jump to navigation

Para empezar se puede hablar de una literatura femenina o mas bien de una literatura escrita por mujeres? entrevista por mariuxi león a carmen váscones julio 27, 2010

Posted by carmenmvascones in develar y revelar., Para empezar se puede hablar de una literatura femenina o mas bien de una literatura escrita por mujeres? entrevista por mariuxi león a carmen váscones.
trackback

*Para empezar se puede hablar de una literatura femenina o mas bien de una literatura escrita por mujeres?

Me voy por lo segundo, hay escrituras de hombres y mujeres, así  como la humanidad es posible, solo entre el encuentro de un hombre y una mujer, la historia carnal del nacimiento, luego otra cosa es hablar y ser hablado desde ese lugar del que se parte.  La vida de cada ser humano está tocada por el lenguaje antes y después de dar el primer llanto de libertad dependiente.

El límite de una literatura y su enlace con la ficción la gestan significantes que construimos y destruimos en ese descubrirnos como humanos, solo el humano  desea ser distinto y diferente frente al espejo del reconocimiento.

La literatura es un abordaje en falta, es una verdad para cada uno, es un decir posible, es un enunciado donde se juega la angustia su lugar en el ser y no ser, entre el autor y los personales, entre la palabra que provoca insubordinación y pases a pensamientos irreverentes, esto es, crear y creer otras posibilidades sin miedo a sentirme sitiado o acorralado por atreverme a oponerme, por reinvindicar la vida sobre toda servidumbre, por asumir la negación al sometimiento o  a la esclavitud de callar lo que debo decir, develar y revelar.

Cuando era niña ya tenía la rebelión, recuerdo, en casa, me atrevía a cuestionar, ese puesto de hija, recuerdo una  enviada al infiernillo por parte de la monja cuando estaba en la preparatoria con mis primeros 5 años,  me preguntan carmen las vocales, respondo a, e, i, o, u, el burro sabe más que tú, hasta ahora suenan las risotadas de las niñas en mi memoria, era un jardín solo para niñas, y también el rostro rojo como ají de la superiora acercándose y cogiéndome de la patilla, enviándome al cuarto oscuro por malcriada, y este juego, todos los niños los decíamos en el patio, estribillo de aparente libertad y pruebas de desafíos, como los primero No de los niños, cuando son dueños de su palabra, y pueden controlar sus primeras deposiciones sin obligaciones a hacerla cuando la mamá impone la hora y hasta el cómo, la lucha en el escusado, de no entregar las mierdas o estreñirse hasta correr el riesgo…, más claro, hay una historia personal en tiempo espacio y experiencia propia que designa un habla y sujeto.

Por lo tanto la literatura que hacemos los hombres y la mujeres tienen que diferenciarse de los excrementos y de las basuras; por lo tanto, hacer un texto implica tomar una posición, a mi parecer de insubordinación a la represión, de desenmascarar al miedo, de salir de lo aparente, de recrear la verdad en falta, de protesta, de darle lugar y cuerpo a la belleza, de contar el horror para que no se repita, de poner un pare al crimen con el lenguaje y el amor.  Creo que hay que  devolver la palabra a la intimidad de la esperanza, y la utopía de un deseo que resiste a ser exterminado.

La literatura es vida.

*En ambos casos qué diferencias hay? Cómo es el discurso femenino?

Le adjunto el texto y ahí están las dos voces, la masculina y femenina como hablaron en mí y como las traduzco en mi búsqueda y hacer….va en adjunto el texto las voces quedieron vida a la imaginación…

Los temas tratados en un principio por las mujeres estaban vinculados un poco más al deseo de ser escuchadas, al respeto de sus derechos, a la búsqueda de la igualdad, entre otros. O al menos así lo expresaba la literatura elaborada por personajes como Virginia Wolf por ejemplo, ahora esa temática ha cambiado o se mantiene?

Pero la igualdad aniquila… y no es en  relación al poder y lo ecónomico, porque este tema entra en el intrercambio y plus a dónde.

El equilibrio es frágil en cada uno y una que procrean y engendran la vida y la muerte.

Y entre estos extremos la palabra sin supresión.

Es irónico, aparentemente la mujer siempre está hablando, cuando es madre, cuando está siendo abordada en el amor, cuando cocina, cuando la abuela cuenta su punto discordante frente a los destapes de las nietas o ese decir de los tiempos diferentes, que en el mío ni que decir, siempre hay una ruptura.  Lo importante es el papel, función, y singularidad que se juega en cada época, el traje, el oficio y lo permitido, siempre hay un velo de por medio, que aparenta ocultamiento.  Hay que diferenciar las escuchas entre esa igualdad imposible.

Soy de la idea que tanto el hombre como la mujer se pugnan el poder, el quiere dirigir, ella cree que lo dirige, el cree que gobierna y lleva la plata y es ella la que pone y quita las papas de la cocina y sale a trabajar y ahorra; la cuenta bancaria de los bolsillos de un hogar están en pugnas  y se prestan al juego de un mercado de ofertas y demandas inservibles.

La humanidad se desborda entre políticas, globalizaciones y exterminios de barbaries.

Es una tarea del género humano, de hombres y mujeres dar espacio a la verdad en falta, según el psicoanalista Lacan dice “la verdad está en reabsorción constante en lo que tiene de perturbador, no siendo en sí misma, sino lo que falta para la realización del saber”….

*La mujer contemporánea utiliza la literatura, en el caso de elaborarla, como un aspecto testimonial o como una forma de otorgarse voz propia?


Depende, cual sea el protagonismo y conducción del puesto de “emancipada” que se juegue la autora en su escrito y en la vida cotidiana.

Me gusta lo de voz propia, los textos son testimonios de que lo humano se inscribe más allá de nosotros, por lo tanto, la vida es lío ajeno, propio y con el prójimo próximo, a veces un litigio con el deseo.

Y sin embargo es creación, donde la palabra no se amolda al lenguaje, es un movimiento del caos y del orden dentro y fuera de lo  gobernable e ingobernable: la libertad y su límite frente al tabú, al incesto, a  los deberes y derechos.

La ley no soy yo, la ley es una función en nombre de la vida no para uno…

Para mí la literatura nos recuerda la revolución de la verdad, esto es, habla a pesar de la represión y de la alineación, y puedo decir hasta del  opresor.

No me someto a ti, esa es la virtud de una literatura renovadora y libre de compromisos con la complacencia del servilismo.

La creación literaria es un sujeto de antítesis, no se doblega al desaliento ni a la agonía que produce la máquina de la represión o el miedo.

La hipótesis de un espanto indestructible se lo aborda en la creación, se come al fantasma.  La identidad con la muerte nos lleva a la nada.

De mi parte no me identifico con el amo ni el esclavo.  La escritura es perseguida…

La muerte no retorna, la vida sí, torna el retorno.

La utopía de ser otro con el otro, sin el desprecio de la conquista psíquica sobre el uno con el otro o sobre los otros.

El otro no puede descontar al uno.  Uno no es cero, por lo tanto la humanidad no se reduce a instintos ni a necesidades.

Habla, por eso piensa, y eso es peligroso, por lo tanto tarea del escritor es quitar el bozal y los grilletes de las ideas.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: