jump to navigation

POR CARMEN VÁSCONES: la guerra va con todo, metal, pólvora y fuego en todas sus variedades entra y cae…, la guerra con sangre sale, con escombros deja, con mutilaciones deja, con orfandad deja, con deudas impagables toca… a la puerta de la muerte la vida. Anda Narciso ahogandose en la soledad para no vestirse de soldado…El silencio, el grito y la desolación. Alguien falta, alguien no llegó, alguien no puede contra el “enemigo”. El espejo vacío de mirada deja un espacio para tí. La vida pugna, impugna. El otro no lo escucha. Impulsa, pulsa. Pulso. La pulsión en todo el cuerpo, en toda la tierra. El lenguaje un telar de pulsiones. ¿Alguien lo quiere pulverizar? Falla la tensión. Falta la palabra. Ella no hace citas con la muerte. Dado que no está, invita a la vida a conversar, versar, a ver. A descubrir la vida en lo humano, y a develar eso inentendible: al ser que se desconoce… sólo un espacio para la ética hace posible que dos espejos no se estrellen contra la mirada… dado que la devolución de la palabra tiene que ser un arte para convivir y crear algún sujeto diferente en el “proyecto social”…donde uno cuenta contigo sin sospecha(r) que te va a destruir o que desconfías o que te haces como que sí y la traición seduce o el jugar a la trampa es común y estar porque sí…modos vivendus del comodín, arreglame la cómoda, me queda cómodo, me acomodo en este puesto, me va bien a mi tipo. Y del reglazo la regla a la norma a la horma. Sometidos a una sumisión de servilismos, atropellamiento o de algún día… y así la una sóla vida termina agotada o reventada por impuestos y caretas de éxitos sin descanso… La moneda es máscara del triunfo… ¿de qué lado estamos? No se puede corregir a la muerte, a menos que supongas un brillo que no puedes compartir y que crees que el otro te corroe o te disminuye por que no esta a tu altura, ¿de que porte eres?, !ah! estás estirado, ya veo, .qué ridículo-, discursos de amos y empleados a sueldos y suelazos tratados a la patada del rol, rollo de cinta la tarjeta del buen “empleado”, que desde su puesto e investidura, funciona o trata como servidumbre al que considera inferior a tu trono de evacuación…, no me trates de tú, dígame usted, no ve que es mi inferior, mi subalterno, mi mandado… La guerra no es sólo la guerra, la guerra es todo ese modo de asumir la categoría de “superior” o pintura suprema de empapelar la vida hasta cuendo te mueres. ¿Y hablamos de igualdad?, que desigualado eres, qué es eso… Tenemos que repensar qué hacemos en el pellejo y en el enrolamiento que ejercemos… ¿Se vive para desquitarse?, ¿para hacer algo? ¿o para demostrar que somos derechos y no torcidos? que mi año sabático se cumpla, que en el jornal de la vida casi nadie tiene ese lujo… ¿estamos descentrados de la vida y la muerte? Fantaseamos ser el centro… !Ay! si otro se interpone en el espejo. En la guerra si el enemigo se cruza en el camino es el blanco, la página blanca a llenar de tinta roja… la noticia de la existencia o inexistencia… Tiene que haber más que contar. El arte de sublimar solo es posible cómo… Hay que trabajar al polimorfo que portamos. Quién está dispuesto a romper su coraza de e(r)go pienso que soy “el mejor”… sigamos viéndonos, hasta la próxima, espejo hay por todas partes, mírate con cuidado, no sea que… Ojo que al otro lado alguien está siendo… noviembre 27, 2010

Posted by carmenmvascones in espejo muerte y guerra, Uncategorized.
Tags: , , , , , ,
trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: