jump to navigation

LA NUBE (La Nuage – L. Ackermann), Traducciòn española del poema LA NUAGE de Louise Ackermann noviembre 7, 2010

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
trackback
































LA NUBE (La Nuage - L. Ackermann)

La nube

¡Levantad los ojos!
Soy yo que paso encima a vuestras cabezas,
Diáfana y ligera,
libre en el cielo puro
El ala abierta,
esperando el soplo de las tempestades,
me sumerjo y nado en lleno azul.

Como un espejismo errante,
floto y viajo.
Pintada por la aurora y la tarde,
paso a paso
Espejo etéreo, reflejo al paso
Las sonrisas mudables del día.

El sol me encuentra al final de su carrera
Acostada sobre el horizonte
del que inflamo el borde
En mis caderas transparentes
el rey de la luz
Lanza huyendo sus flechas de oro.

Cuando la luna,
apartando su cortejo de estrellas,
Echa una mirada pensativa al mundo adormecido,
delante a su frente congelada
hago seguir mis velos,
O los levanto en medio aire.

Se creería ver en lejanía
una flota que hunde,
Cuando, por un bote furioso y hendiente
el aire es turbado
El huracán sobre mi proa
inaccesible y oscura
como un piloto alado se sienta.

En los campos del éter libero las batallas ;
La ruina y la muerte no son por yo que un juego.
Me cargo de granizo y puerto en mis entrañas El rayo y sus idre de
fuego.

En los campos del espacio libre las batallas ;
La ruina y la muerte son por mì solo un juego.
Me cargo de granizo
y llevo en mis entrañas
El rayo y sus hidras de fuego.

Sobre el suelo alterado
me desahogo en chubascos.
La tierra ríe;
yo tengo su vida entre mis manos.
Soy yo, hinchada en seno a las tierras fecundadas,
la espiga que nutre a los hombres.

Dónde paso,
de repente todo reverdece,
todo abunda
El surco que borracho pare con ardor.
Soy ola y corro, soy savia y eslabón
Escondido en el manantial o en la flor.

Un río me recoge,
me lleva, y yo destilo
Como una vena al corazón
del continente màs profundo
Sobre largos países planos
mi mantel se extiende,
O se derrama por los montes.

Nada más me detiene en mi ímpetu veloz
obedezco a la corriente,
por el deseo empujada,
Y robo mi destino, como un gran rasgo líquido
Que un brazo oculto arroja.

¡Océano, tù mi padre!
¡Abre tu pecho, ahora llego!
Tus borbotones tumultuosos me han contestado ya
Acuden; mi ola ha retrocedido,
temerosa, delante su acogida trastornada.

En tu cama que muge, tu amor nos reúne.
Alrededor a los negros riscos
o sobre la arena fina vamos, confusos,
para empezar de nuevo
nuestra furia y nuestros juegos sin fin.

Pero el sol, bajando hacia tì su ojo soberbio
me descubre pronto en tus abismos amargos
y su rayo tan potente besa mi frente cristalina
¡He retomado el camino del aire!

Así, nunca me paro.
La inmortal materia, un sólo instante todavía
no se ha podido descansar.
La Naturaleza no se mueve, espera laboriosa
Que se disuelva y se recomponga.

Todo se transforma entre sus manos activas ;
En cada lugar el movimiento incesante y diferente,
En el aro eterno de las formas fugitivas,
Agitando el universo inmenso.

Traducciòn  española del poema LA NUAGE de Louise Ackermann

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: