jump to navigation

Junto al resplandor de la mascarilla celebrando la velada de la vida. Plumas de pájaros caen. La pequeña se hace una diadema. El candor de la belleza se parece a un paisaje dibujado por las manos que no saben del jornal. Para qué apurar los pasos de púber si solo quiere vivir lo que le toca. Que después la cosa se pone cargada de plusvalía y la realidad aparece amurallada. Cuánto espacio se necesita para vivir, dormir y morir. Por ahora cuánto calzas. Eso ocupa tu equilibrio y andanzas. Vete con cuidado para que no te empuje el trepador del oportunismo. febrero 5, 2010

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: ,
trackback

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: