jump to navigation

LA MADRE, por carmen váscones mayo 10, 2009

Posted by carmenmvascones in artículo, feminismo, genero y sexualidad, la madre por carmen váscones, política y mujer, reflexión.
Tags: , , , ,
trackback

No se está obligada a ser madre, pero una vez que se trae un hijo, y se pasa a ser mamá y se asume en esa nueva función ¿qué?

Claro, el hijo no pide venir.  ¿El indeseado?

La mayoría de los casos llegan,  sin ser pensado, en un descuido, en un pretexto, en una justificación.

Nausea, antojos e impaciencia.

En un encuentro sexual que no era precisamente para engendrar.

Se supone que para que haya una mamá tiene que haber un espermatozoide de alguien, un papá, un hombre y una mujer haciendo de progenitores en un hogar de una familia constituida o no.

La realidad nos dice tantas otras cosas.

El niño actúa de manera increíble en la película Slumdog Millionaire, en la realidad no tienen a ningún sitio dónde ir, por ahora  están sentado bajo la calle, el sol no los conmueve, los quema, lloran.  Y los millones que da la cinta no puede acaso, ¿la actuación, acaso, fue gratis por parte del niño?, y qué de los derechos de la infancia solo una tarima de propaganda mundial.

Hambre, sed, y soledad.  El buitre está cerca de la presa infantil, solo esperando que acabe el último aliento.  La foto es premiada.

El Oscar a la mejor película y a la mejor vida qué.  Inestable el personaje en el cuerpo que tiene hambre y desamparo…

La vida es una fiesta y una felicidad para quién.

Matrimonios conformados y estables los hay pocos, que no llegan ni a la mitad de la población del país.

De ahí tenemos madres jóvenes solteras o divorciadas, madres viudas, madres maltratadas por sus convivientes con promedio de 4 a 5 hijos, madres abandonadas con sus vástagos, madres unidas y vueltas a casar. !Y qué Papelones!

Mujeres en sus mayorías trabajadoras dentro y fuera del hogar.

Madres al fin, luchando, sobreviviendo, enfrentando la “dificultad de vivir”.

Asumiendo solas a los hijos la mayoría de las veces, con problemas familiares llenos de dolor y heridas que demoran en curarse y que muchas veces los hijos son afectados en esa cadena de humillaciones y desasosiegos.

Aún así,  el hijo ni inútil, ni rechazado, aceptado con generosidad o a regañadientas como símbolo del lugar o del desquite.

-Quitate de mi paso-  Quién dice a quién

Evidencia del  lazo misterioso del amor o del odio humano viviente.  Cuerpo luchando por no dejarse morir.

Madres desde muy jóvenes por experimentar, conocer o escapar de sus entornos se enfrentan a coitos y embarazos, por ignorar o desconocer la responsabilidad con su cuerpo.

Por no poder decir no quiero, por temor a sentirse rechazadas, por no atreverse a decir aún no hijos, se ven obligadas prematuramente a ese rol.

Y no es sólo asunto de condón, de la regla natural o del pecado maoseado en nombre de dios.

Es importante replantearse que la mujer no sólo ha nacido para traer hijos, por el solo hecho de tener  un útero, y todo lo que connota lo femenino, sino para construir y hacer su propia vida, proyectarse con otras miradas en el espacio social.

Hombre y mujer piensan, pero al rato de la hora, la materia se contagia de pasión.

Luego, pienso que no fue mi culpa, quizá tuya…

Y los hijos no abortados enfilan los destajos del tiempo.

“Las trampas de la fe”  confiesan, la peste de la pasión arremete, el amor crucifica, el soldado regresa con la memoria reventada, el obrero y el peatón común hacen fila para todo.

La soldado tiene una flor en la mano, la otra un hijo muerto, el hombre cubre con su cuerpo a su hijo para que los disparos no lo toque, la novia y el novio sonríen ante la eternidad de sus miradas…

El capital de vida agoniza en la cuenta del usurero.

Una madre jamás podrá ser padre ni ocupar ese puesto cuando él  brilla por la ausencia por abandono. Ni suponerse las dos tareas.

Ella no puede ni debe suplirlo. No hay disfraz, ni pretexto para encubrir la no presencia del progenitor ausente.

Es importante preguntarse sobre la afirmación como dicho popular que se adjudican muchas mujeres en la casa, cuando creen suponer que son padre y madre a la vez.

¿Qué significa esto? ¿Acaso, hacerle saber a lo mejor al susodicho que no se lo necesita para la crianza del vástago?

Tarea de excluir lo incluído o de incluir lo excluído.  Aborto, fantasma, delirio y muerte la palabra que no encaja.

¿O es el desquite en el que se trata de anular la paternidad, presencia y existencia masculina por completo?

¿Qué dicen ustedes madres abandonadas?

El hijo se siente no amado cuando el hueco no cabe en la palabra.

¿Por qué enredar a los hijos en esas rencillas?

“Desde que queda embarazada, la mujer descubre el sentido de su responsabilidad con relación al pequeño que ha de nacer.  El padre no es dueño de su descendencia  sino porque la madre lo dice. 

 

Cualquiera sea su rol genitor (o adoptivo) el niño no lo reconoce como amo, querido y respetado, más que si la madre lo estima y acepta. 

 

Esta fragilidad del padre a los ojos social indeleble; de afirmar su fuerza y su derecho sobre sus hijos”. Francoise Doltó

Entonces, el privilegio en su opción es sólo de madre. Y dejar ese espacio paterno con lo que le corresponde, esto es, un puesto irremplazable donde alguna vez tuvo un lugar, una cita y un final no feliz.

Colorín colorado el cuento no ha acabado, en mi historia empieza así:  Había una vez …

A lo mejor, de un padre fallido imposibilitado de adjudicarse e integrarse en la función de la paternidad comprometida. Y de una mujer que en la  memoria se le descose la palabra maternante.

Es preferible al niño explicarle la ausencia del progenitor en su hogar para que viva sin falsas expectativas y pueda asumir su realidad y convivir con la ausencia.

“El ambiente creado por las mujeres elabora el valor de la vida, del amor y de la muerte, en el curso de las indelebles experiencias de los primeros años. 

 

Aún más,  de la fuerza real de la madre que el padre ha elegido –cualesquiera sean sus derechos cívicos individuales aparentes-  depende la salud afectiva de los hijos”. Francoise Doltó

Las mujeres son fuerza y conductoras del hogar, lo mismo que las tareas y disciplinas que se confunden con castigos y amenazas.

Se aprende a ser madre y se aprende a ser padre si no saben como, hay que pedir ayuda. ¿Y se aprende a ser hijo en ese nexo con fallas humanamente hablando?

O sino, observemos y escuchemos cuando el látigo cae, el alarido espanta, cuando el niño se cuelga en la nada, o cuando es encontrado el feto o el recién nacido por ahí…

En estos tiempos, hay muchas instituciones al servicio de las madres, la familia y los hijos.

Conocerse como una mujer protagonista de su propia vida también es realizador.

Como  defensora de su familia es fundamental.

Del dicho al hecho no hay borrón ni cuento nuevo.  Quién cuenta lo que pasa.

Como ciudadana participante en su compromiso dentro de la comunidad para construir una sociedad menos violenta dentro y fuera del hogar es un  reto.

Bueno, estamos aquí para celebrar el día de la madre de todos los días, donde ellas amamantan, abrazan, aman,  acunan, cantan, cocinan, juegan, sonríen, descansan, hamacan, peinan, bromean, conversan, acompañan, sueñan y mucho más.

Cuenta a papá de mí cuando él no me ve.

Se enorgullezca de mis logros cuando se entere .

Si no está papá viviendo con nosotros déjame verlo.

No te desquites conmigo lo que es con él.

¿Y si mi madre no está con quién cuento yo, tal vez con …

Un hijo recuerda a una madre que ha echado raíces en algún lugar de la tierra.

Un hijo recuerda a un padre que ha depositado la semilla de pertenencia inconfundible en el vientre femenino.

Un hijo se recuerda a sí mismo continuar en la aventura de su vida.

Habita y deshabita la sombra del sol.

Partirá hacia algún lado sin perdar la belleza de la luna

Un hijo acaso es la casualidad de una ilusión, una desilución, una trinchera, una tregua, un secreto, una coima, un chantaje, una renta, un saldo en contra, un algo de mí, de un  amor  fallido, a construirse, por verse día a día.  Un hijo es un sujeto de deseo con memoria propia ajustàndose al tiempo que le toca vivir…

El eclipse es bello si no es eterno.

El amanecer  embriaga si no es eterno

El ocaso fascina si no es eterno.

La mortalidad es eterna y asusta.

Y sin embargo en el cuerpo se cumple el destino de toda una vida.

Un hijo no es un padre, ni un marido.

Un hijo es un deseante ser que tiene historia y nombre propio. Un hijo crea y recrea sus recuerdos, olvidos y silencios.

Su vida es resultado de un encuentro de dos en un momento de dos vidas que iban hacia algún lado.

Despidámonos de estos progenitores que fueron y son ahora ¿qué?

Pero, no sin antes dejar  estas preguntas:

¿Qué es un hijo para una madre?

Y ¿qué es una madre para un hijo?

-¿Dónde está mi papá?

¿Quién es?-

¿Quién es mi mamá?

-Dímelo-

¿No es sólo engendrar?

-No me preguntes quién soy-

-Te crié-

-¿Eso  basta?-

(Algo de mí es  y  algo no es).

-Y esto no tiene nada parecido al amor  ni a todo lo contrario-

¿Alguien puja?

El llanto.

Cortan el cordón.

– Nació un  infante.

Algún día será…-

carmen váscones

5/2003

Comentarios»

1. JVM - diciembre 17, 2011

La madre si puede suplir los 2 roles-lamentablemente no conoce personas asi, mi madre es una de ellas… LA MEJOR DE TODAS

carmenmvascones - diciembre 18, 2011

me alegra que tenga una mamá luchadora, y que la ame, una cosa es trabajar por dos, y otra es ese lugar que tiene la existencia de un padre que engendra, con o sin involucramiento de responsabilidad funcional, y/o un padre que existe a pesar de la ausencia, que da un lugar a una triada: el nexo filial funcionando como familia asumida; cuando no es el caso, a veces la función la suple un tío, un abuelo… pero, ese “espacio” para signicar una autoridad se legitima no en la oclusión del innombrable, es un hombre que engendró un hijo o hija y estaba como “discapacitado” para enrolarse en esa tarea que lo ubica como papá. Un hijo o hija habla de un padre en la relación… si no está… igual va a tener un puesto de significancia o insignificancia según la historia…

gracias por escribir a este espacio e interesarse y cuestionar…
carmen

Judith Vásconez - diciembre 20, 2011

creo yo que el amor de una madre no se puede reemplazar, pero el de un padre es más fácil, tal vez por la unión del cordón. El espacio está pero hay un Padre que lo puede todo y es Dios, y si suple todo dolor, rencor, resentimiento…
Bendiciones

2. JVM - junio 12, 2012

Hola otra vez, que gusto conocer de su nuevo poemario OASIS, como podría hacer para adquirirlo y tener su firma… Bendiciones

carmenmvascones - julio 2, 2012

habra una presentacion en guayaquil y lo podra adquirir, en la casa cultura de quito lo venden en la libreria

Juditty_415@hotmail.com - julio 2, 2012

Ok gracias, siga Cosechando éxitos. Bendiciones

carmenmvascones - julio 3, 2012

hola judith, tienes un nombre muy bonito, me gusta mucho, se me ocurre de pronto nos podemos ver en guayaquil, y te doy el libro, llamame a este numero y coordinamos, te parece, además tienes apellido vasconez, de pronto estamos conectadas con el universo y no lo sabemos, te abrazo fuerte, c


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: