jump to navigation

HUGO SALAZAR TAMARIZ (1923,Cuenca) julio 26, 2010

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
trackback

HUGO SALAZAR TAMARIZ (1923,Cuenca)

1

El hombre

Hay que pegarle al hombre darle duro

con algo duro ímprobo tremendo

para que diga:

acepto

estoy conforme.

Es preciso correr hasta las llamas

y traerlas intacta

para quemarlo como a la paja

como a los colchones pestosos

como a la maleza.

Es necesario

imprescindible

acudir al acero

y sobornarlo

hasta que tenga forma de cadena

hasta que apriete

hasta que duela mucho.

Hay que conseguir piedras

muchas piedras

de variados tamaños

todas llenas de aristas de puntas de heridas

para moler al hombre

cuantas veces pretenda negarse

decir:

No,

¡quiero justicia!

Hay que inventarse armas  tratados  protocolos

destruir sus casas sus hijos sus proyectos.

El hombre es peligros

hay que cortarle las uñas

desnudarlo

mermar su aire  su agua  su venida.

Desde que apareció sobre la tierra

caprichoso

incomprensible

tenaz

insoportable

negase a decir:

estoy conforme

acepto.

II

Siempre ha estado de pie gritando

acalorándose

imprecando

y queriendo las cosas de la tierra.

No es posible dejarlo libre

hay que amputar

no sus piernas

no sus brazos

sino su voluntad  su fe   su orgullo

de qué havalido decapitarlo

quemarlo

lapidarlo

siempre reaparece intacto

exacto

ceñudo

o tarareando.

¿No es posible crear algo más duro que la piedra

más fuerte que el acero

más estrecho que la tumba

más lejano que el exilio?

Si persiste en volver

inmediatamente después de la matanza

Apenas ha sido derribado

después que lo cubrieron el suelo

tan luego como lo hicieron triza

es indispensable entonces

¡reunir toda la ciencia y castigarlo!

¡Que no se vea más

en parte alguna

su huella…!

Hay rlo como a los avestruces

tirarlo por la borda

como los muertos imprudentes

pisarlo reiteradamente

como a las colillas peligrosas

esconderlo

como a los parientes idiotas

meterse en los extremos y buscar

desesperadamente

un antídoto contra el hombre.

¿De dónde habrá salido ese ser

único en el planeta

que puede volverse loco

reir

creer en dioses

opinar

discutir

reclamar

durante siglos

discurrir

reunirse

y repetirse a cada instante?

Lo malo

anonadante

es que nadie ha conseguido

hacer que diga

acepto

estoy de acuerdo.

Nada lo ha detenido

Ni los dioses

ni la muralla del sonido

ni los celestes hongos infernales

ni los viajes siderales

sin peso

ni los profetas

ni la constante muerte.

Va consiguiendo todo

poco a poco

pero todo cuanto ha querido

y hasta lo que ha soñado

o amenazado.

¿Y si después de haber inventado algo

más total que el silencio

más duro

que él mismo

reaparece?

¡Este es el gran peligro

supuesto que si vuelve

como ha de volver

nunca conseguirá nadie

que diga:

acepto

estoy conforme…!

2

El elogiado

I

Él era un hombre  sobre un montón de llanto

divisaba a los lejos una llamita azul

y nunca supo si era ilusión o la distancia.

Jamás sonreía en las esquinas

ni acariciaba en público la cabeza a los perros

a los niños ni a los programas.

Tenía un rostro lento de mueble arrinconado

de escalera inconclusa

diariamente se ponía esa mirada que aprendió de chico

ante un mundo de cosas intocables.

El era un hombre con bolsillos vacíos

con solapas venteadas

con una cicatriz

con una historia desnuda como un cirio

y con un filo de soldado en guerra

se hizo íntimo amigo

del cacao

de una mujer con lágrimas

de una columna trunca.

Él miraba la vida con un ojo cerrado

una sed de fermentos

de moldes y de hurtos.

II

Él era un hombre listo para vivir

y estuvo en el umbral

nada más que mirando

nada más que esperando

-como el ojo de los lagos

o como los tabacos apagados-

Jamás comprendió nada

más allá de sus manos

más acá de sus pasos.

Era oscuro como una garganta

articulado como una palabra

divisible como una cantidad

pobre como la piedra como la piel

o las puntadas.

Una vez le gritaron y desde entonces
siempre otra vez le cansaron

y desde entonces todo le pareció cansancio.

Solía quejarse a media noche

como deben hacerlo los fósforos usados

los fatigados naipes y las mesas inútiles.

Preferiría contemplar las paredes a las estanterías

preferiría a las baldosas que a las panaderías

desconoció el acento las comas

los puntos suspensivos

los titulares y la ropa interior

nunca supo de los reconstituyentes ni antibióticos

de las reservaciones de los pases libres

ni de las hipotecas

Él era un hombre liso  escueto   deprimente

como las solicitudes o las tumbas.

Una ocasión asomóse hacia adentro y tuvo miedo:

¡Qué frío esta su túnel desusado

qué tiniebla

que cantidad de cosas

sin pie sin cabeza…!

III

Él fue el elogiado en el sermón de las montañas

el mismo que ha muerto cien mil veces

los números impares.

Fue puesto de modelo y lo mataron

le hicieron centinela y lo apresaron

le pusieron vestidos y amaneció desnudo

como un clavo le agregaron la risa

y lo lloraron durante veinte siglos

era un corazón y todos lo ignoraron

parecía un portal y todos lo evitaron

semejaba una moneda y lo dilapidaron

parecía un color y lo tiñeron

sabía cosas tenues y lo hallaron amargo

era como un tremendo sacrificio y se rieron

era como el mar y le voltearon las espaldas.

Sentado en su columna trunca

acostado con su mujer en lágrimas

charlando con el cacao intacto

vivió y murió de fechas

y de camisas remendadas.

Solamente la muerte no endureció ni falseó

su tenue hogaza

y sin embargo

Él

fue el preferido

en el Sermón de la Montaña.

Comentarios»

1. Gladys Andrade Zurita - febrero 19, 2011

Un gran poeta. Tuve la suerte de tratarlo. No sabía de su grandeza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: