jump to navigation

el delfin que comía los miedos dejó una emoción inexpresable a la infanta que recuerda un sueño en el trozo de la voz que chapotea en el fantasma que se desvanece. La niebla se extingue para dejar ver el rostro nítido de la pequeña que dibuja en la bruma de un corazón partído. Con su borrador desaparece los bordes del hastío. La luna le recuerda no borre la felicidad. Ella le contesta, soy mi propio borrador, colecciono borras para que no se gaste antes de tiempo el borrador de la vida que nunca se pasa a limpio. Solo limpio lo que no es mío. Se miraron y dejaron un guiño en la sombra de un yo que se envuelve en la piola del trompo que tropieza con el tiempo. A jugar se ha dicho sin trompones tun tun tun pon tú el siguiente juego diciembre 30, 2009

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: ,
trackback

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: