jump to navigation

velo descubierto el desierto del amor. Polvareda de soledad. El camello se pierde en la prontitud de la sombra. Quien camina sobre el oasis y desentierra la lluvia. El río subterráneo yace escondido. Teme perecer en el encuentro. Teme lo sequen. Aguarda la rapiña el cansancio. Los caminantes cubiertos cantan el eco de la duna. Las ondas parecen cintillos del tiempo descamado en la piel que se encoge en el trajín. febrero 2, 2010

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags:
trackback

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: