jump to navigation

LA IMAGEN SUSTANCIAL DE OMAR DÍAZ VARGAS mayo 9, 2009

Posted by carmenmvascones in ecuador, LA IMAGEN SUSTANCIAL DE OMAR DÍAZ VARGAS, poeta y narrador.
Tags: , , ,
trackback

En la brevedad de la palabra  hallamos el mundo de micro cuentos; prosa  enlazada a la frase, habitante de la historia que cuenta, y a ratos verso que desmadeja el nudo de la realidad tocando los límites de la psique y de la tierra donde la sombra abraza “diálogos de piedras”. 

 

Contar de contares que revela el sentido cifrado de la boca del narrador, artífice y armador de  las acciones de sus invitados en el escenario de papel, allí cruzan andamios de sueños, jardines de espejos hacia otras vidas y otros hallazgos.

 

El lugar de la historia anota los acontecimientos y salva la memoria de los escombros del olvido. 

 

La imagen cuenta de sus otras voces, el movimiento del lenguaje parece un río orillando marimbas y recuerdos. 

 

Las palabras no se dejan lapidar ni sepultar por las manos del autor ni por los ojos del lector. 

 

El personaje arriba náufrago del tiempo, ajeno al contexto, enamorado de un nombre, investido de circunstancias que los inscriben al orbe de su existencia que lo sujeta a ser por un lado y por el otro que lo empuja a salir, a dejar de ser. 

 

En las arenas de los sentidos se enfrenta consigo y con el desemejante, quiere  “un nido de palabras”, esas “que no han encontrado asidero en ninguna parte del mundo. 

 

“La amada acoge su soledad y olvido desde un nudo de golondrinas (que) saltan  de sus pechos florecidos” deja fluir la voz  que es amamantada por el milagro femenino donde la muerte no lo puede rozar en el ensueño del amor, solo ofrecerle un leve sufrimiento de placer, espera y conjuros de persecución  dentro de “un plano original”.

 

Sigo hojeando los actos de los escritos y me encuentro con  la cazadora de la vida dándose felicidad macabra. 

 

La cabeza intacta del encantado es atrapada como una idea lanzada al viento y devuelta como una “mirada impaciente”. 

 

Chorrean  gotitas de sangre en el texto, la asesina sigue absorta, la cabeza de la victima fascinada y perpleja yace en sus manos (del cuento, la muchacha cazadora)

 

Y ahora como si estuviese en una pista con tenue luz y girando en los brazos de un bolero empecinado en repetirse con su tema para bebérselo como golpe de trago y convencerse de que algo pueda cambiar la ruleta.

 

Sin más gira el disco de la oración, “cuando vuelvas sin mí” pero el eco del ebrio solitario en su pasión y angustia pareciera contestar “tu vas a venir a levantar otra vez a esta vida que se está muriendo”, pero…

 

“Este relato no morirá.

 

Amanecerá en el canto de los pájaros y los gallos” (De un cuento triste)

 

La voz narrativa es precisa y sencilla, su vuelo y fuga aparece, se esconde y escampa en la imaginación. 

 

El acto del verbo atraviesa el tiempo y arrastra con él los hechos y desechos de todo un recorrido en los mundos reales e inventados de testimonios deambulando conversaciones en la soledad, en el destierro.

 

Y algo posible y parecido a lo que uno quiera.

 

En fin la historia no acaba en las imágenes cerca de las palabras.

 

Siempre habrá otra opinión.

 

carmen váscones

18/7/2002

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: