EN QUITO

¡Viva la mosca sobre el hueso triste!
Digo que viva el hombre con derecho a morir
a estar encarcelado v tener hambre
con derecho a los dogmas de la iglesia.
La mujer con derecho a la vida privada
en las aceras v en los hospitales.

Digo que viva el indio con su 7 piojos
y con su mugre con derechos humanos
y vivan sus mujeres y sus hijos
con derecho al pan nuestro
sólo una vez al día, sólo una.

Policías y soldados, confidentes
prelados y oficiales:
vivan la bota azul y la dorada
casaca de las fiestas. Viva la dentadura
de metales brillantes
con la que masticáis el domicilio
la camita privada y el fogón silencioso,
viva nuestro respeto
para el que nunca acaba de morirse.

Digo que viva el hombre con derechos
de papel y de letras
el hombre siempre libre
la mujer con derechos a parir en la acera,
en las ciegas quebradas y en los páramos.

Digo, niñas de quince, viejas de quince años
con derecho al trabajo en las salas de baile:
¡Que vivan los derechos y que vivan
los dolores del hombre!

(De Zona prohibida)

EN EL 7o. DIA

Diga su amor a ritmo de Ye-Yé
dígalo a ritmo
sicodélico
de ron con toronja.
Grítelo en la difícil
ternura de los hippies
con melenas eléctricas
con blusas de naranjas y de fresas
y agresivos bluyines
tatuados en las piernas.

Diga todo su amor en la gangosa
y soñolienta voz de Charles Aznavour
expréselo con flores
de verano en el sur
de primavera en Nápoli
y con perfumes
de pezones adentro.

Cántelo, aunque después
los policías
los perros cazadores
y los encapuchados y marines
digan amor a ritmo de Vietnam
y de atómicas bombas.
Más, no le importe, amigo:
diga su amor a ritmo de Go-Gó.

(De Zona prohibida)

——————————————–

 

RAFAEL DIAZ ICAZA

INSOMNIO

Soy el náufrago, madre, y te llamo en la noche,

desolado, en el firme marchar hacia la muerte,

y de golpe me asalta la ternura infinita

de los primeros años. Y necesito saber que te hallas

cerca, que tu lámpara vela, puntual, cerca de mi.

 

   Necesito tu vaso para la mala sombra

de las pesadillas,

                 tu báculo de nogal para el descenso de los sueños

                 absurdos tu desencantada sonrisa y tus manos sobre mis cabellos.

 

                 Desolado, desde la mala noche, rompo mis puños en puertas infinitas

                 y llamo, y nadie me abre.

                 Madre: dame la llave de tus alacenas,

                 soy un hombre perdido bajo la lluvia gris:

                 enciende la cerilla más tenue para que yo camine

                 atraviesan la sombra, desde los pórticos del alba,

                 la novia y su pañuelo de azafrán y nácar,

                 la querida con sus besos impuros,

                 todas las esperanzas y todos los fracasos,

                 todos los malabares y los equilibrios en la cuerda floja.

 

                 Vuelve el hombre, desde su madurez de su poderío,

                 hasta la comarca en que lloraba solo bajo la noche inmensa,

                 y vuelven a soltarse los mastines y a derramarse el vino de los odres,

                 y a señalar con los índices al niño desvalido:

                 “He aquí al que come los panes del lamento y la angustia.”

                 Madre: un oscuro terror, una cierta sensación de culpa

                 hay en este hombre ciego que empuña las aldabas

                 de las casas sin dueño, en su erranza en la Noche.

……………………………………………………………………..

RAFAEL DÍAZ YCAZA (Guayaquil, 1925)

Blafesmo blasfemo
ya para irremisiblemente blasfemo y desconsolado
estirado en el potro
de la tortura almidonado con los comprimidos
de las ciudades de babel de hierro
ya para sin regreso
ya para no ser más el hombre el hombre.

(“poeta en nueva york”)

Poeta, narrador, catedrático universitario y editorialista del diario El Universo. Presidió la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas, en donde creó y dirigió la Colección Letras del Ecuador. Entre otros reconocimientos ha obtenido el Premio Nacional de Cuento “José de la Cuadra” (1967); Premio Nacional de Poesía “Medardo Angel Silva” (1969); Premio Nacional de Poesía “Ismael Pérez Pazmiño” (1974); y Premio Nacional de Literatura “Aurelio Espinosa Pólit” (Quito, 1985). Sobre Díaz Ycaza, el poeta Jacinto Cordero Espinosa expresa: “…es un caso ejemplar en la poesía del país. El nunca ha dejado el canto, la poesía, como la más excelsa forma, como el más profundo mensaje del hombre” […] Pero no era poesía política la suya, versos de cartel con loable intención humana pero desprovistos de poesía, sino que su lucha alimentaba diariamente el caudal lírico.” En torno a la narrativa de Díaz Ycaza, el escritor Raúl Vallejo precisa: “… comenzó con una escritura epigonal del realismo social de los años 30; sin embargo, desde los textos de su segundo libro se planteó nuevas preocupaciones temáticas y desarrolló tratamientos escriturarios que se fueron alejando de los límites realistas para evidenciar preocupaciones contemporáneas, romper con los parámetros de la verosimilitud del realismo social e incursionar también en el terreno de lo fantástico.”

BIBLIOGRAFÍA

Poesía: Estatuas en el mar (1946); Cuaderno de bitácora (1949); Las llaves de aquel país (1954); El regreso y los sueños (1959); Botella al mar (1965); Zona prohibida (1972); Señas y contraseñas -antología- (Guayaquil, 1978); Mareas altas: canciones y elegías (Guayaquil, 1993). Novela: Los rostros del miedo (Guayaquil, 1962); Los prisioneros de la noche (Quito, 1967). Cuento: Las fieras (Guayaquil, 1952); Los ángeles errantes (Guayaquil, 1958); Tierna y violentamente (Guayaquil, 1970); Porlamar (Guayaquil, 1977); Porlatierra (Quito, 1978); Prometeo el joven y otras morisquetas (Quito, 1986). Consta en las antologías: El nuevo relato ecuatoriano (Quito, 1951); Pensamiento y literatura del Ecuador: crítica y antología (Quito, 1972); Antología del relato ecuatoriano (Quito, 1973); Cuento ecuatoriano contemporáneo (s.f.); Madrugada: una antología de la poesía ecuatoriana (Guayaquil, 1976); Lírica ecuatoriana contemporánea (Bogotá, 1979); Poesía viva del Ecuador (Quito, 1990); La palabra perdurable (Quito, 1991); Así en la tierra como en los sueños (Quito, 1991); Cuento contigo (Guayaquil, 1993); Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito, 1998); Cuento ecuatoriano de finales del siglos XX (Quito, 1999).

———————————————————-

Anuncios

Antología poética de mujeres hispanoamericanas, siglo XX, idea vilariño mayo 26, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: , ,
add a comment

Antología poética de mujeres hispanoamericanas, siglo XX

Idea Vilariño, Nicolás Gropp – 2001 – 330 pages – Snippet view

CARMEN VÁSCONES (1958) Nació en Guayaquil en 1 958. Se graduó como Psicóloga Clínica en la Universidad Católica Santiago de Guayaquil. Ha publicado los siguientes libros: La muerte, un ensayo de amores, Casa de la Cultura.

books.google.com

Antología poética de mujeres hispanoamericanas, siglo XX

Idea Vilariño

0 Reviews

Ediciones de la Banda Oriental, 2001 – Poetry – 330 pages

IGNACIO CARVALLO CASTILLO, 1937, GUAYAQUIL, ECUADOR mayo 25, 2011

Posted by carmenmvascones in ecuador, Uncategorized.
Tags: , , , ,
1 comment so far

GENERACION DEL SESENTA

Poeta, periodista y educador guayaquileño nacido el  6 de enero de 1937, hijo del Sr. Damián Carvallo Moura y de la Sra. Delia Castillo Casanova.

Estudió la primaria en el Colegio Particular Tomás Martínez y la secundaria en el Vicente Rocafuerte, donde se graduó de bachiller. Finalmente ingresó a la Universidad de Guayaquil donde estudió Filosofía y Letras, y luego viajó a Alemania para especializarse en pedagogía e historia en la Universidad de Bonn.

Pertenece a la generación literaria de 1960, año en que inició la publicación de sus poemas, prosa poética y crítica literaria, junto con otros destacados escritores miembros de su generación, como Rodrigo Pesantez Rodas, Gonzalo Espinel, Ana María Iza, Antonio Preciado y Euler Granda, entre otros.

Doctorado en historia, especialidad interpretación social de la literatura y las artes visuales, ha lo largo de varios años ha difundido la cultura nacional a través de innumerables estudios publicados en Cuadernos Hispanoamericanos (Madrid), Corriere Literario Latino (Roma), Lírica Hispana y Galaxia: Revista de Vanguardia (Caracas), Testimonio (República Dominicana), Instituto Iberoamericano de Berlín (Alemania), y otros más.

Es un destacado conferenciante y escritor cuyas investigaciones han sido difundidas en el Aula Magna de la ESPOL, y las revistas de la Universidad de Guayaquil y de la Facultad de Filosofía y Letras.

Durante varios años perteneció a la Comisión de Defensa del Patrimonio Cultural e Histórico de la Universidad de Guayaquil, adscrito al rectorado de la misma.

En razón de la calidad literaria e investigativa de sus trabajos ha obtenido numerosas distinciones: Ganó la Medalla Nicolás Copérnico otorgada por el gobierno de Polonia por su trabajo educativo con la UNESCO en el Año Internacional de Copérnico en Guayaquil, realizado con la participación de alumnos de los colegios Alemán Humboldt y Aguirre Abad. En 1962 obtuvo el Primer Premio en el Festival Nacional de las Letras de la Universidad de Guayaquil con el poema: Los Niños de mi Pueblo.

También ha obtenido el Primero y el Tercer Premios en el Concurso Nacional de Poesía Ismael Pérez Pazmiño con las composiciones Ecuatorial y Perfiles de la Noche, respectivamente; el Primer Premio en el Concurso Internacional de Ensayo sobre Rubén Darío promovido por el gobierno de Nicaragua, y su estudio Ayer y Hoy de Rubén Darío fue editado en libros de bolsillo por el Ministerio de Educación de ese país, con prólogo del Dr. Fernando Alegría, Embajador de Nicaragua en el Ecuador.

Por más de diez años fue asesor de la Revista Interamericana de Bibliografía publicada en Washington por la OEA, ocupando la vacante que dejó Isaac J. Barrera.

La Municipalidad de Guayaquil le la ha otorgado la Medalla al Mérito Literario, el Instituto Centroamericano de Cultura lo condecoró con la medalla Humberto Castello Branco, la Asociación de Periodistas Guayaquil le concedió la condecoración Dr. Leonidas Ortega Moreira por sus méritos de educador y el colegio fiscal Vicente Rocafuerte lo distinguió en sus Jornadas Literarias con su condecoración anual en reconocimiento a su obra como escritor y educador.

Su obra poética está en las ediciones Letras del Ecuador de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas; Poesía Hispanoamericana (selección de Mario Marcilese, La Plata, Argentina); Lírica Ecuatoriana Contemporánea, selección Hernán Rodríguez Castelo (Círculo de Lectores, Bogotá); Los Cien Mejores Poemas Ecuatorianos, por Sergio Núñez, Quito; El Soneto en Hispanoamérica, selección de Oscar Abel Ligaluppi, Buenos Aires, Argentina); Del Solar de Eros, selección por Julio Romero Vicuña; Poesía de Tres Generaciones, Madre Naturaleza, selección por Germán Arteta Vargas; Plural Epifanía, edición del Ateneo Ecuatoriano de Quito; etc.

Consta en el Diccionario de la Literatura Ecuatoriana de Franklin y Leonardo Barriga López, ha ejercido la cátedra en la Universidad de Guayaquil, en la Universidad Católica y en los colegios Americano, Alemán Humboldt y Aguirre Abad.

Autor: Efrén Avilés Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

————————————————

 

Grupo de poetas que surgió a partir del año 1960.

Nació de dos promociones regionalmente separadas pero intelectualmente identificadas entre sí: En Quito, el grupo Caminos; y en Guayaquil, el grupo Nosotros.

Fue denominada así por Rubén Astudillo y se caracterizó por su «poesía de lucha y protesta; pero sin degenerar en el cartel político. Poesía austera y concisa, incisiva y aglutinante en sus elementos de fondo y forma. A veces blasfema y otras atentatoria contra los prejuicios sociales, las injusticias humanas y los dogmas religiosos» (Rodrigo Pesantez Rodas.- Literatura Ecuatoriana, p. 27).

Sus máximos exponentes fueron: Francisco Pérez Febres-Cordero, Ignacio Carvallo Castillo, Horacio Idrovo, Fernando Nieto, Rodrigo Pesantez Rodas, Gonzalo Espinel Cedeño, Violeta Luna, Carlos Eduardo Jaramillo, Fernando Cazón Vera, Manuel Zavala Ruiz, Atahualpa Martínez, Agustín Vulgarín, Jorge Torres Castillo, Ana María Iza, Rubén Astudillo, Euler Granda, Carlos Manuel Arízaga, Antonio Preciado Bedoya, Félix Yépez Pazos, Guillermo Ríos A., Wilfrido Acosta, Rafael Arias, Oscar Silva, Yolanda Medina, Fausto Terán y Carlos Vicente Andrade.

Autor: Efrén Avilés Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

—————————————————————-

POEMAS

LAS AGUAS DEL DESAMPARO

Cuando la soledad se recoge en la noche

como bestia saciada en su nido recóndito

y quienes tiene compañía se estrechan ávidamente

y el corazón de alguno queda ampollado de tanto caminar

o enronquecido detanto hacer preguntas…

Suelo subir a la península donde la sombra bate sus aspas,

mezcla sus lentos aceites

y sacude viejos badajos enlutados.

a veces

un viento de robustos músculos agita,

como arrancado troncos, a los hombres que hicieron

del dolor un silencio de aves mútilas

o música abortada en sollozos secretos.

Ypasas tú, el perseguido;tú, el abandonado.

Tú, el silencioso.

Tuve tu voz entre mis manos hoscas

y no entendí tu llamada recóndita.  Te dí las espaldas.

Y salía tu súplica en suspiro mordiente,

en el silencio que se te escapaba por entre la sonrisa.

Te quité del paso.

Y te volví mi rostro.

Tú, que buscas a los otros para unir los dolores

en tan sólo un saludo.

Tú, el despreciado,

a quien dieron monedas de saliva cuando iba más solo que nunca.

Y echaron a piedras cuando tus manos

buscaban las ventanas cuando te ibas al cielo

o a la calle

en fugas mirada.

Judas que me traicionastes.

Judas que me apuñalaste por simple costumbre.

Mira mano para tí, lavada

por las estrellas que el corazòn encuentra al caer en el lodo

o dónde lo exilian

en  la profunda noche de su desconsuelo.

Tú, el silencioso, de corazón como una llaga por tanto apedreamiento.

Tu sonrisa torcida, tu manantial de amor,

escondido como tesoro robado

se va y se atropella, denunciándose,

y pide perdón

por la total entrega

a los senos vibrantes que atrae y colma,

a la amistad, a la humanidad llameante como látigo de sangre.

Huérfano y exiliado.

Tú, el silencioso, echado de las puertas que golpeaste,

negado a todos los caminos;

encontraste con dueño cada fruto que, apenas rozaba tu amor

y despertaste

con tu corazón pendiente de la horca del abandono.

Oh, desgarrados, partidos por una soledad que duele a los caminos.

Sin hombro en qué poner la sangre fracturada.

Solos, con el retazo de la sed cubiertos. Solos.

Yo no he visto al cielo llorar por ustedes ni siquiera una lágrima

como tantas que a diario llora en vano.

IGNACIO CARVALLO

gonzalo espinel cedeño,1937, poeta y sonetista de guayaquil, ecuador mayo 19, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags:
add a comment

GONZALO ESPINEL CEDEÑO
POETA.- Nació en Guayaquil el 1o. de Septiembre de 1937. Hijo legítimo de Jorge Espinel Barreiro, natural de Rocafuerte, quien primero casó con Adriana Cedeño Chica, fallecida al dar a luz a su primera hija, luego pasó a Guayaquil, trabajó en la Aduana, fue propietario de la botica Boyacá en Pedro Carbo y Junín, casó en segunda nupcias con su cuñada y falleció de sólo 49 años a consecuencia de un derrame cerebral en 1945; y de Bertha Cedeño Chica natural de Bahía de Caráquez. Normalista graduada en el “Manuela Cañizares” de Quito, autora del poemario “España y América” publicado en 1928, año en que fue coronada reina de la Prosa en el paraninfo de la Universidad de Guayaquil, luego colaboró en “El Universo”, fue profesora de Literatura Española en el quinto curso del “Amarilis Fuentes” hasta su jubilación en 1967.

Nació en una casa alquilada en Vélez y Pedro Moncayo, tercero y último de los hijos de su padre, aprendió a leer con el Profesor Triviño en el antiguo local del Colegio San José atrás de la Catedral y quedó huérfano a los ocho años, tornándose un chico tímido, recogido y ensimismado que en 1951 pasó al Cristóbal Colón por estar situado cerca de su nuevo domicilio al sur de la ciudad, hasta que el 54 y dada la pobreza de su madre, fue matriculado en el quinto curso del Vicente Rocafuerte, colaborando en la revista “Nosotros” con el poema Por Guayaquil Independiente, que recogió en 1968, en la página 71, de su primer poemario.

En el Vicente fue compañero de Ignacio Carvallo Castillo y se enseñaban mutuamente sus producciones, pues ya había comenzado a escribir sonetos debido al ambiente literario que se respiraba en su hogar, donde la presencia de su hermana Ileana, miembro del grupo Siete, atraía a numerosos poetas jóvenes como David Ledesma, Euler Granda, Rodrigo Pesantez Rodas, Vicente Espinales, Ana María Iza, quienes se reunían por las tardes a conversar de literatura y a mostrar sus creaciones.
Para ayudarse económicamente desde el 56 había empezado a trabajar por las tardes en la Distribuidora de películas de Héctor Espine! Mendoza con S/. 300 mensuales de sueldo. En Enero del 57 se graduó de Bachiller en Humanidades Modernas y pasó a la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil, pero salió antes del año para ingresar a la sección Caja del Banco de Descuento con S/. 400 mensuales. Allí hizo carrera durante 27 años, hasta que el Banco cerró sus puertas en 1985 a causa de la quiebra de sus capitales.

En 1960 se atrevió a enviar el soneto “Minúscula Canción” a El Universo y ai salir publicado recibió numerosas voces de aliento. Había nacido el poeta, su hermana Ileana empezó a apoyarle, su madre se encantó con esta segunda vocación poética en su descendencia, su amiga María Leonor Mandinyá le invitó a participar en su programa “Música y Poesía” que se trasmitía los domingos por Radio Cénit.

Rodrigo Pesantes Rodas ha dicho: “En Guayaquil, bajo el título de Nosotros, un minúsculo grupo empezaba a escribir en El Universo, a membretar papeles bajo este nombre e intercambiar inquietudes y poemas. Eramos Euler Granda, Nancy Carlín Iglesia, Ana María Iza, Rodrigo Pesantez Rodas, Rubén Astudillo, Carlos Manuel Arízaga e Ignacio Carvallo Castillo, mientras Gonzalo Espinel, sosegado, busca la ternura en el celaje de amores evocados, cuando en límpidas imágenes y metáforas nos dice sus sonetos impecables”.

La revista “Semana”, órgano de difusión del Núcleo del Guayas de la Casa de la Cultura, le dedicó una página entera a sus poemas y pocas semanas después apareció su primer poemario titulado “Estatura de la yerba” en 75 páginas con prólogo de Rafael Díaz Ycaza y portada a colores y dos acuarelas de Angela Name de Miranda.

Rodríguez Gástelo escribió: “Espinel se enfrenta al austero reto del soneto con varia fortuna, porque de un lado, tiene piezas que distan de esa densidad lírica y plenitud verbal que cabe exigir al soneto, y de otro, logra ya algunos de sus mejores sonetos como A un Pino. Pero también desborda los severos límites; y busca cauces en el verso libre, con suerte no menos desigual, pagando las nuevas libertades a precio de elocuencia retórica y sentimentalismo. Es, con todo, el verso libre, un paréntesis y vuelve en buena hora al soneto. En este libro siéntese cierto regusto modernista y el caso de imaginación de empaque superrea lista resulta de excepción”.

De allí en adelante colaboró en numerosos programas culturales tales como “Vida Porteña” de Sixto Vélez y Vélez y “Oasis” de María Eugenia Puig Unce y ofreció numerosos recitales en el Canal 4 de TV, en el Museo Municipal.

En 1966 fue designado miembro de la Sección de Literatura y Poesía del Núcleo del Guayas de la CCE e integró la sección poesía del Patronato Municipal de Bellas Artes.

Igualmente formó parte de la Agrupación Cultura y Fraternidad, del Círculo de Periodistas del Guayas, de la Organización Internacional ACOPLAM con sede en París, del Instituto HILIAR. En el primer Concurso de Poema Mural organizado por el Patronato Municipal de Bellas Artes de Guayaquil ganó la I Mención de Honor.

En 1968 viajó a Bogotá con su hermana Ileana invitados por el Centro Poético Colombiano que presidía Dora Castellano y dieron numerosos recítales; en Septiembre obtuvo el I Premio en el X Concurso Nacional de Poesía del Diario “El Universo” con “Espejismo del amor y su visión del mundo” que firmó bajo el seudónimo de “El Viejo y el Mar”. El segundo premio fue para Nazario Román Armendáriz y el tercero para Carlos Manuel Arízaga.

El poema triunfador tiene unidad de tono, espíritu y tema, pero no siempre tensión sostenida, concisión lírica, impulso y avance” y fue incluido el mismo año en su segundo poemario titulado “Arenas al Viento” en 44 páginas, con un Liminar de Ignacio Carvallo Castillo, quien opinó de Espinel: “Poeta de manso lirismo y apacible paso por la vida, que ha escogido la expresión mágica y cautivadora de la poesía para dar persistencia a su voz, que encierra una filosofía vital por la belleza con que interpreta su misión de poeta”. Rodríguez Gástelo acotó: “Sin cambiar la orientación fundamental, se da un desplazamiento temático hacia las cosas, siempre desde la perspectiva interior y con un tono sentimental que resta austeridad al soneto. Cierto empaque intelectual anuncia los poemas de la última etapa y la emoción logra algunas piezas muy estimables, en forma libre o de soneto, donde una alta y severa emoción fragua en imágenes severas y bellas. . . “

1968 fue su mejor momento lírico, de allí en adelante otros quehaceres ocuparon su tiempo distrayéndole de la poesía, le entró una especie de cansancio o desobligo del que aún no se desprende totalmente.

En 1971 se adjudicó la Lira Poética Guayaquileña instaurada por la Asociación de Periodistas Guayaquil. El 72 ganó el Tercer Premio en el I Festival de la Canción Inédita, con la letra y la música de su pasillo “Estoy viviendo lejos” que se grabó con mucho éxito, pues también toca piano de oído. El 76 obtuvo el Primer Premio en el Concurso de Poesía Medardo Ángel Silva, del Festival de las Artes, organizado por el Centro Municipal de Cultura de Guayaquil. El 78 apareció su tercer Poemario titulado “Láminas del agua” en 113 páginas, dentro de la Colección Letras del Ecuador del Núcleo del Guayas de la CCE del que Rodríguez Gástelo ha opinado: “Salvo cierta mayor densidad conceptual, ofrece la imagen de un poeta formalmente estacionario…”

De allí en adelante solo ha publicado esporádicamente en “El Universo” pues la prolongada enfermedad de su adorada madre, fallecida hace poco, así como los sucesos caóticos que pusieron fin al Banco donde trabajaba, le restaron fuerza a su creación sin embargo estaría por editar un cuarto poemario, con alrededor de veinticinco sonetos que titulará “Mis pasos inútiles”.

Vive solo, dedicado a sus lecturas y trabajos privados. Su estatura mas que mediana, tez blanca, pelo negro, ojos cafés miopes, usa lentes.

Fruto de su actual estado de ánimo es el siguiente poema inédito “Se pierde la alegría”.

// Se pierde la alegría por la queja /
del viento que es del mundo su alarido./
Porque todo es igual y repetido/
y la injusticia alrededor se añeja.//

Porque la muerte en su rodar nos deja /
sin el único amor que hemos tenido. /
Porque se aprende a amar sin ser querido /
y la dorada juventud se aleja.//

Porque el mundo se agolpa indiferente /
en la mirada húmeda y valiente /
del corazón hambriento de armonía.//

Porque la luz de la ilusión fallece /
y Dios que sigue oculto no abastece,/
se pierde para siempre la alegría.//

Espinel es uno de los pocos poetas esenciales con que cuenta el país y puede dar mucho más de su hondo ser si quisiera hallar nuevas fórmulas, otras opciones, más a tono con la época, pues el soneto le constriñe y la búsqueda se torna vital para él.

DATOS DADOR: POR RODOLFO PEREZ PIMENTEL

……………………………………………………………

DIARIO EL UNIVERSO

Lunes 13 de octubre del 2003 Libros

Se presentará quinto libro de poeta Gonzalo Espinel

 

Árbol con alas es el título del libro recién terminado del poeta Gonzalo Espinel Cedeño, el cual presentará el próximo 22 de octubre, a las 19h00, en el auditorio Grupo de Guayaquil de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas, ubicado en Nueve de Octubre y Pedro Moncayo, 4º piso.

La producción está dividida en dos partes. En la primera constan más de 30 poemas que escribió el autor  hace algún tiempo. Y la segunda incluye una recopilación de textos que seleccionó de sus anteriores cuatro poemarios que integran su trayectoria literaria. La presentación del libro la realizará el escritor y catedrático Rodrigo Pesántez, quien ocupa el cargo de director de la sección Literatura de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas.

Espinel declamará algunas de sus creaciones y en la parte musical lo acompañará la pianista Elina Manzano de Félix.

La carrera del poeta la constituye la publicación de sus obras Láminas del agua, Arenas al viento, Estatura de la hierba y Vertiente honda.

El poemario Árbol con alas forma parte de la colección Letras del Ecuador que edita la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas. En ella se incluyen la producción de otros autores como Hans Behr Martínez con Los senderos de Emaús y Justino Cornejo (Páginas de Historia y Literatura Ecuatorianas).

El poeta es hermano de la fallecida escritora Ileana Espinel, cuya producción incluyó obras en el mismo género literario de Gonzalo.

———————————————-

 

 

 

GENERACION DEL SESENTA

 

Grupo de poetas que surgió a partir del año 1960.

Nació de dos promociones regionalmente separadas pero intelectualmente identificadas entre sí: En Quito, el grupo Caminos; y en Guayaquil, el grupo Nosotros.

Fue denominada así por Rubén Astudillo y se caracterizó por su «poesía de lucha y protesta; pero sin degenerar en el cartel político. Poesía austera y concisa, incisiva y aglutinante en sus elementos de fondo y forma. A veces blasfema y otras atentatoria contra los prejuicios sociales, las injusticias humanas y los dogmas religiosos» (Rodrigo Pesantez Rodas.- Literatura Ecuatoriana, p. 27).

Sus máximos exponentes fueron: Francisco Pérez Febres-Cordero, Ignacio Carvallo Castillo, Horacio Idrovo, Fernando Nieto, Rodrigo Pesantez Rodas, Gonzalo Espinel Cedeño, Violeta Luna, Carlos Eduardo Jaramillo, Fernando Cazón Vera, Manuel Zavala Ruiz, Atahualpa Martínez, Agustín Vulgarín, Jorge Torres Castillo, Ana María Iza, Rubén Astudillo, Euler Granda, Carlos Manuel Arízaga, Antonio Preciado Bedoya, Félix Yépez Pazos, Guillermo Ríos A., Wilfrido Acosta, Rafael Arias, Oscar Silva, Yolanda Medina, Fausto Terán y Carlos Vicente Andrade.

Autor: Efrén Avilés Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

2004 – Derechos re

—————————————————————–

martes 23 de noviembre del 2004 Columnistas

Árbol con alas

Estoy en deuda con algunos poetas que han publicado libros en los últimos tiempos. Digo mejor: estoy en deuda conmigo mismo, pues todo lo que atañe a la poesía me toca de manera profunda. Habría deseado escribir sobre todos los volúmenes y acerca del destino del escritor; de los misterios de su obra; de su lucha con las palabras para reinventarlas y redescubrirse a sí mismo.

Entre esos poetas a que hago referencia se encuentra Gonzalo Espinel Cedeño, autor de cinco poemarios que se caracterizan por la profundidad y la delicadeza, la maestría formal y la melancolía; el humor que a veces desemboca en sarcasmo, y la extremada sencillez que en una crónica literaria yo comparaba con la obra de Francis Jammes y de Jorge Carrera.

Invito a los lectores a realizar un viaje por los libros publicados hasta hoy por Gonzalo Espinel: Estatura de la hierba, Arenas al viento, Láminas del agua, Vertiente honda y Árbol con alas. En todos ellos descubrirá ligados estrechamente al artista que vuela sin tregua y al artesano que golpea con el martillo del estilo la piedra que será transformada para bien de la belleza.

Como mejor que hablar de la manzana es darle un mordisco, ofrezco al lector unos fragmentos tomados de Árbol con alas. “Es cierto que la luz está vencida/ y cuando de preguntas la circundo,/ se lleva las respuestas con la vida./ Y al fin solo la calma me levanta,/ pues de tanto escarbar en lo profundo/ ya tiene tiempo que la paz no canta”. (Testimonio). “Esta cabeza que en la calma grita/ y en batalla se inclina con el viento/ lleva el peso del mundo y su lamento/ y el mundo mismo en su pasión gravita./ Nadie sabe del mar donde naufraga,/ de la orilla sin luz de donde viene/ ni del sitio final donde se apaga./ Tiene un hilo de paz que se le vierte/ y un cuello de animal que la detiene/ en su viaje perenne hacia la muerte”. (La cabeza).

Gonzalo Espinel ha recibido numerosas preseas, entre las que destaco: Primer Premio del Concurso Ismael Pérez
Pazmiño, 1968; Primer Premio del Concurso Medardo Ángel Silva, 1976, instituido por la Municipalidad de Guayaquil; y Primera Mención de Honor en el Concurso del Poema Mural organizado por el Patronato Municipal de Bellas Artes de Guayaquil, 1966.

Pudiera bien decirse –un poco en serio y otro poco en broma– que el poeta es un hombre que lleva la contraria a los practicantes de las modas literarias. Decirse que hacen falta audacia y valentía para insistir en el uso del soneto, cuando ha pasado su época de esplendor.

Pero veámoslo desde otro ángulo: el soneto es y será una forma excelente de escribir poesía, mientras existan en el mundo destacados poetas que lo utilicen. Que se atrevan a invadir su coto cerrado, su jardín prohibido. Y esto lo realiza con buen éxito Gonzalo Espinel Cedeño.

—————————————————————

COMO LA ESPUMA

Tú, que en las aguas de tu geografía

recoges mi naufragio de ternura

y que tejes tus nidos de ventura

con mis desnudas ramas de agonía.

Y que vives en cada melodía

con tu delgada esencia de dulzura.

Y que en la placidez de tu cintura

desvanece el perfil de cada día.

Todo mi corazón viaja contigo

cuando yo de rodillas te persigo

por la totalidad de tu Universo.

Guárdate mi ilusión, mi desconsuelo,

mi cuaderno, mi lápiz, mi pañuelo

y la rama más verde de mi verso.

Gonzalo Espinel Cedeño

————————————-

LA BÚSQUEDA

Alma que no conozco y que persigo

-eco de soledad, clara fontana-

te pareces a mí por lejana,

por la tierra que pisas de castigo.

Más acá de la luz e postigo

hay un mundo muy solo, una ventana

donde salgo a esparcir en la mañana

lo que no ha de alcanzarte de mi abrigo.

¿Qué nombre llevarás, qué latitudes

te dan forma? Tal vez en multitudes

buscaba y tú te hallabas a mi lado.

No está escrito encontrarte, sigue sola.

Yo regreso y me marcho en cada ola,

pero vivo por mal acostumbrado.

gonzalo espinel cedeño

————————-

!QUE LEJOS DEL AMOR!

Qué lejos del amor estoy, qué ausente

de su fontana azul y de su nido.

Sólo queda este tiempo ya perdido

sin oir su canción adolescente.

Qué lejos de la tibia luz.  Al frente

el paisaje se tiende sin sentido

y el alma navegando en el olvido

va buscando su ruta inútilmente.

Qué lejos del amor y su campana

asumiendo el perfil de la mañana

cuando estaban mis ojos como espejos.

Ah, si sólo la  paz me devolviera…

Pero es tarde para otra primavera.

!Qué lejos del amor estoy, qué lejos!

 


la vida psíquica… por carmen váscones mayo 10, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: ,
add a comment

“La vida psíquica es inexacta,  antagónica, compleja, inarmónica,  

lucha entre dominio y predominio,

no es cero ni uno ni yo. Perturba, no es un mosaico, conflictiva con el límite y lo prohibido,

no es el poder, no es lo absoluto, está escindido su origen.

Es falla, es falta, es diferencia. Es impotencia ante el espejo.

Es ausencia. No es el verbo.  Es el espacio vacío para constituir al tú.

No se cree, crea. Se descubre. Es el hilo de la consistencia e inconsistencia humana.

Su deseo cobra existencia si la palabra

cabe en ella y la autoriza ser, si  marca la diferencia de un no que la fundamenta:

No todo soy eso que tú dices y quieres. No soy el imperio de mí ni del yo posesivo. Uno no es cero.

No todo es posible, no todo puedo, casi soy eso que quiero: no soy uno con nadie…

Nadie: no existe”

carmen váscones

GABRIELA ALEMAN, REVISTA ARCADIA mayo 10, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: , ,
add a comment
REVISTA  ARCADIA

La mirada fija de Gabriela

La escritora ecuatoriana Gabriela Alemán. Foto: Iván Garcés.

Libros (Impresa)

Nació en Río, fue jugadora profesional de baloncesto, es doctora en Literatura y, tras formar parte de los narradores de Bogotá 39, vuelve al país a presentar en la Feria su cuarto libro de relatos, Álbum de familia.

Por: Ricardo Silva Romero

Escribe como si mirara al lector a los ojos. Recrea atmósferas inquietantes, con la precisión de las cámaras de antes, en sus relatos realistas cargados de giros fantásticos, pero tiene claro que hay alguien afuera: que alguien está leyéndola en este preciso momento. Publicó, hace cuatro años, una irónica novela de horror titulada Poso Wells. Sin embargo, su obra se compone, sobretodo, de libros de cuentos: Maldito corazón (1996), Zoom (1997) y Fuga permanente (2001) que le otorgaron un lugar en aquella selección de 39 escritores latinoamericanos llamado Bogotá 39. Su nuevo volumen de relatos, el estupendo Álbum de familia, se toma la historia de su país, de Ecuador, como un relato fantástico.

Su nuevo libro tiene, claro, estructura de álbum de familia, ¿la persiguió desde el principio?

Fue cambiando con el tiempo. Hace tres años descubrí a un cronista extraordinario, Miguel Ángel Cabodevila, cuyos textos me guiaron por la historia de la Amazonia ecuatoriana. Encontré ahí suficiente material para escribir una novela, pero, antes de sentarme a abordarla, tuve que hacer una investigación para una publicación periodística. Y entonces comenzaron a aparecérseme pequeñas historias: las fotos del campeonato de biddy básquet, de 1968, cuando Ecuador quedó vicecampeón mundial; el libro de un diplomático inglés, historiador de Oxford, donde se liga al pirata Alexander Selkrik con Robinson Crusoe; fotos de familias, de finales del siglo XIX y principios del XX, con los rostros tachados para que no se pudieran ver los rasgos y fuera imposible reconocerlos. Ahí encontré el título de mi libro: Álbum de familia. Y mi motivación: traer de vuelta a estos familiares borrados. La familia, pensé, sería la familia ecuatoriana. Y con ello en mente me llegaron los misioneros que buscan convertir a los huao, el Ecuador donde se filma una de las películas de El Santo y John Wayne Bobbit rememorando su historia con una anciana en Buenos Aires.

Álbum de familia prueba, cuento a cuento, que Ecuador queda en el mundo, pero al tiempo se ríe de la aspiración de ser cosmopolita.

Se dice que Ecuador es solo una línea imaginaria, que nunca ha tenido un peso cultural y que una de las maneras de obtenerlo es siendo cosmopolitas. Me pregunto: ¿Qué es ser cosmopolita en el siglo XXI, cuando los otrora centros culturales de importancia viven una redefinición por cuenta de la migración? Y antes, ¿Ecuador estaba fuera de la historia? ¿Es claro hoy el límite que separa el centro de la periferia? Comencé a escribir los cuentos con eso en mente. Pero tenía muy claro que no quería que Ecuador fuera el protagonista. Quería que estuviera ahí, sí, pero rondándolos. No quería reavivar la llama de la tan mentada identidad ecuatoriana. No quería entrar en ese terreno empantanado donde aún se buscan esencias. La literatura es un lugar de preguntas y no de respuestas.

En sus libros acude a las diferentes formas de lucha, de las notas de prensa a los diálogos, para no perder al lector.

Me fascina la conversación en la literatura: puede seguir un mismo cauce o explotar con una respuesta o conducir a un terreno completamente distinto. Es algo que le debo a una de mis escritoras favoritas: Grace Paley. Pocas veces dejo de sorprenderme cuando releo sus cuentos en forma de conversaciones. Unido a eso está mi alianza con los lectores. No existe la literatura si alguien no la lee. Y la estructura de conversación, de cuentos dentro de cuentos, crea una mayor complicidad con el lector: es el lector, así, el que determina si puede fiarse del narrador, como una persona en la mesa de al lado, en un café, que escucha lo que otros dicen.

Hoy, gracias a las redes sociales, el lector no solo está en la mesa de al lado, sino en la mesa del escritor, ¿tiene, en este mundo nuevo, algún lector en mente?  

Antes lo tenía más claro: era lector de todo lo que hay entre los griegos y Octavia Butler, le gustaba The Wire y el cine, conocía la colección de Marvel, Crumb, Maus y Neil Gainman, y podía deducir el soundtrack que yo escuchaba mientras escribía. Ahora, porque me molesta la falsa intimidad y distorsión de tiempo y espacio que producen las redes sociales, es alguien que prefiere dejar la computadora en casa e ir a un café a leer un libro y, si la conversación de la mesa de al lado está buena, dejar el libro y meterse.

Hay mucha literatura fuera de los libros. ¿Estaría de acuerdo, pensando en The Wire, en que los mejores escritores de hoy están en la televisión?

Sí, muy de acuerdo. Son los Dickens o Dostoievskys del siglo XXI. En DVD puedes ver sus trabajos como si los leyeras. Pararlos, regresar, adelantarte, ver cómo lograron que la pista que sembraron en el cuarto capítulo de la primera temporada comience a desarrollarse como tema al inicio de la quinta temporada, cuatro años después. Los arcos de las historias son brutales. Y, encima, tienes los comentarios de los guionistas o directores explicándote por qué tomaron tal o cual decisión.

¿Cómo sentir, rodeados de tantas ficciones, que un libro de cuentos sigue siendo relevante?

Tengo evidencia concreta a su favor. Con todos los lenguajes que existen y que mi sobrino de nueve años disfruta —videojuegos, películas, Internet— no hay una sola noche, por más cansado que esté o tarde que sea, que no lea antes de dormir. Cuando le pregunto por qué le gustan los libros, su respuesta me desarma y me hace sonreír: me dice que ve las historias en su cabeza. Mientras la imaginación exista, los libros van a seguir siendo relevantes.

Lacan und die Frau existiert nicht ;LACAN ET LA FEMME N’EXISTE PAS/ lacan y la mujer no existe por carmen váscones, traducido al francés por lisa cocco, y LACAN E LA DONNA NON ESISTE, traducido al italiano por lisa cocco mayo 9, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

LACAN ET LA FEMME N'EXISTE PAS

L’immortalité est une énigme pour appelé de la mort. À qui il est-ce
que cela intéresse dans ce moment ? Son acte de décès : le soñante. Son
inhumation : un crime ancestral. Son ne pas être. Où est-il s’il
n’apparaît pas son désir ?

Le sujet, un soi endormi. Son duel : s’éveiller. Sa nouvelle : quand
l’un il rêve de l’un…

L’histoire consiste à une femme qu’elle s’est trouvée avec la mort
dans son corps.
Elle l’a fait sortir comme image à travers d’un acte onirique.

Une conclusion : la mortalité sourit dans les bras de l’homme, tandis
que l’autre, elle, regarde son réflexe dans les yeux de lui.

Une épigraphe : La mort est comme une femme réelle.

Mais – ma mort – qui n’est pas mon cadavre est comme un amant
découvert.
Où son sexe est autre. Un défunt inconcevable. Une présence que se
dissipe dans les ténèbres de la mémoire et de la réalité dénommée.

Enfin, le mot est un orifice sans sépulture pour que le féminin
apparaissez sans confusion dans le visage du masculin. Parce qu’il se
distingue le vide du corps.

Parce qu’un homme croie en une femme. Parce qu’une femme invente son
existence. Parce que la femme incarne le verbe et l’homme aussi.

Parce que l’identité ne fasse pas mal dans tout le corps.

Parce que la mort ne poursuive aucun des deux avec toute sa présence
et une absence à la rencontre avec le bonheur au-delà de l’autre, dans
cela possible : je t’aime jusqu’a…

La vie : une angoisse d’Edipo dans la bouche de l’oracle et dans le
lit de une femme tout et non tout. Presque.

Un sphinx et une énigme du chiffre des désirs humains. Réellement de
là dans en avant ni la mienne ni la tienne. De personne cela est la
vérité ne dit pas.

Qui est-ce qui le dit ? Tu le sais. Sa mère ou la mort ? Qui es-tu ?

Qui suis-je ?

Aucune. Suis-je autre ?

Lisa Cocco

———————————————

LACAN E LA DONNA NON ESISTE

L’immortalità è un enigma all’ appello della morte. A chi interessa
ciò, in quel
momento? I suoi verbali di morte: il sognatore. Le sue esequie: un
crimine ancestrale.  

Il suo non essere. Dov’è, se non appare il suo desiderio?

Il soggetto, un io addormentato. Il suo dolore: il risveglio. La sua
rivelazione: quando uno, sogna di uno.
E’ la storia di una donna che scopre la morte nel proprio corpo, e la
scaccia come
immagine attraverso un atto onirico.

Conclusione: la mortalità sorride nelle braccia dell’ uomo, mentre l’
altra -lei-,
osserva il suo riflesso negli occhi di lui.

Epitaffio: la morte è come una donna vera.

Ma la mia morte, che non è il mio cadavere, è come un amante nudo. Il
suo sesso è un
altro, defunto inimmaginabile, una presenza che sfuma tra le nebbie
della memoria e
quella che chiamiamo realtà.

Infine, la parola non è che un abisso senza sepoltura, affinchè il
femminile, si incarni
senza confusione nel tratto maschile, e si distingua così il vuoto
del corpo.

Perchè un uomo creda in una donna, perchè una donna inventi la sua
esistenza. Perchè la
la donna interpreti la parola e l’ uomo lo stesso.

Perchè non faccia male la riconoscenza di se, in tutto il corpo.

Perchè la morte non perseguiti nessuno dei due con la sua presenza e
la sua assenza,

nell’ incontro con la felicità, aldilà dell’ altro, in questo
possibile: io ti amo fino…..

La vita: l’ angoscia di Edipo nella bocca dell’ oracolo e nel letto
di ogni donna e non.
Quasi.

Sfinge e mistero del simbolo dei desideri umani. E davvero, d’ ora in
poi: nè mia nè
tua. Di nessuno, questa è la verità mai svelata.

Chi lo dice? Tu lo sai. Sua madre o la morte? Chi sei?

Chi sono?

Nessuna. O sono un altra?
traducción lisa cocco

——————————————————-

LACAN Y LA MUJER NO EXISTE  por carmen váscones

 

La inmortalidad es un enigma para el llamado de la muerte.  ¿A quién le interesa eso en ese momento? Su acta  de defunción: el soñante.  Su sepelio: un crimen ancestral.  Su no ser. ¿Dónde está si no aparece su deseo?

El sujeto, un yo dormido. Su duelo: despertar.  Su noticia: cuando uno sueña de uno…

La historia es de una mujer que se encontró con la muerte en su cuerpo.  La hizo salir como imagen a través de un acto onírico.

Conclusión: la mortalidad sonríe en los brazos del hombre, mientras la otra, ella, mira su reflejo en los ojos de él.

Epígrafe: La muerte es como una mujer real.

Pero –mi muerte-, que no es mi cadáver, es como un amante descubierto.  Donde su sexo es otro.  Un difunto inconcebible.  Una presencia que se desvanece en las tinieblas de la memoria y la llamada realidad.

En fin, la palabra es un orificio sin sepultura para que lo femenino  aparezca sin confusión en el rostro de lo masculino.  Para que se distinga el vacío del cuerpo.

Para que un hombre crea en una mujer. Para  que una mujer invente su existencia.  Para que la mujer encarne el verbo y el hombre también.

Para que no duela la identidad en todo el cuerpo.

 Para que la muerte no acose a ninguno de los dos con toda su presencia y ausencia en el encuentro con la dicha más allá del otro, en eso posible: yo te amo hasta…

La vida: angustia de Edipo en la boca del oráculo y en el lecho de la mujer toda y no toda. Casi.

Esfinge y enigma de la cifra de los deseos humanos.  Realmente de ahí en adelante ni mía ni tuya.  De nadie esa es la verdad no dicha.

¿Quién lo dice? Tú lo sabes. ¿Su madre o la muerte? ¿Quién eres?

¿Quién soy?

Ninguna.  ¿Soy otra?

carmen váscones

———————

Lacan und die Frau existiert nicht.

Die Unsterblichkeit ist ein Rätsel für den Ruf des Todes .

Wen interessiert das zu jener Zeit? Ihre Todesurkunde:  Der Träumer.

Sein Begräbnis: ein uraltes Verbrechen. Ihr nicht sein.

Wo ist sie, wenn Ihr Verlangen nicht  aufkommt?

Das Subjekt, ein schlafendes ich.  Seine Trauer: aufwachen. Seine Nachricht:

Wenn einer von einem träumt …

Die Geschichte ist über eine Frau, die den Tod in ihren Körper begegnete.

Sie liess ihn durch einen onirischen Akt als Bild hinausgehen.

Schluss: Die Sterblichkeit lächelt in den Armen des Mannes , während die

andere, sie, sieht ihr Spiegelbild in seinen Augen.

Inschrift: Der Tod ist wie eine wirkliche Frau.

Aber -Mein Tod-, nicht meine Leiche, ist wie ein unbedeckter Liebhaber.

Wo sein Geschlecht ein anderes ist. Ein unbegreiflicher Verstorbener.

Eine Gegenwart, die in der Finsternis des Gedächtnisses und die sogennante  Realität

schwindet.

.

Also, das Wort ist ein Loch ohne Grab, damit das Weibliche ohne Verwirrung im Gesicht

des Männlichen erscheint. Um die Leere des Körpers zu erkennen.

Damit ein Mann in eine Frau glaubt. Damit eine Frau ihre Existenz erfindet.

Damit eine Frau das Verb und den Mann verkörpert.

Damit die Identität nicht in ganzem Körper schmerzt.

Damit der Tod keinen von beidem mit seiner ganzen Gegegenwart und Abwesenheit

in dem Treffen mit dem Glück jenseits des anderen bedrängt, in dies möglich: Ich liebe dich bis…

Das Leben: Edipos Beklemmung im Munde des Orakels und im Lager der ganzen und

nicht ganzen Frau. Fast.

Sphinx und Rätsel der Zahl der menschlichen Wünsche. Von da an wirklich weder meine noch deine.

Von Niemandem. Diese ist die nicht ausgesprochene Wahrheit.

Wer sagt das? Du weisst es. Ihre Mutter oder der Tod? Wer bist du? Wer bin ich?

Niemand. Bin ich eine andere?

Carmen Váscones (traducido por xavier tagle)

—————————————-

 Arabic

لاكان والمرأة لا وجود لها من قبل كارمن الباسك

الخلود هو لغز لنداء الموت. من يهتم أنه في لحظة؟ شهادة وفاة له : الحالم. دفنه : جريمة أجدادهم. ليست كذلك. حيث يتم إذا لم يكن لديك الرغبة؟

هذا الموضوع الذي يعتبر نفسه نائما. احزانكم : يستيقظون. رسالتك : عندما حلم…

القصة عن امرأة التقى الموت في جسده. وقال انه خارج الصورة من خلال هذا الحدث الحلم.

الخلاصة : يبتسم في وفيات الأسلحة الرجل ، في حين أن الآخر ، وقالت انها تنظر الى انعكاس لها في عينيه.

التعليق : الموت هو مثل امرأة حقيقية.

ولكن ، موتي ، وليس جسدي ، مثل الحبيب واكتشافها. حيث الجنس هو شيء آخر. والمتصور في وقت متأخر. وجود ذلك يتلاشى في عتمة الذاكرة واقع ما يسمى.

أخيرا ، والكلمة هي حفرة لم تدفن لتظهر المؤنث دون التباس على وجوه الرجال. لتمييز الجسم فارغة.

لرجل يؤمن امرأة. للمرأة أن تشكل وجودها. للمرأة الكلمة المتجسد والرجل أيضا.

لا يضر الهوية في جميع أنحاء الجسم.

الموت لا مضايقة سواء في وجود وغياب كامل في لقائه مع الفرح وراء الأخرى ، وهذا ممكن : أنا أحبك ، حتى…

الحياة : محنة أوديب في الفم من اوراكل وسرير للمرأة فقط وليس كل شيء. تقريبا.

لغز أبو الهول وعدد من الرغبات البشرية. بعد ذلك حقا لا منجم ولا يدكم. لا أحد ان هذه هي الحقيقة غير المعلنة.

الذي يقول ذلك؟ تعلمون. أمك أو الموت؟ من أنت؟

من أنا؟

لا شيء. أنا في المرة القادمة؟

كارمن الباسك

———————
To: Hebrew
לאקאן והאישה לא קיים על ידי כרמן הבאסקיםהאלמוות הוא חידה לכנות את המוות. למי אכפת, כי כרגע? תעודת פטירה שלו: החולם. שלו קבורה: פשע קדמון. שלה לא. איפה אם לא הרצון שלך?הנושא, עצמי ישן. צער שלך: להתעורר. ההודעה שלך: כאשר אתה חולם על …

הסיפור הוא על אישה שפגש את המוות בגופו. הוא עשה את התמונה באמצעות אירוע חלום.

מסקנה: חיוכים התמותה ב בזרועותיו של האיש, בעוד אחרות, היא מסתכלת בבואתה עיניו.

כיתוב: המוות הוא כמו אישה אמיתית.

אבל, המוות שלי, לא הגוף שלי, כמו מאהב הוא גילה. איפה הסקס הוא אחר. בלתי נתפס מאוחר. הנוכחות הנעלמת אל תוך החשכה של זיכרון שנקרא מציאות.

ולבסוף, המילה היא חור קבורה להופיע נשי ללא הבלבול על פניהם של הזכר. כדי להבחין בין גוף ריק.

עבור אדם מאמין אישה. עבור אישה כדי לפצות על קיומם. עבור נשים בהתגלמותו המילה והאיש מדי.

לא לפגוע זהות בכל הגוף.

עבור מוות לא להטריד או בנוכחות העדר מלא במפגש עם השמחה מעבר אחרות, זה אפשרי: אני אוהב אותך, עד …

החיים: מצוקה של אדיפוס בפה של אורקל ואת המיטה של ​​האישה כל עוד לא הכל. כמעט.

חידת הספינקס ומספר רצונות אנושיים. לאחר מכן באמת לא שלי ולא שלך. אף אחד לא זאת האמת שבשתיקה.

מי אומר? אתה יודע. האם אמך או מוות? מי אתה?

מי אני?

אין. אני הבא בתור?

כרמן הבא

——————————–

Japanese

ラカンと女性はカルメンバスク人では存在しません

不死は死の呼び出しに謎です。誰が、現時点でそれを気に?彼の死亡診断書:夢見る。彼の埋葬:先祖の罪。そのではない。それはあなたの欲求ではない場合どこにありますか?

主題、眠って自己。あなたの悲しみ:目を覚ます。あなたのメッセージ:あなたの夢を見る…

物語は彼の体で死に会った女性についてです。彼は、夢のイベントを介してイメージを作った。

結論:人間の腕の死亡率の笑顔は、他の一方、彼女は彼の目に彼女の反射で見えます。

キャプション:死は本当の女のようなものです。

しかし、私の死は、私の体は、恋人のように発見されていません。セックスは別です。後半は考えられない。メモリの闇と、いわゆる現実にフェードその存在感。

最後に、単語は男性の顔に混乱することなく女性らしい表示されるように埋葬されていない穴があります。空の体を区別する。

男性用女性を信じている。彼らの存在を補うために女性のための。女性のためにあまりにも単語と男を具現化。

体全体のアイデンティティを傷つけるためではない。

死のためにその可能で、他を超えた喜びとの懇談会で、フルの存在下および非存在下のいずれか嫌がらせをしていない:私はあなたを愛し、まで…

生活:Oracleとすべてではなく、すべての女性のベッドの口の中でオイディプスの苦悩。ほとんど。

人間の欲望のスフィンクスと数の謎。実際に、その後私もあなたもない。ノーバディーズ無言の真実だと。

誰がそう言った?あなたが知っている。あなたのお母さんまたは死亡したか?あなたは誰ですか?

私は誰か?

なし。私は次のですか?

カルメンバスク

——————————

‘Siempre sucumbo ante las narraciones cortas’ Jorge Dávila Vázquez mayo 9, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: ,
add a comment

Lunes 09 de mayo del 2011 Arte y cultura .DIARIO EL UNIVERSO

‘Siempre sucumbo ante las narraciones cortas’

Jorge Dávila Vázquez

Jorge Dávila Vázquez, nacido en Cuenca en 1947, promociona su libro Danza de fantasmas, bajo el sello de la editorial Norma.

Jorge Dávila Vázquez, nacido en Cuenca en 1947, promociona su libro Danza de fantasmas, bajo el sello de la editorial Norma.



BUENOS AIRES. Jorge Dávila Vázquez (i), Carmen Inés Perdomo y Eduardo Varas participaron en la feria del libro de esa ciudad.

BUENOS AIRES. Jorge Dávila Vázquez (i), Carmen Inés Perdomo y Eduardo Varas participaron en la feria del libro de esa ciudad.

Creo que la motivación viene de la vida cotidiana, de la música, del cine, de las cosas que la gente cuenta

El escritor cuencano Jorge Dávila Vázquez fue uno de los representantes ecuatorianos en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que se inauguró el 20 de abril y culmina hoy. Allí, junto con Carmen Inés Perdomo, Raquel Rodas y Eduardo Varas, habló de la literatura del país. Antes de su viaje, Dávila hizo la presentación, bajo el sello de editorial Norma, de su libro Danza de fantasmas, en el cual el autor aborda sobre la presencia de entes en la vida de los humanos, tal como lo ha hecho varias veces a través de sus 35 años de labor literaria.

¿De qué trata Danza de fantasmas?
Este libro es un conjunto de relatos que tiene doce cuentos cortos y dos novelas: la una llamada Peregrino y la otra Danza de fantasmas. Todos los relatos tienen algo que ver con estos espectros, esos seres que son parte de nuestra convivencia que están o estuvieron muy cerca de nosotros.

¿Cree en la existencia de fantasmas?
A lo largo de mi escritura he manifestado una cierta convivencia con seres sobrenaturales, no solo de fantasmas, también escribí el libro Acerca de los Ángeles, porque creo que todos tenemos uno a nuestro lado. Ahora, los fantasmas de los que escribo no son terroríficos, son más bien evocativos, poéticos, tienen una cierta melancolía y nostalgia, por eso regresas aunque sea por un momento.

¿Y alguna vez sintió que esos fantasmas se apoderaron de usted para inspirarlo?
En 1974, mientras escribía sobre la obra de mí tío César Dávila Andrade, sentí muy cerca su fantasma. Esa percepción no la tuve solo yo, sino toda la gente que se metió de cabeza conmigo a investigar su obra.

Su obra tiene, en general, una característica, apela a las narraciones cortas, ¿por qué?
Aunque lo mío es la narrativa, soy un amante de la poesía. Entonces, esa síntesis que uno obtiene en la poesía, solo lo puede lograr a través de las narraciones cortas. En mi libro anterior, La oveja distinta, existen más de 20 pequeños ejercicios narrativos que tienen una línea, diez palabras cada uno. Es una especie de tentación ante la cual siempre estoy sucumbiendo.

¿Su obra tiene autobiografía?
Lo autobiográfico aparece en casi todas las obras de los escritores, pero creo que está más presente en la lírica. Quizás mi obra más autobiográfica está en el poemario Río de la memoria, donde escribo sobre varios momentos de mi juventud, sobre mi madre, mis viajes y sobre la mujer que he amado durante 40 años y con la que estoy casado.

¿Cómo encuentra la literatura ecuatoriana?
Yo soy un ferviente creyente de los nuevos valores de la literatura nacional y tengo elementos para decir que se encuentra en un buen momento. Se está haciendo buena narración, buena poesía; por lo tanto, no comparto con quienes piensan que hay un estancamiento.

¿Y los lectores van a la par de los escritores?
Por supuesto que también hay lectores. Yo experimento eso a diario cuando recibo cartas y correos electrónicos en los que gente joven comenta sobre mis libros, me preguntan algunas cosas que no entienden o simplemente me piden consejos. Hay que reconocer que sí hay lectores.

¿Algún momento dejaría de escribir?
Nunca. Me parecería terrible dejar de hacerlo, sería como dejar de respirar. Yo escribo a diario aunque sea una frase de un poema, una novela o un artículo, es una tarea diaria.

CUANDO UN LIBRO ES UN JUGUETE, UN JUEGO Y UN PLACER, carmen váscones 1994 mayo 3, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: , , ,
add a comment

CUANDO UN LIBRO ES UN JUGUETE, UN JUEGO Y UN PLACER, carmen váscones 1994

¿Cuándo el libro hace que el lector viva el movimiento de la imaginación? ¿Cuándo esa creación no espera, sino que sigue y es seguida?  ¿Cuando el canal o túnel que la sustenta y sostiene en sí, constituye  “un poder de discernimiento”?

¿Qué más? ¿Cuándo la vida de ese proceso creativo es fuente propia de actividades y verbos que fluyen en la rueda del tiempo?  La vida: gestora de huellas y realizaciones de encuentros que provocan verdaderos placeres y emociones que hacen confrontar las propias insatisfacciones del no ser poderosamente absoluto. Menos mal, que el corte o el tajo del tiempo se fragmenta con el descubrimiento de la muerte, que existe. 

La ostentación del poder mutila la vida?

El niño vive el riesgo de la aventura acompañada de su guía, la experiencia de su fantasía, de sus personajes que lo liberan o lo hacen deliberar una opinión, un desacuerdo, una sensibilidad, una comparación… Entre la vida inventada y la vida cotidiana que le toca vivir un yo con y sin reputación.  Refuta el ser su resto por ser.

¿Cuándo esa lectura se convierte espacio y temporalidad para abordar, argumentar, elaborar pensamientos, discernimiento de juicios de valores?  ¿Cuándo ese lenguaje del libro abarca y lo traslada a sus recuerdos, vivencias, o lo embarca a proyectar su búsqueda  con dilucidaciones de sentidos y realidades posibles?  Por qué no incluir esto hasta de hacerlo aterrizar a tierra firme para que sus actos sean más consistentes. ¿Para quién? La existencia un complejo de letras y números articulados en la rueda de la tierra que se deforma como papa con el temblor humano y sus detonaciones o explosiones del principio de la razón pura e impura…

¿Cuándo el libro lo informa, lo adelanta “de lo que su experiencia le probará”?, quizás le abre los ojos frente a lo que es pertinente e impertinente, a lo prudente e imprudente, a lo paciente e impaciente. La lectura bien conducida empuja al lector  alcanzar niveles de placer y displacer  “ideando cosas nuevas, creando sin el deber de hacer, sino ser parte de ese invento”.

Leer sobre la muerte y la vida del juguete, del animal, de la piedra o del personaje es fundamental para todo lector, y sobre todo infantil, ya que esto, es un tema tabú, oscuro y poco hablado como lo es el tema de la sexualidad, del miedo, de la agresividad, de la angustia.  Igual entran en este plano los problemas familiares, identidad u otro. 

Trabajar con textos estos puntos clave de toda vida humana ayuda a desanudar, a calmar, a esclarecer, a rubricar y reubicar al niño tanto en su propio cuerpo, pregunta, contexto, vivencia y palabras que lo fundamentan. Las palabras en la lectura hacen de ejes, de directrices, de comunicantes relojes entre la imaginación creada y la recreada. El tiempo de los sentidos tocando el cuerpo ausente y presente. 

Para el lector, el libro y sus elementos que lo conforman son los protagonistas, el espacio sin y  con escenario de un tiempo sin disputa.  Sus seres animados son el verbo en movimiento actuando y representando  el teatro del momento.  Sus funciones son el espectáculo, esto es, la obra, producto hecho arte y gozo estético.  Teniéndose así, pintura de imágenes, esculturas de letras, acuarelas de  palabras.

¿Qué decir del tiempo? Acaso, modos verbales transfiriéndose entre vínculos y quipus culturales que evocan la fábula del origen vivificante junto con sus mitos, leyendas y voces que acogen la infancia de la palabra mutante en el jardín del lenguaje.

¿Qué es el futuro de un niño? Nada más y nada menos que su presente o por qué no decir,  su futuro: es un proyecto y una proyección del presente ausente para los otros. 

Toda lectura es doble, tanto de la imaginación como del texto donde surge la aparición de mundos propios e impropios, con nombres apropiados y sentidos llenos de intriga, trama y sorpresa.  Allí, el recorrido resulta un juego de escondites  orales.  La infancia se escurre y escabulle en la materia, silabario disfrazado de tinta, de dibujos, de plastilina, de arco iris, ¿De qué no? ¿Pregúntele a un niño?

Ahí, en esos  cuerpos de palabras, las emociones asumen sus personajes humanos  para revelarnos sus propios mundos, escenarios de sus dolores y alegrías. El vacío cumple su oficio, sostiene a la voz que acompaña a la creación. La muerte no es el problema fundamental para la existencia de un texto, sino la mano humana que ejecuta un cuerpo y clama justicia en cualquier idioma que se lo lea o escriba.

El libro que provoca es como un inmenso espejo por donde asoman sus invitados  para descubrirnos desde la imagen sonora la huella de la criatura que ha encontrado su definición que no vamos a hallar en ningún diccionario. Si no, sólo en la memoria y en la fantasía del autor que atraviesa a través de sus sentidos y formas juguetonas a la del lector; y hasta en la de  sus propios actores elegidos para hacer las escenas que conforman la obra.

Es así, que como lector, se está sin querer, involucrando en los por qué, adivinanzas, aventuras, pesares, nuevas miras y ya sin poder pasar o dejar de pensar en lo que viene

porque ha estimulado el apetito de qué vendrá?

Un libro crea los espacios para cuestionar y protestar, recrear, renovar.  El lector en el rato menos pensado se traslade y se sienta el personaje invisible o visible, reconocido o desconocido.  Un actor o un escritor cambiando el capítulo por que no le gustó o se le ocurrió otra cosa probar en un intervalo de invasión al texto.  O simplemente querer ser el salvador del personaje o querer hacer justicia en el problema o nudo del drama.  No hay obra ideal, sino, una escritura que se deja leer según los caprichos o nudos aportados por su ejecutor y debutante en ese encuentro con la palabra y el sentido…

Si nos damos cuenta la vida y la muerte  son el  enlace y meollo  de todo nido o nicho creador.  Vida vivida y representándose  es el tema eterno de toda creación.  Allí podemos morir y resucitar, tener miedo y perderlo, estar cansado y descansar.

Cada uno de los lectores, nosotros, al fin y al cabo nos asomamos al recuerdo, nos envolvemos de ensueños, nos acunamos en cantos  de nanas o pesadillas de realidades intolerables, hasta nos encuevamos en estrellas fugaces.  Nos declaramos adivinadores y requetepreguntones, esperamos respuestas  que no nos convencen y seguimos en la hipótesis de los sueños y de los inventos.  Queremos que el sacapuntas saque la punta del deseo hasta agotar el borrador de la memoria…

Incansablemente volvemos en definitiva a nosotros mismos a través de otros y de uno mismo: mi yo virtual que juega con su cuento y su historia interminable hasta que un día, quizás, contarán algo de mí.

Mientras, hago más de lo que puedo.  ¿A qué puedo esto? ¿Quién me sigue?

Soy mi propio desafío.  ¿Qué tal  ese personaje que me habla?

carmen váscones

8/9/1994

¿CUANDO HABLAMOS DE UN NIÑO? Por carmen váscones 1999 mayo 3, 2011

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: ,
add a comment

¿CUANDO HABLAMOS DE UN NIÑO? Por carmen váscones 1999

 

El placer de simbolizar, privilegio de cada ser humano.  El nido de la creación está sostenido por la experiencia vital y propia, propiciada sólo en el cuerpo. No hay masa gris autónoma. Solo hay acceso a la realidad por ser sujeto consecuencia de saber y a saberse en ese saber gozar sin temor a fallar en la falla de lo fallido, cada ser humano: una fallida existencia a reponerse de la frustración a confrontar en el reconocimiento mutante de un placer sin ápice de reembolso.  Lo gratificante colma no calma.  Aclama el ser…

 

No hay obra maestra.  Lo perfecto es un defecto con estilo.  La perfecta acción: falla y error reparado en la infancia con “paciencia y amor” ¿ocurre eso? ¿qué seríamos sin las ocurrencias? Hay que  facilitar en el niño la confianza, la enmienda, la posibilidad de reparar y caer en cuenta de su proceso, de su procesamiento y de su procedimiento como proceder en la secuencia de su recorrido. La consecuencia de lo conseguido transforma al con/seguidor paulatinamente. Acto y pensamiento puntualizándose.  Al niño hay que darle la oportunidad y la capacidad de poder discernir entre su ser pensante y actuante. Consecuentemente o inconsecuentemente algo ocurre inesperado…

 

Su nudo estructural para ser, saber y crear se lo da –su lugar de deseante- en el habla humana.  El pensamiento funda un vacío, un espacio, una obertura, una hendidura para la construcción del conocimiento que sólo lo da la experiencia,  la misma que determina y marca la estructura movible e inimitable, la imagen y el esquema de un modo de ser, hacer e intervenir en lo sublime del acto y de las relaciones con el otro, en ese sujetarse en el vínculo con los demás sin el estallido del desconocimiento.  ¿Quién soy? ¿Soy quién? ¿Quién es soy? Es quien soy.

 

Cada ser humano tiene su tesoro, su significante a significarlo, a relacionarlo con otro.  No es lo mismo ser significante que ser insignificante frente al otro.  Ahora bien, ¿cómo significar algo para alguien? ESo es posible a través de la representación y de la huella que nos impregnan, según sea con la que nos sujeta el sujeto que portamos o rechazamos y que a la vez no quiere dejarse borrar, ni extinguir, peor apabullar.  “Estamos representados por el ser y no por el pensamiento”.  Según Lacan, “hay un compromiso de ser y no de saber”.

 

Aprender a convivir y soportar el deseo es lo que fundamenta el soy y el creo. ¿Quién soporta y cumple el deseo sin estafarlo? Poder sobrellevar la frustración, el equívoco es poder reconocer la vulnerabilidad y la inconsistencia humana. 

 

La tachadura de la letra como creación, como herramienta para abordar la escritura que habla, que se escribe, que se vuelve arte, obra sublime, obra propia vivida y hecha con riesgo y aprendizaje y reelaboraciones sin juicios finales ni sentenciosas de la pena máxima: no vale, no sirve o el cero de la anulación y negación. O lo peor, ni menos ni más.

 

El adulto somete al niño a su “poder de adulto”, lo deja sin libertad espacial, sin elección pasa de la cuna, al corral, al banco  a los deberes y derechos hecho por los adultos, a la libreta, calificación y tareas.  Obligaciones llamadas responsabilidad.  Este someter conductual o condicionamiento bloquea “la inventiva libre de la infancia”.

 

El deseo del niño es un saber a producir permanentemente, él n o es consciente, peor aún el adulto.  Según Doltó, “se pueden filmar las reacciones de sujetos cuyas necesidades están manifiestamente insospechadas, pero lo que concierne a los deseos no se pueden filmar”.

 

Un niño es un niño, ¿se comprende esto? ¿Qué es escuchar, interpretar al niño?  ¿Qué es ayudar a expresar con el cuerpo al niño para que no se sienta prisionero en su piel, osamenta, ni en su psique?

 

Es un importante crear un espacio de diálogo, donde el adulto interviene sin intervenir  o protagoniza sin protagonizar, esto es sin quitarle lugar al niño, ya que si lo dirige sin opción lo apresa en el discurso armado y amoldado por el adulto. Lo aplasta en un saber armado de palabras vacías o llenas de “almas muertas”.

 

El niño proyecta sobre el otro, persona, libro, juguete su propia vida, su imaginación, imitación,  su ser, su jugársela, su inventarse su lugar; se hace un amigo imaginario amigable, se hace un ser humano en ese intercambiarse de objetos reales e imaginados, que luego serán palabras, textos escritos, producciones propias válidas para el reconocimiento.

 

Esto es, la afirmación y el estar en el enlace social como autoridad humana sujeta al lenguaje.   La clave es el entorno familiar, el vínculo deseante que le da la madre a la ilusión de por/venir, de crear y fundamentar  la vida propia.

 

El verbo encarnado sosteniendo un deseo singular que habita el tiempo y el espacio de cada humano: la psique matriz de toda huella apropiada, eslabón de lo propio y diferente con respecto al otro.

El niño sólo puede recibir esta seguridad de alguien que suscite en él un progreso cotidiano, que le hable de sus deseos y de que le hable de lo que le interesa… no sabe cómo (el niño) pero su madre se lo ha enseñado con palabras… hacer el acto de la imitación que simboliza una acción, el niño, él sabe que es dueño de una percepción…” ”sabrá que ha existido una mediación humana para hacerlo, en lugar de creer en la magia o en omnipotencia materna”  Doltó me alumbra con su sapiencia y simpleza de exponer ese otro lenguaje que nos despoja del temor a lo desconocido. Descubro a la madre de la  palabra en falta…

 

¿Los adultos tienen miedo a ellos mismos o a los niños.  De no saber qué hacer con ellos?

 

Me apropio de las palabras de la psicoanalista Doltó, “la humanidad infantil aporta la certeza de la muerte a los adultos… para no morir es preciso no  estancarse: la vida no conoce el estancamiento”.  Los adultos resisten.  “Tienen miedo a la vida, que es imprevisible, piensan que todo debe estar programado”.

 

Continua esta pensadora “la vida se define, pues por la muerte, y tenemos miedo de aquello que define nuestro estar vivo”.  “El miedo de morir es, finalmente miedo de vivir”. Y sigo escarbando en los escritos de esta mujer que hace de la palabra una pala en el lenguaje, nos dice “la enfermedad es una expresión.  Cuando algo no puede decirse con palabras, con sentimientos, es el cuerpo el que habla”.

 

¿Cambia al hombre el saber de la muerte, en qué consiste esto? Consiste en preguntar a cada uno y una ¿cuál es tu deseo propio? ¡Háblanos de tu deseo! O ¿háblame de tu muerte que te concierne o tocará un día?  La muerte biológica empantana a la ausencia.  La muerte es el acertijo del ser.  No soy la muerte pero lo seré algún día. Sólo un cadáver.  La muerte pasa siempre…

 

Doltó dice “del niño se habla mucho, pero a él no se le habla”, y agrego, no se lo escucha. Lacan nos dice, “el propio cuerpo del ser humano está afectado por la estructura del lenguaje donde habita y toma posesión (y es desposeído) de su cuerpo”  continúo con este hombre psicoanalista, dice, “el efecto se produce en un cuerpo que sufre la incidencia del lenguaje, un cuerpo que padece, -en el sentido de pasión- el significante”. 

 

Apuntalo a este sujeto, le hurto sus palabras, las devuelvo, el psicoanalista, dice, “los distintos modos de presencia del cuerpo se mantienen  unidos solo en la medida en que el sujeto se construye una idea del cuerpo: la imagen corporal… a través de esta idea del cuerpo es como puede hacerse un vínculo entre el afecto y las pasiones del alma”.  ¿Acaso, la pasión del ser frente al no ser para ser? Lacan, afirma, “el sujeto del inconsciente solo alcanza el alma a través del cuerpo, introduciendo en él al pensamiento…introducir el pensamiento en el cuerpo provoca la construcción de esa forma del cuerpo que es el alma o” i(a)

Es importante conocer el deseo de autenticidad de lo que expresa el niño.  El no es un sujeto robotizado ni mecanizado para adaptar, modelar o adecuar su conducta o peor neutralizarle su deseo y sensibilidad y mantenerlo en el desconocimiento y anonimato de su  ser, pensamiento y acciones.  Cada niño tiene algo que decir que le concierne.  Si no, pregúntaselo a su propia infancia, callada o silenciada con la que conviven…

 

Aunque se supone consabido,  no está demás recalcar, que el niño no es un adulto en miniatura, ni una proyección del papá, de la mamá, ni del profesor, ni del ciudadano ideal.  Eso no existe.

 

1999