jump to navigation

MARIATEGUI, VALLEJO, SCORZA, VARELA, LEDESMA, ADÁN, BUENO, CORCUERA, QUEVEDO, VARGAS, OTROS VENDRAN, PERU agosto 22, 2010

Posted by carmenmvascones in SCORZA.
trackback

//

//

José Carlos Mariátegui

De Wikipedia, la enciclopedia libre

José Carlos Mariátegui
José Carlos Mariátegui.jpg
Nombre José Carlos Mariátegui
Ocupación Escritor, y Político
Cónyuge Anna Chiappe
Firma Firma de José Carlos Mariátegui.JPG

(Moquegua, 14 de junio de 1894Lima, 16 de abril de 1930), fue un político socialista peruano. Su obra más conocida es 7 ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana.

Contenido

[ocultar]

//

[editar] Biografía

[editar] Infancia y Juventud

Mariátegui La Chira nació en Moquegua, el 14 de junio de 1894 en una familia muy humilde. Sus padres fueron María Amalia La Chira Ballejos y Francisco Javier Mariátegui Requejo, tuvo dos hermanos: Guillermina y Julio César. En 1899, la familia se traslada a Huacho y en 1902, tras un accidente en la escuela, es internado en la clínica Maison de Santé de Lima. Su convalecencia es larga y queda con un problema en las piernas que lo acompañaría el resto de su vida. En 1909, ingresó al diario La Prensa, primero como alcanzarrejones y luego como ayudante de linotipista. A pesar de no haber culminado sus estudios escolares, llegó a formarse en periodismo y a partir de 1914 trabajó como articulista en La Prensa, así como en las revistas Mundo Limeño y Colonida, y los diarios El Tiempo y Nuestra Época. En 1919 creó el diario La Razón, desde donde apoyó la reforma universitaria y las luchas obreras. Fue un severo crítico del presidente Augusto B. Leguía y fundó la Federación Obrera Regional Peruana.

[editar] Viaje a Europa y formación socialista

Viajó por Europa gracias a una beca que le fue entregada por el gobierno de Leguía como una forma encubierta de deportación.[cita requerida] En Italia se casó con Ana Chiappe y estuvo presente durante la ocupación de las fábricas en Turín, así como en el Congreso del Partido Socialista Italiano, donde se produce la escisión histórica y se conforma el Partido Comunista Italiano. Durante su estadía en Italia forma parte de círculos de estudio del Partido Socialista Italiano, asume el marxismo como método de estudio, Mussolini estaba a punto de tomar el poder. Según su análisis, la victoria del facismo es el precio que un país debe pagar por las contradicciones de la izquierda.

El 17 de marzo de 1923 regresa a Lima. Retoma el contacto con Víctor Raúl Haya de la Torre, futuro líder del APRA y viaja a México en calidad de exiliado. En 1924, debido a una antigua lesión, debió amputarse la pierna y en 1926 fundó la revista Amauta (en quechua sabio o maestro). Fue puesto en prisión en 1927 durante el proceso contra los comunistas, pero luego le dieron arresto domiciliario.

En 1928 rompe con Víctor Raúl Haya de la Torre y funda el Partido Socialista Peruano, convirtiéndose un año más tarde en su Secretario General. Durante el mismo periodo, funda la revista proletaria Labor y los 7 ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana. En 1929 funda la Confederación General de Trabajadores del Perú.

El proyecto político de José Carlos Mariátegui se pone a prueba en el Congreso Sindical Latinoamericano de Montevideo (mayo) y la Conferencia Comunista Latinoamericana, en junio de 1929. A ellas asiste el Partido Socialista con cinco delegados que llevan planteamiento de Mariategui: Hugo Pesce, Julio Portocarrero, José Bracamonte (pilotó de la Marina Mercante Nacional, fundador de la Federación de Tripulantes del Perú), Juan Peves (dirigente campesino de Ica, fundador de la Federación de Yanacones) y Carlos Saldías (dirigente textil). Estos planteamientos serían cuestionados por el buro político de la Internacional en Sudamérica, generando una distancia entre los planteamientos de la internacional comunista, de hegemonía bolchevique y las posturas de Mariategui

En febrero de 1930 Eudocio Ravines es nombrado Secretario General del Partido Socialista del Perú, en remplazo de Mariátegui quien estaba preparando un viaje a Buenos Aires, donde podría tratar su enfermedad y participaría en el Consejo General de la Liga Antiimperialista.

[editar] Últimos días

A fines de marzo, Mariategui es internado de emergencia siendo acompañado por sus amigos entre los cuales destacaron Diego San Roman Zeballos y Axl Oviedo(creadores de la revista El Poeta Hereje) . Muere el 16 de abril, casi en vísperas de su esperado viaje. El 20 de mayo la dirección del Partido Socialista, con Eudocio Ravines como Secretario General y Jean Braham Fuentes Cruz como Presidente General, cambia el nombre del Partido Socialista del Perú por el de Partido Comunista Peruano, sección de la III Internacional.

[editar] Su pensamiento

[editar] Visión del país

La Conquista no sólo incendió la historia del Perú, sino también incendió la economía. Antes de la llegada de los españoles existía una economía comunista indígena, que era bastante sólida. Existía un bienestar material gracias a la organización colectivista de la sociedad incaica. Esta organización había enervado el impulso individual y a la vez había desarrollado el hábito de la obediencia al deber social.

La Conquista instauró así una economía de carácter feudal. No buscaban desarrollar una economía sólida sino sólo la explotación de los recursos naturales. Es decir, los españoles no se formaron como una fuerza colonizadora (como los ingleses en Estados Unidos), sino se constituyeron como una pequeña corte, una burocracia. Este sistema terminó determinando la economía republicana.

La política económica de la Corona Española impedía el surgimiento de una burguesía en las colonias. Estas vieron necesaria la independencia para asegurar su desarrollo. La independencia se decide entonces por las necesidades del desarrollo capitalista, en ese sentido, Inglaterra cumplió un papel fundamental al apoyar a las nacientes naciones americanas.

Para Mariátegui, el gamonal invalida inevitablemente toda ley u ordenanza de protección del indígena o del campesino. Contra la autoridad del hacendado sostenida por el ambiente y el hábito, es impotente la ley escrita. El alcalde o el presidente municipal, concejo o ayuntamiento, el juez, el corregidor, el inspector, el comisario, el recaudador, la policía y el ejército están enfeudados a la gran propiedad. “La ley no puede prevalecer contra los gamonales. El funcionario que se obstinase en imponerla, sería abandonado y sacrificado por el poder central, cerca del cual son siempre omnipotentes las influencias del gamonalismo, que actúan directamente o a través del parlamento, por una y otra vía con la misma eficacia”.

Es importante esclarecer la solidaridad y el compromiso a que gradualmente han llegado el gamonalismo regional y el régimen central: “de todos los defectos, de todos los vicios del régimen central, el gamonalismo es responsable y solidario”. El gamonal es una pieza en la estructura de la administración centralizada: es el jefe local de uno de los partidos políticos de influencia nacional y es el eslabón fundamental en la cadena de una de las muchas clientelas del sistema político. El poder central recompensa al gamonal al permitirle disfrutar de innumerables contratos y alcabalas y actualmente, al dejar en sus manos las regalías que produce la explotación de recursos naturales por las multinacionales e innumerables contratos para complementarlas. En estas condiciones, cualquier descentralización termina con el resultado esencial de un acrecentamiento del poder del gamonalismo.

El guano y el salitre cumplieron un rol fundamental en el desarrollo de la economía peruana. Estos productos aumentaron rápidamente la riqueza del Estado, ya que la Europa industrial necesitaba estos recursos para mantener su productividad agrícola, productos que el Perú poseía en monopolio. Esta riqueza fue despilfarrada por el Estado Peruano. Pero permitió la aparición del capital comercial y bancario. Se empezó a constituir una clase capitalista, pero cuyo origen se encontraba en la vieja aristocracia peruana. Estos productos también permitieron la consolidación del poder de la costa, ya que hasta entonces, la minería había configurado a la economía peruana un carácter serrano. En síntesis, el guano y el salitre permitieron la transformación de la economía peruana de un sistema feudal a un sistema capitalista.

Las nuevas naciones buscaron desarrollar el comercio. América Latina vendía sus recursos naturales y compraba productos manufacturados de Europa, generando un sistema que beneficiaba principalmente a las naciones europeas. Este sistema, permitió el desarrollo sólo a los países Atlánticos, ya que las distancias eran enormes para los países que se encontraban en la costa del pacífico como el caso del Perú. El Perú en cambio, comenzó a comerciar con el Asia, pero no logró el mismo desarrollo que los países del Atlántico.

Además, con la Guerra del Pacífico el Perú perdió el guano y el salitre. Pero esta guerra también significó la paralización de toda la producción nacional y el comercio, así como la pérdida del crédito exterior. El poder cayó temporalmente en manos de los militares, pero la burguesía limeña pronto recuperó su función. Se planteó el Contrato Grace como una medida para salir de la crisis. Este contrato consolidó el predominio británico en el Perú, al entregar en concesión los ferrocarriles por un periodo de 99 años.

[editar] El fascismo

Por su parte, mostró cómo el fascismo no era una “excepción” italiana o un “cataclismo”, sino un fenómeno internacional “posible dentro de la lógica de la historia”, del desarrollo de los monopolios en el imperialismo y de su necesidad de derrotar la lucha del proletariado. Mariátegui vio el fascismo como una respuesta del gran capital a una crisis social profunda, como la expresión de que la clase dominante no se siente ya suficientemente defendida por sus instituciones democráticas por lo que culpa ante las masas de todos los males de la patria, al régimen parlamentario y a la lucha revolucionaria, y desata el culto a la violencia y al nuevo orden del estado fascista, concebido como estructura autoritaria vertical de corporaciones. Mariátegui vislumbró cómo el triunfo del fascismo estaba inevitablemente destinado a exasperar la crisis europea y mundial.

[editar] Obras

  • La escena contemporánea, Obras completas, Vol. 1. Ed. Amauta.
  • 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana, Obras completas, Vol. 2. Ed. Amauta.
  • El alma matinal y otras estaciones del hombre de hoy, Obras completas, Vol. 3. Ed. Amauta.
  • La novela y la vida. Siegfried y el profesor Canella, Obras completas, Vol. 4. Ed. Amauta.
  • Defensa del marxismo, Obras completas, Vol. 5. Ed. Amauta.
  • El artista y la época. Obras completas, Vol. 6. Ed. Amauta.
  • Signos y obras. Análisis del pensamiento literario contemporáneo, Obras completas, Vol. 7. Ed. Amauta.
  • Historia de la crisis mundial. Conferencias pronunciadas en 1923. Obras completas, Vol. 8. Ed. Amauta.
  • Poemas a Mariátegui (Compilación con prólogo de Pablo Neruda), Obras completas, Vol. 9. Ed. Amauta.
  • José Carlos Mariátegui por María Wiesse, Obras completas, Vol. 10. Ed. Amauta.
  • Peruanicemos al Perú, Obras completas, Vol. 11. Ed. Amauta.
  • Temas de nuestra América, Obras completas, Vol. 12. Ed. Amauta.
  • Ideología y política, Obras completas, Vol. 13. Ed. Amauta.
  • Temas de educación, Obras completas, Vol. 14. Ed. Amauta.
  • Cartas de Italia, Obras completas, Vol. 15. Ed. Amauta.
  • Figuras y aspectos de la vida mundial. Tomos 1, 2 y 3 Obras completas, Vol. 16, 17 y 18. Ed. Amauta.
  • Amauta y su influencia de Alberto Tauro, Obras completas, Vol. 19. Ed. Amauta.

[editar] Bibliografía escogida sobre Mariátegui

  • Basadre, Jorge. “Introducción a los Siete ensayos”. En 7 ensayos/50 años en la historia. Lima: Biblioteca Amauta, 1979.
  • Chang-Rodríguez, Eugenio. Poética e ideología en José Carlos Mariátegui. Madrid: José Porrúa Turanzas, 1983.
  • Chang-Rodríguez, Eugenio. “La superación del anarquismo en Mariátegui”. En Ensayos sobre Mariátegui. Víctor Berger. Lima: Biblioteca Amauta, 1987, págs. 47–57.
  • Melis, Antonio. “Medio siglo de vida de José Carlos Mariátegui”. Mariátegui y la literatura. Ed. Ricardo Luna Vegas. Lima: Biblioteca Amauta, 1980.
  • Melis, Antonio. “Mariátegui, el primer marxista de América”. En Mariátegui y los orígenes del marxismo latinoamericano. Ed. José Aricó. Segunda edición. México: Cuadernos de Pasado y Presente, 1980.
  • Ward, Thomas. “De Palma a Mariátegui: un mosaico historiográfico”. En La teoría literaria: romanticismo, krausismo y modernismo ante la globalización industrial. University, Mississippi, ‘Romance Monographs’, Nº61, 2004, págs. 138-154.

[editar] Enlaces externos

———————————
/////////////////////////////

César Vallejo

De Wikipedia, la enciclopedia libre

César Vallejo
Cesar vallejo 1929 RestauradabyJohnManuel.jpg

César Vallejo en el Parque de Versalles, verano de 1929.

1

SERMÓN SOBRE LA MUERTE

Y, en fin, pasando luego al dominio de la muerte,
que actúa en escuadrón, previo corchete,
párrafo y llave, mano grande y diéresis,
¿a qué el pupitre asirio? ¿a qué el cristiano púlpito,
el intenso jalón del mueble vándalo
o, todavía menos, este esdrújulo retiro?

¿Es para terminar,
mañana, en prototipo del alarde fálico,
en diabetis y en blanca vacinica,
en rostro geométrico, en difunto,
que se hacen menester sermón y almendras,
que sobran literalmente patatas
y este espectro fluvial en que arde el oro
y en que se quema el precio de la nieve?
¿Es para eso, que morimos tánto?
¿Para sólo morir,
tenemos que morir a cada instante?
¿Y el párrafo que escribo?
¿Y el corchete deísta que enarbolo?
¿Y el escuadrón en que falló mi casco?
¿Y la llave que va a todas las puertas?
¿Y la forense diéresis, la mano,
mi patata y mi carne y mi contradicción bajo la sábana?
¡Loco de mí, lovo de mí, cordero
de mí, sensato, caballísimo de mí!

¡Pupitre, sí, toda la vida; púlpito,
también, toda la muerte!
Sermón de la barbarie: estos papeles;
esdrújulo retiro: este pellejo.

De esta suerte, cogitabundo, aurífero, brazudo,
defenderé mi presa en dos momentos,
con la voz y también con la laringe,
y del olfato físico con que oro
y del instinto de inmovilidad con que ando,
me honraré mientras viva —hay que decirlo;
se enorgullecerán mis moscardones,
porque, al centro, estoy yo, y a la derecha,
también, y, a la izquierda, de igual modo.

8 Dic 1937

César Vallejo

2

INTENSIDAD Y ALTURA

Quiero escribir, pero me sale espuma,
quiero decir muchísimo y me atollo;
no hay cifra hablada que no sea suma,
no hay pirámide escrita, sin cogollo.

Quiero escribir, pero me siento puma;
quiero laurearme, pero me encebollo.
No hay toz hablada, que no llegue a bruma,
no hay dios ni hijo de dios, sin desarrollo.

Vámonos, pues, por eso, a comer yerba,
carne de llanto, fruta de gemido,
nuestra alma melancólica en conserva.

Vámonos! Vámonos! Estoy herido;
Vámonos a beber lo ya bebido,
vámonos, cuervo, a fecundar tu cuerva.

27 Oct 1937

César Vallejo


1939)


EL DOLOR DE LAS CINCO VOCALES

Vez
lo
que
es
pues
yo
ya
no.
La
cruz
da
luz
sin
fin

César Vallejo


Trilce (1922) (1930)

HOY ME GUSTA LA VIDA MUCHO MENOS…

Hoy me gusta la vida mucho menos,
pero siempre me gusta vivir: ya lo decía.
Casi toqué la parte de mi todo y me contuve
con un tiro en la lengua detrás de mi palabra.

Hoy me palpo el mentón en retirada
y en estos momentáneos pantalones yo me digo:
¡Tánta vida y jamás!
¡Tántos años y siempre mis semanas!…
Mis padres enterrados con su piedra
y su triste estirón que no ha acabado;
de cuerpo entero hermanos, mis hermanos,
y, en fin, mi ser parado y en chaleco.

Me gusta la vida enormemente
pero, desde luego,
con mi muerte querida y mi café
y viendo los castaños frondosos de París
y diciendo:
Es un ojo éste, aquél; una frente ésta, aquélla… Y repitiendo:
¡Tánta vida y jamás me falla la tonada!
¡Tántos años y siempre, siempre, siempre!

Dije chaleco, dije
todo, parte, ansia, dije casi, por no llorar.
Que es verdad que sufrí en aquel hospital que queda al lado
y está bien y está mal haber mirado
de abajo para arriba mi organismo.

Me gustará vivir siempre, así fuese de barriga,
porque, como iba diciendo y lo repito,
¡tánta vida y jamás! ¡Y tántos años,
y siempre, mucho siempre, siempre, siempo

César Vallejo



Incluido en Antología de la poesía hispanoamericana contemporánea 1914-1987. Selección prólogo y notas de José Olivio Jiménez. El libro de bolsillo – 289. Alianza Editorial. Madrid.


Nombre César Abraham Vallejo Mendoza
Nacimiento 16 de marzo de 1892
Bandera del Perú Perú, Santiago de Chuco
Fallecimiento 15 de abril de 1938, 46 años
Bandera de Francia Francia, París
Nacionalidad peruano
Ocupación Poeta, ensayista, narrador, periodista y educador
Cónyuge Georgette Philippart de Vallejo

César Abraham Vallejo Mendoza (Santiago de Chuco, 16 de marzo de 1892París, 15 de abril de 1938), poeta y escritor[1] peruano considerado entre los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX. Fue, en opinión del crítico Thomas Merton, “el más grande poeta universal después de Dante“, halago que no hace más que confirmar el enorme legado del poeta del “dolor humano”, quien revolucionó la forma y el fondo de sentir y escribir poéticamente. En Trujillo se asoció con la llamada “bohemia trujillana”, círculo de intelectuales que más tarde sería conocido como el Grupo Norte. Este núcleo estuvo conformado por Antenor Orrego, José Eulogio Garrido, Alcides Spelucín, Víctor Raúl Haya de la Torre, Juan Espejo Asturrizaga, entre otros. En la capital Vallejo se vinculó con escritores e intelectuales como Abraham Valdelomar y su grupo Colónida, José Carlos Mariátegui, Luis Alberto Sánchez, Manuel González Prada, José María Eguren y Juan Parra del Riego. Fue en Lima donde publicó sus dos primeros poemarios: Los heraldos negros (1918), que reúne poesías que si bien en el aspecto formal son todavía de filiación modernista, constituyen a la vez el comienzo de la búsqueda de una diferenciación expresiva; y Trilce (1922), obra que significa ya la creación de un lenguaje poético muy personal, coincidiendo con la irrupción del vanguardismo a nivel mundial. En 1923 dio a la prensa su primera obra narrativa: Escalas melografiadas, colección de estampas y relatos, algunos ya vanguardistas. Ese mismo año partió hacia Europa, para no volver más a su patria. Hasta su muerte residió mayormente en París, con algunas breves estancias en Madrid y en otras ciudades europeas en las que estuvo de paso. Vivió del periodismo[2] complementado con trabajos de traducción y docencia. En esta última etapa de su vida no publicó libros de poesía, aunque escribió una serie de poemas que serían publicados póstumamente. Publicó en cambio, libros en prosa: la novela proletaria o indigenista El tungsteno (Madrid, 1931) y el libro de crónicas Rusia en 1931 (Madrid, 1931). Por entonces escribió también su más famoso cuento, “Paco Yunque“, que fue publicado años después de su muerte. Sus poemas póstumos fueron agrupados en dos poemarios: Poemas humanos y España, aparta de mí este cáliz, publicados en 1939 gracias al empeño de su viuda, Georgette Vallejo. La poesía reunida en estos últimos poemarios es de corte social, con esporádicas tomas de posición ideológicas profundamente humana. Para muchos críticos, los “poemas humanos” constituyen lo mejor de su producción poética, que lo han hecho merecedor del calificativo de “poeta universal”.

//

Biografía

César Abraham Vallejo Mendoza nació en Santiago de Chuco, pueblo en una zona alta de la región de La Libertad, en el Perú. Sus padres fueron Francisco de Paula Vallejo Benítez y María de los Santos Mendoza Gurrionero. César fue el menor de once hermanos. Su apariencia mestiza se debió a que sus abuelas fueron indias y sus abuelos sacerdotes gallegos. Era un “hombre muy moreno, con nariz de boxeador y gomina en el pelo”, según recordó César González Ruano, en una entrevista publicada en El Heraldo de Madrid, el 27 de enero de 1931.

Sus padres querían dedicarlo al sacerdocio, lo que él en su primera infancia aceptó de muy buena gana; de ahí que existan tantas referencias bíblicas y litúrgicas en sus primeros versos. Sus estudios primarios los realiza en el Centro Escolar No. 271 del mismo Santiago de Chuco, pero desde abril de 1905 hasta 1909 estudia la secundaria en el Colegio Nacional San Nicolás de Huamachuco.

En 1910 se matricula en la Facultad de Letras de la Universidad Nacional de Trujillo, pero debido a la carencia económica retorna a su pueblo, con el propósito de trabajar y ahorrar para continuar luego sus estudios. Apoya a su padre en sus tareas administrativas de gobernador y toma contacto con la realidad de los trabajadores de las minas de Quiruvilca, cerca de Santiago de Chuco, lo que recordará más adelante en su novela El tungsteno.

En 1911 viaja a Lima para matricularse en la Facultad de Medicina de San Fernando, pero nuevamente abandona el claustro universitario por razones económicas o tal vez por desilusionarse de dicha carrera. Consigue un empleo de preceptor de los hijos de un rico hacendado de Acobamba (Departamento de Junín, sierra central peruana), trabajo en el que permanece durante siete meses. Luego regresa a Trujillo, y en 1912 consigue un modesto empleo como ayudante de cajero en la hacienda azucarera “Roma”, en el valle de Chicama, donde fue testigo de la cruel explotación de los peones indios.

En 1913 regresa a Trujillo con el propósito de retomar sus estudios universitarios en Letras. A fin de costearse sus estudios, trabaja como maestro en el Centro Escolar de Varones Nº 241, y luego como profesor del primer año de primaria en el Colegio Nacional de San Juan, donde tuvo como pequeño alumno a Ciro Alegría, que más tarde se convertiría en un gran novelista.[3] El 22 de septiembre de 1915 se gradúa de bachiller en Letras con su tesis El romanticismo en la poesía castellana.

La “bohemia trujillana”. 1916. Vallejo es el cuarto de los sentados, de izquierda a derecha. Atrás de él, Antenor Orrego..

En 1916 frecuenta con la juventud intelectual de la época agrupada en la “bohemia trujillana”, conocida luego como el Grupo Norte, donde figuran Antenor Orrego, Alcides Spelucín, José Eulogio Garrido, Juan Espejo Asturrizaga, Macedonio de la Torre y Víctor Raúl Haya de la Torre. Publica sus primeros poemas en los diarios y revistas locales (algunas de las cuales son recogidas por publicaciones de Lima) y se enamora de María Rosa Sandoval, joven atractiva e inteligente, que fue la musa inspiradora de algunos de sus poemas de Los heraldos negros.

En 1917 conoce a “Mirtho” (Zoila Rosa Cuadra), una muchacha de quince años con quien sostiene un apasionado y corto romance. Al parecer, Vallejo intenta suicidarse a causa del desengaño. Sea como fuese, es convencido por sus amigos para viajar a Lima a fin de proseguir sus estudios en la Universidad de San Marcos y conseguir su doctorado en Letras y Derecho. Se embarca en el vapor Ucayali, y llega a Lima el 30 de diciembre de 1917. Conoce a lo más selecto de la intelectualidad limeña. Se encuentra con Clemente Palma, que había sido un furibundo detractor de su obra poética (había calificado de mamarracho su poema El poeta a su amada), pero quien esta vez le da muestras de respeto. Llega a entrevistarse con José María Eguren y con Manuel González Prada, a quien los más jóvenes consideraban entonces un maestro y guía. También conoce a Abraham Valdelomar y a José Carlos Mariátegui, con quienes hace profunda amistad. Asimismo, publica algunos de sus poemas en la Revista Suramérica del periodista Carlos Pérez Cánepa.

En 1918 entra a trabajar al colegio Barrós de Lima. Cuando en septiembre de ese año muere el director y fundador de dicho colegio, Vallejo consigue la plaza de director del plantel. Se enreda en otra tormentosa relación amorosa, esta vez con Otilia Villanueva, una muchacha de 15 años, cuñada de uno de sus colegas. Debido a ello pierde su puesto de docente. Otilia será la inspiradora de varios de sus poemas de “Trilce”.

En 1919 consigue empleo como inspector disciplinario y profesor de Gramática Castellana en el Colegio Guadalupe. Ese mismo año ve la luz su primer poemario Los heraldos negros, que muestran aún las huellas del modernismo en su estructura, aunque ya se vislumbran algunas características muy peculiares en el lenguaje poético. El poeta toca la angustia existencial, la culpa personal y el dolor, como, por ejemplo, en los conocidos versos “Hay golpes en la vida tan fuertes… ¡Yo no sé!” o “Yo nací un día / que Dios estuvo enfermo”. Circularon relativamente pocos ejemplares, pero el libro fue en general bien recibido por la crítica.

Su madre había fallecido en 1918. La nostalgia familiar lo empuja, en mayo de 1920, a retornar a Santiago de Chuco. El 1º de agosto ocurre el incendio y saqueo de una casa del pueblo, perteneciente a la familia Santa María Calderón, arrieros negociantes de mercaderias y alcohol desde la costa, suceso del que se le acusa injustamente como participante y azuzador, por el Juez Quevedo Iturri. Se esconde pero es descubierto, apresado y arrojado en un calabozo de Trujillo donde permanecerá durante 112 días (del 6 de noviembre de 1920 al 26 de febrero de 1921).

Tras salir en libertad condicional, se dirige nuevamente a Lima, donde su cuento “Más allá de la vida y de la muerte” fue premiado en un concurso literario. El monto del premio lo destina a financiar otras publicaciones literarias. En octubre de 1922 sale a la luz su segundo poemario: Trilce, prologado por su amigo Antenor Orrego. Es recibido tibiamente por la crítica, que no alcanzaba aún a comprender la literatura de vanguardia, salvo por el propio Orrego, quien dijo de Vallejo: “a partir de este sembrador se inicia una nueva época de la libertad, de la autonomía poética, de la vernácula articulación verbal”.

Trilce anticipó gran parte del vanguardismo que se desarrollaría en los años 1920 y ’30. En este libro Vallejo lleva la lengua española a límites insospechados: inventa palabras, fuerza la sintaxis, emplea la escritura automática y otras técnicas utilizadas por los movimientos “dadá” y “surrealista“. Se adelantó a la renovación del lenguaje literario que después ensayaría Vicente Huidobro en su poemario Altazor (1931) y James Joyce en su relato onírico Finnegans Wake (1939).

En marzo de 1923, Vallejo publica una corta edición de Escalas o Escalas melografiadas, colección de relatos y cuentos, algunos ya vanguardistas. Otra narración suya, titulada Fabla salvaje, fue publicada el 16 de mayo de 1923 en la serie “La novela peruana” dirigida por Pedro Barrantes Castro.

Es admitido nuevamente como profesor en el Colegio Guadalupe, puesto en el cual no durará mucho, tras ser declarado cesante. Hastiado de la mediocridad local, tenía ya sus miras puestas en el Viejo Mundo. Con el dinero que le adeudaba el Ministerio de Educación, se embarca rumbo a Europa, de donde no regresará más. Viaja en el vapor Oroya el 17 de junio de 1923, con una moneda de quinientos soles. Arriba a París el 13 de julio. Sus ingresos —siempre insuficientes— provenían del periodismo, si bien fungió también de traductor. Escribía para el diario El Norte de Trujillo, y las revistas L’Amérique Latine de París, España de Madrid y Alfar de La Coruña.

Sus dos primeros años en París fueron de mucha estrechez económica, al punto que muchas veces tuvo que dormir a la intemperie. Inicia su amistad con el escritor español Juan Larrea y con Vicente Huidobro; traba contacto con importantes intelectuales como Pablo Neruda y Tristan Tzara.

A principios de 1924 recibe la noticia de la muerte de su padre. En octubre es hospitalizado en un hospital de caridad pública, a consecuencia de una hemorragia intestinal. Fue operado y pudo restablecerse.

En 1925 empieza a trabajar como secretario de la recién fundada Les Grands Journaux IberoAméricains o Los Grandes Periódicos Iberoamericanos, una vasta organización publicitaria. También empieza a colaborar para la revista limeña Mundial. Ese año el gobierno español le concede una modesta beca para que pudiera continuar sus estudios universitarios de Derecho en España. En los dos años siguientes visitará periódica y brevemente Madrid a fin de cobrar a plazo fijo el monto de la beca, aunque sin estudiar; en octubre de 1927 renunciará a dicha beca. Nunca se doctoró en Letras ni en Derecho.

En 1926 renuncia a su trabajo en Los Grandes Periódicos Iberoamericanos y conoce a su primera compañera francesa, Henriette Maisse, con quien convivirá hasta octubre de 1928. Con Juan Larrea funda la revista Favorables París Poema, y con Pablo Abril de Vivero el semanario La semana parisién. Ambas publicaciones tuvieron vida efímera. Empieza a enviar colaboraciones para la revista limeña Variedades.

En 1927 conoce en París a Georgette Marie Philippart Travers, una joven de 18 años que vivía con su madre en un departamento situado al frente del hotel donde se hospedaba. Profundiza sus estudios sobre el marxismo. Aparece una narración suya en Amauta, la revista que fundara en Lima su amigo José Carlos Mariátegui y la que también reproduce varias de sus crónicas periodísticas.

César Vallejo frente a la Puerta de Brandeburgo, en Berlín.

En abril de 1928 nuevamente enferma de gravedad, pero se recupera a los pocos meses. Todavía le acompañaba Henriette. Empieza a interesarse con más ahínco por las cuestiones político-sociales. Ese mismo año realiza su primer viaje a Rusia. Retorna a París y funda la célula parisina del Partido Socialista del Perú que fundara a su vez su amigo José Carlos Mariátegui en el Perú (después denominado Partido Comunista Peruano).

En 1929 empieza a convivir con Georgette (quien acababa de heredar el departamento y bienes de su fallecida madre) y junto con ella realiza un segundo viaje a Rusia. Se detiene en Colonia, Varsovia, Praga, Viena, Budapest, Moscú, Leningrado y varias ciudades italianas, antes de retornar a París. Empieza a colaborar para el diario El Comercio, como corresponsal oficial, y continua colaborando con las revistas Variedades y Mundial, labor periodística que será forzosamente suspendida en 1930 a raíz de la crisis mundial, cuando dichas revistas desaparezcan, al igual que el suplemento dominical del diario El Comercio donde se publicaban sus artículos.

En esta primera parte de su estancia parisina, que va de 1923 a 1929, se sitúa la composición de algunos cuantos poemas (después llamados Poemas en prosa), un libro o recopilación de ensayos: Contra el secreto profesional y un proyecto de novela incaica: Hacia el reino de los Sciris, todos los cuales serían publicados póstumamente, a excepción de algunos ensayos y relatos sueltos. La razón de esta parquedad de creaciones literarias se debía a que se hallaba más absorbido en producir artículos y crónicas para diarios y revistas pane lucrando.

En 1930 viaja a Madrid a raíz de la publicación de su poemario Trilce, que señaló el descubrimiento de su poesía en España, donde fue sometida a la crítica. Retorna a París pero al poco tiempo es expulsado, acusado de hacer propaganda comunista. Junto con Georgette vuelve a Madrid. Allí es testigo de la caída de la monarquía borbónica y la proclamación de la Segunda República Española (1931); se relaciona también con grandes literatos españoles como Miguel de Unamuno, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Gerardo Diego y José Bergamín. Publica también su novela proletaria El tungsteno, y su libro de crónicas y ensayos Rusia en 1931, obra ésta que se convirtió en un best seller, al tener tres ediciones en solo cuatro meses. Le niegan, en cambio, la publicación de su cuento “Paco Yunque“, por ser un relato “muy triste”.

En octubre de 1931 realiza un tercer y último viaje a Rusia para participar en el Congreso Internacional de Escritores Solidarios con el Régimen Soviético. Retorna a Madrid y continua con pasión su tarea literaria, pero los editores españoles se niegan a publicar sus obras de teatro Lock-out y Moscú contra Moscú (conocida después como Entre las dos orillas corre el río), así como su libro de crónicas: Rusia ante el segundo plan quinquenal (continuación de Rusia en 1931), y su recopilación de ensayos: El arte y la revolución. La razón principal: por ser obras de carácter marcadamente marxista y revolucionario. Por esta época empieza también a escribir (hasta 1937) una serie de poemas que póstumamente serían recopilados y publicados con el título de Poemas humanos.

En 1932 decide regresar a París, al ser levantada la anterior restricción de ingreso. Ese año Georgette es hospitalizada por un mal causado por los continuos abortos provocados (según testimonio de Juan Larrea, amigo y biógrafo de Vallejo); pero se recupera. En 1933 Vallejo escribe un extenso artículo, publicado por entregas en el “Germinal” de París, titulado “¿Qué pasa en el Perú?”, sobre la realidad peruana. Por ese tiempo deambula por pensiones y hoteles parisinos en medio de una gran angustia económica.

César Vallejo en Niza, en 1929.

En 1934 se casa por lo civil con Georgette. Por entonces termina de escribir otra de sus obras teatrales: Colacho Hermanos o presidentes de América, sátira contra los gobiernos latinoamericanos sumisos al imperialismo yanqui, pero que ningún editor se animó a publicar. También le rechazan otro libro de ensayos que quiso dar a la prensa: Contra el secreto profesional. Entre 1935 y 1936 escribe diversos cuentos, titulados: “El niño del carrizo”, “Viaje alrededor del porvenir”, “Los dos soras” y “El vencedor”, bocetos narrativos que serían publicados años después de su muerte.

En 1936, al estallar la Guerra Civil Española, colabora con mucho fervor en la fundación del “Comité Iberoamericano para la Defensa de la República Española” y de su vocero, el boletín Nueva España. Le acompaña en esa labor Pablo Neruda. En diciembre de dicho año viaja por unos días a España, pasando por Barcelona y Madrid, preocupado por el desarrollo de los acontecimientos. En julio de 1937 vuelve por última vez a España para asistir al “Congreso Internacional de Escritores Antifascistas”. Visita Barcelona, Valencia, Jaén y el frente en Madrid. De vuelta a París, es elegido secretario de la sección peruana de la “Asociación Internacional de Escritores”. Entre septiembre y noviembre de 1937 escribe sus últimas composiciones líricas de Poemas humanos y España, aparta de mí este cáliz; así como el drama de tema incaico La piedra cansada.

A inicios de 1938 se encuentra trabajando en París como profesor de Lengua y Literatura, pero en marzo sufre de agotamiento físico. El día 24 de marzo es internado por una enfermedad desconocida (después se supo que fue la reactivación de un antiguo paludismo que sufrió de niño) y entra en crisis el 7 y el 8 de abril. Fallece el 15 de abril del ’38, un viernes santo con llovizna en París, pero no un jueves, como se cree que vaticinó en un poema suyo (“Piedra negra sobre una piedra blanca”). Se le realiza un embalsamamiento. Su elogio fúnebre estuvo a cargo del poeta francés Louis Aragon. El 19 de abril sus restos son trasladados a la Mansión de la Cultura y más tarde al cementerio de Montrouge. El 3 de abril de 1970, Georgette Vallejo, cumple uno de los sueños más caros del poeta y traslada sus restos al cementerio de Montparnasse, escribiendo en su epitafio:

He nevado tanto para que duermas

[editar] Obra

Vallejo abarcó prácticamente todos los géneros literarios: poesía, narrativa (novelas y cuentos), teatro y ensayo. Se debe también mencionar su copiosa labor periodística (crónicas y artículos).

[editar] Poesía

Portada de la edición príncipe de Los heraldos negros.

Es comúnmente aceptado que la lírica es en donde Vallejo alcanza su verdadera expresión y sus más altas cotas. Consta de tres etapas:

  • Etapa modernista.
  • Etapa vanguardista.
  • Etapa revolucionaria.

Etapa modernista

Artículo principal: Los heraldos negros

Comprende el libro de poemas Los heraldos negros (Lima, 1919). Constituye el comienzo de la búsqueda del poeta por una diferenciación expresiva, la cual se irá consolidando a lo largo de toda su obra. Para Vallejo era necesario fundar un lenguaje poético diferente a lo tradicional.

Según Mariáteguien estos versos principia la poesía peruana, en el sentido indigenista”. Efectivamente, el poeta nos habla de lo nativo. Allí están las profundas vivencias de los sucesos cotidianos, la vida familiar y aldeana, el paisaje tierno y eglógico, pero expresados todavía con el gusto modernista y las formas métricas y estróficas de la poesía clásica.

También encontramos temas más elevados como la protesta contra el destino del hombre, la muerte, el dolor, la conciencia de orfandad, el absurdo, todos ellos tratados por el poeta con un acento muy personal.

En efecto, el poeta despliega en el poemario características que lo convierten en un libro único: la exhibición impúdica de sentimientos, la muestra descarnada del sufrimiento, la radical desnudez de la palabra.

El primer poema de la serie da título al libro y se refiere a los momentos en que la muerte, o el simple paso del tiempo, nos dan una señal angustiosa, cual sacudida. “…son las crepitaciones de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.” Esta imagen, en realidad tan fundada como innovadora, fue objeto de burla de Miguel de Unamuno, ya que el anquilosamiento retórico en que se hallaba la poesía y la literatura española por aquellos tiempos, aún no podía permitir entender que se pudiera extraer lo profundo de lo cotidiano, incluso de lo doméstico.
Etapa vanguardista

Artículo principal: Trilce

Cubierta de la primera edición de Trilce, con el retrato del poeta.

Comprende el poemario Trilce (Lima, 1922), uno de los mayores libros de poesía de la vanguardia posbélica a nivel mundial. El poemario nace en un contexto muy especial para el poeta. Su perplejidad ante el mundo se había acrecentado: la muerte de su madre, sus fracasos amorosos, la experiencia de no ser aceptado totalmente en Lima y su estadía en una lóbrega cárcel de Trujillo, son los principales acontecimientos que marcaron el profundo sentimiento de exclusión del poeta. Estas experiencias forjaron en él ese sentimiento de ser humano preso de la existencia o de la sociedad y fueron el origen del desgarramiento del poeta, del dolor infinito que encierra cada poema, y de su densidad y hermetismo.

El nombre del poemario es un neologismo inventado por Vallejo, cuyo significado hasta ahora es incierto. De acuerdo a la versión más extendida, derivaría de “tres”, pues el cambio del nombre del libro (originalmente Vallejo le puso el título de “Cráneos de bronce”) fue cotizado por el impresor en tres libras (treinta soles oro).

Al momento de aparecer cayó en el mayor vacío, pues la gente todavía estaba acostumbrada a los versos románticos y modernistas. El mismo Vallejo lo explica en carta dirigida a Antenor Orrego, y defiende a la vez su posición:

“El libro ha nacido en el mayor vacío. Soy responsable de el. Asumo toda la responsabilidad de su estética. Hoy más que nunca quizá, siento gravitar sobre mí, una hasta ahora desconocida obligación sacratísima, de hombre y de artista. ¡La de ser Libre! Si no he de ser libre hoy, no lo seré jamás. Siento que gana el arco de mi frente su más imperativa fuerza de heroicidad. Me doy en la forma mas libre que puedo y ésta es mi mejor cosecha artística”. (…) ¡Dios sabe cuánto he sufrido para que el ritmo no traspasara esa libertad y cayera en libertinaje! ¡Dios sabe hasta qué bordes espeluznantes me he asomado, colmado de miedo, temeroso de que todo se vaya a morir a fondo para que mi pobre ánima viva!”[4]

Fue calificado como “disparate”. Críticos como Luis Alberto Sánchez se preguntaron extrañados por qué Vallejo había escrito un poemario de esas características. Trilce significó la creación de un lenguaje muy personal, lo que ya en sí implicaba una hazaña descomunal. Fue una ruptura con la tendencia del pasado literario y con respecto a las normas expresivas tradicionales. El libro refleja la poética personal de Vallejo, tal como él mismo lo explica: “La gramática, como norma colectiva en poesía, carece de razón de ser. Cada poeta forja su gramática personal e intransferible, su sintaxis, su ortografía, su analogía, su prosodia, su semántica. Le basta no salir de los fueros básicos del idioma. El poeta puede hasta cambiar, en cierto modo, la estructura literal y fonética de una misma palabra según los casos.” (El arte y la revolución).

Trilce es un libro revolucionario porque pulverizó las normas estéticas y retóricas:

  • Usa vulgarismos, cultismos, regionalismos, tecnicismos, neologismos, arcaísmos.
  • Transita por todos los niveles del lenguaje.
  • Tiene altos grados de agramaticalidad.
  • Violenta la representación gráfica de las palabras.
  • Usa paradojas, prosopopeyas, animismo, hipérboles numéricas, sinestesias, onomatopeyas, pleonasmos y antítesis.

Etapa revolucionaria

Artículo principal: Poemas humanos

Los poemarios de esta etapa son de publicación póstuma, labor que realizó la viuda del poeta, englobando los textos bajo el título común de Poemas humanos (París, julio de 1939). Aunque hay que señalar que el poemario España, aparta de mí este cáliz, ya había sido ordenado por el mismo Vallejo en forma de libro individual y fue publicado meses antes, en enero de 1939, en España.

El título de Poemas humanos fue impuesto a sugerencia de Georgette Vallejo, quien afirmó haber leído en una libreta de apuntes de Vallejo que éste tenía planificado un libro de “poemas humanos”, aunque sin mayor especificación. La ambigüedad de esta afirmación ha llevado a diversos críticos y editores a considerar arbitraria dicha imposición. Posteriormente, Georgette Vallejo dividió los llamados Poemas humanos en dos bloques titulados “Poemas en prosa” (19 poemas) y “Poemas humanos” propiamente dichos (76 poemas). Así aparecieron en la Obra poética completa, Francisco Moncloa Editores S.A., 1968. Según Georgette, los Poemas en prosa fueron escritos entre 1923 y 1929, y los Poemas humanos entre 1931 y 1937. Otros editores no han estado de acuerdo con esta división y han preferido mantener en un solo cuerpo todos los poemas póstumos de Vallejo, a excepción de España, aparta de mí este cáliz.

Aunque estos poemas tratan algunos temas recurrentes del autor, muestran claras diferencias respecto a su obra poética anterior. Lo primero que se nota, en el plano formal, es su retorno a los ritmos conocidos, al menos en buena parte de los poemas, así como el abandono de la experimentación del lenguaje, que había sido la nota predominante en Trilce. En esta nueva fase de su poética su lenguaje es pues más accesible para el lector común. El poeta buscaba precisamente acercarse más al pueblo.

Se considera que uno de los factores que más influyó en este cambio de rumbo de su poesía fue su adhesión al marxismo, pensamiento que coincidía con algunas de las preocupaciones que lo habían acompañado a lo largo de su vida.

Si bien la nota reiterativa en estos poemas sigue siendo la insatisfacción del poeta ante la vida y el pertinaz dolor de vivir; sin embargo, esta vez trae consigo una nota de esperanza. Ella radicaría en su fe en la unidad de todos los hombres. En Poemas humanos el poeta se abandona con seriedad o patetismo exacerbado al dolor humano y nos obliga a pensar en las angustias y esperanzas de todos aquellos que con el estomago vacío no tienen ni siquiera una piedra en que sentarse. La obra está llena de paralelismos y oposiciones. Usa el lenguaje de la conversación cotidiana, por eso parece que el yo poético conversa con un amigo o un obrero. Hay fuertes exclamaciones en la estructura lingüística, quiere dramatizar su poesía. Presenta un humanismo esencial, literatura social y revolucionaria.

España, aparta de mí este cáliz, escrito en 1937 y publicados, como ya dijimos, en 1939, compendia los versos más intensos y hondos que escritor alguno haya llevado a cabo sobre la Guerra Civil Española. La visión de España combatiente había conmovido a Vallejo, por lo que su poética estuvo al servicio de la causa. Consta de 15 poesías y se considera el testamento poético de Vallejo.

En el poema que da nombre al poemario, se manifiesta una prueba premonitoria de su amor por España y su miedo por la derrota de la que consideraba la causa justa. Obligatoria su puesta en relación con el poema III de Trilce, mencionado más arriba, ya que en lugar de decir a los niños —en Trilce sus hermanos— ‘no salgáis de casa’, aquí les conmina a salir a buscar a la madre España.

[editar] Narrativa

En la narrativa de Vallejo también se aprecia su progresión ideológica.

  • Escalas melografiadas (Lima, 1923) es un libro que agrupa doce relatos, divididos en dos secciones: seis estampas lírico-narrativas (Cuneiformes) y seis relatos o cuentos psicopatológicos (Coro de vientos). Algunos de ellos son de un sorprendente vanguardismo, poco cultivado entonces.
  • Fabla salvaje (Lima, 1923) es una novela corta de carácter psicológico que aborda la locura de un campesino de los Andes. Cercano al género fantástico.
  • Hacia el reino de los Sciris (terminado en 1928, se publicó póstumamente) es una nouvelle histórica de tema incaico, todavía ligado al modernismo.

Hacia 1930, influenciado por el marxismo, empezó a escribir relatos más imbuidos de la problemática social y circunscritos en el llamado “realismo socialista”.

  • El Tungsteno (Madrid, 1931) es una novela desigual sobre un conflicto en una mina de los Andes. Es una novela “proletaria” que ataca no solamente a los “gringos”, sino también a los “arribistas” que imitan a los extranjeros y explotan a los pobres, los indios, y los “conscriptos” del ejército. Publicada en España, fue muy popular en la década de 1930, la de la depresión económica mundial.
  • Paco Yunque” (escrito en 1931), un tierno cuento infantil de denuncia social que fue rechazado por muchos editores. Finalmente fue publicado en 1951. Ahora en el Perú, “Paco Yunque” es lectura obligatoria durante la enseñanza primaria.

Se debe mencionar también otros cuentos y relatos escritos entre 1935 y 1936, pero que dejó inconclusos:

  • “El niño del carrizo”
  • “Viaje alrededor del porvenir”
  • “Los dos soras”
  • “El vencedor”

Su obra narrativa completa fue publicada en 1967, bajo el título de César Vallejo. Novelas y cuentos completos (Lima, Francisco Moncloa Editores, edición supervisada por Georgette Vallejo).

[editar] Teatro

De Vallejo se conservan cuatro piezas teatrales, ninguna de las cuales fue estrenada o publicada durante su vida, aunque también se conservan los fragmentos de un drama suyo, Mampar, pero en su versión en francés y bajo el título de Les taupes (escrita entre 1929 y 1930), del que también se hacen referencias en una carta crítica del productor Louis Jouvet. Dicho drama trata del conflicto de un esposo con su suegra y se supone que el autor destruyó el original.

Las cuatro piezas teatrales que se conservan íntegramente y que fueron publicadas póstumamente (Teatro completo, Lima, Fondo Editorial PUCP, 1979, editado y prologado por Enrique Ballón Aguirre) son las siguientes:

  • Lock-out (1930), drama escrito en francés; el propio Vallejo hizo una traducción al castellano que no se conserva. Trata de un conflicto obrero en una fábrica metalúrgica.
  • Entre las dos orillas corre el río (años 1930), drama que fue el producto de un largo y difícil proceso. Entre los títulos de versiones anteriores se encuentran Varona Polianova, Moscú contra Moscú, El juego del amor, del odio y de la muerte y varias permutaciones de este último.
  • Colacho Hermanos o presidentes de América (1934). Una sátira que expone la democracia peruana como farsa burguesa bajo presiones diplomáticas y de empresas transnacionales.
  • La piedra cansada (1937), drama de tono poético ambientada en la época incaica e influida por las tragedias griegas.

[editar] Ensayo

Vallejo publicó un libro de crónicas titulado Rusia en 1931. Reflexiones al pie del Kremlin (Madrid, 1931) y preparó para las prensas otro similar titulado Rusia ante el segundo plan quinquenal (terminado en 1932 pero que fue publicado tiempo después, en 1965).

Además, organizó dos libros de prosa ensayística y de reflexión: Contra el secreto profesional (escrito, según Georgette, entre 1923 y 1929), y El arte y la revolución (escrito entre 1929 y 1931), que reúnen diversos artículos, algunos de los cuales fueron publicados en revistas y periódicos en vida del autor. Ninguna editorial en España quiso publicar estos libros por su carácter marxista y revolucionario. Serían publicados en 1973 (Lima, Editorial Mosca Azul).

[editar] Véase también

[editar] Referencias

  1. Escribano, Pedro (17 de enero de 2005). «“César Vallejo fue uno de los creadores del cuento-ensayo”» (en español). La República. Consultado el 23 de abril de 2009.
  2. Orrillo, Winston. «César Vallejo: Periodista Paradigmático» (en español). Sistema de Bibliotecas, Fondo editorial UNMSM, 1998. Consultado el 23 de abril de 2009.
  3. Alegría, Ciro: El César Vallejo que yo conocí. Publicado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos (México, año III, vol. XVIII, núm. 6, noviembre-diciembre de 1944).
  4. Carta de Vallejo a Antenor Orrego citada por José Carlos Mariátegui en: 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana. “El proceso de la literatura”. Lima, 1928.

[editar] Bibliografía

  • Basadre, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 – 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomo 14. Editada por el Diario “La República” de Lima y la Universidad “Ricardo Palma”. 1998.
  • Cornejo Polar, Antonio: Historia de la literatura del Perú republicano. Incluida en “Historia del Perú, Tomo VIII. Perú Republicano”. Lima, Editorial Mejía Baca, 1981.
  • Coyné, André: Medio siglo con Vallejo. Lima, Fondo Editorial PUCP, 2000.
  • Espejo Asturrizaga, Juan: César Vallejo. Itinerario del hombre. 1892-1923, Librería Editorial Juan Mejía Baca, Lima, 1965.
  • Mariátegui, José Carlos: 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana. En: “El proceso de la literatura”. Lima, Ediciones Cultura Peruana, 2004.
  • Mateo de Paz, César Vallejo, el poeta de los pobres. Madrid: El Rompecabezas, 2008. Biografía literaria destinada al público infantil.
  • Monguió, Luis: César Vallejo, vida y obra. Lima, Editora Perú Nuevo, 1952.
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 17, VAC-ZUZ. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-166-9
  • Vallejo Mendoza, César:
    • Desde Europa – Crónicas y artículos (1923–1938), recopilación, prólogo, notas y documentación por Jorge Puccinelli, Lima, Ediciones Fuente de la Cultura Peruana, 1987.
    • Novelas y cuentos completos. Lima, Francisco Moncloa Editores, 1967, (edición supervisada por Georgette de Vallejo).
    • Poesía Completa. Edición, prólogo y notas de Ricardo Silva-Santisteban. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú. 1997.
    • Teatro completo, Lima, Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú, 1979. Editado y prologado por Enrique Ballón Aguirre y Georgette de Vallejo.
  • Verani, Hugo. Las vanguardias literarias en Hispanoamérica. Manifiestos, proclamas y otros escritos. Roma: Bulzoni Editore. 1986
  • Favorables París Poema. N° 1. Julio de 1926. N° 2. Agosto de 1926.
  • Grandes Forjadores del Perú. Lima, Lexus Editores, 2001. ISBN 9972-625-50-8

[editar] Enlaces externos

// //


BLANCA VARELA

Lima, 1926

Poeta, traductora, periodista eventual.

Nacida en el seno de una familia de escritores y artistas (biznieta de Manuela Antonia Márquez, nieta de Delia Castro e hija de Serafina Quinteras). En 1943, ingresa a la Universidad de San Marcos para estudiar Letras y Educación. Allí conoce a Sebastián Salazar Bondy, Javier Sologuren, Jorge Eduardo Eielson, Francisco Bendezú y de quien sería su esposo, el pintor Fernando de Szyszlo, al tiempo que comienza a asistir a la tertulia de Peña Pancho Fierro, dirigido por Alicia y Celia Bustamante. En 1949, los esposos parten rumbo a Francia. . Una vez en París conocen a Octavio Paz. En 1954, viajan a Florencia, para volver al Perú un año más tarde. Entre 1957 y 1960 se instalan en Washington, D.C., donde Varela vivirá de hacer traducciones y eventuales trabajos de periodismo. Es también en 1957 cuando Salazar Bondy y Alejandro Romualdo la incluyen en su Antología general de la poesía peruana. De 1977 a 1979 Varela es secretaria general del Centro Peruano del PEN Club Internacional, y en calidad de tal acude a los congresos de Hamburgo (1977), Estocolmo (1978) y Río de Janeiro (1979). De 1974 a 1997 representó en el Perú a la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica. Además ha colaborado en numerosas revistas del Perú y el extranjero.

Ha publicado: Ese puerto existe (1959), Luz de día (1963), Valses y otras falsas confesiones (1972),  Canto villano (1978), Camino a Babel – Antología (1986), Canto villano – Poesía reunida (1986), Poesía escogida 1949-1991 (1993),  Del orden de las cosas (1993), Ejercicios materiales (1993), El libro de barro (1993), Canto villano (Poesía reunida, 1949-1994) (1986), Como Dios en la nada (Antología 1949-1998) (1999), Concierto animal (1999).

Blanca Varela es una poetisa que no se complace en sus hallazgos ni se embriaga con su canto. Con el instinto del verdadero poeta sabe callarse a tiempo. Su poesía no explica ni razona. Tampoco es una confidencia. Es un signo, un conjuro frente, contra y hacia el mundo, una piedra negra tatuada por el fuego y la sal, el tiempo, la soledad. Y, también, una exploración de la propia conciencia. En sus primeros poemas, demasiado orgullosa (demasiado tímida) para hablar en nombre propio, el yo del poeta es un yo masculino, abstracto. A medida que se interna en sí misma –y, asimismo, a medida que penetra en el mundo exterior- la mujer se revela y se apodera de su ser. Cierto, nada menos “femenino” que la poesía de Blanca Varela; al mismo tiempo, nada más valeroso y mujeril: “Hay algo que nos obliga a llamar mi casa al cubil y mis hijos a los piojos”. Poesía contenida pero explosiva, poesía de rebelión: “Los números arden. Cada cifra tiene un penacho de humo, cada número chilla como una rata envenenada…”. Y en otro pasaje: “El pueblo está contento porque se le ha prometido que el día durará 25 horas. Esto es la inmortalidad.” La pasión arde y se afila una frase que es, a un tiempo, un cuchillo y una herida: “Amo esta flor roja sin inocencia”.

Octavio Paz

Blanca Varela

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Blan

Nacimiento 10 de agosto de 1926
Bandera del Perú Perú, Lima
Nacionalidad peruana
Ocupación escritora, poeta, traductora, periodista
Cónyuge Fernando de Szyszlo
Hijos 2
Padres Esmeralda Gonzáles, Raúl Varela

Blanca Leonor Varela Gonzáles (*Lima, Perú, 10 de agosto de 1926 – † 12 de marzo de 2009[1] ) estaba considerada como una de las voces poéticas más importantes de la actualidad en América Latina. Se inició en la poesía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de la capital peruana, donde ingresó en 1943 para estudiar Letras y Educación.

En esta universidad conoce a Sebastián Salazar Bondy, Javier Sologuren, Jorge Eduardo Eielson, y a quien sería su futuro esposo, el pintor Fernando de Szyszlo con quien tuvo dos hijos.

A partir de 1947 empezó a colaborar en la revista “Las Moradas” que dirigía Westphalen; En 1949 llegó a París, donde entraría en contacto con la vida artística y literaria del momento de la mano de Octavio Paz, una figura determinante en su carrera literaria, que la conectaría con el círculo de intelectuales latinoamericanos y españoles radicados en Francia.

De esta etapa data su amistad con Sartre, Simone de Beauvoir, Henri Michaux, Alberto Giacometti, Léger, Tamayo y Carlos Martínez Rivas, entre otros.

Después de su larga temporada en París, Varela vivió en Florencia y luego en Washington, ciudades donde se dedicó a hacer traducciones y eventuales trabajos periodísticos.

En 1962 regresa a Lima para establecerse definitivamente y cuando viaja suele hacerlo principalmente a los Estados Unidos, España y Francia.

El hecho que algunas de sus obras hayan sido traducidas al alemán, francés, inglés, italiano, portugués y ruso implica un reconocimiento a su obra fuera de las fronteras de su país natal. A diferencia de otros escritores, Blanca Varela no acostumbraba a dar entrevistas y sus apariciones en público son más bien escasas y discretas.

Ha sido condecorada con la Medalla de Honor por el Instituto Nacional de Cultura del Perú.

Murió el 12 de marzo de 2009 en Lima, a la edad de 82 años.

Contenido

[ocultar]

//

[editar] Obras

  • Ese puerto existe. 1959
  • Luz de día (poemario) 1963
  • Valses y otras falsas confesiones. 1971
  • Ejercicios materiales.
  • El libro de barro. 1993
  • Concierto animal.
  • Canto Villano. (Su primera recopilación fundamental) 1978
  • Poesía escogida.
  • Como Dios en la nada. Se trata de su antología de 1949 a 1988.
  • Donde todo termina abre las alas. (Poesía reunida)[2] 19492000
  • El falso teclado. 2001

[editar] Premios

Obtuvo el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo en el año 2001.

En octubre de 2006 se convirtió en la primera mujer que gana el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca, dotado con 50.000 .

Durante la ceremonia de entrega del premio antes mencionado, el 10 de mayo de 2007, en el palacete del Ayuntamiento de Granada, se anuncia que Blanca Varela gana la XVI edición del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, dotado con 42.100 , convocado conjuntamente por el Patrimonio Nacional de España y la Universidad de Salamanca «Murió la reconocida poeta peruana Blanca Varela a los 82 años de edad».


La insignia
1 de mayo de 2001
Siete poemas Blanca Varela

Juego amoroso Las manos a la altura del aire
a dos o tres centímetros del vacío
no se mirará nada preciso
la polvareda que pasa
el inesperado cortejo de plumas
arrancadas al vuelo
la nubecilla rosada y tonta
que ya no es
el cierraojos y el ábrelos
en la breve opacidad
de una luz que no se ve
y el sueño pies de goma
y azules y brillantes
las estrellas
rientes
párpado sobre párpado
labio contra labio
piel demorada sobre otra
llagada y reluciente
hogueras
eso haremos a solas


Es fría la luz

Es fría la luz de la memoria
lo apenas entrevisto brilla
con insistencia
gira buscando el casco de botella
o el charco de lluvia

tras cualquier puerta que se abre
está la luna
tan grande y plana
tan fuera de lugar
como si de un cuadro se tratara
óleo sobre papel
endurecido por el tiempo

así cayeron en la mente
formas y colores
casualidades
azar que anuda sombras
vuelcos en la negra marmita
donde a borbotones
se cuecen gozo y espanto

crece el yeso de un cielo
mil veces lastimado
mil veces blanqueado
se borra el mundo y se vuelve
a escribir
hasta el último aliento

sólo esto
eternidad aparente
mísera astilla de luz en
la entraña
del animal
que apenas estuvo


Strip-tease

Quítate el sombrero
si lo tienes
quítate el pelo
que te abandona
quítate la piel
las tripas los ojos
y ponte un alma
si la encuentras


Así debe ser

Así debe ser el rostro de dios
el cielo rabiosamente cruzado
por nubes grises, violetas
y naranjas
y su voz
el mar de abajo
diciendo siempre lo mismo
tan monótono
tan monótono
como el primer
y el último día


Visitación

Dejé al demonio encerrado
en un cajón
en su pequeño lecho de crespón

afuera el ángel vuela
toca la puerta
espera

en una mano la rima
como una lágrima
en la otra el silencio
como una espada

échame de mi cuerpo
son las doce
sin sol ni estrellas


Diálogo

Él abre la boca
es roja por dentro
ella abre los ojos
su córnea es blanca
como la luna

se está quieta
la córnea luna
iluminando apenas
la bienamada encía

adentro
con silencio
a boca cerrada
a oscuras
habitan ambos


Nadie nos dice

Nadie nos dice cómo
voltear la cara contra la pared
y
morirnos sencillamente
así como lo hicieron el gato
o el perro de la casa
o el elefante
que caminó en pos de su agonía
como quien va
a una impostergable ceremonia
batiendo orejas
al compás
del cadencioso resuello
de su trompa
sólo en el reino animal
hay ejemplares de tal
comportamiento
cambiar el paso
acercarse
y oler lo ya vivido
y dar la vuelta
sencillamente
dar la vuelta


Publicado en La Insignia por cortesía de la autora.


Portada | Iberoamérica | Internacional | Derechos Humanos | Cultura | Ecología | Economía | Sociedad
Ciencia y tecnología | Directorio | Redacción
/////////////////////////


// // //

Manuel Scorza

Poema titulado Manuel Scorza en la sección Poetas y Poetisas Famosos(as) , de la categoría Noticias Literarias; Manuel Scorza (1928-1983) poeta y novelista natural de Huancavelica. Hizo sus estudios universitarios en la Universidad Nacional Mayor de San …

  1. Manuel Scorza (1928-1983) poeta y novelista natural de Huancavelica. Hizo sus estudios universitarios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima. Como poeta publicó Las imprecaciones (1955) Los adioses (1958), Desengaños del mago (1

Manuel Scorza

From Wikipedia, the free encyclopedia

Jump to: navigation, search

Manuel Scorza
Novelist and Poet Manuel Scorza
Born September 7, 1928
Lima, Peru
Died November 27, 1983 (aged 55)
Occupation Novelist, Poet, Political activist
Language Spanish
Nationality Peruvian
Citizenship Peruvian
Period 1955 – 1983

Manuel Scorza (September 7, 1928 – November 27, 1983) was an important Peruvian novelist, poet, and political activist, exiled under the regime of Manuel Odría. He was born in Lima.

He died when his plane, Avianca Flight 011, crashed on approach to Madrid’s Barajas Airport after striking a series of hilltops. The crash killed 181 passengers, including Uruguayan literary critic Ángel Rama and Mexican writer Jorge Ibargüengoitia.

[edit] Publications

  • Las Imprecaciones (1955)
  • Los adioses (1959)
  • Desengaños del mago (1961)
  • Poesía amorosa (1963)
  • Redoble por Rancas (1970)
  • El vals de los reptiles (1970)
  • Poesía incompleta (1970)
  • Historia de Garabombo el Invisible, o, Garabombo, el invisible (1972)
  • El Jinete Insomne (1977)
  • Cantar de Agapito Robles (1977)
  • La Tumba del Relámpago (1979)
  • La danza inmóvil (1983)

  1. 61), Réquiem para un gentilhombre (1962) y El vals de los reptiles (1970). Como novelista, bajo el nombre de “balada” publicó una serie de cinco novelas en las que traza una crónica de las luchas campesinas que había permanecido ignoradas por los historiadores. Estas novelas son: Redoble por Rancas (1970), Historia de Garobombo, el invisible (1972), Cantar de Agapito Robles (1977), El jinete insomne (1977), La tumba del relámpago (1977). Inició una nueva zaga, que no concluyó, que empezaba con la novela La danza inmóvil (1983).

    Como poeta y novelista, Scorza pertenece a la generación brillante, llamada del cincuenta, en la que destacan Eielson, Sologuren, Delgado, Varela, Ribeyro y Vargas Llosa. La poesía de Scorza, de verso desenfadado, recoge las enseñanzas de Pablo Neruda y toca los temas universales del amor a la mujer, el amor a la justicia y el amor a la libertad.

    EL DESTERRADO

    Cuando éramos niños,
    y los padres
    nos negaban diez centavos de fulgor,
    a nosotros
    nos gustaba desterrarnos a los parques,
    para que viéramos que hacíamos falta,
    y caminaran tras su corazón
    hasta volverse mas humildes y pequeños que nosotros.

    Entonces era hermoso regresar!

    Pero un día
    parten de verdad los barcos de juguete,
    cruzamos corredores, verguenzas, años;
    y son las tres de la tarde
    y el sol no calienta la miseria.
    Un impresor misterioso
    pone la palabra tristeza
    en la primera plana de todos los periódicos.

    Ay, un día caminando comprendemos
    que estamos en una carcel de muros que se alejan…

    Y es imposible regresar.

    EPISTOLA A LOS POETAS QUE VENDRAN

    Tal vez mañana los poetas pregunten
    por qué no celebramos la gracia de las muchachas;
    quizá mañana los poetas pregunten
    por qué nuestros poemas
    eran largas avenidas por donde venía la ardiente cólera.

    Yo respondo: por todas partes se oía llanto,
    por todas partes nos cercaba un muro de olas negras.
    Iba a ser la poesía
    una solitaria columna de rocio?

    Tenía que ser un relampago perpetuo.

    Yo os digo:
    mientras alguien padezca,
    la rosa no podrá ser bella;
    mientras alguien mire el pan con envidia,
    el trigo no podra dormir;
    mientras los mendigos lloren de frio en la noche,
    mi corazón no sonreirá.

    Matad la tristeza, poetas.
    Matemos a la tristeza con un palo.
    Hay cosas mas altas
    que llorar el amor de tardes perdidas:
    el rumor de un pueblo que despierta,
    eso es mas bello que el rocío.
    El metal resplandeciente de su cólera,
    eso es mas bello que la luna.
    Un hombre verdaderamente libre,
    eso es mas bello que el diamante.

    Porque el hombre ha despertado,
    y el fuego ha huido de su carcel de ceniza
    para quemar el mundo donde estuvo la tristeza

    MÚSICA LENTA

    Para que tu entres,
    a veces de tristeza, el corazón se me abre.

    Como una puerta tímida,
    para que tu entres, el corazón se me abre.

    Pero tu no vienes,
    no vuelas más sobre los campos.

    En vano mi corazón se asoma.
    Pasas de largo,
    como si el viento
    soplase sólo para allá.

    Pasa la mañana y no viene la tarde.
    Y el corazón se me cierra,
    como una mano sin nadie, el corazón se me cierra.

    (Del poemario Los Adioses, 1960)

    UNA CANCION PARA MI ABUELO
    ABUELO:
    Tú nunca fuiste feliz.
    Temías que el viento
    desbaratase tu corazón de ceniza.
    Te recuerdo una tarde negra,
    diciéndome con voz blanca:
    ojalá no seas,
    como yo, un hombre triste.
    Abuelo:
    la vida te parecía
    un pozo de malos sueños.
    Cuando pensabas en la abuela
    te quemaba una hoguera sin luz.
    Y Juan el herrero,
    y Pedro el sembrador,
    (pájaros huesos
    con quienes conversa tu lengua de hierba),
    también creían
    que la vida es un sueño confuso.

    ¡Qué lástima abuelo,
    que no supieras que la vida tiene otro color!

    ¿Me oyes, me escuchas?

    La tristeza va a morir.
    Ahora cuando la alondra
    surca el cielo,
    algo rosado empapa el alma,
    porque el ave
    viene del color que tendrá la vida
    cuando los humillados alcen la cabeza
    y partan la dicha
    en pedacitos que alcancen para todos;

    ¿Me oyes, me escuchas?,
    ardiendo
    está el mundo donde te ahogabas.
    Perdona, pues, si te dejo,
    pero me llaman, necesitan
    mi mano para formar una ronda alrededor del mundo.

    Más luego volveré.

    Cuando la Libertad abra sus alas
    sobre mi país desesperado,
    volveré.

    Volveré con todos los nietos del mundo
    en primavera, y abuela
    y María y Paloma, todos los días vendremos
    a regar la parcela de alba que nos toque.

    SERENATA

    Ibamos a vivir toda la vida juntos.
    Ibamos a morir toda la muerte juntos.
    Adiós.

    No sé si sabes lo que quiere decir adiós.
    Adiós quiere decir ya no mirarse nunca,
    vivir entre otras gentes
    reírse de otras cosas,
    morirse de otras penas.

    Adiós es separarse, ¿Entiendes?, separarse,
    olvidando, como traje inútil, la juventud.

    ¡Ibamos a hacer tantas cosas juntos!
    Ahora tenemos otras citas.

    Estrellas diferentes nos alumbran en noches diferentes.
    La lluvia que te moja me deja seco a mí.

    Está bien: adiós.
    Contra el viento el poeta nada puede.

    A la hora en que parten los adioses,
    el poeta sólo puede pedirle a las golondrinas
    que vuelen sin César sobre tu sueño.

    (De Los adioses)

———————————————

Martín Adán

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Rafael De la Fuente Benavides, Martín Adán, poeta peruano.

//

Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Barcelona E-Mail E-mail Colaboraciones Textos Disclaimer Disclaimer

// Domingo, 22 de agosto de 2010

Martín Adán


– Rafael de la Fuente Benavides –
(Perú, 1908-1985)
Adán
Seudónimo de Rafael de la Fuente, escritor peruano considerado una de las mayores figuras de la literatura peruana contemporánea, aunque su obra sea menos conocida fuera de su país debido a la difusión limitada de sus libros y la vida de soledad y abandono que tuvo. El hermetismo y la cualidad perturbadora de su visión contribuyeron a convertirlo en una leyenda en el medio intelectual limeño, pero, desgraciadamente, no a difundir su poesía. Sus primeros libros están influidos por el espíritu de las vanguardias y muestran un talento y cultura insólitos para los pocos años de su autor. Su breve novela de literatura infantil, La casa de cartón (1928), es una pequeña obra maestra de ironía, finura de observación e invención verbal. Las dos siguientes fueron obras poéticas: La rosa de la espinela (1939) y Travesía de extramares (1953), esta última una brillantísima serie de sonetos a Chopin que lo muestran alejándose de su inicial vanguardismo y hallando lo más profundo de su voz en una insólita mezcla de elementos tradicionales (culteranismo barroco, mística, actitud arcaizante) y contemporáneos (disonancias rítmico-semánticas, influjos de Yeats y Pound, lecturas de los nuevos filósofos alemanes). Es la poesía de un alma sumida en profundo cuestionamiento de Dios, el hombre y la relación del mundo con ellos; llamarlo poeta metafísico sería tal vez adecuado al no encajar bien en ninguno de los membretes habituales en su tiempo. Nacido en el seno de una familia de aristocráticas raíces limeñas y de tradición católica, Martín Adán fue un temprano rebelde, lo que se refleja en la elección de ese seudónimo literario, que junta el nombre de un mono y el del primer hombre, Adán. Progresiva e irremediablemente, fue cayendo en el vértigo de una honda crisis intelectual y emocional, que lo llevó a una vida en pobres hoteles, hospicios, asilos mentales y a la autodestrucción por el alcohol. Escribía en servilletas o pedazos de papel con una caligrafía temblorosa; la protección de unos pocos amigos salvaron parte de ese material heterogéneo y a veces incoherente. Tras un periodo de silencio, publicó Escrito a ciegas (1961), La mano desasida (1964) y La piedra absoluta (1966), los dos últimos inspirados en las ruinas de Machu Picchu. Diario de poeta (1975) registra un doloroso y desgarrado monólogo ante la proximidad de la muerte. Su lírica ha sido recopilada en Obra poética (1980). De lo barroco en el Perú (1968), su tesis universitaria presentada en 1938, es un insólito ejemplo de prosa neo-gongorina.  © eMe
Textos:


La casa de cartón (fragmento)
La piedra absoluta (fragmento)

// free web page counters

copyright © 1998-2009, epdlp All rights reserved

//

// free web page counters

Rafael de la Fuente Benavides, (*Lima, 27 de octubre de 1908 – † 29 de enero de 1985) fue un poeta peruano cuya obra destaca por su hermetismo y hondura metafísica. Es considerado, además, como uno de las grandes representantes de la literatura vanguardista latinoamericana.

Desde muy joven mostró dotes literarios, los que compartió con sus compañeros de clase Emilio Adolfo Westphalen y Estuardo Núñez. A medida que pasó el tiempo, vivió con creciente estrechez económica y sufriendo de un fuerte alcoholismo. Buena parte de sus últimos años los pasó en sanatorios, hasta su muerte en 1985.

Allen Ginsberg se mostró interesado en su obra y en su persona. Por ello, aprovechando su paso por el Perú con el objeto de conocer la ayahuasca, logró entrevistarse con Martín Adán.

[editar] Obra

La primera obra de Martín Adán fue la novela La casa de cartón (publicada en 1928), cuando el autor tenía solo 20 años, influenciada por el vanguardismo. Fue una de las mejores obras de la narrativa peruana de esa época y que destaca por su evocación del balneario de Barranco, con una trama apenas esbozada, que transcurre a través de cuadros de las vivencias y reflexiones de un joven. Por su temática y estructura narrativa innovadora, esta novela puede considerarse precursora de las del Boom Latinoamericano.

El resto de su obra está formada por su poesía. Ésta destaca por la gran profundidad de su reflexión filosófica, que suele hundirse en los misterios de lo eterno y lo trascedente, expresada a través de una sucesión de imágenes y metáforas (entre las que destaca siempre la rosa), de un carácter hermético y con claves simbólicas. Mezcló en sus poemas un uso novedoso del lenguaje con el cultivo de las formas poéticas tradicionales como el soneto. El tema de la realidad y la identidad es también común en su poesía.

Con su obra poética pretendía lograr una creación total (la poesía absoluta) y afirmar el poder divino y omnipotente del poeta creando realidades.

Uno de sus creaciones se dio, cuando Celia Peschero –colaboradora de Borges– escribió a Martín Adán la carta que sigue: Martín Adán: ¿El motivo de esta carta? Además del simplemente afectuoso, que es el más importante, este otro: pedirle a usted datos sobre su propia vida, si es posible, contados con toda la sal que usted sabe poner en cuanto dice y escribe, porque he ofrecido un artículo sobre usted en La Nación… yo recién comienzo a publicar allí y quiero escribir un artículo humano, en el que se sienta su sangre y su piel… Sé que todo este asunto puede resultarle muy fastidioso. Pero en nombre de la simpatía que nos unió en cuanto nos conocimos, en nombre del cariño que yo le tengo, en nombre de mi profunda admiración por usted, por favor acceda a mis ruegos. Deje usted de lado toda su bohemia o vuélquela íntegra en lo que me escriba y… hábleme de usted. ¿Lo hará? A lo cual Martin Adan respondio con un gran poema que tituló “Escrito a Ciegas”

Poemarios:

Reediciones y obras publicadas recientemente:

  • La Casa de Cartón México: Textofilia Ediciones, 2009.


http://www.prometeodigital.org
Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía
Portada ] [ Mapa/Contenido ] [ Nosotros ] [ AIP ] [ APP ] [ Novedades ]
Poesía de Siempre Martín ADÁN

Martín ADÁN

La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
Presentación
Poetas incluidos
A
Antólogos
BIOGRAFÍA.
Lima (Perú), 1908-1985. Dr. Literatura. Novelista. Miembro de la Academia Peruana. Nombre civial: Rafael de la Fuente Benavides. Seudónimo: Aloisius Acker. Poemarios: La casa de cartón (1928), La rosa de la espinela (1939), Aloisius Acker (1947),Travesía de extramares (1950), Nuevas piedras para Machu Picchu (1961), Escrito a ciegas (1961), La mano desasida (1964), La piedra absoluta (1966), Mi diario (1971), Diario de poeta (1975), Obra poética. (1971, 1976). Premios: Nacional de Literatura (1946, 1961, 1975).


LA PIEDRA ABSOLUTA
(fragmentos)

Poesía se está de fuera:
Poesía es una quimera
Que oye ya a la vez y al dios.
Poesía no dice nada:
Poesía se está callada,
Escuchando a su propia voz
Como se va vida,
O como crece pelo de cadáver,

Estás tú, piedra aviternísima, piedra ilusa,
Entre las cosas reales.
Eternidad haraposa,
Firmeza sin edades,
Y un cordero de debajo que bebe el agua,
Y los cielos infinitos y con hambre…
Todo lo humano lo vi en ti,
Bestia mía y lejana, abiertas las fauces…
Todo de acto cumplido,
Y acezante…
ara cuando te estés muerto todavía,
o mismo, eres la muerte.

Eres yo mismo alguna vez
Entre las veces,
Entre las cosas,
Entre los quienes…
Pero tú, piedra enquistada,
¿Quién eres?
¿A quién voy entre los seres?
¿A qué tiempo, a qué futuro
iré con mis míes y mis desdenes
y con mis piedras recónditas,
yo mismo, nube de mí mismo, celeste?
La desesperación es una playa,
Sábelo, recóndita, alta piedra.
La Desesperación está contigo
Como tu piel o la miel de la abeja.
La Desesperación es un cielo
O una hembra o una piedra o una yedra.
La Desesperación no tiene otro
Límite que tu invocarla a ciegas.
La Desesperación está delante
De ti ahora: ahora es nueva,
Con sus monstruos invisibles de siempre
Y sus abiseles de fuera;
Con sus demonios de debajo, verdes,
Y con su cumbre, desierta.
Entre oleaje de roca, a ti llegué,
Muerto y vivo, con mortaja de yerba.



COMENTARIOS
Su poesía desta por la gran profundidad de su reflexión filosófica, que por momentos se adentra en los misterios de lo eterno y lo transcedente, con sucesión de imágenes y metáforas, en las que a menudo figura la rosa. Sus versos herméticos, llenos de símbolos, conjugan un uso atrevido de la lengua con formas poéticas tradicionales. Los temas de la realidad y la identidad son frecuentes. Quiso llegar a la poesía absoluta y crear realidades que subrayasen el papel de creador del poeta. Poco a poco, partiendo del hermétismo, ha ido creando una poesía más comprensible, más cercana “al ímpetu o voluntad inicial, que es lucidez, criterio, designio (…) No hay aquí plena conciencia acaso, pero sí extrema vida”, en palabras del propio Martín Adán. Así, se advierte un cambio de concepción literaria entre La casa de cartón (prosa) y La rosa de la espinela o Travesía de Extramares (Sonetos a Chopin). Tras un largo silencio, el contraste entre éstos y los libros posteriores publicados es todavía mayor: Escrito a ciegas, La mano desasida, La piedra absoluta y Diario de un poeta, en los que Martín Adán tiene una mayor preocupación existencial, En reconocimiento a su labor literaria, el Instituto Nacional de Cultura del Perú ha recogido sus poemas bajo el título genérico de Obra poética (1928-1971), con una segunda edición en 1976. Sobre su poesía, escribe Edmundo Bendezú: “Siguiendo la evolución de los grandes poetas españoles de la Generación del 27, con la que Martín Adán desde estas lejanas playas de algún modo se identificó, nuestro poeta ha dejado casi los velos del hermetismo y nos va entregando día a día un poesía todavía compleja pero punzante como un cuchillo, ‘de una miel que era tan dulce’ y de una sangre palpitante de poeta que es hombre y de hombre que es poeta en su existencia cotidiana”. (Juan Ruiz de Torres)


————

 

 

Escrito a ciegas, Martin Adan

martin adan peruano poesias

// <![CDATA[
google_ad_client = 'pub-5717128494977839';
google_ad_channel = '7913219821';
google_ad_output = 'js';
google_max_num_ads = '4';
google_ad_type = 'text';
google_image_size = '336×280';
google_feedback = 'on';
google_language = 'es';
google_skip = google_adnum;
var include = "”;
document.write(include);
// ]]>//

E s c r i t o a c i e g a s

¿Quieres tú saber de mi vida?
Yo sólo sé de mi paso,
De mi peso,
De mi tristeza y de mi zapato.
¿Por qué preguntas quién soy,
Adónde voy?… Porque sabes harto
Lo del Poeta, el duro
Y sensible volumen de ser mi humano,
Que es un cuerpo y vocación,
Sin embargo.
Si nací, lo recuerda el Año
Aquel de quien no me acuerdo,
Porque vivo, porque me mato.

Mi Angel no el de la Guarda.
Mi Angel es del Hartazgo y Retazo,
Que me lleva sin término,
Tropezando, siempre tropezando,
En esta sombra deslumbrante
Que es la Vida, y su engaño y su encanto.
Cuando lo sepas todo…
Cuando sepas no preguntar…
Sino roerte la uña de mortal,
Entonces te diré mi vida,
Que no es más que una palabra más…
La toda tuya vida es como cada ola:
Saber matar,
Saber morir,
Y no saber retener su caudal,
Y no saber discurrir y volver a su principio,
Y no saber contenerse en su afán…
Si quieres saber de mi vida,
Vete a mirar al Mar.

¿Por qué me la pides, Literata?
¿Ignoras acaso que en el Mundo,
Todo de nadas acumuladas,
De desengrandar infinitudes,
No sino un trasgo
Eterno, sombra apenas de apetito de algo?
La cosa real, si la pretendes,
No es aprehenderla sino imaginaria,
Lo real no se le coge: se le sigue,
? para eso son el sueño y la palabra.
¡Cuídate de su atajo!
¡Cuídate de su distancia!
¡Cuídate de su despeñadero!
¡Cuídate de su cabaña!
¿Quién soy? Soy mi qué,
inefable e innumerable
Figura y alma de la ira.

No, eso fue al fin… y era al principio,
Antes de donde el principio principia.
Soy un cuerpo de espíritu de furia
Asentada y de aceda ironía.
No no soy el que busca
El poema, ni siquiera la vida…
pon un animal acosado por su ser
Que es una verdad y una mentira.
¡Es tan simple mi ser, y tal ahogo,
Con punzada en nervio y carne!…
Yo buscaba otro ser,
Y ése ha sido mi buscarme.

Yo no quería ni quiero ya ser yo,
Sino otro que se salvara o que se salve,
No el del Instinto, que se pierde,
Ni el del Entendimiento, que se retrae.
Mi día es otro día,
Algún no sé dónde estarme,
A dónde no sé ir en mi selva
Entre mis reptiles y mis árboles,
Libros y cementos
Y estrellas de neón.
Mujeres que se me juntan como la pared y como nadie…
o como madre,
Y el recién nacido que sobre mí llora,
Y por la calle
Todas las ruedas
Reales y originales.
Así es mi día cabal,
Hasta la última tarde.

El Otro, el Prójimo, es un fantasma.
¿Existe el aire,
Donde te asfixias y recreas
Respirando, tu cuerpo inane?
¡No, nada es sino la sorpresa
Eterna de tu mismo reencontrarte
Siempre tú los mismos entre los mismos muros
De las distancias y de las calles!
¡Y de los cielos estos techos
Que nunca me ultiman porque nunca caen!
Y no alcancé al furor de lo divino,
Ni a la simpatía de lo humano.

Lo soy y no lo siento ni así me siento.
Soy en el Día el Solitario
Y el absoluto en la Zoología si pienso,
O como carnívoro feroz si agarro.
¿Soy la Creatura o el Creador?
¿Soy la Materia o el Milagro?
¡Qué mía y qué ajena tu pregunta!…
¡Quién soy? ¿Lo sé yo acaso?
¡Pero no, el Otro no es!
¡Sólo yo en mi terror o en mi orgasmo!
¡Y con todos mis sueños resoñados,
Y con toda la moneda recogida,
Y con todo mi cuerpo, resurrecto
Tras cada coito, ciego, vano, sin pupila!…
¡Cuando no seas nada más que ser,
Si llegas a la edad de la agonía!…
¡Cuando sepas, verdaderamente,
Que es ayuntamiento de muerte y vida! …
¡Entonces te diré quién soy,
Seguro sí, que ya sin voz, Amiga!
Que se curan con hierbas eficaces
Los puros animales que te hablan
Allá, entre piedras inmateriales
El mundo real y la ciencia humana,
Donde, con una pelota
Los muchachos aparentes hediondos gozaban.

Sí, la vida es un delirio así, y sin embargo,
En esa vida no estuvo mi nada,
Ninguna, pero real, pero celeste o volcánica.
¡Qué tarde llega el Tiempo
A su punto de olvido o de sensibilidad!
Viene arrastrando, como el aluvión,
De cúmulo, de suelo, de humanidad.
¡Cuán a destiempo llega uno a sí mismo!
¡Cuán inesperado y desesperado cualquier ya,
Todo yo que cae con el Tiempo
Desde nunca siempre y para siempre jamás!
¡Qué madrugada eterna no dormida
Lo del resolverme en el hacer y en el pensar!
La Soledad es una roca dura
Contra la que arroja el Aire.
Está en cada pared de la Ciudad,
Cómplice, disimulándose.
Me arrojo o me arrojo, sin cesar
Yo soy mi.impedimento y mi crearme.

La Poesía es, amiga,
Inagotable, incorregible, ínsita.
Es el río infinito
Todo de sangre,
Todo de meandro, todo de ruina y arrastre de vívido…
¿Qué es la Palabra
Sino vario y vano grito?
¿Qué es la imagen de la Poética
Sino un veloz leño bajo un gato írrito?
Todo es aluvión. Si no lo fuera,
Nada sería lo real, lo mismo.
El Amor no sabía
Sino tragarse su substancia
Y así la Creación se renovaba.

Todo me era de ayer, pero yo vivo;
Y a veces creo, y la Vez me amamanta.
No soy ninguno que sabe.
Soy el uno que ya no cree
Ni en el hombre,
Ni en la mujer,
Ni en la casa de un solo piso,
Ni en el panqueque con miel.
No soy más que una palabra
Volada de la sien,
Y que procura compadecerse
Y anidar en algún alto tal vez
De la primavera lóbrega
Del Ser
No me preguntes más,
Que ya no sé…
Supe que no era lo que no era, no sé cómo, y todo era
Hasta la cosa de mi nada.

Y fui uno no sé cuándo,
Persiguiendo, por entre numen y maraña
Dentro de ella, yo, nacido y flaco, ya con todas las armas,
Yo por todo paso que me hacía,
A ello persiguiendo… a la palabra
A cualquiera,
A la de la madriguera o a la que salta.
Si mi vida no es esto
¿Qué será la vida?… ¿Adivinanza?…
Que me dé tiempo el Tiempo, a más del.suyo,
Y yo me reharé mi eternidad;
Lo que me falta,
Porque la eché… me estuvo un momento demás.
¿Sabes de los puertos encallados,
Del furor y del desembarcar,
Y del cetáceo con mojadísimo uniforme,
Que no nada y cae ya?
¿Sabes de la ciudad tanta,
Que me parece ciudad,
Sino cadáver disgregado,
Innumerable e infinitesimal?
Tú no sabes nada;
Tú no sabes sino preguntar,
Tú no sabes sino sabiduría
Pero sabiduría no es estar
Sin noción de nada, sino proseguir o seguir
A pie hacia el ya.

——————

A la portada de Ciberayllu

30 junio 2006

La que nace, es la rosa inesperada:
¿Quién quieres ser, Martín Adán o Ramón Rafael de la Fuente Benavides?

Salomón Valderrama

Pura rosa de teoría…
olor y color mental,
forma de melancolía…

Un ánima ajena mía,
deshacía y rehacía
nulo proyecto espiral.1

Toda poesía bendecida es homicida. Porque no hay cuerpo que soporte tanta luz desconocida. Desde que me inicié en este efecto, y afecto, conceptual que provoca la realidad, como ser pensante, siguiendo una consigna de Jean Paul Sartre,

de imaginación anterior a mi imaginario real, mi capacidad de ser espacial y temporal, de imposición biofisicafilosófica, de desnudar o descomponer todo esto que es válido como realidad, lo único que te permite el parangón y

así reconocer un canon mucho más avanzado, la irrealidad, no puedo dejar de pensar en la probabilidad de existir y de no-existir. Casi palabras, cortadas del Génesis, navegantes mudas en el poema de Emilio Adolfo Westphalen,

«La mañana alza el río»: «Me miran los ojos el cielo / Despertar sin vértebras sin estructura / La piel está en su eternidad / Se suaviza hasta perderse en la memoria / Existía no existía / Por el camino de los ojos por el camino del cielo»2.

De pensar. Hasta qué punto hoy día, u hoy de noche, somos capaces de relativizar un recuerdo. De pánico, de fruición, o de felicidad. Hasta qué punto sabemos recordar y, sobre todo, hasta qué punto sabemos olvidar. Y cuán importante es olvidar.

Habría que meditar estas palabras de Jorge Luis Borges en «Funes, el memorioso»: «Había aprendido sin esfuerzo el inglés, el francés, el portugués, el latín. Sospecho, sin embargo, que no era muy capaz de pensar.

Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos.»3

Para mí sigue siendo una completa sorpresa esto de sufrir alguna enfermedad mental como la paramnesia o por antonomasia, recordarlo todo.

Esto me ha llevado a tratar de entender este fenómeno de la experiencia asumida a través de la realidad que he encontrado, en constante batallar,

con la realidad en que he llegado. La que por naturaleza, unánime o de azar, porto.

El contacto directo de mi cuerpo con los otros cuerpos. Mi naturaleza con las otras. Esto se llama experiencia concreta. Pero qué pasa con la experiencia irreal, abstracta, mental, la de clave precisa y traducción simbólica.

Yo pienso que a través de esta capacidad de experiencia se puede vivir mucho más. Asimismo, se sabe que toda función corporal se canaliza cerebralmente. Así puedo afirmar que,

si leo un libro sobre un viaje anagógico por el infierno y por el purgatorio y finalmente por el paraíso, no cabe duda que de acuerdo a mi comprensión y capacidad de entender

el código en el que está escalado tal viaje, el artístico y el simbólico, perfectamente habré conseguido una experiencia extraordinaria.

Tanto o más que la arqueóloga Ruth Martha Shady Solís, que está tratando de desenredar la ya no tan secreta riqueza de la Ciudad Sagrada Caral-Supe4. Y no es el hecho de que una

obra se traduzca de infinitas maneras, sino que nosotros podemos percibir a través de cualquiera de las dos formas de experiencia, experiencias y recuerdos únicos.

Que a lo sumo podremos exponer como realidad o irrealidad por consenso. Por semejanza o por igualdades colindantes en nuestras experiencias.

Por lo que estoy, totalmente, en desacuerdo con Vladimir Nabokov cuando escribe: «¡Ay!, he conocido a personas cuyo propósito al leer a los novelistas franceses

y rusos era aprender algo sobre la vida del alegre París o de la triste Rusia.»5 Hay que precisar que, al final, el entendimiento es un asunto de capacidad

y ésta está medida o delimitada por el conocimiento que uno posea: el elemento o los elementos inefables que nos hacen y rehacen, el instante, de los instantes presentes. Pensantes.

Esta cualidad de aprehender la realidad o la irrealidad a modo de experiencia concreta, real, es lo que particulariza a toda la obra de Martín Adán. Y esto se debe,

sin duda, a su oceánico conocimiento, ecuménico, de las letras, ya que además era políglota. Únicamente así se explica su magistral capacidad de componer,

extraña música, sus poemas. Pero antes de abocarnos a la cruel y perfeccionista belleza del poeta, debemos decir que la forma de captar esta experiencia también

está atomizada en nuestra capacidad de ser otros, a partir del instante en que adquirimos una nueva experiencia. No evolucionar ni mejorar, sino solamente cambiar

para ser el inesperado otro o para ser el único. El sorprendente, el mutante, el desconocido, el mito,

el ciego de beber las mentes de otros y la propia mente: El musicalmente demente. El grande poeta. Qué mejor que seducir a la mujer, la propia,

la desdoblada, que la musa aún sea mujer.

Que se le parezca. No cuál, sino ella, Todas. «Escrito a ciegas» (fragmento):

La poesía es, amiga,
Inagotable, incorregible, ínsita.
Es el río infinito
Todo de sangre,
Todo de meandro, todo de ruina y arrastre de vivido…
¿Qué es la palabra
Sino vario y vano grito?
¿Qué es la imagen de la Poética
Sino un veloz leño bajo un gato írrito?
Todo es aluvión. Si no lo fuera,
Nada sería lo real, lo mismo.6

Todo inesperado, o brutalidad, provoca un giro en la vida. Toda revelación es el instante del origen rescatado. Todo olvido es origen perdido. Así como toda ‘verdadera’ originalidad es rechazada. Porque no hay plenitud en la genialidad aceptada. Un imposible que prime la podrida, la llorada, la bendita, la odiada belleza que dispara y, aunque no se quiera, se recuerda. Se ama: analogía de contrarios. Lo que danza como el mundo7, la que te danza, la que te alcanza y te repara la dolorosa rosa empozada en la consciencia, hermafrodita, arlequín y metarreal. Martín Adán al igual que Francisco Gómez de Quevedo y Villegas no repara en hallarle un sentido desconocido a la belleza. Que jamás es consciente de su propia irrealidad promiscua y segmentada circular. Una consigna gestáltica («El todo es más que la suma de las partes»). Lo bello, lo perdido o lo logrado, lo comido por las arenas movedizas es lo que pensaremos hoy insuperable, como lo imposible: Lo interminable. «Quarta ripresa»:

La que nace, es la rosa inesperada;
La que muere, es la rosa consentida;
Sólo al no parecer pasa la vida,
Porque viento letal es la mirada.8

¿Para qué pintar la casa si ya está habitada? Porque la pintura similar de la casa es una cosa interpretada. Disfrazada. Y como la belleza no es perenne en el tiempo. «IV»:

La que nace es la rosa inesperada.
La que muere es la rosa consentida.
Sólo al no parecer pasa la vida
porque viento sin Dios es la mirada.9

En el transcurrir del tiempo, un soneto considerado perfecto —como el de «Amor constante más allá de la muerte»: «su cuerpo dejarán, no su cuidado; / serán ceniza, mas tendrá sentido; / polvo serán, mas polvo enamorado»10

puede convertirse en el más imperfecto. Y esto sin contradecir al maestro Víctor Hurtado ni al poeta español Dámaso Alonso: «El soneto más perfecto construido con la lengua española.»11

Sólo rebusquemos un poco en la memoria y descubriremos que hubo un tiempo y un lugar en que la gordura fue considerada hermosa, tanto como tener algunos cortes en unos lugares,

precisos, de la cara y tanto como hoy lo es el casi punto famélico. Enfermizo, pero maravilloso. Pero bueno, en conclusión, la belleza es un aspecto muy personal también, y así, a mí,

hoy me sigue encantando la carne bien proporcionada. La deliciosa y hermosa mujer mestiza peruana. Aunque, de todas maneras, uno de los papeles del artista, del poeta, es traducir

y adelantarse a su época, presentar a la futura belleza, desafiar a la actual y recordar a la pasada. Propincuo a una deformación craneal por nobleza o por capricho.

Da exactamente lo mismo si lo logra. Sintetizar todas, parodiarlas constantemente en sueños transformados como la pintura de Jaime Mamani Velásquez12.

Comprobando que los límites del simbolismo son, justamente, no tener límites. Encontrar al ángel endemoniado que vive bajo tu mismo techo. Transculturación del Nuevo Mundo. «(8)»:

¡Qué tristeza, Rubén, que tanto no sufriste!…
¡Y uno come el jamón con su boca de triste,
Del cerdo que me hizo tan buscado y presente!…

¡Tantos dioses, Rubén, pero sólo dos manos!…
¿Qué cerdo no me mira con sus ojos humanos?
¡Rubén, y ese muchacho que soy yo… el ausente!13

La académica exégesis nos permitiría decir que Martín Adán, es demasiado mortal como para ser comprendido por todos. Emocional, pero cerebral. Luminoso, pero críptico.

Una extraña balanza de luz y cruz. Casi un mestizo perfecto. Se dice que sufrió ¡tanto! ante la desaparición de César, su hermano, que lo hizo brotar humanamente en un poema,

él revivido14. «Aloysius Acker» (fragmento):

¡Muerto!…
En cuanto miro, no veo
Sino tu nariz de hielo.

¡Qué estado perfecto!…
¡Como si Dios creara de cierto!…
¡El no nacido, el no engendrado, muerto!…

Flores, lágrimas, candelas,
Pensamientos,
Todo demás, todo demás;
Como al deseo…
En mi ardida sombra de adentro,
Real como Dios, por modo infinito
Y sensible, yaces muerto:
Yazgo, muerto.15

Decir que su capacidad de aterrorizarse e interiorizar la belleza y el conocimiento, darle un nuevo sentido, sólo está comparado con la función mitológica de Prometeo: ser torturado pero haber evidenciado el fuego.

No como la cosa palmaria, sino como la joya en el corazón del museo, de la galería, del poema, del ensayo, del cuento, de la novela, de la teatralidad de la vida humanamente probable. Posible. Imposible. El Hacedor.

Un poeta que prefería pensar a recaudar monedas, un tal Miguel de Cervantes Saavedra, que prefería beber a llorar de pena, que prefería la locura a la hipocresía. Que prefería la vida al arte.

¿Chopin, la rosa, la dolorosa, la mentirosa? Inmaculado por «Cauce»:

Heme triste de belleza,
Dios ciego que haces la rosa,
Con mano que no reposa
Y de humano que no besa.
Adonde la rosa empieza,
Curso en la substancia misma,
Corro: ella en mí se abisma:
Yo en ella: entramos en pasmo
De Dios que cayó en orgasmo
Haciéndolo para cisma.16

El arte, el puro arte, nace de la persecución, del atosigamiento de la asfixia, como cuenta el profesor José Antonio Bravo: «Hacia 1960 la pasión que siente por Machu Picchu se ha convertido en una obsesión.

Su arquitectura lo conmueve, comienza un largo peregrinaje por las huellas de esa piedra, la verdad, la muerta, Dios, la eternidad, la necesidad de salvación a través de la trascendencia.

Su visita a fines del cincuentainueve a las ruinas que en 1911 anunciara Hiram Bingham lo transformarán de una manera tan evidente que hasta cambia la estructura sonetista, que era su dominio

(y lo fue siempre), a la libre versificación, un aluvión de más de dos mil versos, de increíble factura, de innegable calidad.

No es necesario comparar con los poemas que sobre Machu Picchu escribieron otros.»17 «Oración por Nietzsche» (fragmento):

Yo siempre volveré a ti, siempre, Dios mío,
Piedra iracunda y contenida y fea.
Sombra en muro, aluvión con caño,
Roca infernal y doméstica…
¡No, quédate, no vueles, Machu Picchu,
Que eres de firmamento en piedra!
¡Atiéndeme, atiende
A ternura real de origen y materia!
¡En alguna reciente eternidad,
A la palabra menor y verdadera!
¡Eres humano, Machu Picchu!
¡Quédateme, queda!18

Belleza a priori, la que sabe o entiende que espectará el todo restante humano. La que complica hoy, la selecta, la que clarifica mañana, la límpida. La que migra pero que siempre está ubicua e inicua. La que permite que nazcan otras bellezas todavía más complejas, todavía más notorias, todavía más y aún más esplendorosas. Lúgubres. No hay ser vivo más cerebralmente inconforme e inquieto que el hombre. Y la belleza es, definitivamente, un ensayo cinético de límites y limitaciones. Se puede hablar de un ejército de bellezas, pero es seguro que se hablará de la belleza que comanda a tal ejército. La belleza que abunda se vuelve desconocida. Y la belleza que está ausente es como un monismo, metamorfoseado, que constantemente se recuerda. Hay que ver al monstruo bicéfalo o a la Hidra, o la manera de atacar que las transnacionales efectúan con las propagandas y juegos o cambios que hacen en sus iconos o logotipos. Como lo poetiza Wystan Hugh Auden en Marginalia: «La belleza que pasa le sigue encantando, pero ya no se voltea para mirarla.»19 También se puede ver comparativamente en «VIII»:

No eres la teoría, que tu espina
hincó muy hondo; ni eres de enseñanza
de la rosa la rosa, pues tu lanza
abrió camino a rosa que camina.

Eres la rosa misma, sibilina
maestra que dificulta la esperanza
de la rosa perfecta que no alcanza
a prender de la rosa que alucina.20

Deberíamos decir, también, que una belleza no siempre es arte y que el arte jamás queda solamente en belleza. Recordemos por ejemplo que los objetos pictóricos y escultóricos de las ‘culturas puras del Perú’ (como Mochica, Paracas, Wari, Nazca…) ejercieron una función utilitaria de aspecto diferencial (militar, religioso, político) o educacional cultural… Quién sabe, hasta escritural secreto en sus paleoquipus, quipus, mantos, mates, vasos, botellas, collares, fajas, etc. Pero hoy uno de los muchos rasgos sorprendentes de estas culturas es, definitivamente, su gran belleza, su recurso y capacidad de ser arte e inclusive en constante ligazón con el arte contemporáneo. Diría, ahí está el arte conceptual, ahí está el arte abstracto, el constructivo y otros ismos, y ni qué decir del superrealismo. Prevengo que aquí no estoy distorsionando la realidad posible sino al contrario, estoy abriéndome a una cultura superior. No busco despertar fobias eruditas. Lo que quiero es despertar mentes. Tan posible como la ingente rosa mental de Martín Adán. «Ottava ripresa»:

No eres la teoría, que tu espina
Hincó muy hondo; ni eres de probanza
De la rosa a la Rosa, que tu lanza
Abrió camino así que descamina.

Eres la Rosa misma, sibilina
Maestra que dificulta la esperanza
De la rosa perfecta, que no alcanza
A aprender de la rosa que alucina.21

Y esto no es algo que expongo o presento yo, sino que el poeta Abraham Valdelomar plasmó en la novela La ciudad de los tísicos: «Si cabe el idealismo en el arte, venid a buscarlo en los huacos.

Venid a admirar símbolos, a interpretar miradas, a leer historias trágicas. ¡Interpretad la risa de los huacos!»22

Finalmente, en rara propuesta de hipotálamo; y puesto que no quiero ser más espinoso y bello de lo que ya es y será, todavía, Martín Adán como William Blake,

caído al cielo y subido al infierno, dos de los pocos poetas expulsados al Paraíso. El de la mente, el de la muerte, el de azar o vida que es la muerte. Malhadada o pedida. De escasamente libertada.

Proverbios infernales: «En tiempos de siembra aprende, en la cosecha enseña y en el invierno goza.

/ Conduce carro y arado sobre los huesos de los muertos. / La senda del exceso lleva al palacio de la sabiduría. / La Prudencia es una fea y rica solterona cortejada por la Incapacidad /

Quien desea y no actúa engendra la plaga. / El gusano cortado perdona el arado. / Sumergid en el río a quien ama el agua. / El necio no ve el mismo árbol que ve el sabio. /

Aquel cuyo rostro no irradia luz nunca llegará a estrella. / La eternidad está enamorada de las creaciones del tiempo.»23 Para el que le gusta la lectura de verdad

, La casa de cartón es como esa música contemporánea, por ejemplo un Rave, en donde el inicio se hace al final y el final al inicio y lo intermedio, entre ambos definitivos,

es sólo la razón para sentirse puro y libre de este mundo concreto por imposición o credulidad, irreversible24. «Poemas Underwood» (fragmento):

Nací en una ciudad, y no sé ver el campo.
Me he ahorrado el pecado de desear que fuera mío.
En cambio, deseo el cielo.
Casi soy un hombre virtuoso, casi un místico.
Me gustan los colores del cielo porque es seguro que no son tintes alemanes.
Me gusta andar por las calles algo perro, algo máquina, casi nada hombre.
No estoy muy convencido de mi humanidad; no quiero ser como los otros.
No quiero ser feliz con permiso de la policía.
Ahora en las calles hay un poco de sol.25

Semejante a un experimento anterior, diremos que la poesía es como la poesía. Y por eso he tratado de enquistarme en ella.

Toda poesía bendecida es homicida. Porque no hay cuerpo que soporte tanta luz desconocida.

La poesía que te dejo es el trapo viejo de la luz divina cuando contradice o fastidia el principio de la vida.

Ahora voy a demarcar éste con dos poemas prohibidos del libro Travesía de extramares26:

Dolce Affogato

Arrúllase dentro de sí el alma, y comienza a dormir
aquel sueño volador
Fray Luis de Granada

Wie soll ich meine Seele halten,
Dass sie nicht an deine rührt?
Rilke

—¿Y qué licor seré asaz dulce y fuerte!…
¡A sed así, que da y desdona vida!…
¡A ardicia y boca de voz desoída!…
¡A fuego que me abate y no me vierte!…

—¡Ay!… ¡que El me quiso loor de abeja en suerte
De procurar a eterno fruición fida!…
¡Mas tímpano… témpano… mi medida…!
¡Favo que obro y resulto, arte… muerte!…

—¡Ay!… ¡si no he sino poesía pura,
De glabra miel y con senil friüra,
Que flujo de floraina envenena!…

—¡Ay que no he de rendir más que tributo
En mano inmóvil, de panal enjuto,
Cuando Su sombra ahúme mi colmena!…

Declamato come in coda

(In Promptu, dopo V op. 10)

A fathomless and boundless deep,
There we wander, there we weep
Blake

Amen. So be it. Welcome, O life!
Joyce

(—Tierra del Paraíso desandado,
Región de sombra albar y pie elidido,
Por donde torno del total olvido,
Ciego gozo, a mi goce, esciente y diado!…

¡Ay, por qué me desuno de increado?…
¡Ay, por qué desvivirme, mal nacido?…
¡Si he de atinar abés, a qué el sentido?…
¡Si he de morir asaz, a qué otro hado?…

—¡Que tan sólo escuchar a mi no oída
Voz… mero oír por inaudito modo…
Ente de la viveza asegurada…!

—¡Ay que bajo mi estrella, adormilada,
Vivaz he de seguir buscando en todo
Algo porque morir, como es la vida…)

* * *


Notas

1 Extraído del poema «La rosa», de la Colección Martín Adán. De la Pontificia Universidad Católica del Perú. Biblioteca Central –

Colecciones Especiales. Oficina de Comunicación Digital: http://www.pucp.edu.pe/martinadan/tex.htm

2 De Belleza de una espada clavada en la lengua (Poemas 1930-1986). Las ínsulas extrañas (Lima, Ediciones Rikchay, 1986.)

3 1942. De Ficciones (Editorial Sur, Buenos Aires, 1944.)

4 La Civilización más Antigua de América (3000 y 2000 a.C.) Descubierta genéricamente a partir de 1994 y que está revolucionando

todo concepto de influencia cultural americana y mundial.

5 De Lecciones de Literatura. Compiladas por Fredson Bowers. Traducción de Francisco Torres Oliver (Buenos Aires, 1984. Emecé.)

6 Librería-Editorial Juan Mejía Baca. (Ediciones de La Rama Florida, Lima, 1964.)

7 Ley de Gravitación Universal de Isaac Newton: Todos los objetos se atraen unos a otros con una fuerza directamente proporcional al producto de sus masas

e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que separa sus centros.

8 De Travesía de extramares (Sonetos a Chopin). Premio Nacional de Poesía José Santos Chocano, Lima, 1947. Ediciones de la Dirección de Educación Artística

y Extensión Cultural del Ministerio de Educación Pública, Lima, 1950.

9 De Sonetos a la rosa, Lima, 1941.

10 De Francisco de Quevedo. En el artículo, No todo morirá: Los poetas saben que ya podemos conocer la eternidad. Víctor Hurtado Oviedo. Libros y Artes, Revista de cultura de la

Biblioteca Nacional del Perú. Dirigida por el Director de la Biblioteca Nacional, Sinesio López Jiménez. No. 1, Mayo de 2002.

11Las palabras exactas del poeta de la Generación del 27 son: «El más alto poeta de amor de la literatura española. Digo el más alto y no el más fértil, o el más vario o el más brillantemente vital.

Sí, ya sé que esto no se suele decir. Para mí, es evidente. Bastaría el famosísimo soneto del estremecedor final polvo serán, mas polvo enamorado, para probarlo».

12 Trascendental pintor arequipeño.

13 De Mi Darío (1966-1967). En Poesía Peruana: 50 Poetas del siglo XX. Selección de Carlos Garayar. Colección publicada por la Empresa Editora El Comercio y PEISA, 2001.

14 Sin embargo y como dice el ensayista Américo Ferrari, en La soledad sonora: Voces poéticas del Perú e Hispanoamérica (Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 2003.)

La obra poética de Martín Adán: «En suma, Aloysius Acker es un libro misterioso e inexistente y quizá por eso los comentaristas lo han comentado mucho.

Algunos críticos han pensado que Aloysius Acker es el alter ego de Martín Adán y algunos fragmentos rescatados inducen a corroborarlo. Les leo:

Ya principia la vida, ya principia el mundo;
Ya principia el juego.
Jugamos a ser y no ser.
Yo no soy yo. Tú eres yo.
Jugamos a vivir y vivir.
Y tú mueres. Y yo muero.
¡Aloysius Acker ha nacido!
¡En todo instante está naciendo!
¡Todo desaparece!
¡Salva el nombre, hermano!
……………………………………..
……………………………………..
¿Quemaré la casa paterna?… ¿partiré de la patria?
¿Seré un monje en un monasterio?…
¿Me echaré a marear, tatuado, barbudo, descalzo,
en el último de los veleros?

¡Todo me es igual, Aloysius Acker!…
¡Sólo tú me eres idéntico!»

15 Publicado en la revista Las Moradas (Lima, 1947.)

16 De La rosa de la espinela. Cuadernos de Cocodrilo, Lima, 1939. 2a. ed. Librería-Editorial Juan Mejía Baca, Lima, 1958. 3a. ed. En Obra poética (1928-1971),

Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1971.

17 De Los que hicieron el Perú: Martín Adán. No 34. Por José Antonio Bravo. Biblioteca Visión Peruana. Editor Percy Cayo Córdova. (Editorial Monterrico. Lima, 1987.)

Dicho poema se publicó en homenaje al Cincuentenario del Descubrimiento de Machu Picchu, en Nuevas piedras para Machu Picchu (Editorial Juan Mejía Baca,

Lima, 1961) junto a los poetas, Alberto Hidalgo y Pablo Neruda.

18 De Periódico de poesía: Odumodneurtse. No 2. Lima, Noviembre de 2003. Director, Álvaro Lasso.

19 De Arquitrave. Año IV No 21. Octubre de 2005. Traducción de Héctor Abad Faciolince. Dirigida por el poeta y traductor Harold Alvarado Tenorio.

20 De Sonetos a la rosa, Lima, 1941.

21 De Travesía de extramares (Sonetos a Chopin).

22 Editorial San Marcos, Lima, 1999. En El imperio del sol.

23 De Las bodas del Cielo y el Infierno. En el Libro de los Ángeles. J. S. Rottner. (Ediciones Abraxas, Barcelona, 2004.)

24 Como bien dice Militza Angulo: «En La casa de cartón, coexisten, junto a estos personajes, los verdaderos otros, representados con rasgos fantasmales y caricaturales,

pero es Ramón quien le confiere un nuevo sentido a la vida del narrador.» Del lector. De «Y nadie hay que no seas tú o yo»:

el sujeto como autor esquizofrénico en La Casa de Cartón de Martín Adán.

En la revista de literatura, Casa de citas. No 2. Lima, Octubre de 2005. Director, Fernando Toledo S.

25 De La casa de cartón. Cuidado de edición Rossella Di Paolo. Colección publicada por la Empresa Editora El Comercio y PEISA, 2001.

26 Ambos poemas han sido extraídos de Obra poética (1917-1971). Prólogo de Edmundo Bendezú. (Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1976.)


© 2006, Salomón Valderrama
Escriba al autor: lasfloresnegras@yahoo.es
Comente en la Plaza de Ciberayllu.
Escriba a la redacción de Ciberayllu

Más comentarios en Ciberayllu.

Para citar este documento:
Valderrama, Salomón: «La que nace, es la rosa inesperada: ¿Quién quieres ser, Martín Adán o Ramón Rafael de la Fuente Benavides?», en Ciberayllu [en línea] // <![CDATA[

var months = new Array(13);
months[1] = "enero";
months[2] = "febrero";
months[3] = "marzo";
months[4] = "abril";
months[5] = "mayo";
months[6] = "junio";
months[7] = "julio";
months[8] = "agosto";
months[9] = "setiembre";
months[10] = "octubre";
months[11] = "noviembre";
months[12] = "diciembre";
var fechadoc = new Date(document.lastModified)
var mesdoc = months[fechadoc.getMonth() + 1]
var fecha = fechadoc.getDate()
var annodoc = fechadoc.getYear()
if (annodoc < 2000)
annodoc = annodoc + 1900

var fechaHoy = new Date()
var mesHoy = months[fechaHoy.getMonth() + 1]
var fecha2 = fechaHoy.getDate()
var annoHoy = fechaHoy.getYear()
if (annoHoy “);
document.write(“(Consulta: ” + fecha2 + ” de ” + mesHoy + ” del ” + annoHoy +”).”);
// End
// ]]>, 22 de agosto del 2010.
<http://www.andes.missouri.edu/andes/Comentario/SV_MartinAdan.html&gt; (Consulta: 22 de agosto del 2010

————————————————————–

Arturo Corcuera (Trujillo,Perú, 1935)

Este poeta peruano nació en 1935. Ha publicado entre otros títulos “Noé delirante” (1963), “Primavera triunfante” (1964), “Las sirenas y las estaciones” (1976), “Los Amantes” (1978) y “Puente de los Suspiros” (1982).

En 1972 representó al Perú en la Bienal de Poesía de Knokke, Bélgica. En 1974 integró el jurado del concurso Casa de las Américas, y en 1984 presidió la sesión de poesía en el Congreso Mundial de Escritores “La Paz, Esperanza del Planeta”, realizado en Sofía, Bulgaria. Actualmente, dirige la revista de poesía Transparencia.

CANCION DE LA ESPER

Granito de mi cariño
-siembrita del corazón
cuándo darás tu cosecha,
cuándo tu primera flor
La quiero como a la lluvia
para mi surco de amor;
la semilla de mi ruego
germinará en su querer
Sus labios de limón dulce
me tendrán que responder,
el riego de mis canciones
los tendrá que madurar.
No habrá rayo que destruya
la espiga de mi cantar
ni montaña que detenga
el río de mi pasión.
Granito de mi cariño
-siembrita del corazón
cuándo darás tu cosecha
cuándo tu primera flor.

Cantoral, Lima 1953.


LA FUGA

¡Espinita de la tierra
hiérele sus pies desnudos!
Mi Camucha, tan porfiada,
se quiere fugar con otro
degollando mi cariño.
¡Espinita de la tierra
hiérele sus pies desnudos!

¡Avispa de los aires
pícale en el corazón!
Si ahora niega quererme
por qué no lo negó
aquella noche en la yerba.
¡Avispa de los aires
pícale en el corazón!

Cantoral, Lima 1953.


METÁFORA DEL GALLO
Reloj despertador,
hijo apócrifo del papagayo,
pico alerta y clarinero.

¿Qué tiene el gallo
que se ha callado?

-Hay que llevarlo al relojero.

FÁBULA DE LA PARRA BOHEMIA

Hipa, canta,
se tambalea
la parra.

Bebe su propia aroma
y se embriaga.

¡Qué locuaz y bullanguera
tocando la guitarra,
abriendo otra botella
la parra!

NOÉ DELIRANTE
Ediciones Jonás. Madrid, 1966.


En el Cedar´s Hospital

¿Y si a los taitantos años de mi edad
los resultados del examen clínico resultaran preocupantes?
No se cohiba, doctor, en decírmelo
aún si fueran mortales.
Que si hay necesidad de cambiar el filtro a los riñones… (en buena hora) ;
que si el colesterol vuela alto… (aterrizaremos juntos) ;
que si el corazón se fatiga… (el precio de tanto amor) ;
que si el hígado está chiflado… (qué le vamos a hacer) ;
que si existe amenaza de embotellamiento en las arterias, (sería una catástrofe) ;
que si el azúcar… (y uno es tan dulce hasta en las amarguras) ;
que si el páncreas… (no olvidar que el páncreas mató a mi madre) ;
que si una sombra en los pulmones,
que si la próstata…

Dígame, doctor, los resultados
aunque los días que me aguardaran no fueran numerosos.
Comprenda que todo tiene su fin de fiesta
y uno debe dejar sus papeles en orden,
reunir y dar los últimos toques
a unos versos a mediohacer, desaliñados,
empaquetar sus chibas,
mudarse lejos, muy lejos,
irse con su música a otra parte.


LOS AMANTES
Poema de Arturo Corcuera
Música de Juan L. Pereira
Adaptado por Susana Baca

Mientras caminas
por bosques y parques
sólo por besar tus pies
el otoño desnuda sus árboles
sólo por besar tus pies.

El te ama como yo
con ojos infinitos
y como yo
también quisiera
desnudarte de otoño.

Nosotros los amantes
sobre nosotros
la lluvia y el amor
la lluvia sin cesar
sin cesar el amor
sobre nosotros
la lluvia que como el amor
humedece a los amantes.


ARTURO CORCUERA. Nació en 1935. Ha publicado, entre otros títulos, Noé delirante ((1963) , Primavera triunfante (1964), Las Sirenas y las estaciones (1976), Poesía de clase (1968), La Gran jugada o crónica deportiva que trata de Teófilo Cubillas y el Alianza Lima (1979), Puente de los suspiros (1982), Corea Monte de diamante (1984), Los amantes (1978). De Noé delirante (el español Carlos Bousoño opina: “es un un libro de verdadera poesía”), se han hecho seis ediciones, tres de ellas con ilustraciones de la renombrada pintora Tilsa Tsuchiya. La más reciente (1990) tuvo alcance popular con una tirada de cuarenta mil ejemplares del diario Página Libre. Ha asistido a eventos culturales en países de América, Asia y Europa. En 1972 representó al Perú en la Bienal de Poesía de Knokke, Bélgica. En 1974 integró el jurado del concurso Casa de las Américas, y en 1984 presidió la sesión de poesía en el Congreso Mundial de Escritores (“La Paz, Esperanza del Planeta”), realizado en Sofía, Bulgaria. Dirige la revista de poesía Transpare

—————————————————————-

GENARO LEDESMA IZQUIETA

—————————

== Biografía ==
Estudió primaria y secundaria en el colegio nacional José Gálvez, de su tierra natal, luego cursa la especialidad de Educación y Derecho en la Universidad Nacional de Trujillo, en esta época funda el Centro Federado de Periodistas de Trujillo. Graduado de bachiller en educación, se traslada a trabajar a Cerro de Pasco y es ahí, contemplando de cerca la pobreza de los mineros, que inicia su intensa vida política que lo lleva a conocer la prisión y el destierro. En 1978 estando en el destierro es elegido miembro de la Asamblea Constituyente al igual que en 1962 en que hallándose preso en el Sepa es elegido Diputado. En 1980 es candidato a la presidencia de la República por el FOCEP llevando a su plancha como primer vicepresidente al laureado novelista Manuel Scorza.

Ledesma Izquieta ha sido presidente de la Federación de Trujillo (1953-1955), fundador del FOCEP (Frente obrero, campesino estudiantil popular) en 1962, Alcalde de Cerro de Pasco (1962), Diputado (1963-1968), Representante a la Asamblea Constituyente (1979), Senador por Izquierda Unida (1980-1985 y 1985-1990).

=== Obras Literarias ===

Ledesma Izquieta es también un singular poeta y escritor, entre sus obras destacan: El rostro de la tierra en el espejo, Complot, La culebra y otros cuentos, Cuentos de carne y hueso, He de extraerte la ausencia, Las pulgas del juicio final, Los dos mil años de viaje del Señor de Sipán, El cajamarquino feo y la preciosa cuzqueña, La conquista del Ibero-Suyo, entre otras, recientemente publicó sus obras maestras que han causado gran aceptación y revuelo nacional e internacional: “El parto de Gloriabamba”, Padre Nuestro que estás en la CGTP y “Almita de César Vallejo,¡Ayúdame!”.

obra y fecha de publicación

  • El rostro de la tierra en el espejo (1958) (Poemas Juveniles)
  • Complot (1965)
  • La culebra y otros cuentos (1972)
  • Cuentos de carne y hueso (1982)
  • Versos peruanos para Corea (1993)
  • La conquista del Ibero-suyo (1994)
  • He de extraerte la ausencia (1996) (poemas)
  • Las pulgas del juicio final. (Centromín, Lima. 1997).
  • El cajamarquino feo y la preciosa cusqueña (1998) (Cuentos)
  • Padre nuestro que estás en la CGTP (1999) (Poemas)
  • Dos mil años de viaje del Señor de Sipán (2000) (Novela)
  • Almita de César Vallejo, ayúdame (2004) (Novela)
  • El parto de Gloriabamba (2004) (Novela)
  • Dialéctica de los zorzales (2006) (Poesía)

………………………………

AL PIE DEL ESTANDARTE DE TU SOMBRA-HE DE EXTRAERTE  LA AUSENCIA DE GENARO LEDESMA, por carmen váscones

Hombre cabal del tiempo del verbo.  La vida no la evades.  La libertad se configuró en el embrión que te trajo, te llevó, te formó.  Tu palabra no tiene precio, no tiene coima, no tiene silencio.  Toqué tu nacimiento al conocerte.  El alba de tu pensamiento se impregnó como llanto de recién nacido probando sus primeras resistencias en un mundo desconocido.

Y de tu ser qué puedo mencionar, quizás, que son todas las razas que no se deja(n) doblegar, ni siquiera por el sueño cuando desaparece ante nuestros propios ojos.

Estar en tu poesía, es encontrarse con la realidad humana, es escarbar en las tumbas y darle nombre a lo que no tiene.  Es estar en tus palabras, es sollozar junto con los muertos que están a lado de sus cuerpos desperdigados en una historia sin sentido.  Porque cuando el sufrimiento es impuesto, es guerra al alumbramiento, es masacre a lo hermoso.  Es soledad sobre soledad.

Es total servidumbre y canallada.

Genaro peta, narrador, contestatario, -amigo leal- azadón de la justa medida, candor del amor, luz de la oscuridad, hermosa alma irreverente, plenitud de la verdad adviniente.

No calla nunca la memoria de la vida y su aventura.  Su tregua es el lugar de la dicha gozando un testimonio: “la dulce imagen que estampa/ su rostro mágico en el mío/”

No hay mejor relato o peor, -hay vivencias- a  contarse, a sentirlas, a repetirlas hasta el agotamiento.  ¿Quién puede decirle a un niño que calle lo que ha contado y contado?  El que lo manda a cerrar la boca ya es un cobarde o un delator y traidor de su propio paraíso. Cada quién trae consigo un inicio, un edén humano que empieza donde el otro designa cómo comenzó todo.

“Cuando nos sentamos sobre un banco de luceros/ y le dimos formas al primer encuentro..”.

Se inicia la curiosidad, el desconocimiento de Dios.  El amor parece un árbol frondoso esperando abrazarse  con las sombras de los enamorados que se prometen hasta la eternidad no olvidarse, no extinguirse, no ser nada.  No ser el cadáver de la tierra.

Aquí no cabe la muerte, resulta tan distante, imposible, tan sin espacio en la unión casi perfecta de un tú y un yo.  Solo el sentimiento tiene su peso, su forma, su símbolo.

“Quedaba encargado el corazón/ de ser apóstol de la perpetuación”.

Aquí esta toda una promesa consagrada, amasada con vientos, marchas, embelezos, jardines, con un camino libre hacia una tierra prometida, rescatada, reconquistada, retomada.

El único credo posible será el de la “religión del amor/ amor tu religión es sabia;/ se funda en la  proyección/ de puntos sucesivos en el espacio”.

¿Y qué se funda en esa procesión y peregrinaje?

La vivencia radicada en los deseos que no se desgastan, los que dejan una huella sin definición lógica, la que nos humana.  Que nos ata con el eslabón filial del tiempo, la que nos tornea con un día exacto para arribar y partir.

“Yo nací un 19 de septiembre de 1934…/rematándolo todo…/ con septiembre fecundoso/ Pero también desaprensivo,/ jugamos a los reproches; en septiembre falleció…/ Intemporalmente y por siempre/ hay, pues, con septiembre, un ajuste de cuentas”/

Rotar sobre los pasos con la brújula puesta en el mapa donde se planta el horizonte, donde “se sustenta en planos inmortales”, donde “el amor es la fuerza que pone pilares de alborada”.

¿Y qué es hablar de lo amado? ¿acaso afirmar una victoria sin víctimas, sin mutilados, sin desaparecidos, sin ataques sorpresivos?

Es darle a aquel el homenaje y reconocimiento de lo significante para el universo  de mi mundo en la realidad inevitable donde se hace el día a día.   Y entrar en ese dédalo de rincones, recovecos, patios, parques, jardines, calles, habitaciones.  En esos lugares comunes y privilegiados se da la conversión, lo mutable, lo vulnerable…

“Pero es ella quien empieza/ a escapárseme de los sentidos/

La única que tenía existencia propia,/ hasta para contagiar el grito a los indiferentes”.

Arriba  el hombre al pentagrama de su presente.  La garúa puntual de los recuerdos despelleja la silueta noctámbula que madruga en la nostalgia de “un puntualísimo soñante” que deja oír su voz  en el recinto de “la ilusión perfecta”.

“Soy yo el punto final ya declarado/ de una rosa de ilusiones que se llama vida”.

Aspira encontrarse con la amada que nunca salió de su mirada, más partió.  Pareciera que ese es el oficio que nadie puede reemplazar .  Tarea individual esa de desprenderse

¿de la vida o de la muerte?

El poeta clama:

“Volvemos a reunirnos, oh amada, /solo de un modo pluscuamperfecto/ es decir,/ al pie de los árboles del sueño/ y sobre las yerbas de la ilusión perfecta…/ el sueño es un parque inexistente, pero a él acudimos…/”

“ Divina ventura…/ tu belleza juvenil perennizada en mis genomas…/”

Más las intransigencias de la vida agolpan, agotan. Pueden acabar con el deseo que bascula entre en la impronta lo pronto, lo puntual y lo impuntual.

“Que nadie es eterno a pesar de su belleza.”

Genaro quiere que la yerba le cante en su punto final, fundirse y perdurar con ella.

“Lo lejano lo subyuga” porque está “más cerca que nunca” .

Nunca ha estado solo, nada de la amada  se perdió, se difuminó con la sombra y la vida.  Se persiguió y siguió la ausencia hasta que ella “ha venido a verme”.

“Se despeina disciplinadamente,/ tira sus ropas al fuego y queda solo en pensamiento puro…/

No he podido verle el rostro/ ni siquiera el de mi propia vida/”

Cual principiantes indefensas y absolutas juguetean las ausencias con sus dominios.  La melancolía inesperada danza dentro del ánfora que surge como vientecillo añorado y temido.

“La luna llena…/ es aquella dama/ que danza conforme a los enigmas del mundo que/ no/ vemos”.

carmen váscones

21/272003

———————-

miércoles 15 de julio de 2009

GENARO POLITICO Y POETA

GENARO POLITICO Y POETA
Por: Raúl Gálvez CuéllarEl presente Artículo incluye extractos de otro Artículo del mismo autor: “Genaro Ledesma Izquieta en la Literatura Peruana”, publicado en octubre del 2004 en USA.
________________Genaro Ledesma nace en Cajamarca a los 400 años del Inca Garcilaso, descendiente de Garcilaso de la Vega, Jorge Manrique y el Marqués de Santillana de un lado, y del otro de la más pura realeza incaica. Esta mezcla de sangres ancestrales con la cruda realidad peruana forjaron al Genaro político y poeta.Jurista y pedagogo, novelista, cuentista y ensayista, Ledesma recibe desde su infancia una carga de ordenamiento generada por Gobiernos títeres que lo llevan a una postura combativa con su verbo y conducta social en un afán de reordenar su mundo circundante, configurándose una ecuación entre el hombre y su obra, porque Genaro no es el señorito que escribe desde el extranjero en lujosos escritorios y que cómodamente lanza millonarias ediciones donde reina la imaginación, sino que por el contrario es el militante que bajo el lema “todo con las masas, nada sin ellas”, marcha por las calles de Lima con los sectores populares que protestan contra toda clase de abusos. Su naturaleza rebelde lo muestra como un escritor comprometido y como el último paladín de la sana política peruana. No olvidemos que en dos oportunidades fue elegido Congresista con el voto de los campesinos, mineros y obreros, precisamente cuando se encontraba en prisión y luego en el destierro de Paris.En un coup d’oeil a su obra literaria, aparece en primer plano una poesía mayor impregnada de realismo social, es decir poesía de acero, de balas y de muertes: yo poseo muertes en cantidades / muertes a granel si se quiere (1), escribe el poeta acostumbrado a las emboscadas y asesinatos del oficialismo:

Suena un balazo,
vuelan los cristales
de la majestad del sindicato,
se desploma el Secretario General (2)

Y es que ha sido testigo de numerosos crímenes contra dirigentes obreros, mineros y campesinos, como el de ese otro Secretario General, esta vez de la Federación de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos del Perú, quien a sus 45 años fuera asesinado por el comando paramilitar con cinco balazos (tres a la cabeza y dos al corazón):

Cinco balazos en la noche,
te han matado, Saúl.
… ¡El pueblo te ha salvado! (3)

Nuestro poeta por una exigencia de complementación vital, transgrede las leyes naturales y no acepta la muerte de los mártires: multiplica y devuelve las balas en versos que perforan el alma de los sicarios: los que están muertos son los homicidas (4). Podríamos decir que esta respuesta orgánica es un acto reflejo de su sensibilidad conmocionada, y que para sobrevivir se ve obligado a crear un mundo ficticio para sacudirse de tanta bestialidad, o como dijera Crusafont Pairó al tratar sobre cosas del espíritu, para liberarse de las cadenas insufribles de nuestra animalidad (5). Ledesma, a quien no le es dado escapar de su destino, convoca bajo tierra a una Asamblea Extraordinaria donde pasan a la Orden del Día los eternos reclamos de los mineros, y se produce el milagro cuando la tierra tiembla de alegría, pues al más puro estilo vallejiano todos los pueblos del mundo se sientan a la mesa a disfrutar los panes crocantes que salen de los hornos:

Os equivocáis autores materiales
e intelectuales del comando genocida.
¡El Secretario General de los mineros vive!
dirige con mil voces de un subsuelo en llamas
la justa reinvindicación de los mineros:
convertir los fríos socavones
en hornos del pan cosmopolita
para que coman juntos
todos los pueblos del planeta (6)


Para Genaro ningún líder muere, como tampoco los ocho periodistas en Uchuraccay, de quienes en un discurso irrevocable y victorioso, dice que lee todos los días sus crónicas, pues allá en el cielo, en rotativos de cristal y tinta de oro, cierran con luceros las primeras planas del valor, y escriben y publican en las páginas del viento, porque ha nacido en vuestros párpados –que los golpes apagaron-, el periódico láser de la inmortalidad (7).Pienso que en los temas líricos brilla más la finísima elaboración poética de Ledesma Izquieta, a quien sólo es posible comparar con Carlos Oquendo de Amat, poeta del altiplano que perennizara Cinco Metros de Poemas allá por el 1927; y es que Genaro es el esteta que edifica una poesía que partiendo de la realidad se eleva a lo sublime, gracias a una perfecta articulación gráfica en la que cualquier lector, sea o no poeta, tiene que estremecerse ante la belleza de su escritura.

Tu sombra amada es la que produce frutas
e invita a que vengan a cenar
los pajarillos de todas las añoranzas.
No dejarán de filtrarse por allí
nuestras infancias de caritas sucias
pero húmedas en aguaceros de alegría (8)

Aquí vemos que no obstante el carácter surrealista de la estrofa, su fácil entendimiento se debe a la destreza poética, ya que sin rebuscadas figuras literarias y con asombrosa naturalidad logra un poema audiovisual y conversable, no importa si el motivo es tan serio como la muerte de la persona a quien más ama: y así el aedo, lejos de maldecir su destino ante lo irreparable, convalida su amor gratificante exaltando a la naturaleza y reviviendo de golpe en un presente simultáneo la visión de ser niños que corretean bajo la lluvia.

En el proceso creativo de los grandes escritores se descubre correcciones y/o cambios principalmente en los contextos de poesía. Sabemos que Stéphane Mallarmé fue un incorregible corrector de sus versos, y para no irnos tan lejos, Chocano y Vallejo tuvieron sus temporadas en las que se comportaron como auténticos bibliófogos que buscaban sus primeros versos para quemarlos. Este cambio escritural que responde a periodos etarios, fue también el experimento de Darío, aunque éste sólo quiso pasar de lo difícil a lo simple. Veamos cómo un poema de Genaro presenta variaciones sin menoscabo de sus líneas maestras de fondo y ritmo:

En 1988:
Soy el que levanta la
insignia de tu sombra
(fragmento)Una brisa con marcas de distancia a porfía,
de esas que corretean,
ensimismadas, por las pampas del destino,
me sopla al cuello y advierte
que tú estás allí
En 2002:
Al pie del estandarte de tu sombra
(fragmento)Una brisa con costuras de rosas y perigeos,
de esas que corretean,
alegres por la elevada pampa
toma mi cuello y me advierte
que tú estás allí, terrenal y auroral
En 2006:
Al pie del estandarte de tu nombre
-Para Nelly, la adorada eterna-
(fragmento)Soy una brisa con costuras de rosa y perigeos,
de esas que corretean alegres
por elevada pampa, coge mi cuello
y me advierte que tú estás allí
terrenal, auroral y etérea a la vez.
No es cierto, reconsidero,
que te hayas ausentado por los poros de la antara
para siempre.
Sopla y resopla en mi sangre una
ágil esperanza.
Es a ella a la que alcanzo
las saudades que procreo (9)
No es cierto, reconsidero,
que te hayas ausentado expatriando átomos.
Sopla y resopla la esperanza venida de tus pómulos
y es así como te alcanzo las saudades que procreo. (10)
No es cierto, creo, que te hayas ausentado
expatriado átomos y genomas.
Sopla y resopla la esperanza de besar tus pómulos,
y es así como te alcanzan las saudades que procreo. (11)
En este fragmento de dos estrofas escogidas al azar, notamos que se ha modificado desde el título del poema hasta su arquitectura, sin que ello signifique cambio sustantivo porque la pericia verbal mantiene la estilística en el soliloquio. El escritor transforma todos sus versos y aún reconsidera la estructura estrófica: suprime, sustituye y añade en busca de mayor precisión. Por ejemplo en las versiones posteriores al 2002, suma a las brisas el adjetivo alegres, lo que nos lleva a pensar que las heridas del bardo han ido cicatrizando, y que su ejercicio ha ingresado a una estación de serena madurez, ganando en poder de síntesis. Otro ejemplo es el quinto verso con sus agregados:

1998:
que tú estás allí
2002:
Que tú estás allí, terrenal y auroral
2006:
Terrenal, auroral y etérea a la vez

Al ver estas divisiones y por un fenómeno nemotécnico recuerdo que años atrás en un Congreso Internacional de Poetas sustenté una ponencia con diversas traducciones del “L’albatros”, y fue curioso, por decir lo menos, cómo diferían las traducciones en cuanto al significante, mas no –claro está- en cuanto al significado. Pero es mi intención subrayar que al observar una estrofa traducida al Español por varios poetas, se notaba abismales diferencias en las cadenas lingüísticas, al extremo de no hallarse no sólo ningún verso igual, sino ni una palabra repetida en tales traducciones, a pesar de tratarse de una sola estrofa descifrada al mismo idioma. La poesía de Ledesma entonces, focalizada en el poema “Al pie del estandarte de tu nombre”, si bien acusa alteraciones en su grafía, conserva en sus criterios comparativos, intacto su mensaje conceptual, el intimismo del autor y su expectativa fónica. Y siendo esto así, ya tenemos en el canto lírico siempre una construcción directa, suelta, coloquial y de peculiar estilo. Antes de pasar al siguiente párrafo quiero darme el gusto de escribir que mi hermano del alma Genaro Ledesma Izquieta se ha convertido en “El Mallarmé Peruano”.

Ahora bien, por haber traído a colación al albatros de Charles Baudelaire, debo decir que cada vez que hago reminiscencia de este hermosísimo poema, pienso en los maltratos que recibe Genaro, ya que los contados reconocimientos que le han sido otorgados no están a la altura de sus méritos. El hecho de tener en nuestra historia a un excepcional vate como César Vallejo, no quiere decir que en este fabuloso país de los incas deba relegarse a otro poeta de su talla, como lo es sin duda Genaro Ledesma, quien como en ejecución del dicterio del Inca Garcilaso: Perú, madrastra de tus hijos y madre de los ajenos, inexplicablemente todavía habita como un tesoro escondido. Podría ser que el político, léase luchador social, haya primado en su imagen pública desplazando a un segundo orden su riquísima obra literaria, lo cual de ninguna manera desmerece su valor, sino que contrario sensu agrega quilates a su creativa, y este último juicio ya entra en el terreno del crítico que con meridiana imparcialidad inevitablemente se deslumbra ante la exquisitez de su poesía.

Sintetizando podemos decir que el estilo de Ledesma representa el equilibrio entre César Vallejo y Carlos Oquendo de Amat: que su temática de patriotismo y de adhesión al obrero es homogénea a la de ese otro gigante de la lírica puertorriqueña Francisco Matos Paoli; que acusa influencia del espíritu libertario de Paul Éluard; del sentimiento político de García Lorca; del vigor de González Prada, de la rebeldía de José Martí, del socialismo de Manuel Scorza, Walt Whitman y Ernesto Cardenal, de la metafísica de Borges y de lo simple y cotidiano de Jacques Prévert.

El autor de “Al pie del estandarte…” es también eximio conteur: ha publicado varios libros de cuentos entre ellos La Culebra y otros cuentos, texto lineal donde en sucesión desplegada se destaca el genio picaresco del narrador que como Maupassant o Bourget, exhibe amplio conocimiento de la psicología femenina. En “La Mosca”, otro relato de La Culebra…, el cuentista se consagra al esbozar un episodio aterrador donde dialoga con un hombre muerto por fusilamiento. “yo soy el fusilado Víctor Apaza…”: aquí el narrador revela su cultura procesal penal al pormenorizar los postreros instantes de la vida de un sentenciado a muerte, en una trama espeluznante en la que por interpósita persona (a través del difunto) emite juicios crítico-valorativos de carácter subjetivo:

En el condenado a muerte hay dos cadáveres:
el primero corresponde a su esperanza,
el segundo a su cuerpo físico.
Cuando matan la esperanza es cuando se siente
todo el dolor que ha creado la ley penal
y es en ese instante en que uno se siente
verdaderamente fusilado…
La caída física del cuerpo
duele un poco menos y pronto pasa (12)

Este cuento de la mosca, sin gratuitos maximalismos, no tiene nada que envidiar a otros de similar factura escritos por Antón Chejov, Franz Kafka, Alfred Hitchcock o Edgar Allan Poe.

En otra entrega de veinte cuentos reunidos en “El cajamarquino feo y la preciosa cusqueña” disfrutamos a un Genaro humorista que retrata con desenfado los zangoloteos y mamarrachadas sociales, ridiculizando a encumbrados personajes de la high society, al mismo tiempo que nos trasmite sus anécdotas como Senador del Congreso de la República.

En la novelística podemos citar entre otras, Las pulgas del juicio final, y Dos mil años de viaje del Señor de Sipán (novela premiada), en el marco de un realismo crítico-social y de un naturalismo mágico donde vuelca sus vivencias con agudo sentido de humor. Y es que él no inventa nada sino que digiere lo que le acaece con sus triunfos y tragedias que nos lleva a una literatura exenta de inútiles gramatiquerías y de falsos eruditismos, pero que resalta la grandeza de los humildes, la huachafería del autoritarismo legitimado o la radiografía del alma de la mujer, y todo esto lo hace en sencillo tratamiento discursivo dentro de lo real maravilloso que sintoniza el contexto histórico, geográfico y social.

El Genaro Político y Poeta nos conduce a “Poética de la Política” (2007), hacia un contexto de Cinco Cuadernos de Poesía. En sus páginas 65 a 67 desenmascara la “Justicia Peruana”; y aquí quiero anotar que me adhiero por propia experiencia a su denuncia:

… El Poder Judicial aparenta ser autónomo para la masa
pero es más sumiso al poder político,
y doblemente sumiso al poder de la plata.
Siendo esto así
el Perú es un país que no tiene justicia (13)

Asimismo considero pertinente destacar sus Himnos a la República Bolivariana de Venezuela de su libro de poesía Dialéctica de los Zorzales (Maribelina 2006), en el que nuestro amigo cajamarquino y guerrero escribe:

¡Presenten armas los soldados sin miedo y sin tacha
Presenten armas los virtuosos comandantes.
Presenten armas los luchadores sociales.
Presenten armas los agrarios y los estudiantes! (14)

Genaro Ledesma Izquieta ha tomado en serio su destino de escritor y ha perdido el miedo desde chiquito.
Es uno de los más ilustres representantes del parnaso peruano y latinoamericano.

Lima, invierno del 2009

……..

AL PIE DEL ESTANDARTE DE TU SOMBRA-HE DE EXTRAERTE  LA AUSENCIA DE GENARO LEDESMA

Hombre cabal del tiempo del verbo.  La vida no la evades.  La libertad se configuró en el embrión que te trajo, te llevó, te formó.  Tu palabra no tiene precio, no tiene coima, no tiene silencio.  Toqué tu nacimiento al conocerte.  El alba de tu pensamiento se impregnó como llanto de recién nacido probando sus primeras resistencias en un mundo desconocido.

Y de tu ser qué puedo mencionar, quizás, que son todas las razas que no se deja(n) doblegar, ni siquiera por el sueño cuando desaparece ante nuestros propios ojos.

Estar en tu poesía, es encontrarse con la realidad humana, es escarbar en las tumbas y darle nombre a lo que no tiene.  Es estar en tus palabras, es sollozar junto con los muertos que están a lado de sus cuerpos desperdigados en una historia sin sentido.  Porque cuando el sufrimiento es impuesto, es guerra al alumbramiento, es masacre a lo hermoso.  Es soledad sobre soledad.

Es total servidumbre y canallada.

Genaro peta, narrador, contestatario, -amigo leal- azadón de la justa medida, candor del amor, luz de la oscuridad, hermosa alma irreverente, plenitud de la verdad adviniente.

No calla nunca la memoria de la vida y su aventura.  Su tregua es el lugar de la dicha gozando un testimonio: “la dulce imagen que estampa/ su rostro mágico en el mío/”

No hay mejor relato o peor, -hay vivencias- a  contarse, a sentirlas, a repetirlas hasta el agotamiento.  ¿Quién puede decirle a un niño que calle lo que ha contado y contado?  El que lo manda a cerrar la boca ya es un cobarde o un delator y traidor de su propio paraíso. Cada quién trae consigo un inicio, un edén humano que empieza donde el otro designa cómo comenzó todo.

“Cuando nos sentamos sobre un banco de luceros/ y le dimos formas al primer encuentro..”.

Se inicia la curiosidad, el desconocimiento de Dios.  El amor parece un árbol frondoso esperando abrazarse  con las sombras de los enamorados que se prometen hasta la eternidad no olvidarse, no extinguirse, no ser nada.  No ser el cadáver de la tierra.

Aquí no cabe la muerte, resulta tan distante, imposible, tan sin espacio en la unión casi perfecta de un tú y un yo.  Solo el sentimiento tiene su peso, su forma, su símbolo.

“Quedaba encargado el corazón/ de ser apóstol de la perpetuación”.

Aquí esta toda una promesa consagrada, amasada con vientos, marchas, embelezos, jardines, con un camino libre hacia una tierra prometida, rescatada, reconquistada, retomada.

El único credo posible será el de la “religión del amor/ amor tu religión es sabia;/ se funda en la  proyección/ de puntos sucesivos en el espacio”.

¿Y qué se funda en esa procesión y peregrinaje?

La vivencia radicada en los deseos que no se desgastan, los que dejan una huella sin definición lógica, la que nos humana.  Que nos ata con el eslabón filial del tiempo, la que nos tornea con un día exacto para arribar y partir.

“Yo nací un 19 de septiembre de 1934…/rematándolo todo…/ con septiembre fecundoso/ Pero también desaprensivo,/ jugamos a los reproches; en septiembre falleció…/ Intemporalmente y por siempre/ hay, pues, con septiembre, un ajuste de cuentas”/

Rotar sobre los pasos con la brújula puesta en el mapa donde se planta el horizonte, donde “se sustenta en planos inmortales”, donde “el amor es la fuerza que pone pilares de alborada”.

¿Y qué es hablar de lo amado? ¿acaso afirmar una victoria sin víctimas, sin mutilados, sin desaparecidos, sin ataques sorpresivos?

Es darle a aquel el homenaje y reconocimiento de lo significante para el universo  de mi mundo en la realidad inevitable donde se hace el día a día.   Y entrar en ese dédalo de rincones, recovecos, patios, parques, jardines, calles, habitaciones.  En esos lugares comunes y privilegiados se da la conversión, lo mutable, lo vulnerable…

“Pero es ella quien empieza/ a escapárseme de los sentidos/

La única que tenía existencia propia,/ hasta para contagiar el grito a los indiferentes”.

Arriba  el hombre al pentagrama de su presente.  La garúa puntual de los recuerdos despelleja la silueta noctámbula que madruga en la nostalgia de “un puntualísimo soñante” que deja oír su voz  en el recinto de “la ilusión perfecta”.

“Soy yo el punto final ya declarado/ de una rosa de ilusiones que se llama vida”.

Aspira encontrarse con la amada que nunca salió de su mirada, más partió.  Pareciera que ese es el oficio que nadie puede reemplazar .  Tarea individual esa de desprenderse

¿de la vida o de la muerte?

El poeta clama:

“Volvemos a reunirnos, oh amada, /solo de un modo pluscuamperfecto/ es decir,/ al pie de los árboles del sueño/ y sobre las yerbas de la ilusión perfecta…/ el sueño es un parque inexistente, pero a él acudimos…/”

“ Divina ventura…/ tu belleza juvenil perennizada en mis genomas…/”

Más las intransigencias de la vida agolpan, agotan. Pueden acabar con el deseo que bascula entre en la impronta lo pronto, lo puntual y lo impuntual.

“Que nadie es eterno a pesar de su belleza.”

Genaro quiere que la yerba le cante en su punto final, fundirse y perdurar con ella.

“Lo lejano lo subyuga” porque está “más cerca que nunca” .

Nunca ha estado solo, nada de la amada  se perdió, se difuminó con la sombra y la vida.  Se persiguió y siguió la ausencia hasta que ella “ha venido a verme”.

“Se despeina disciplinadamente,/ tira sus ropas al fuego y queda solo en pensamiento puro…/

No he podido verle el rostro/ ni siquiera el de mi propia vida/”

Cual principiantes indefensas y absolutas juguetean las ausencias con sus dominios.  La melancolía inesperada danza dentro del ánfora que surge como vientecillo añorado y temido.

“La luna llena…/ es aquella dama/ que danza conforme a los enigmas del mundo que/ no/ vemos”.

carmen váscones

21/272003

………………………………………

LEONCIO BUENO

LEONCIO HA PUBLICADO DESDE 1966, PERO EL PUBLICA DESDE 1943,

JUNTO CON VICTOR MAZZI, CARLOS LOAYZA, ELISEO GARCÍA LASO, Y JOSE GUERRA.

FUNDÓ EL GRUPO CULTURAL PRIMERO DE MAYO EN JUNIO DE 1956,

GRUPO QUE PROPUGNABA IDEALES IDENTIFICADOS CON LAS LUCHAS DE LA CLASE OBRERA.

hA PUBLICADO LOS LIBROS DE POESÍA “AL PIE DEL YUNQUE”, 1966; PASTOR DE TRUENOS 1968;

INVASIÓN PODEROSA 1970; REBUZNO PROPIO, 1976; LA GUERRA DE LOS RUNAS, 1980;

LOS ÚLTIMOS DÍAS DE LA IRA, 1990; CANCIONERO INFORMAL, 1991.

TIENE INÉDITOS, UNA NOVELA AUTOBIOGRAFICA, UN VOLUMEN DE CUENTOS

Y OTROS DONDE REÚNE SU POESÍA AMOROSA.


EJERCE EP PERIODISMO EN EL “DIARIO EL NACIONAL” HABIENDO TRABAJADO

ANTES EN CASI TODOS LOS PERIÓDICOS DE LIMA.  FUE MERECEDOR DE MENCIÓN

HONROSA EN EL PREMIO NACIONAL DE POESÍA Y EN EL IBEROAMERICANO CASA

DE LAS AMÉRICAS.


POESÍA DE LEONCIO BUENO

DEL LIBRO REBUZNO PROPIO

1

CHAMBERAR-PAREJO

Sin resollar hasta amolarme,

aquí me arranco,

entre las cejas se me ha puesto apoderarme

de todo el universo con un canto

Si no reviento,

aquí lo empuño,

aquí lo alcanzo.

2

SOBRE EL ACERO
Porque tienen armas de cero,

dentaduras de acero

y cerebros de acero

!se creen los más fuertes!

Ciertamente, nosotros,

somos de carne y hueso

paridos por amor.

3

AL CACHO LA ESCRITURA

?Qué perdería el mundo

si de súbito manco

me planto en seco,

mando

al cacho a la escritura,

la Remington

y toda esta morralla que atiborro

creyendo fatuamente

que es preciso que yo escriba_?

No pasaría nada,

sencillamente nada,

sólo que alguna gaya gente de oficio

se sentiría, si, bastante menos mortificada.

LIBRO POEMAS ELEGIDOS

1

Diz que

en el fondo

tal vez todos

seamos inocentes

criaturas todavía prehistóricas

víctimas de los complejos

ni siquiera

verdaderos  asesinos.

2

EL HOMBRE TASAJEADO

Me conozco bien, ah, hombre tasajeado.

En mi palenque juvenil me hablaron de dioses,

má tarde yo mismo escupí  en los altares,

emporqué la hostia consagrada

y convertí en coplas callejeras la oración de mi madreñ

yo mismo quién me embriagué

y forcé como un mancebo montaraz

a las concubinas de mi padre,

las arrastre al meretricio,

y desparramé sus paños menores

sobre las copas de los árboles y las antenas de los edificios

Que nadie tenga piedad de mí a la hora de mi muerte

cúidense todos cuando me metan en mi miserable ataúd,

aún sería capaz de hacer maldades.

3

CANTO

Con leña ajena

no hago fuego

!soy leñatero!

Fgón aparte,

cuezo en mi propio fuego

Soy leñatero.

DEL LIBRO RELATOS DE EL FRONTON

Libro que deja escuchar al testigo de un tiempo

del uno y de los otros.  Aquellos que son y no

en la encrucijada del soplo y del silencio.

La verdad huele a humano.

El ojo mira.  Alguien camina.  Nada sea.  Es la vida

que se desparrama.  El agua limpia, el agua se ensucia.

El agua no se puede beber.  Bebe dice, para que no se te

seque la existencia.

Hay que leer este libro valiente.

El muro: un cuarto oscuro donde se esconde o se  silencia

la ejecución…

CANTAR DEL GOLONDRINO DE ROLAND FORGUES

SOBRE LEONCIO BUENO, TESTIMONIO DE VIDA

ENTRE RELATOS Y POESÍA LEONCIO BUENO

Leoncio, “la voz insobornable” del amor y de la lucha por la dignidad.  Humanizante sembrador, inunda con su fertilidad los pensamientos de la tierra retoñando en el “origen de los tiempos”.

¿Tanto dolor tiene la belleza?  ¿Tanta belleza tiene el dolor?  ¿Cuál dolor?  El de él y ella: gameto atemporal del aguijón insurgente que navega en la sangre y en el sentido

de los enamorados.

La guerra justificada, es todo lo contrario al pleito del amante sin ataques planificados. Cuando de menazas,  ataque y alertas se trata,  ya ahí estamos hablando de entradas a actos irreparables que amenazan  y detonan en pueblos enteros y hasta en generaciones venideras.

El poeta trovador justiciero denuncia el horror que crece como incendio y peste.

Amor y guerra son extremos del génesis de la civilización y de todos los tiempos.  Los dos son capaces de devastar y provocar edificaciones sobre las ruinas.  Pero hay una diferencia.  En el amor dos se eligen, más en la guerra la provocación al otro trae su trampa y desventaja.

La muerte de las historias arranca la raíz de la genealogía.  La soledad junto con la orfandad divagan entre pérdidas e infancias devoradas.

¿Qué es el amor  entonces, si por este, se es capaz hasta de morir?  Veamos que le pasa al amante  de la vida que ofrenda su destino.

“Antes de ti  toda sensibilidad deambulaba extraviada”.

Pareciera que el epicentro y el eje del movimiento como referente  es el cuerpo femenino como metáfora del mundo.  Un todo de mujer abrazante  de sueños de gestación, de preñez de mitos y leyendas.  Naturaleza encarnada y descarnada de dolor, de versos, y deleites.

El poeta con su “sed mamífera” no puede olvidar que una vez nacido está dentro del relato del testigo que cuenta la miseria humana, que no puede olvidarla que tiene que enfrentarla, que tiene que acabarla.

¿Y qué hace en el amor?  Deja su huella, su herida, su marca, su portón de carne y palabras libres del calabozo del tiempo y del espacio.

“Solo por ti vuelvo a estar presente en mí mismo/ para poder escribirte/ haz de mí lo que quieras, recógeme reviéntame/ destrúyeme del todo si te place…/”

Y la amada que deshoja y desviste al miedo, que lo humedece con su fuente acunante, que le devuelve la confianza.  Aunque aparezca lo amado como héroe cautivo o derrotado por victorias inexistentes, ella, es el semblante decisivo de comienzos y finales.  Es la amada que recuerda retornos y partidas.

Madre y muerte dentro de una mujer donde se inicia el mundo y el universo de la gracia y la desgracia.

Divina guarida, olimpo de trincheras, altar de refugios, campo cultivado.  Rayo tribal

de la lluvia.  “Llama del deseo”, que nos profetiza que dejaremos de ser, que ya somos ausencia del acto y de la realidad que se precipita en la escritura de los cuerpos prontamente descompuestos en la transfiguración del placer y la tristeza.

Escindida la búsqueda del peregrino.  Cava su fin en la memoria de la semilla que yace en el vientre de la luna,  oculta su preñez con pudor y prevención, se aleja  de las manos despiadadas del guardián insensible que perdió su alma cuando la palabra maternante lo abandonó sin explicación alguna.

El poeta está para romper la coraza, para perforarla con versos, para devolverle algún sentimiento que yace rehén en la infancia nublada del gorjeo.  El poeta está para acercar

lo femenino que amamanta y juega con sus formas bípedas.

“¿Quién es esta mujer que tiene entre sus dedos/ el poder de la vida y de la muerte?”

Mujer “libertad inasible” que flameas en tu mirada el argumento de los recorridos.

“¿Qué importa el instante

Qué importa el final de la vida/

Si es la clave sucumbir en acción?”

No hay desertores, ni bajas, ni caídos, ni traidores en el campo de la lucha del amor.  La victoria  es un empate o desempate.  Es un triunfo, una tregua,  un armisticio.  Un arco sin flecha.

También es una tumba de memorias y utensilios con cuerpos que se amaron y dejaron sus señas e inscripciones en la tierra, en el viento.  En los hijos que vivirán lo propio.

“Vivir es combatir/ amando hasta  el final se combate por la vida/

Nacida para vivir siempre en honor de la verdad/”

La violencia entre el amor y la guerra es el peor desencuentro humano.  Es el hambre del amado y la amada en el desentendido incompatible de lo injusto y voraz del monopolio de la existencia.

La historia de los amores y desamores no son las mismas que las de las armas, aunque ambas tengan raíces masculinas y femeninas.

¿Cuál es tu guerra con el contrario?  ¿Cuál es tu contrario dentro y fuera de ti?

El poeta vive una “poesía en acción” indómita, que conoce los secretos de la vida y la muerte, que es capaz de crear su propio mandamiento y único:

“Más nunca derribes al hermano del hombre”.

Y no lo hagas carga de nada ni de nadie.

¿Quién está dispuesto a desprenderse y aliviar la carga brutal de la represión.

carmen váscones

10/3/2003

texto de carmen váscones:

Ambos, el que anota y cuenta atentan contra el tiempo.  Dejan abrir las rejas de la memoria,

raspasan los ladrillos del recuerdo.  Asoma la infancia, las primeras experiencias,

los decubrimientos, la fascinación por la palabra para que impere como agua transparente,

la dosis del primer amor,la clandestinidad, la pasión delirante, la metamorfosis del ser.

Abrir pasos pos su cuenta.  Leoncio cuenta, el otro escucha, traslada, escribe, los dos

sostienen un diálogo sin pretenciones de demostrar que sabe o

hace de personaje para la historia.   Qué será eso del yo soy en cada quién.  ?En mí?

El guardian de la vida, deja llegar a sus pesamientos.  No teme a la muerte.

Sus noventa y picos de años testimonian un hombre que no claudica ni se ufana de nada.

Su padre gitano y su madre morena lo resgistraron en el acto de amor, fé y pasión.

El aparecía y desaparecía.  Ella sabía que las cartas estaban en sus manos.

El gitano enamorado de la bella.  Se lo llevó la muerte cuando apenas leoncio

pronunciaba sus primeras palabras de “amor a la vida”. La imagen del niño

corriendo al alcance del abrazo que no llega.  La vida continúó en el sin empaparlo

de maldiciones.  Su ser es un juego de dédalos.  Su familia lo ama.  Y es respetado

como el hombre que ha logrado estar y dejar lo que pudo solo y con los otros

que ya no estan.  La juventud respeta a este hombre que trajina aún con la verdad

a cuesta. La creación le alivia la angustia con la finitud.

Y NADIE NACE PARA MORIR EN VANO.  LEONCIO BUENO FUE PARIDO PARA AHONDAR Y DEJAR LA HUELLA DEL PICAPEDRERO, POETA SENCILLO E IMPERATIVO, LÚCIDO, EMANCIPADOR PERMANENTE .  LA ESCLAVITUD AL ACOMADARSE NO VA CON SU SER. DICE NO A LA ALIENACIÓN.

el poeta leoncio bueno, escritor peruano, luchador, forjador, hombre como genaro ledesma que no claudican, que su palabra no negocia, que su vida toda una sola fuerza por un pensamiento de justicia, belleza poética y pensamiento filosófico del erotismo human

o que no se deja avasallar por la jauría del consumo… cv

La Totalidad y las Parcelas de la Literatura Peruana
———————————
A propósito del poeta Leoncio Bueno Barrantes (Trujillo, 1921)

Berlin, Enero, José Pablo Quevedo.- El presente trabajo tiene como objeto abordar sobre dos cuestiones fundamentales: Sobre lo partidario del escritor y sobre el carácter social de la literatura tomando como ejemplo la obra del poeta peruano Leoncio Bueno; y tratar de explicar el papel de la literatura en la formación de la conciencia clasista de los trabajadores peruanos, así como su integración a la lucha por la conquista y defensa de la democracia.

1.- Marco general histórico del mundo y en particular en el Perú

Leoncio Bueno Barrantes, nacido en la Hacienda La Constancia – Departamento de la Libertad – en el año de 1921, es uno de los más importantes artífices para la organización de la intelectualidad revolucionaria obrera y para la formación de la conciencia socialista en la literatura obrera, como una parte integrante de la unidad de la lucha antimperialista y por la emancipación social. Leoncio Bueno Barrantes nace en un siglo de grandes convulsiones y de esperanza para la Humanidad, solamente nos basta una breve mención: La Primera Guerra Mundial, La Gran Revolución Socialista de Octubre, mediante la cual la clase proletaria rusa llega por primera vez al poder y crea al Primer Estado Socialista moderno. Es un siglo de grandes aperturas, dinámico, eufémico, y transformador, de avances de la ciencia y la técnica, la radio, el cine, el telégrafo, el teléfono, etc.

Es un siglo en donde el movimiento y la velocidad se hace una parte substancial de nuestras vidas, donde el ritmo de la producción de los bienes aumentan en forma cualitativa, y todos aquellas formas de consumo van cambiando la vida, las costumbres y el carácter de la gente. Y otros vehículos de desplazamiento mecánico, ya perfeccionados, como los aviones, los autos, los barcos, los trenes, nos entregan otras dimensiones diferentes, van acortando las distancias y los tiempos de los continentes, y nos hacen más cercanos a los hombres.

También es un siglo de luces y de barbarie, de Sigmund Freud y del psicoanálisis, de Albert Einstein y de la teoría de la relatividad, de las nuevas teorías sobre la formación de la materia cósmica y de los Soles y de los planetas, también de avances en campo de la medicina y en la producción de los alimentos, de la genética y de la reafirmación de las teorías sobre la evolución de la vida en la Tierra. Así mismo, con el siglo crecen y se desarrollan las corrientes modernistas, futuristas, vanguardistas, simbolistas, etc, en la literatura; y en la pintura, se experimenta con los modelos expresionistas, cubistas y surrealistas. Es el siglo de Paul Cezanne, Pablo Picasso, Henri Matisse, Paul Klee, Ruben Darío, César Vallejo, Pablo Neruda, Jean Paul Sartre, Charles Chaplin, etc.

Por otro lado, el capital financiero de los Estados Unidos y de Europa se han desplazado hacia otros territorios del globo y se exportan capitales en lugar de productos. Son tres centros de poder los que determinan el que hacer y no hacer económico y político de la Humanidad, y si los países no se acondicionan a sus demandas, pues no se les concederan créditos o no se les compran sus productos o se les desestabilizará, amén de la amenaza permanente de una intervención militar. Y el Perú, en este siglo, como todos los países de América Latina, se acondiciona a la supremacia y la dependencia norteamericana y a los capitales yankees.

Importante también es remarcar que por esa época, el escritor e ideólogo peruano Víctor Raúl Haya de la Torre funda el APRA ( Alianza Popular Revolucionaria Americana) en México, en 1924, y extiende a otros países el primer programa antiimperialista contra los monopolios norteamericanos en nuestra historia, y más adelante, en el año de 1928, el pensador José Carlos Mariátegui funda en Lima, El Partido Socialista Peruano (transformado en Partido Comunista Peruano (PCP), en el año de1930.

2.- Las ideas anarco-sindicalistas en el proceso de formación de la conciencia del proletariado peruano

Las nuevas ideas filosóficas y sociales a principios del siglo XX vienen a la América Latina desde una Europa, donde se han experimentado y se han hecho diversas revoluciones y contrarrevoluciones sociales, como la instauración de la “Comuna de París” por la clase obrera, en 1848, en que ésta tradujo para sí, el primer poder proletario en el “Viejo Continente”. Las clases favorecidas, feudales y capitalistas, para mantener y perpetuarse en su poder, también ensayaron una serie métodos, como fue el caso alemán del camino prusiano o revolución desde arriba -para lograr el desarrollo capitalista en el campo o la famosa alianza entre las clases terratenientes y capitalista- para evitar la revolución burguesa. Y de esa Europa que ya ha recorrido las diferentes etapas del desarrollo histórico-social y que se halla

-2-

en la fase del desarrollo del capitalismo industrial y de los monopolios económicos, sus Estados se proyectan hacia la nueva expansión colonial y hacia el reparto territorial del mundo, también vienen las nuevas ideas y los conceptos ganados por el proletariado industrial europeo, en los barcos cargueros, con los marinos y los trabajadores que llegaron a los diferentes puertos de la América del Sur.

Dentro de esa ideología redentora y de emancipación social, las ideas de los anarco-sindicalistas toman poseción de una tierra virgen, en donde la clase trabajadora peruana se va desarrollando paulatimanmente dentro en el proceso de la descomposición “semifeudal” y avanza por el camino del desarrollo y de la evolución capitalista, que les van señalando los países altamente industrializados. La estructura económica del Estado Peruano es, como lo escribe, José Carlos Mariátegui en sus famosos Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana: “Apuntaré… en el Perú actual coexisten elementos de tres economías diferentes. Bajo el régimen de economía feudal nacido de la Conquista subsisten en la sierra algunos residuos vivos todavía de la economía comunista indígena. En la costa sobre un suelo feudal, crece una economía burguesa que, por lo menos en su desarrollo mental, da la impresión de una economía retardada.” ( “Siete Ensayos”, 19a Edición, Empresa Editora Amauta, Lima, 1971.)

Las ideas sociales de Michail Alexandrowitsch Bakunin y de Protokim, socialista anarquista francés, el primero y anarco-sindicalista ruso, el segundo, son quienes más trascienden dentro de los primeros núcleos de la clase obrera peruana y con sus ideas sociales de emancipación y de justicia social abren los albores del discurso ideológico y de la lucha clasista en las primeras fábricas textiles y usinas limeñas, establecidas a las márgenes del río Rimac. Y en este mundo de las fábricas textiles, ya en ebullición social con su masa de obreros trabajando bajo condiciones sociales desfavorables, se van impregnando esa ideología y van ganando una conciencia clasista en su primeros intentos por mejorar sus condiciones de vida y de trabajo, y posteriormente lo harán en la lucha política por liberarse de esta esclavitud asalariada. Estos dos intelectuales, son discípulos del fundador del anarquismo francés Pierre Josefp Proudhon (Besancon, 15.1.1809-Passy, 19.1.1865), famoso intelectual socialista que combatió a la propiedad, de la cual escribió: “La propiedad es un robo”, en la medida que sirva a la opresión”. El criticó igualmente al principio de la libre concurrencia y posteriormente el comunismo. Elegido miembro de la Convención Nacional, intento establecer una reforma social para los trabajadores a través del mutualismo. Entre sus obras principales se cuentan: “Qué es la propiedad”, “El derecho al trabajo”, “La propiedad y la solución al problema social”, el “Banco popular”. La crítica y los alcances de estas teorías de Proudhon estan definidas por Carlos Marx, en su libro “La Sagrada Familia o la Miseria de la Filosofía”, publicado en el año de 1847 (Marx/Engels 4, 105, Obras Completas, edición alemana, Berlín, DDR). También en lo que se refiere a las ideas de Michail Alexandrowitsch Bakunin (Prjamuchino, Governaduría de Twer 30.5. 1814; Berna, 1.7.1876), este intelectual anarco-socialista, participa activamente, en su tiempo, de una serie de revoluciones y en la Cumuna de París (1848) y también en Posen, Polonia y en Dresden, Alemania, en 1849, y mas adelante es deportado a Rusia. En 1864 se hace miembro de la I Internacional Comunista, que fundara Carlos Marx, pero posteriormente, en 1872, fue expulsado de la misma. Más adelante como un agitador práctico y un revolucionario seguirá influenciando en el movimiento obrero y sindicalista y fundará diferentes células revolucionarias anarquistas, sobre todo en torno del Mar Mediterráneo. Entre su obra principal se cuenta, ” El orden Estatal y la Anarquía”. También, Carlos Marx, escribiría sobre Bakunin y sobre sus teorías: “como la forma caricaturesca del proudhonismo” ( Marx/ Engels, tomo 18, 516, edición alemana, Berlín, DDR).

3.- Evolución política de un poeta revolucionario. El caso del poeta Leoncio Bueno Barrantes

La explotación asalariada capitalista en el Perú, esta determinada, por un lado, por la influencia de los capitales internacionales extranjeros que se han invertido en el Perú y que ocasionan su dependencia; y por otro lado, la fusión de esos capitales con los de la aristocracia terrateniente en las haciendas o ingenios agro-industriales del algodón y del azúcar, lo cual determina que aún se mantengan los resabios mentales feudales y el comportamiento espiritual aristocrático colonial. Y de ello, el mismo poeta revolucionario, Leoncio Bueno, hace memoria de lo que sucedió en su niñez entre aquellos cañaverales: ” Desde la edad de los nueve años, a las cuatro de la mañana, tenía que levantarme al tañir de las campanas para trabajar en la hacienda Gildemeister. Aquí la jornada de trabajo era de doce horas, y más, y nadie tenía derecho a protestar, y los sueños sobre los derechos sindicalistas eran ilusos para los jóvenes”. También recuerda, como una vez a esa hacienda vinieron unos dirigentes anarco-sindicalistas para organizar a las primeras células sindicales y capacitarlas y agitarlas para conquistar la jornada de las ocho horas. Leoncio Bueno, en el reportaje que escribe el periodista peruano
– 3 –
Edwin Sarmiento, así lo describe: “Los anarcos nos enseñaban a escribir y a pelear. Y yo le entré por la poesía. Los obreros de la hacienda, enterados de sus inquietudes del muchacho, le dijeron que si quería ser poeta, tenía que ser un poeta revolucionario y que debería cantar a las epopeyas de las luchas de su pueblo, de la clase trabajadora, porque tienes que saber, Leoncito, que a los trabajadores no los libera nadie, ni menos los intelectuales de la burguesía, sino que solitos, muy unidos, fuertemente organizados los trabajadores tenemos que ser actores de nuestra propia liberación en esa Patria que sangra todos los días.”

En 1943, Leoncio Bueno se hizo militante del Partido Comunista Peruano, PCP, del cual será expulsado en 1946. Mas adelante, con otro líder sindical, Féliz Zevallos, fundó el Partido Obrero Revolucionaro, PDR, Sección Peruana de la IVta. Internacional, que después sería el núcleo del Grupo Obrero Marxista, que organizó junto al poeta Emilio Adolfo Westphalen. Durante los años de 1952 a 1956, durante el ochenio del dictador Manuel A. Odría, fue confinado a prisión, en la isla “El Frontón”, donde también se hallaban otros presos políticos y opositores a este régimen. Más adelante, su lucha por un Perú mejor lo llevaría nuevamente a las cárceles del Panóptico y a “El Frontón”, por ayudar a unos jóvenes trotzkistas, que allá, por el año de 1962 habían asaltado al Banco de Crédito en Lima para agenciarse de fondos y comprar armas y lanzarse por la zona de Chaupimayo, en el Valle de la Convención ,Cusco y hacer la revolución, allí donde Hugo Blanco Galdos, ingeniero agrónomo y lider sindical campesino se batía contra los gamonales movilizando a miles de campesinos e iniciaba en el Perú la toma de tierras.
4.- La fundación del Grupo Intelectual Primero de Mayo en 1948

Paralelo a este derrotero político y revolucionario que corría ya dentro de la sangre de este escritor y como una parte de sus ideas por la emancipación del proletariado, esos triunfos y avatares Leoncio Bueno, los fue traduciendo a su poesía, así como en la fundación del “Grupo Intelectual Primero de Mayo”, que nació en su taller de baterías “EL Tungar” en el distrito de Breña, en Lima.

La fundación del “Grupo Intelectual Primero de Mayo”, corresponde al proceso de maduración y organización de la clase obrera, a través de lineamientos políticos e ideológicos definidos tanto en la tribuna nacional como internacional, o como Víctor Mazzi Trujillo, lo destaca: “Los aedos representantes de la poesía proletaria no irrumpen en los dominios de la literatura nacional sino hasta poco después de iniciada su organización del proletariado y de fundamentada su base social y política por la orientación y el análisis sociológico de José Carlos Mariátegui y la obra teórica y práctica de César Vallejo.” (1)

El “Grupo Intelectual Primero de Mayo” se constituyó en un verdadero semillero de lo mejor de la clase obrera peruana, y el “Túngar”, donde se animaron las diversas veladas literarias, se fueron integrando otros jóvenes nóveles, quienes fueron después destacados poetas proletarios, y así mismo, fueron dirigentes del movimiento obrero peruano, entre otros: Gamaniel Blanco, trabajador minero y revolucionario sindicalista, quien fue el primero en escribir un Ensayo-Monografía sobre Morococha; Augusto Mateu Cueva, con su libro “Alborada”; Luis Nieto y su poemario a Mariátegui; y posteriormente, Jorge Bacacorzo con “Pan y Rebeliones”; Julian Huanay y su novela, “El Retoño” y su libro de cuentos “Suburbios”.

Un avance importante de este Grupo fue su permanente contacto con otros poetas peruanos, ya consagrados por la crítica y también pertenecientes a otras capas sociales, quienes fueron invitados para lecturas o para conversaciones. Leoncio Bueno comenta que conoció personalmente a destacados escritores peruanos, como Javier Sologuren, Sebastián Salazar Bondy, Jorge Eduardo Eielson, Alejandro Romualdo; también a los escritores Xavier Abril, Emilio Adolfo Wetsphalen, José María Arguedas, Arturo Corcuera, Mario Razzeto, Carmen Luz Bejarano, César Calvo, Reynaldo Naranjo. Así mismo al “Tungar” llegaron los poetas de la controvertida generación del setenta, entre otros, el grupo, “Hora Zero” y los vinculados a la revista “Estación Reunida”.

Otro aspecto importante de esta agrupación es la produción intelectual literaria, ya sea como revistas, como por ejemplo ” Canto y Seña” o en las creaciones de obras personales. También muchos de sus miembros fomenta la investigación social y económica del país, y otros, como Víctor Mazzi Trujillo, se intruducen como investigadores en el pasado estético-histórico peruano para profundizar desde las raíces en la línea histórica de esas tradiciones y que van a derivar necesariamente en la poesía proletaria. En su libro “Poesía Proletaria del Perú” (1930 – 1976, Lima 1976 ), nos entrega un resumen escueto de esa tradición a través de sus principales

– 4 –

personalidades históricas y de poemas y datos debidamente seleccionados por él mismo. En mi opinión -aún siendo un libro incipiente-, es un aporte al proceso de la investigación histórico-literaria acerca de los precursores de la literatura proletaria, y por lo tanto, este libro continúa en la tradición del análisis marxista sobre la literatura, bajo el método desarrollado por José Carlos Mariátegui.

5.- Sobre el objeto del trabajo poético en la poesía proletaria

a) El objeto de los trabajos literarios estará dirigido contra las relaciones “semifeudales” y capitalistas de explotación de la riqueza social. Los elementos binarios, eregidos como dos antípodas sociales, forman casi siempre la estructura formal de los poemas, y en ellos siempre hay dos polos no convergentes a lo largo del discurso poético, bajo la tenencia y la no tenencia de la propiedad, además se nota el proceso de esa permanencia histórica y de su evolución, como ya por ejemplo asoma, desde uno de los inicios en la poesía satírica de Juan del Valle y Caviedes ( 1652 – 1694), en cuyo poema, “Lo que son las riquezas en el Perú”, se muestra ya a este carácter: “La plata de estos reynos anhelada/ adquirida con logros y con daños/ a polvo se reduce en pocos años/ en seda rota y lana apolillada”.

b) Al carácter histórico de estas relaciones de explotación pertenecen los objetos y sujetos móvibles-históricos-literarios, que van variando de acuerdo a las diferentes épocas. Es decir, hay mutaciones de pares dentro de esa lógica-histórica, y estos se van desarrollando, y lo que al inicio fue el objeto de trabajo, se va modificando dentro de otro contexto social-histórico, dentro de las nuevas relaciones de producción de un capitalismo dependiente y bajo las condiciones de la “semifeudalidad”. El objeto-sujeto literario, recibe nuevos nombres, muta en la forma y se hace variado. Y este objeto-sujeto literario ya mutado recibe o se reproduce en otras expresiones y en nuevos giros y palabras.

Tomemos por ejemplo la minería: “La plata, el oro / ¡Vale un Perú!, los mineros, la mina, la minería, el socabón, topos humanos, paria tributario, el proletariado minero”.

El feudo, la hacienda, el Señor, el hacendado, el gamonal, los señoritos, la aristocracia terrateniente, los barones del azúcar y del algodón, los vasallos, los siervos, los campesinos, los agricultores, los labriegos, los aparceros, los obreros agrícolas, los yanacunas, los braceros, los parias, los mendigos, los destechados, los pongos, los misios, los calatos, los mansos, los caídos, los de abajo, los sin techo y sin trabajo. Muchas de estas categorías históricos -sociales, algunas que reflejan al mismo nivel de pares antagónicos, y en otras el proceso de su evolución histórica bajo las nuevas relaciones capitalistas de produción, mediante la acción del Imperialismo, ahora llamado “Globalización”.

Esto también vale para los elementos del comunismo agrario, dejado por la sociedad incásica: El ayllu, la comunidad, las comunidades indígenas, el comunero, el comunero agrario.

En lo referente a la semifeudalidad podemos decir: La aristocracia terrateniente, la burguesía, los señores autoritarios, las damas encopetadas, el proletariado, los obreros, la clase trabajadora.

Esto se recepciona en lo concerniente al Estado económico y las etapas de desarrollo alcanzado: El capitalismo, el imperialismo, el socialismo, el comunismo.

c) La naturaleza (“animada o no animada”), bajo esas relaciones de explotación, varía de acuerdo a esas mutaciones sociales y recogen otras perspectivas emocionales del escritor de acuerdo a su nueva dimensión social, como ya advieten o lo anticipan el contenido de los títulos de los libros, y que les consignan sus propios autores, por ejemplo:

– La determinación geográfica de la explotacián minera: La mina, La Oroya, Morococha; o como también el lugar de la explotación petrolera, como Talara, etc.

– Referencia geografícas de los Andes: Andes milenarios, picachos blancos, cumbres, el volcán, etc.

– Plantas: El árbol de la quinua, flores, violetas, raíz, follaje, coca, etc.

– Fenómenos naturales: Alborada (andinas), lluvias locas, goteras, huayco, rayo, relámpago, etc.
– 5 –
d) Existen algunos elementos incásicos dentro del contenido social de los poemas: Sol de los Incas, cóndores guerreros, palomas, etc.

f) En muchos de los poemas se van constituyendo los símbolos del proletariado: Alborada, overol, bandera de los pobres, Primero de Mayo, Sinfonía roja, puños en alto, etc.

g) Se acentúan los símbolos del trabajo de la clase obrera y éstas varían de acuerdo al oficio de cada poeta socialista, como por ejemplo: El taller, la fábrica, máquina, herramientas, fierros, poléas, martillo, yunque; o también en la construcción civil: Andamios, elevadores, picos, taladros, lampas, azadas, chimeneas; así mismo en otros oficios: leñador, panadero, etc.

h) Se destaca igualmente la identificación de la forma de gobierno o de las clases explotadoras y sus formas encubiertas de apoderamineto de la riqueza social: Tiranías, robos, injusticias, avaricias, infames, miserias, mártires, codicias, intrigas, bayonetas, parias, mendigo, andrajos, harapos, limosna, etc.

i) Identificación con su estado psíquico bajo ese sistema de explotación: “Esta voz es tu voz herrero del alba” (Jorge Sosa); “la paz en un ángulo de mi cerebro” (José Guerra Peñaloza); “son calvarios estas minas” (Gamaniel R. Blanco); “porque ellos jamás serán condecorados” (Leoncio Bueno ), etc. (2)

g) Identificacón con sus formas de lucha: Hoguera, combatiente, luchador, cárcel, ejército de proles, Frontón, etc.

j) Relación al tiempo de trabajo de la clase obrera: Jornada, horas de trabajo, etc.

k) Los estilos sobre el objeto-sujeto-literario de trabajo van variando de acuerdo a los autores en cada época, y al género usado, aunque hay que destacar que en muchos de esos trabajos intelectuales impera un lenguaje sencillo y realista. En otros, en cambio, hay un proceso de evolución y de influencias que van desde los estilos clásicos, románticos, modernistas, y en otros, hasta de suma originalidad vanguardista.

6.- La Poesía de Leoncio Bueno

En cuanto a la producción literaria publicada por Leoncio Bueno, se cuentan los libro de poesías. “Al pie del yunque, Lima 1966”, “Pastor de truenos”, “Rebuzno propio”, Lima 1976, “Duvasión poderosa”, Lima,1970, “La Guerra de los Runas”, Lima, 1980, quienes reunen así mismo el testimonio de la vida de un luchador social y de un revolucionario. Estas obras recogen las propia experiencias de una parte de un proceso de evolución política y social del proletariado peruano, en un lapso de tiempo frecuentado por políticos criollos, cuyas promesas son demagógicas o también por caudillos usurpadores de la Independencia Formal, de dictadores de turno y de algunos militares hábidos y hambrientos de flágidas conquistas. Estos libros nos entregan una radiografía de lo que es el Perú en una de sus aristas, e impulsa a las aspiraciones de las clases productoras de la riqueza. Estos libros en el estilo del medio pelo y coloquial de Leoncio Bueno, recogen las diversos hablas del poblador peruano, que va desde la hacienda hasta la fábrica, desde el taller hasta la cárcel, pasando por el sociolecto típico de las barriadas, concretamente de Comas.
En los versos de este aeda, se advierte la influencia de la poesía moderna y del realismo, pero no hecha de un realismo bipolar, sino con las brochas y las espátulas artesanales que gozan de los colores verdes -petróleo- botellas- brillantes, y de los más disímiles de los obscuros dentro de la explosión centrifugal del movimiento y del ritmo de las máquinas, y que ahora el arte moderno más diversificado lo ha asumido. También de las manos de este mecánico-artífice y autodidacta surgen los versos hechos sinfonías formando lienzos en forma vertical o horizontal de acuerdo a sus emociones. De ese ritmo de los fierros, nacen aquellos versos combativos: “…Hacer hablar al humo y los motores./ ¡Que digan esos fierros!/ ¡Que digan las poleas!/ Que digan lo que han visto!/ y yo diría, a gritos lo que puede/ decir sin sus cadenas el obrero;/ entonces camaradas oiríais/ la sinfonía roja (“Sinfonía roja”). Pero también los versos sencillos pero llenos de ternura: “¡Parla niño!/ ¡Parla en tu media lengua/ que yo te veo y te oigo /desde mi sol profundo! (“Carta a mi hijo de cinco años”). O aquellos jaranderos y hasta a veces, irónicos, pero que preludian al Sol, y con ellos, este vate, despunta la esperanza: “Bienaventurados los cholos, los negros, los macacos./Bienaventurados los pongos, los misios, los calatos./ Bienaventurados los opas, los mansos, los caídos./ Bienaventurados los de abajo, los sin techo y sin trabajo…/ porque ellos jamás serán condecorados ( “A los hijos del pueblo” ).
– 6 –

Resumen:

1) La literatura proletaria, ya sea ésta influída bajo la ideología anarco-sindicalista o la ideología marxista, desde sus primeras horas remece a las clases pudientes y a ese mundo de intelectuales elitistas, aptos solamente para copiar o hacer reciclajes del mundo europeo, sin una reflexión histórico-social, para adaptarla a otra realidad.

2) La literatura proletaria, aún desde su estado embrionario, ya asume una responsabilidad social frente a la sociedad peruana. Su contenido no es cortejar al gusto de los señores terratenientes y de la burguesía, sino poner en cuestionamiento a la propiedad, a las relaciones de explotación y de esclavitud asalariada y trata de anteponer a estas realidades, otro mundo de justicia y de emancipación.

3) La literatura proletaria, por otro camino y por su propio contenido realista, responde a una evolución histórico-social, inherente en el campesinado peruano explotado y en su transformación a la clase proletaria dentro el proceso de la descomposición de las relaciones “semifeudales” de producción, y su paso al sector agro- industrial, que va desde la hacienda moderna o la fábrica o la mina, y dentro de ellas, a su infinidad de formas de explotación. Esta literatura tiene una raigambre y se halla paralela en la tradición de la cultura andina y tiene muchas cosas comunes que la asemejan con la literatura indigenista.

4) La literatura proletaria es una literatura de integración y sobre todo, en el Grupo Intelectual Primero de Mayo- es concebida y asumida conscientemente en su papel y función social por varios sectores de trabajadores de diferentes oficios, una unidad diversa de integración, un aprendizaje propio-ajeno-experimental, que es recogido como en los talleres literarios, en lecturas, en conversaciones, en intercambios de ideas, por la cual, muchas veces, un estilo influye en el otro y viceversa.

5) La literatura proletaria, desde sus primeras fases de evolución, es una parte del Perú multicultural en proceso de desarrollo hacia la peruanidad y de la cultura de todas las sangres, ya que en ella se reconoce el carácter social de las relaciones de explotación y al carácter de clase y ella no da cabida a las cuestiones raciales o solamente etnológicas, en las cuales, en nuestros días, predenden justificar algunos ideólogos el carácter de la explotación.

6) La literatura proletaria o social es contestataria, es de compromiso y es una parte integrante de la Literatura Peruana y no puede ser reducida a un mero parto individual especulativo, sino que representa a sectores humanos que venden su fuerza de trabajo, a desposeídos y a marginados que se hallan dependientes de la explotación asalariada. Sobre ella , muy pocos críticos de Literatura, han insistido en su importancia, y otros por tener otro sentido de la Estética y de la Vida, le han restado magnitud. Más aún, las clases pudientes se han opuesto siempre a no integrarla dentro de los libros para la enseñanza en las escuelas o colegios peruanos.

7) El método de análisis neopositivista, metafísico o funcional o cientificista, sigue siendo el más usual para el análisis de la literatura. Estos métodos reduccionistas y anti- histórico, operan más sobre las formas que sobre el contenido. Ellos tampoco buscan de esclarecer los criterios sobre la relación Estética-Literatura-Arte, o sobre las varias concatenaciones sociales y universales que establecen los hombres en una determinada época histórica y de trabajo. El carácter de estos análisis sigue dislocando aún a la realidad peruana en su totalidad dentro del proceso para integrar a lo propio, a lo ajeno y a lo diverso, y por eso, solamente presenta a esta realidad en forma parcial o reducida. Los prejuicios mentales, aún dejados por los señores encomenderos y por los Hermozillas, los plagiadores y los copistas coloniales, que aún perviven en muchas mentes, a veces, no les permite integrarla en un sistema racional y de esclarecimiento histórico.

Conclusión: Corresponde, entonces a intelectuales, a las mentas más lúcidas , a las clases oprimidas integrar esa literatura dentro de un Perú en Estado de evolución y de todas las Sangres y de todas las Culturas.
José Pablo Queved – Presidente de la Casa del Poeta Peruano en Alemania
Miembro Fundador de Melopoefant, Berlín

——————–

JOSE GUILLERMO VARGAS

EL POETA JOSÉ GUILLERMO VARGAS ES PREMIADO CON EL TITULO DE DOCTOR HONORIS CAUSA

OTORGAN DOCTOR HONORIS CAUSA
A POETA PROMOTOR INTERNACIONAL
JOSÉ GUILLERMO VARGAS
ENCUENTRO MUNDIAL CHIMBOTE, PERÚ.

Ecos del Encuentro Mundial de Poetas…
Promotores culturales del orbe lanzan adhesioneen mérito a su labor de escritor, poeta, comentarista literario y eficiente promotor
cultural durante muchos años. José Vargas, es Presidente fundador de la Casa del Poeta Peruano, entidad que tiene 14 filiales en todo el Perú y once Representaciones Internacionales en todo el orbe. En el marco de estas representaciones llegadas de tan lejos, le fue entregado las preseas que lo identifican como tal. Un minuto de aplausos de la magna Asamblea puesta de pie, corroboró su adhesión.
El laureado recogió las preseas, con medalla de Oro, a nombre de sus familia, de su esposa e hijos y del Directorio que lo acompaña tantos años. Especialmente a nombre de los PROMOTORES DE POESÍA DE TODO EL MUNDO “que arando en el desierte ven florecer las azucenas. La generosidad de los otorgantes me abruma, dijo-, y confirmo que dedicarse a la promoción cultural es como hechar un puñado de pètalos a un profundo pozo y esperar que suene. Después de más de 25 años, esta sonoridad enciende mi corazón y rebalsa mis esperanzas de un mundo mejor”, afirmó Vargas Rodríguez conmovido.

Vargas, es también´ Profesor Honorario de la segunda Universidad más antigua de América: San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho concedida en el 2005. En ese año también le fue concedido el Premio al Mejor Promotor Poeta del 2004, otorgado por la Asamblea Nacional de Rectores y el grupo “Sembrando V alores” de Lima.
Vargas acababa de lanzar al mundo el Cd MP3, con 111 vates de 17 naciones de Latinoamérica, incluyendo un dossier con los textos interpretados.
José Vargas, natural de Chiclayo (1938), es además editor, (33 antologías o muestras poèticas) y director de la revista internacional de Literatura y Arte Olandina de tamaño tabloide y que camina por todo el orbe de habla hispana. Con esta ceremonia solemne y conmovedora, se cerró con broche de oro, el VI Encuentro Mundial de Poetas, con asistencia de 15 delegaciones de poetas de gran parte del orbe.
El acontecimiento cultural del año fue llamado a este acto, por tratarse de un viejo
promotor cultural peruano, tan obviado por la promoción oficialista. Al final incluiremos bellas adhesiones de instituciones culturales del orbe.
Felicitaciones al homenajeado y a la Casa del Poeta Peruano.

Lima, Perú. Noviembre 2006- En el marco del VI Encuentro y XI Nacional de Poetas ocurrido en la ciudad de Chimbote Perú, la Universidad LOS ÁNGELES de Chimbote y a Nombre de la Nación, le fue concedido el Doctorado Honoris Causa al poeta José Guillermo Vargas Rodríguez

CURRÍCULUM SINTÉTICO DE JOSÉ GUILLERMO VARGAS

AL 2005

1-Profesor en Educación en la especialidad de Literatura. Doctorado en Literatura. Bachiller en Teología. Todo por la Univ. Católica del Perú.

OFICIOS

2- Profesor secundario y jubilado del magisterio / Músico, con lectura musical y ejecución en piano. Dominio en acordeón.

3- Ex -Profesor en la facultad de Filosofía en el Seminario de los Dominicos en Lima.

4- Comentarista de literatura en periódicos y revistas.

5-Periodista cultural. Dirige el tabloide trimestral OLANDINA, revista de Literatura y Arte intercontinental, de 28 páginas que ya va a su número 24 en 2005.

6- Editor con 81 libros (títulos) publicados – Autor de 24 antologías y/o selecciones nacionales, regionales e internacionales. Se adjunta descripción editorial.

7-Escritor y poeta con 7 libros publicados de su autoría: Hoyuelos (1976) / Mañana es Setiembre (1983) Los Manuscritos desasidos (1984) / Fábula del Fauno Socarrón (1985) / Seis razones para la perfección del beso (1987) / El Espinario de Faón (1987)/ Como años esculpidos (1995) / Canto Lascivo (1998) / Zarabanda del Abuelo ( 2001). Reedición en 2005 Todo ello por Ediciones Maribelina en Lima Perú.

8- Periodista cultural en el diario “El Callao”. Vicedecano del periodismo nacional

PROMOTOR CULTURAL

9- Fundador de la Casa del Poeta Peruano, con 16 filiales nacionales y 7 internacionales en todo el mundo: Francia, Berlín, México, Ecuador, Uruguay, Argentina, Puerto Rico, Bolivia y Chile.

10- Gestor-creador del DÍA DEL POETA (15 de abril), por ley 24616.

11- Gestor creador del parque del POEMA, en honor de César Dávila Andrade, máximo vate ecuatoriano ( en Chiclayo)/ 2004

12- Organizador del 10 Encuentros Nacionales y 5 Internacionales. En este último 2002, asistieron 16 naciones de todo el mundo.

13- Actual Presidente Nacional Fundador de la Casa del Poeta Peruano y Presidente de la Confederación PerúBoliviana de Poetas y Escritores, Capítulo Perú. En la creación, fue cogestor con Marcelo Arduz (Bolivia)

14- Miembro de la Asociación International Writers and Artist Association, con sede en Toledo OH. 43635-2048. USA

15- Miembro de Honor de PALAS ATENEA.Asoc Cultural. La Paz, Bolivia.2002.

DISTINCIONES. Enumeración de las más notables:

– Diputado del Parlamento Mundial para Seguridad y Paz, con sede en Palermo Italia. Entidad Intergubernamental, con derecho a valija y pasaporte diplomático. Actual Encargado de Negocios. Actual Encargado de Negocios del Parlamento Mundial para todo el Perú, con oficina central en Lima Perú.

CONDECORACIONES / MEDALLAS CIVICAS:

a-Medalla Cívica de la Ciudad de Chimbote.1993 /

b-Medalla Cívica de la Ciudad de Lambayeque 1998;/

c- Medalla Cívica de la ciudad de Huari 1999;/

d- Medalla Cívica de la Ciudad de Chiclayo, 2002 / Medalla de Oro de la ciudad de Jayanca, 2002

-Medalla de Oro y Reconocimiento por el INC de Chiclayo y la de Lima.

– El Lanzón de Oro, otorgado por el INC de Huaraz 2001

– HUESPED ILUSTRE en diversas regiones nacionales e internacionales.

– Huesped Ilustre del Honorable Municipio de Huamanga-Ayacucho, diciembre del 2005

– Reconocimiento con Diploma del CONSUART Consejo Latinoamericano de las Artes del Cono Sur -CHILE

– Diploma de Honor del Instituto Cultural Rubén Darío. Santiago de Chile 1997.

– Reconocimientos con Diploma de los gobiernos de Chile y Bolivia.

– Profesor Honorario de la Universidad Nac. de Huamanga. Ayacucho, 2002, y entregado en acto académico en diciembre del 2005, en Huamanga.

– Reconocimiento como editor y director de publicaciones por la INTERNATIONAL WRITERS AND ARTIST ASSOCIATION. USA./ Diciembre del 2002.

– Placa en Madera y Metal concedida por la Universidad Central de Ecuador- Facultad de Comunicación Social, como expresión de «Gratitud y Reconocimiento por su importante labor cultural»- Quito 2002.

-Honor al Mérito. Cuadro y Medalla Oro de Reconocimiento por el Colegio de Doctores en Educación, Lima 2002

-Medalla de Oro por el Colegio de Músicos del Perú. Lima, abril del 2004.

-MEJOR POETA PROMOTOR DEL AÑO 2004. Lima, Perú. Otorgan:Asamblea Nacional de Rectores, Colegio de Doctores en Educación; etc. Medalla de Oro con escultura, concedida en el Hotel Sheraton de Lima en febrero del 2005.

CURRÍCULUM EDITORIAL

POESÍA del autor:

-Hoyuelos, Lima, 1976

-Mañana es Setiembre, 1983, Lima

-Los Manuscritos desasidos, 1984, Lima

-Fábula del Fauno Socarrón. 1985, Lima

-Seis razones para la perfección del beso, 1987, Lima

-El Espinario de Faón, 1987, Lima

-Como años Esculpidos- Antología personal, 1995

-Canto Lascivo. Poesía erótica.Lima 1998

-Zarabanda del Abuelo, 2000, Lima

-Zarabanda del Abuelo. Reedición corregida y aumentada, 2005

Todos estos libros por Editora Maribelina.

27ANTOLOGÍAS o SELECCIONES REALIZADAS POR EL AUTOR:

*1-Efervescente Embriaguez, Antología nacional con 78 vates, con motivo del II Enc. Nacional de Poetas en Huaraz, Ancash. Lima 1989, Lima

*2-Transcripción de la Luz, Antolg. Nacional con 90 aedas, con motivo del Enc. de Poetas en Tacna, 1990, Lima

*3-La Yarina Incendiada. Antolg. Nacional, con motivo del Enc. en Pucallpa 1991, Lima

*-4Los Besos Incrustados en la Arena. Antología internacional y nacional con motivo del Enc. Internacional en Ica, 1996, Lima.

*5-Trinos y Aleteos de Chilalos. Antología con 57 poetas lambayecanos, Lima, 1996.

*6-El Perverso Encanto de las Voces. Mini selección con seis poetisas nacionales, Lima, 1996.

*7-El Canto del Vértice Infinito. Antología bi-nacional Chile-Perú. Lima 1997, en co-autoría con Pedro Mardones, Chile.

*8-Entre el Fulgor y los Delirios. Antología Internacional del Enc. Internacional de Poetas en Huacho, Lima , 1997.

*9-El Telar Incandescente. Antología. Muestra Iberoamericana del II Enc Iberoamericano en Chile. Lima, 1998.

*10-Las Voces Necesarias. Antología de poetas contemporáneos argentinos, en coautoría con Juan Cascardo, de Argentina. Lima, 1998.

*11-Mar y Tierra entre las Voces. Resumen de un ciclo poético con 112 vates ocurrido en Lima. Lima 1998

*12-Como Ángeles que cantan desde adentro. Muestra de poetas de Córdoba, Argentina, 1999.

*13-Del Mar vienen las Voces. Antología de 44 poetas chalacos contemporáneos, Lima 1998.

*14-Ontolírica del Canto. Antología Internacional y nacional con 145 poetas, Lima 1999.

*15-Los Búhos de la Noche. Antología con 35 vates ayacuchanos contemporáneos, Lima 2000.

*16-En Huari nacen las Voces. Seis poetas Huarinos. 2001

*17-Las Mujeres que yo amo. Muestra con once poetisas ecuatorianas contemporáneas, Lima 2002.

*18-Un Continente de Palabras. Muestra del II Encuentro Latinoamericano de Escritores en Santiago, Chile. Lima 2002

*19-ESTA CASA QUE SOY YO. Antología personal del poeta Guillermo Ortiz Suárez. PP. 112

*20-El CARNAVAL CORDIAL DE LAS DISTANCIAS. Antología con 141 vates del mundo, con motivo del V Enc. Internacional y X Nacional de poetas ocurrido en Chiclayo. Lima 2003; pp.317

*21-RÍOS VIEJOS VOCES NUEVAS Otros poetas del S. XX. 85 vates peruanos.2003; 419 pp.

*22-NAVEGANTES DE LA LUZ. Poetas de Cayaltí. Ier. Enc. De Poetas Distritales de Lambayeque;2003; pp.56.

*23-COGIENDO FLORES AL ROSAL. Antología personal del poeta Domingo Guzmán Huamán Sánchez. 2004; pp. 186.

*24-COMO ÁNGELES EN LLAMAS. Algunos poetas latinoamericanosdel S XX. 20004: Edit. Maribelina. Lima; pp. 720. Reune a 117 vates de 15 naciones de Latinoamérica, resultado de una convocatoria peruano-uruguayo y brasileña.2004

*25-LOS POETAS DE LA BAHÍA. Selección de 15 vates de la ciudad de Barranca, Lima, Perú. 2005

*26- CANCIONERO DE ZORZALES. 20 Poetas cajabambinos, 2005

*27- VOCES VARIAS, A VECES LÍQUIDAS. 22 Poetas de Jalisco, Guadalajara. En coautoría con la mexicana Emma Rueda. 2005

TODO POR EDICIONES MARIBELINA, Sello de la Casa del Poeta Peruano. Calle Barcelona 145. Urb. La Macarena. La Perla Callao. Tlf. 4203357 / 965-86-240

TOTAL: 25 ANTOLOGÍAS.

————————————-

JOSE PABLO QUEVEDO

OROVELA Y LOS DESHIELOS DEL TIEMPO DE JOSÉ PABLO QUEVEDO

La  huella pasajera del tiempo se derrite  con el fuego de la vida.  El poeta siente la llama que se queda de algún modo imperfecta e inabordable.

“Te plantaste en mí y dentro de mí”.

La nostalgia de la ceniza mezclada con el agua cubre el cielo con los desvelos.  Busca encontrar aquello que sigue pegado en la memoria.

“Tus ojos los he perdido/ en otro firmamento./ Desde una montaña/ alcanzarlos quisiera”

La quimera duda frente al orgullo que yace frágil y invulnerable frente a lo deshabitado que se creía para siempre.  El aguijón de la cicuta duele en la piel del amado que saborea la amargura del mismo placer pero sin retorno.

Las palabras dan otras lecturas.  El mismo escrito sin embargo distinto.

“Como devolver ahora prendas al infinito/ si la luz está en tus manos”.

Quién es el amor que embiste el vacío y calma la soledad por un instante.

¿Quién soy yo en ti? ¿Quién eres tú en mí? ¿lector y poeta desmantelados?

Clama e interroga la poesía a los habitantes del orbe.  El poeta se redime y se responde.

“A la soledad no le temo

Ella es huelladora y es memoria”

¿Cómo?

“Y tu aguja que me está dando puntadas en el corazón”

Como que el dolor fuera un statu quo en la caída.  Ahí la gravedad es prueba de resistencia como alpinista colgando en el abismo.  Quién soporta la resaca  y se sumerge dejándose sentir en la otredad . ¿Podrá acaso sentirse como Dante, que no se dejó tocar por el fuego estando dentro de él, y ni siquiera hizo quemaduras que le impidan llegar y dialogar con la divina amada.

Pareciera que la voz del poeta nos deja con la inquietud de que el amor no tiene que quedar en “glaciales perpetuos”, ni desbordarse en “deshielos prematuros”.

Los extremos llevan a la catástrofe ¿Cómo hacer un equilibrio?

A veces los desastres entre dos son inevitables, a nadie le gusta quedar sepultado en el alud del olvido y el desprecio ¿Y acaso el amor no es todo eso y algo más?

Ya el grito avisora la cuerda floja donde el poema tensa otro lado.

“Y levitar/ y para caer/ en el vacío más amado”.

Quien recicla el amor recicla la muerte y resiste a la vida como aliado.  También orilla el alba de los cuerpos que fenecen el placer sin temor a encontrarse con alambres de púas; ya esto es otra provocación donde el nacimiento es excluido del origen.

La germinación no tiene oportunidad porque la batalla mutila los rincones del verbo hilado en la infancia de la tierra.

¿Quién despuntala la memoria? ¿Quién nos quita de nosotros? ¿Quién eres tú que picoteas el tiempo como hielero arrancado  de la soga que sostenía el regreso   ?

La luz cincela la forma como alpinista haciendo maromas al siempre mismo hastío.

“No hay fatalidad para el soñador que improvisa/ o para quien no persigue una medida perfecta”.

Y por qué no

“Soñemos en lo que nos es inimaginable”.

“No es lo mismo un vacío armado” que un vacío amado.

El poeta escoge el movimiento con péndulo de su imaginación, lo pluraliza en el goteo de los recuerdos. “ Los deshielos del tiempo son la dimensión del olvido”.

Le incorporo a este movimiento del desprendimiento: el yo del refugiado

“Cae vacía mi intimida/ Cuando nos abandonamos a nuestros propios deseos”

El refugio es  sendero de sueños. La luz encandelilla y enceguece, para evitar la quema de la córnea hay que mirar hacia otro lugar para descansar del prisma que destila su rocío multicolor.

“Cuando la razón se cansa de su papel ambivalente/ Ese verbo nos descubre”

La coraza con  su huella humana y bestial.  Lugar sin sustituto “donde la palabra puede caber con todas sus consonantes”.

carmen váscones

17/2/2003



//

// // //

Biografía detallada de José Pablo Quevedo

*José Pablo Quevedo, Catacaos /Piura, Perú. Desde 1976 hasta 1989, estudios del idioma alemán, filosofía y candidatura para obtener el título de doctor de filosofía en Leipzig y Berlín. Desde mayo de 1996 organiza la “Cita de la Poesía, Latinoamérica- Berlín”, evento poético-cultural que se realiza en la primavera berlinesa. J.P.Q. es fundador del grupo literario MeloPoefant ( Sismo Poético Resistente) de gran trascendencia literaria-cultural para los latinoamericanos literatos residentes en Berlín, Alemania.

Obra  poética: „La noche, un día de espaldas al sol“,  Lima, 1973; „Dieve“, Berlín, 1980; „Torsos y piedras“, Ediciones Aguilar, Homenaje al Centenario de César Vallejo, Trujillo-Perú, 1994; „Immer ein anderer“, Berlín, 1996; “Der Kontinent der Sonne“, libro que contiene 5 obras de radioteatro para niños, que fueron producidas y editadas por el Berliner Rundfunk de Berlin desde 1986.

En el año 2,000 edita el casete „El Continente del Sol“, que contienie 10 canciones de su autoría. Posteriormente reedita „ El Continente del Sol, un CD que contiene 19 canciones.

En 2001, en Lima , la Casa Editoral “AEDOSMIL“ le ha publicado dos libros de poesías: „ Variación de la Luz“ y „Poemas para un cuerpo encendido“. En el año 2002, la Casa Editora Alejo, en Lima, le publica los libros de poesía: „Orovela“ y „Los deshielos del tiempo“. En 2003 y 2005 le han sido publicados por la misma Editora Alejo, los libros: „Las márgenes ocultas de la lluvia“ y „Las voces inaugurales del alba“, “Huellarios del fuego y del caracol” y “Orillero Mar”.

José Pablo Quevedo ha publicado también en las Antologías „MeloPoefant“ ( Berlín1996 ) y Sismo Poético Resistente (Berlín 1997 ), „Trilce“ Editionen Berlin. De 1998 – 99 ha publicado en las antologías que han sido editadas por MELOPOEFANT-Edition, con motivo de la III., IV., V., y la X Cita de la Poesía Berlín- Lateinamerika. También sus poesías han sido publicadas en la antología „Jedesmal wie ein Geschenk“, Edition Laeser, Berlín, 2000; Ríos Viejos, Voces Nuevas, Maribela, Lima, 2003, edición Casa del Poeta Peruano, Ausgeschriebene Zeit, Lirik-Antologie, editado por Aphaia Verlag, Berlin, 2003.

Sobre su obra y su biografía uno se puede informar en el libro „Interkulturelle Literatur in Deutschland“, editado por la Casa editorial  J.B. Metzler, Stuttgart – Weimar 2000. También el poeta ha sido editado en Círculo de Poesía, Letras del Desamor, cuento gotas, Letras en Movimiento abrace, ediciónes abrace, Uruguay, 2003, 2005, 2006.

José Pablo Quevedo ha pubicado, además, en la Revista Alpha de la Universidad de los Lagos, Osorno, Chile, 2000, y es colaborador de la revista Alhucema de Granada, España. En 2003 y 2004, ha editado en una edición bilingüe, dos selecciónes de poesías de autores alemanes, entre ellos, a Charlotte Grasnick e Elisabeht Hackel, poetas de la Lesebühne der Kulturen Berlin-Karlhorst.

José Pablo Quevedo, es hijo ilustre de la ciudad de Catacaos y ejerce la Presidencia de la Casa del Poeta Peruano en Alemania; también representa al movimiento Mammalia Comunicación Cultural de Lima.

Asímismo este vate es Representante del Movimiento aBrace de Uruguay. En Febrero del 2006 ha sido designado Embajador de Poetas del Mundo en Alemania, organización de poetas que contiene a más de 1200 poetas del planeta. También en este país se desempeña como Representante de la Fracción de Escritores Latinoamericanos vinculada a la Lesebühne der Kulturen Berlin-Karlhorst.

La obra de este vate está traducida a cinco idiomas y sus poesías y trabajos de prosa y de ensayos literarios se hallan difundidos en las más importantes revistas y periódicos de América Latina y España.

Próximas ediciones:

a) “Torsos y Piedras”, libro de poesías, edición bilingüe (castellano –alemán), que será lanzada por ediciones “La Manzana Mordida”, Lima, Perú.

b) “Cómo Lola, la rana, Carolina, la colibría y Penco, el osito, vencieron a Cuyababa, la gran anaconda”, libro de cuentos que contiene ilustraciones del gran artista mapuche Santos Chávez, y que será editado en los idiomas castellano, alemán y mapuche, en Chile.

Información sobre José Pablo Quevedo en el perfil de la página web

www.latinos-in-berlin.de

www.delagracia.de/pa.htm

www.geocities.com/poeta_invitado ,

geocities.com/letrasalvajes/N3_quevedo.htm

www.vulkanusweb.dialogando/Archivo/archivo.htm

www.poetasdelmundo.com/verInfo.asp?ID=836

http://isla_negra.zoomblog.com

eluniversalismo.webcindario.com/eluniversalismo/n14.htm

www.jokers.de/lounge/quevedo-jose-pablo-poetica/datai..G_Registe.Gedichte.Gedichte.1

www.abrace1.com/Alemania/index.htl

www.pegalemania.blogspot.com/

Banco de Datos: Año 2006

Círculo de Poesía 7, abrace, Montevideo-20006-Brasilia. Traducciones de poesías de la poeta alemana Elisabeht Hackel, pags. 35-44.

José Pablo Quevedo figura en la Antología internacional de Poesía Amorosa, compilación de Santiago Risso, Ediciones Alejo, Lima, Perú 2006

Museumsverein Vils Kultur 2006: Tupacam (Collage, Malerei aus Peru)

Farben dominieren die Bilder. Die Bunte Welt der Inkas, Tiroles Tageszeitung, Freitag 19, Mai 2006

Perú in der Galerie Alte Schule, Gemeinde Chronik, die Wochenzeitung für den Bezirk Reutte, 18 Mai 2006

Invitación: Ausstellung des Dichter José Pablo Quevedo im Vils, Austria (20 Mai-05 Juni)

Poetische Nachrichten, Lyrikzeitung des Karlshorster Lyrikkreises, Mai 2006

Nuevo Norte, Trujillo, 2 de mayo de 2006

Raúl Gálvez Cuellar: Filosofía y Poesía en la obra de José Pablo Quevedo

Jokers Gedichte-Datenbank : José Pablo Quevedo

http://www.poetas delmundo.com

José Pablo Quevedo, Embajador de Poetas del Mundo en Alemania

Respuesta a Mario Vargas Llosa, por José Pablo Quevedo

Ensayo: A propósito del poeta peruano Leoncio Bueno Barrantes, por José Pablo Quevedo.

Ensayo de Raúl Gálvez Cuellar: Filosofía y Poesía en la obra de José Pablo Quevedo

Revista: El Universalismo, Revista de Arte y Literatura, Edición n° 14, marzo del 2006: La totalidad y las parcelas en la poesía peruana. A propósito del poeta peruano Leoncio Bueno Barrantes, por José Pablo Quevedo.

http:  eluniversalismo.webcindario.com/eluniversalismo/n14.htm

Isla Negra:   http://isla_negra.zoomblog.com , 10.02.06

“Torsos y Piedras”, edición bilingüe (castellano –alemán), ediciones “La Manzana Mordida”, Lima, Perú, 2006

Letras en Movimiento aBrace, bianchi editores, Antología Representantes y Corresponsales del Movimiento Cultural aBrace, Bianchi editores, Uruguay 2006.

bianched@adinet.com.uy

“Hinter Ostkreuz entspannt sich der Himmel” Lyrik und Musik : Die Autoren Charlotte Grasnick und José Pablo Quevedo lesen aus ihren neuen Gedichtbänden, Kulturring in Berlin e.V, Werstattgalerie 13, 21 Feb 2000

Globales Lernen, Brief vom Paul an José Pablo,  Eine bessere Welt wagen, Seite 11, 2006

Raúl Gálvez Cuellar: Filosofía y poesía en la obra de José Pablo Quevedo, pág. 124-126, Alhucema Literatura, Revista de Teatro y Literatura, N° 15, 2 Época. Enero-junio de 2006


Año 2005

Geschichten von Perus Sonne: José Pablo Quevedo in der Roßlauer Bibliotek,  AnhaltKurier, Mitteldeutsche Zeitung 13.11.05

“Huellarios del fuego y del caracol” y “Orillero Mar” , Ediciones Alejo y MeloPoeFant, Lima, Perú, septiembre de 2005.

José Pablo Quevedo, comentario a Alas de Viento de Nora Alarcón; edición bilingüe español- alemán, Asoc. Peruana del Libro, pág.  151-154, Alhucema Literatura, Revista de Teatro y Literatura, N° 15, 2 Época.  Julio-Diciembre de 2005.

Alas de la Soledad (Flügel der Einsamkeit) de Nora Alarcón con  prólogo de José Pablo Quevedo, abril de 2004. Edición: Fondo Editorial Cultura Peruana, Lima, Perú, 2005.

Elisabeht Hackel, Selección y traducción de Poemas por José Pablo Quevedo  (castellano-alemán), Ediciones MeloPoeFant, Lima, 2005.

Kultur Haus Karls Horst: Cita de la Poesía 2005, 29. 04. 05

Lichtenberger Lateinamerika Tag: X Cita de la Poesía, Lesung, Verband für interkulturelle Arbeit (VIA), 30.04.05



// // // // <![CDATA[
var casaleD=new Date();var casaleR=(casaleD.getTime()%8673806982)+Math.random();var casaleU=escape(window.location.href);var casaleHost=' src="http://as.casalemedia.com/s?s=&#039;;document.write('’);
// ]]> // //


Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: