jump to navigation

AUGUSTO RODRIGUEZ MIENTRAS ELLA MATA MOSQUITOS mayo 9, 2009

Posted by carmenmvascones in artículo, augusto rodriguez mientras ella mata mosquito, reseña.
Tags: , , , ,
trackback

Su primer libro lo engendró y paternizó en Santiago de Chile.  Su encuentro con la lectura  y poesía está marcado por íconos de América, como Neruda, Rojas, Parra, otros. La lista es una aventura al encuentro de su propia voz y letra. 

 

Su otro saber, esa literatura que hace que se escriba diferente, que ubique el sentir y el pensamiento en otro orden de la vida dentro de ella misma. 

 

Ha elegido la palabra que va haciendo y haciéndolo, ésta, “su vida arte a cada paso”.

 

También los poetas de su patria radican en su memoria.

 

Cazón es su estela en la  identidad de una metáfora en las “venas abiertas”  de América.  La emigración de la vida muta su raíz en sueños propios y ajenos.

 

El río de su escritura desborda la soledad de su pasión.  Inventa un circo para no dejarse decapitar por la realidad ni los imaginarios bufonescos.

 

Su porvenir es un presente donde no cabe la muerte. 

 

Y si ésta existe, será un suicidio olvidado en el cuerpo femenino,  acaso en ella dentro del otro o la otra palabra que se rebela y enfrenta a aquella: la poesía, para que las “huellas digitales” retomen  al poema, donde el autor remarca: “este poema que escribo/  nunca acabará de escribirse”.

 

El cauce del yo del poeta es parte y contraparte,  es poder e impotencia, es renuncia y lucha.  Es monotonía y vigilia entre principios y fines. 

 

Es el ocaso de la nada en la grieta del mundo que gira entre un  “yo, moribundo y ciego” y entre “dos emigrantes que se encontraron en un país/ distante que sin saber cómo ni cuándo adoraron al amor/ como a su propio dios”.

 

El poeta pone un bosque en la decadencia del alma, -va metamorfoseándose:-  “paso a paso/ directo a las hojas frías/ que me esperan/ donde me transformo/ poco a poco/ en una oscura letra inadvertida”.

 

Compone y descompone la expresión lúdica del verbo poético. 

 

Trabaja con lo ordinario y aparentemente trivial.  Lo abstracto es un divertimento existencial de libertad y nudos dando un sentido útil al  todo y a la nada en la cuenta de los desaparecidos y perdedores  en la red de la ilusión donde el verso crea y destruye puntos de partidas. 

 

La poesía de Rodríguez, es una nostalgia erótica, es un paraíso que no soporta ni le interesa.  Es “un salto al vacío”. 

 

Es un Edén objeto del deseo  “escapando del purismo”, es un sujeto huyendo de Dios desde  “el principio de la vida”.

 

Contradecir y desdecir lo humano y su tortura mortal: anhelo de inmortalidad, que reconoce, que recuerda mordazmente la atadura de la piel con la memoria: el invento de la llama regodeándose en la escritura en “blanco y negro”. 

 

“Eres el origen del fuego/ y yo tan sólo soy: / el paisaje de tus cenizas/”. 

 

¿Qué queda de la memoria en ese contragolpe de espejos rivalizando la chispa inicial?

 

Nos dice en uno de sus poemas “aún la vida es placentera”, “aún vivo, sueño, amo/ de esto estoy seguro”.  Y tal, es así.

 

 “Hay que llegar a morir/ el mañana es nada”, qué importa si toda antítesis sabe que,  “sé que voy a morir” y quién no está seguro que,  “de eso también estoy seguro”. Luego antes de lo que sea que irrumpa lo hará tesis de salvación para ese “futuro que no existe”. 

 

¿Qué  se propone este joven poeta en el intervalo de la letra y la vida?  La elección es una entre dos opciones. Y  entonces, “vivo, el vivir”. 

 

El cuerpo es una síntesis de la espiral sin hipótesis. 

 

La comprobación de la contradicción parece un ser barajando la existencia  de la materia entre células, sonidos e imágenes.

 

Ha elegido con gusto Augusto no quedarse fuera del tiempo. 

 

Se ha dado un espacio en el hogar del presente.  Cohabita la prisa. La imagen se detiene en la sombra forastera de la gravedad de la mirada. 

 

Residuo en la voz: “deseos sinceros” para transformarse, para vivir sin escrúpulos.

 

Convive la palabra “tiempos inexactos”, allí la cotidianeidad muestra su contrapartida.  Las dudas de la humanidad entre ironías, amores frustrados y humores. 

 

Algo así como vive la vida aunque mañana te mueras. 

 

Y quién no lo dice lo hace verbo sonoro, eco despiadado, reflejo fastidioso, abulia desacralizando la materia, y quien lo dice en ese canto se vive solo una vez y  “esto es todo y es la nada”.

 

Y sin dar mucho la vuelta al mundo, la psique en el ágora de su memoria revisa a la intrusa y no invitada, a esa invasora que de golpe quiere ser la propietaria del guión que está en el camerino del alma. 

 

El espejo la repudia, la engaña, la hace creerse bella, le pone un cascarón, pero hay de quien se mire  en el tocador y se sienta atraído por esa autocomplacencia. 

 

Es inevitable, algún día, “la muerte como un vecino fastidioso/ nos interrumpirá la fiesta”, el sueño, la pesadilla, algo. 

 

Por eso la mudez  de la inercia dentro de lo mortal tiene que expulsar al miedo con música y versos malditos, con metáforas sin dioses, con voces sin edén. 

 

 

Habla. “Hablo: alguien habla por mí”.

 

La revolución de la masa no resuelve el avatar extraño y vecino que acontece en el campo de todo cuerpo orgánico, claro, que para aquel  que usa la palabra  esto se le vuelve “angustia y temblor” cuenta, saldo y deuda. 

 

Silencio y pasos. 

 

Sale el hijo de la “esperanza” a encontrarse con el espectador del bumerán “si tan solo el hombre”/ pudiera”… 

 

Luego, otro rato, descriptible e indescriptible.  Tan solo, tan “a quemarropa sobre la multitud, con absoluta sinceridad. 

 

Toda  razón humana insuficiente de autenticidad escarba en el ombligo de la muerte la  semejanza con la vida.  De eso nadie se escapa.

 

Sobre todo, “buscándose en esa originalidad que  permite una identidad como creador”, así lo dice uno de las grandes voces del territorio ecuatoriano, nuestro poeta Cazón.

 

carmen váscones

14/11/2004

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: