jump to navigation

Libro, lector, lectura y experiencia de la vida mayo 30, 2009

Posted by carmenmvascones in hijos y padres lectores, la experiencia lectora y la vida, lectura y creación, libro, maestros, maestros lectores, padres y alumnos lectores.
Tags: , , , , , ,
add a comment

 EL USO DE LA PALABRA Y SU ANIMACIÓN EN LA VIDA DEL SER

 

Para que se conviertan los participantes en lectores creativos, que lean para sí y para la  convivencia social, para obtener y facilitar respuestas para la vida práctica, simbólica, creativa y social.

 

Para que pongan en marcha la imaginación; para que recreen la aventura de la vida que cada uno porta.

 

Para que se introduzcan en el mundo de la lectura recreativa y a la vez se creen el hábito o la costumbre de hacer y conllevar un sujeto lector.

 

Para que tenga  un lugar o espacio para convertirme en lector. Para dejar que nos habite la palabra.

 

Para modificar la idea de que la literatura es sólo un material de estudio y de tarea con comentarios de textos, o  resúmenes o de fechas y biografías de autores.

 

Para reflexionar sobre los distintos espacios y estrategias para la animación a la lectura.

 

Para adquirir estrategias y recursos, con los que se pueda animar para que los niños, jóvenes y adultos lean con mayor regularidad y en forma sostenible.

 

Para intercambiar experiencias de animación a la lectura.

 

C

 

LO QUE SE QUIERE PARA LA COMUNIDAD, LA EDUCACIÓN Y LA FAMILIA: leer la vida sin que el cuerpo sea una letra muerta

 

Maestros:

Replantear el tradicional concepto de que el maestro enseña y el otro se educa.

 

Se conozca qué es un libro, cómo nació el libro, que había antes cuando no había el libro, por qué su importancia. Clases de libros, cómo está compuesto un libro.

 

Es el único responsable para ubicar un libro propicio y preciso de acuerdo a inquietud y necesidad del niño y del joven.

 

El maestro es fuente y mediador para acercar al estudiante a la lectura y despertar pasión por los libros. De ayudarlo a mejorar su léxico.

 

Debe portar y despertar capacidad lúdica  a partir de sueños, fantasías, figuras, imágenes, músicas, pinturas, esculturas.  Apropiarse de la minucia de la  naturaleza misma.  La vida en toda su complejidad y simpleza.

 

Practicar composición creativa, redacción, síntesis, resumen.

 

Diferenciar las funciones de los medios de comunicación.  No atacarlos ni competir, sino aprovecharlo con lo que brinda, hay que aliarse y hacer hincapié en las diferencias entre libro y medios de comunicación.

 

Rescatar valores universales que están insertos en el libro

 

Fomentar la lecto escritura, La lectura y la composición como ejercicio para mejorar la redacción, ortografía, caligrafía, creatividad, memoria.

 

No planas ortográficas, ni dictados,

 

Que la lectura sea parte de los ejes transversales donde participen integralmente padres, profesores y alumnos.

 

Que se replantee la calificación, se haga seguimiento y  otras formas de evaluación al aprendizaje, que sea menos teórica y más práctica.

 

Dentro del aula que se use grabadora, se trabaje en grupos pequeños, que los estudiantes organicen las ideas, se puede dar un formato general de cómo analizar el libro.

 

Que el maestro sea un lector leyendo junto con sus alumnos, solo así la animación a la lectura será más fructífera.


Padres:

Integrar a los padres a este aprehender de una lectura renovadora e integral que involucra fantasía, imaginación, pensamientos, y al ser en su relación los otros para mejorar las interrelaciones con sus hijos, la familia misma y la sociedad.

 

Darles oportunidades de participar involucrándolos a compartir actividades en función de un proceso de desarrollo de habilidades y nuevos aprendizajes.

 

Fomentar interés por los libros y compartir experiencias de lecturas con sus hijos, convirtiéndose ellos en padres lectores.

 

Compartir comentarios de libros, películas, publicidades y programas de t v.  Fomentar análisis y crítica de lo que leen y ven.

 

Saber que hay una edad para despertar el interés y la motivación de acuerdo a lo que viven y sus edades.

 

Intercambiar criterios sobre temas de interés alrededor de la lectura.

 

Hacer una pequeña biblioteca disponible y al alcance de los hijos, sea en sus cuartos, o un rincón del libro para todos.

 

Que el padre haga un espacio para animarse e integrarse a los “hinchas” lectores y pueda contagiar y motivar al hijo y participar junto con él de la amenidad de estar dispuesto a compartir ese tiempo exclusivo e íntimo como camaradas de la imaginación.

 

Estudiante:

Estimular, reconocer esfuerzo y aprovechar los dones del niño y del joven.

 

Hacer que descubran sus potenciales y los desarrollen no sólo en la lectura y en la creación sino en su vida práctica y en  otras áreas.

 

Que el niño descubra la lectura como un placer, juego o diversión.  Solo así se sensibilizará hacia el libro de manera que este quede incorporado a su vida como un elemento importante.

 

Suscitar el deseo de una lectura individual.  El tejido de la lectura hecha entre signos escritos y la sonoridad de la palabra  borda la imaginación con los sentidos y la experiencia de la vida.

 

Facilita participación e interacción grupal entre compañeros, con los profesores y fomenta el diálogo con los padres  también. Se mejora la calidad de interrelación con los compañeros de la vida.  Participación e integración grupal.  Dominio y confianza expresiva frente al otro.

 

La agilidad se promueve  y suscita simultáneamente al desarrollar habilidades y destrezas  a través de la lectura. Igual la compresión del contenido del libro, identificación de recursos del lenguaje literario, desarrollo de la expresión oral de los participantes dentro del grupo.

 

Los logros en cuanto a la comprensión será: retener elemento relevante de la narración, captar la secuencia argumental, aprender a sintetizar, descubrir el esquema organizativo de la obra, conocer el propósito del autor y punto de vista y manera de pensar. 

 

Detectar, graficar, ver la acción y entretejido del comportamiento, motivos, roles y funciones de los personajes. Reconocer valores denotativos y connotativos, diferenciar tipos de imágenes literarias usadas por el autor.

 

Diferenciar fantasía de la realidad.  Relacionar lo leído con la propia experiencia. Captar la función estética, sentir con la obra, apreciar la obra a partir del estilo que van detectando, descubriendo y gozando del autor, incorporándolo en esa intimidad del lector con su propio estilo asomándose, dejándose hacer, siendo como otro sin dejar de ser el mismo.

 

Fomentar la expresión oral del grupo, la organización de las ideas puedan expresarlas oralmente, formular juicios personalizados,  aprender a escuchar, esperar turno, valorar y respetar las opiniones de los otros participantes.

 

La experiencia lectora fomenta un habla franca, una escucha dispuesta a gozar de la palabra, de la imaginación, de la creatividad, del acto de pensar solo y en compañía.

Anuncios

Entrevista a Carmen Váscones por Mariana Roldos, lector y lectura a nivel universitario mayo 19, 2009

Posted by carmenmvascones in entrevista a carmen vascones por mariana roldos, lector, lectura universitaria, libro y constitución.
Tags: , ,
add a comment

1.-Qué  significa  el proceso lector a nivel universitario ?

-Implica continuidad  de una experiencia, esto es, el estudiante tiene antecedentes de formar parte del mundo de la lectura, sea dirigida o espontánea, que domina el uso del libro, del diálogo y de la capacidad de análisis, crítica e interpretación.  Que forma parte de la vida lectora sea como hábito, gusto propio,  tarea compartida, disposición, animosidad, etc.

2. Si el grupo con el que se trabaja no posee mayormente desarrollado  el hábito lector ¿qué sugiere para incentivarlo ?

Primero haría un diagnóstico de la situación del grupo, para detectar los niveles de formación, de dificultades por individuo, las necesidades, los conocimientos, las carencias, las expectativas alrededor del “hábito lector”.   Ubicaría sus niveles de lecturas, disposiciones a tipos y temas de lecturas,  gustos y disgustos frente al acto de leer y estar con el libro y con su propia vida.

– Diseñaría un programa de animación y acercamiento a la lectura para formar lectores, con libros de lecturas, análisis de obras,   ejercicios de composición y creatividad, con trabajos en grupos, talleres, con exposiciones y plenarias.  Que los textos sean elegidos por los participantes de grupos.

-Planificaría metas a corto y mediano plazo para iniciados y no iniciados en el “hábito lector”.  Pero siempre integrados los dos niveles, para no crear privilegios de “dominadores de la  palabra”.

3. ¿Cómo define desde su espacio de escritor/ bibliotecaria, la palabra Lectura ?

-La lectura es esfuerzo sin forzamiento, es una cita sin obligación ni deber impuesto  Es potenciar el amor a querer, poder y saber leer. Es un reconocerse en el vínculo de la palabra con lo que dice, desdice, entre unos y otros.

Ganarse un espacio en la palabra es aprender a “luchar para tener un sitio, ubicación y puesto en la  expresión,  la propia lectura sobre una verdad sin dejarse atrapar por la debilidad, el conformismo, la piedad o la dependencia del amor sumiso o pueril frente al otro, más aún si es la relación de un niño con un adulto, al infante hay que dejarlo ser en su juego donde ordena su fábula, mito y realidades que le dicen ese eres tú o que va siendo.

La lectura es vida atenta para ser descifrada como cuerpo hecho letra, como sueño hecho palabras e imágenes, “el milagro de que palabras mezcladas con nuestros pensamientos nos traslade el mundo, las gentes…”, nos haga escuchar lo que se lee para que adquiera sentido.

Leer no es escribir.  Ya que cuando “uno lee escuchando, ¿no es la historia que está dibujada?” (Doltó), porque se va comprendiendo lo que se lee como siguiendo haciendo un camino caminando.  Un texto es una historia, “en el método, los textos no querían decir nada, eran ejercicios de lecturas…(Doltó), que sí decían algo, “eran frases que contaban algo, leer es eso, no hace falta la imagen; uno piensa en lo que eso quiere decir y puede dibujar lo que eso hace pensar”, (Doltó).  Hace imaginar, vislumbrar,  hacer pensable lo impensable.

“La historia que yo quería conocer había sido el anzuelo por el cual deseé tanto aprender a leer, gracias a lo cual había aprendido, como se dice, muy rápido, pero, qué decepción asociada a ese nuevo saber” (Doltó).  Lo que se llega a saber no se olvida.

La lectura no es una lección a darse, es un gozo aposteriori del saber que incluye esfuerzo, tenacidad, constancia, perseverancia para ese aprender a leer que vence las resistencias de la ignorancia, que enfrenta el cansancio de la repetición, que se sostiene por el ánimo provocado por el guía que alfabetiza y sostiene el deseo de aprender a leer y hacer un lector sin renuncias a esa experiencia de la letra convertida en habla inolvidable, en escucha placentera, en silencios poseyendo la palabra creadora.

La lectura es una verdad a media, una experiencia de la vida deseada, una voluntad de goce dispuesto a experimentar discernimientos entre existencias compenetradas en el protagonismo innovador y receptivo de nexos gratificantes y presencias vivientes  de momentos emprendedores de animación e iniciación en una zona franca de lecturas posibles y vivibles entre desdecir, fracasos y alegrías plasmadas como diálogos entre un hombre y una mujer  queriendo aclarar o aprisionar lo inconcluso y completamente misterioso, hermoso o según sean sus avatares eróticos, duelos sensuales y rutinas de desencuentros entre creaciones, separaciones y otras historias.

La lectura en su uso funcional, rígido y tradicional está orientada a descifrar letras y palabras no como una formación, esto es un común denominador, “se toma a la lectura como el hecho de conocer bien las  letras, puntuación, semántica, sintaxis, contexto, los fonemas y aprender a pronunciarlos, claro esto es una primera instancia, pero lo elemental es enseñar amar la lectura para que el niño se apasione por lo que lee.  Mientras a la lectura se le asigne una calificación… no lograremos nada” (Galo Guerrero Jiménez)

“No aprenden  a estudiar, porque simplemente no pueden leer.  Entonces, hay que comprender que éste es un proceso largo de capacitación, reflexión y meditación permanente de educadores y padres de familias… los fracasos escolares justamente se deben a que la gente no lee” (Galo Guerrero Jiménez)

La pasión en lo creativo es incomparable. La lectura y la escritura son una peregrina oral que invita a seguir, a continuar, a mantener el suspenso para que se produzca una irrepetible aparición de diálogos visibles e invisibles en los tocadores del cuerpo y del papel.

4.¿ Cuál es la base filosófica de la Lectura en la Universidad ?

La historia de la vida, los episodios del sonido, los sentidos, la habitación del cuerpo, el espacio de la memoria, la dicha, no dicha lo no dicho en la barra y borrador de la memoria, en la imprenta de la escritura y su impresión.

En la constitución de la palabra que me compone y descompone mas acá mas allá -aquí- sin ahora- con hora, sin tiempo.

A falta de la falta anticipas, representas, escenificas, fallas, creas, repites, sintomatizas, excluyes, incluyes, la excepción en la regla, el acápite, el código, morfoseamos, morboseamos, mortandamos, monstruosamente la letra nos come o la suprimimos sin  explicación, su enlace, su composición. Delite en el delito.  Delinquimos con aparente inocencia, a pretexto de que no sabemos lo que hacemos, somos despiadados con nuestros vanales podercillos en el puestito ganado con sudor, votos, botamos serruchando el piso, o como si fuera una basura hacemos del otro un desecho… Ojo con la soberanía del desprecio, quién recula lo dicho, y se planatea otra forma de vida sin discursitos y  sin espejos desafiando a Dios, y al dado del cálculo.  Cada mundo se acaba con uno.  Otra cosa es la “devastación psiquica”, como dijo el doctor Brausntein.  Que el cerebro no se haga una bomba que estalla por la nada.  A enchufar la palabra en la ética: una verdad sin cremación, sin exterminio, sin desaparecidos, sin trampa, qué di…

Luego en el campo del orden,  el tarjetero, la lista de asistencia, la escritura sin alteración o fallas con faltas ortográficas, memorias en descomposición, ausencias de tildes por escribir en una computadora que desconoce el idioma, y no tiene en el teclado la tecla para tiznar  la ley o regla gramatical….

La lectura me tacha, me hace un llamado de atención.

Yo la escritora no soy la lectora a pesar de que me leo in fraganti, después corrijo esto expuesto en público, hago un guiño al bloguero, mi ignorancia y conocimiento me someten, me impugnan, me empuñan, me empujan, me levantan una protesta, me señalan como bestia iletrada, descalificada para ser profesora del idioma español, que ni se me ocurra.

Con el filo del amor hago un corte, corto el amor a la sabiduría…. El horror de saber, el dolor de corregir, el placer de no morir en mi psique, el poblar la ausencia sin querer recuperar nada.  Que mi cuerpo no me someta a mi propia vida, peor aun la vanagloria de la sapiencia.

(Recuperaré la primera respuesta y la incorporaré,-caigo en cuenta la falta, mientras , esta pregunta la respondo hoy, 23 de mayo, Mariana esta ausente en este pensar, estará presente cuando lo lea, lo corrijo cuando llegue a playas, mientras, que el texto de qué decir. –sobre todo a que el pensamiento es una cuestión constante y continua…, espero haber resuelto  por un momento el tumulto de la inquietud, la angustia de existir en este capital devastador que consume el alba de la posible razón.

“Los actos violentos no cambian nada”.  Y sin embargo son los mecanismos y el plan para los exterminios, para las masacres, para las guerras, para el control diario de la libertad del uno frente al otro.  Cuál es el límite sano…

(Encontré la respuesta)

La lectura debe ser el espacio para la ética de la palabra incorruptible e insobornable.

La lectura debe ser un servicio para el saber.

Rl saber debe ser un facilitador de poderes y consensos de justas palabras y acciones encaminadas a progresos personales, sociales y del estado.

La ficción y la realidad: una palabra de hechos que sostienen la vida desde caminos sostenibles, inventados, posibles y soñados.

La palabra no es monopolio de nadie, ni globalización del lenguaje, ni deudas de conocimientos, ni servidumbre de la voz.

5.Cómo incide la comprensión lectora   en la Carrera de Derecho.

La constitución de la palabra forma un cuerpo ajustado y desajustado entre la constitución impartiendo la ley por un lado, y por otro la sujeción del deseo frente a lo prohibido y reprimido de cada sujeto desde su núcleo familiar, como patrimonio de la ley de la prohibición del incesto, el límite frente al deseo y la libertad, eslabón fundamental para entrar al enlace y entorno social,  reglas para  facilitar el camino de la justicia y de los pasos del “ciudadano cumpliendo sus deberes y derechos”.

Del dicho al trecho hay muchos trechos, la comprensión lectora se ubica desde la acción y la ética de cada sujeto, esto es, no basta con ser un buen lector, para ser un sujeto consecuente y con valores.

Es importante ayudar al lector diferenciar entre lo escrito y lo que sucede en  la realidad social. Hay que fomentar y promocionar y dar facilidad para desarrollar la crítica y darle oportunidad a que se exprese, apoyar y permitir la capacidad de excavar más allá de lo superficie hasta llegar a la esencia de lo que se busca, para poder lograr avances relacionado con lo que existe en el mundo real, no en el mundo abstracto.

La moral no nace con la lectura, más la lectura puede construir una conciencia social, pero, otra cosa es, si somos o no consecuentes y leal a esta forma de ver y comprender.  La ética no nace se hace..

Otra cosa es la posición crítica y pensante frente al orden y desorden de la palabra que genera pensamientos, fantasías, imaginaciones y propuestas de vidas que amoldan y desamoldan formas de actuar y pensar.

Esto es, juez y parte no se puede, abogado y acusado tampoco, testigo y evidencia no siempre coinciden, coartada y lugar de los hechos no coinciden con el escenario de la parte y contraparte; el acta de reconocimiento del lugar de los hechos quien la cuenta y narra y da constancia es una parte de cómo los cuenta y los deja sentados o inscritos.

Quién lee, quién la interpreta, es otra determinante relevante,  porque, una vez letra escrita, continúa el proceso penal, legal, y prisión para el que no tiene lugar a defenderse, porque queda fuera del peritaje, ya que es sospechoso directo y culpable, por la evidencia, y eso según sea el nudo o conflicto de la evidencia determinado por los guardianes de la “ley” en su “parte elevado al destacamento de policía”, lector número uno, privilegiado para la ordenanza del calabozo del personaje, actor de los hechos y consumación de la historia.

El autor de la trama, como un dios deja la obra en manos de los lectores “infernales”, que tienen que seguir las pistas como detectives, para desmadejar el hilo perdido entre tantas pautas, es así como defensor, investigadores y personaje o acusado en aprieto y de paso encerrado en el calabozo de la ficción, o de la alegoría, tiene que colaborar para aproximarse a una verdad que lo reintegre socialmente a la confianza del peatón de la vida, y pueda andar con su boleta de libertad sin quedar en sospechas ni en los archivos de la dudosa procedencia y de hay que seguirle los pasos. Cómo limpiar una carpeta, donde se juega la existencia del ser y no ser.  La marca  y las pruebas para un delito que se acusa y recusa.

La verdad sea dicha, ¿y cuando no es dicha?

De sala en sala, corte superior, instancias, abogado defensor sustenta, se hace al acusado saber, se lee según la lupa, se dicta autollamamiento, se hace detención en firme, llamamiento, audiencia preliminar, da dictamen fiscal, se lo acusa, “la existencia del cuerpo del delito se encuentra probada”, se rechaza, se alega,  se rechaza el dictamen acusatorio, se retoman antecedentes, cartas de certificación, se ignoran otras pruebas, la evidencia se impone,  la instrucción fiscal, va y viene, se descubre, se encubre, se cubre, se evidencia.

El tiempo transcurre como un buitre tras la presa.

El imputado, la acusación, los hechos, entre culpable y exculpación.  La disposición legal es sancionar el acto, lo incorrecto,  desde el fundamento que garantiza demostrar la inocencia o la culpabilidad.  La lectura precisa, un texto de partida, “el acta de reconocimiento del lugar de los hechos”, luego la ficción, la escritura, la vida real, lo que realmente ocurrió, lo que justifica toda una vida…

La infracción de la ley, se la sanciona, quien comete el delito se lo ajusta en la cuenta de pagar, cumplir o saldar deudas bajo la mira de los deberes como ciudadanos.  Pero la lectura del caso, los testimonios, las evidencias y las garantías constitucionales del proceso del juicio como un proceso lector de la verdad como se las cumple para favorecer o facilitar que se hagan actos de justicias, entre los acusados, el acusado, los defensores.

La verdad no se la compra, pero hay actos que quedan impunes toda la vida, como un lector mudo, que no quiere tomar parte ni del autor ni ser testigo en contra o a favor por la retaliación, no se puede estar en los dos lados o bandos, pero se puede asumir un papel protagonista como actor, personaje, lector, o nuevo autor de los hechos.

La palabra es un delito penal, porque compromete e incita a ser parte de la historia, de la verdad que juega sobre el pellejo del acusado.

De la sentencia que dicta el juez y los jurados, a partir de un argumento, de la instrucción fiscal, de los hechos que se alegan y suman, de la palabra del acusado, y la de la verdad a media.

La vida se corroe por la muerte que avanza lentamente.

La lectura se corrompe o salva según el alegato y las intenciones de saber o no saber, de ignorar o conocer, de hundir o sacar a flote, de decidir al precio de quién paga más con el silencio o con desconocer la  justicia o pisar la ley.

Y a veces aunque no se pruebe lo contrario, y el acusado sostenga su inocencia, igual se sigue con el proceso, la corte, la sentencia, la condena, la cadena perpetua o la pena de muerte.

Quién está libre de culpa en la lectura de la vida y del ser.

No hay carrera derecha, hay otro lado para ir derecho en la comprensión e incomprensión del texto, del contexto y del actor de sus días.

¿Cómo decidir el sentido correcto de una lectura cuando de ley se trata?

carmen váscones

13/12/05

EL PREÁMBULO DE LO FEMENINO DENTRO DE LO MASCULINO, por carmen vascones mayo 10, 2009

Posted by carmenmvascones in aleyda quevedo, carmen vascones, catalina sojos, EL PREÁMBULO DE LO FEMENINO DENTRO DE LO MASCULINO, margarita laso, maria fernanda espinoza, maritza cino, poetas de ecuador, por carmen váscones, rocío burgos, sonia manzano.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

Ausencia y éxtasis incitan al deseo en su plenitud simbólica empielada en el texto de la palabra, desnuda y vestida ante la mirada y escucha de esa otra: la erótica en lo otro: la muerte.

De eso la vida: madre del verso y de lo humano.

La razón sueña, y el sueño no tiene razones, sino un portador y espectador, que requiere a la espectadora y envolvente pasión cual instinto enlaza a lo humano, ahí donde se es culpable y libre, esto es, en el placer encarnado en la psique, amante del caos  y de la memoria.

La preñez humana enamora a Dios para alejarse del incesto, nace del amor entre el hombre y la mujer, aupados en la única lealtad posible la de la soledad y de  la sombra.

Quizás la de la muerte.

Quitarse la condena mortal es un invento del amagamiento del lenguaje, que cubre, devela  y se revela en ese no hay clímax,  ni ser para el uno en la creación de una sexualidad creadora, aboriginante, sin mediación  de una relación sexual.

La cópula del arte está hollada en la piedra, en la piel tatuada, en la letra, en los desechos, en los restos de los amantes y amadores de la expresión única y posible, la del lactante y actante a la vez que lindera entre la bestialidad y lo perverso, entre lo humano e inhumano; entre la marca de los deseos y mordeduras.

Testimonio o vestigio de la batalla a engendrar.

El frenesí del goce,  el puro y simple choque con la oscuridad, el instante del reflejo del Eros en el amor que ciega por la imantación de la atracción sensual hacia lo hermoso y sublime.

La obra creada es el semblante del ritual profano y sagrado.  La ofrenda humana despojada del poder aberrante y aniquilador.

El ser para la muerte retorna con una presencia eterna  a la vez grata e ingrata dentro y fuera de sí.

La trasgresión de lo masculino y femenino, revés de lo que no se es y es, de lo que se da y no se tiene, de lo que se tiene y no se da.

A pesar de que somos fieles  a lo que no se es, aún así, se creó el artificio de la fidelidad a lo que se es, esto es, el femenino para el masculino o viceversa.

Los contrarios se oponen, los iguales se desencuentran, los diferentes se diferencian…

Lo insoportable se soporta, se lo porta como un estigma de las razas: en el nacimiento del ser, su erótica amatoria primigenia.  Símbolo de vida y muerte en el aquí, allí y más allá de la palabra y de la materia.

Lo indescifrable del enamorarse y desenamorarse, los acontecimientos del encanto y desencanto.

La inevitable encrucijada del cuerpo y la imagen, la mirada y la voz en esa forma y texto del habla y la escritura.

La expresión máxima de la angustia confrontada al vacío, a la ausencia y la nada del no ser en su inalcanzable e inagotable existencia mortal y no idéntica ni al sí mismo ni al otro fuera y dentro de su psique y de lo corpóreo.

Lo suficiente e insuficiente de su trascendencia y soledad junto a su yo aprobado y desaprobado.

Todo es una tentativa de consumar el amor que no se plantea la bestia.

El desencuentro humano es un encuentro riesgoso y posible al fin de todo.

“De esos centenares no amo sino a uno.  El otro del que estoy enamorado me designa la especificidad de mi deseo”

(Roland Barthes)

Ahí el nudo y drama, hasta tragedia y divinidad de lo que se busca.  Lo que está en el otro no está de verdad en el otro ¿quién da lo que no tiene?

Volvemos a la ilusión y desilusión del amor pasajero de la pasión y del deseo, de donde deviene por causalidad y en ocasiones el arte, la poesía y la plenitud erótica.

LA POESIA FEMENINA EN EL ECUADOR

Es un trabajo estético insertado en el diálogo interior con la vida que se presenta como asombro y horror, como historia y fantasía, como silencio y grito, como testigo y testimonio.

Hay un replantear de la palabra más allá de las vivencias, del discurso e incluso del hacer creador, igual, el hombre piensa y habla porque es un ser humano.

El  hombre no tiene la exclusividad como creador del lenguaje, la mujer crea también, hasta se podría decir doblemente, pero no se trata de competencias, irónicamente, cito a un amigo que al opinar sobre las mujeres escritoras de poesía dijo “como el macho es el líder de la manada, la mujer es la vanguardia de la poesía ecuatoriana”

Ahora sí podríamos decir que la mujer hace y huella una memoria del deseo.  Tiene una escritura propia, que evidencia, traduce, traslada, y denuncia lo corroído, lo perdido y vendido.

También podríamos decir, que ella, nosotras, tenemos una posición comprometida y asumida de la palabra creadora, esto es, dar la posibilidad de volver a creer, crear y crecer en el conjunto con los otros.

Si cogemos opiniones vertidas últimamente por las poetas ecuatorianas representativas en su trayectoria de trabajos tenemos:

Sonia Manzano “mi escritura, pese a estar exenta de hipocresías, no se ha despojado de ninguna máscara, pero, ¿acaso la permanencia de lo oculto no resulta más impúdica y enigmática que la misma desnudez al descubierto?”

 

 “no obstante la carnosidad que me recubre

soy el único hueso que ahora me atraganta

soy el feto terriblemente viejo

que muere por su propio tabaquismo

en las aguas servidas

de su memoria amniótica”

 

Maritza Cino “Creo que la escritura poética nos exige un reto y un tiro, un reto y un rito para liberar la palabra de todos sus convencionalismos y cánones establecidos.

Liberarla para romperla y violentarla en su esencia literal.  Liberarla para convertirla en símbolo…

Es una primera imagen insomne que nos acosa y nos persigue para desafiarnos en el desarrollo funcional de la totalidad de un texto poético que ya es parte de un proceso, de una reescritura, es decir del oficio.

 

“La mujer rompió su monasterio

contemplándose

liberó las anclas de su fuente.

 

Naturaleza de misterios,

alteró el rasgo de los siglos.

 

Convocada por la vida

gestó el renacimiento.”

 

Catalina Sojos “el erotismo es una fuerza consustancial al ser humano…Pero eso sí, mirando las cosas desapasionadamente, debo decir que es importante el rescate de un tema que ¡quien lo creyera! todavía sigue siendo un tabú…”

“Me rodea la luz como piedra

escalo

bajo la sombra dorada  de tus ojos

amarro mi extravío entre las grietas

llevando en cada afán el germen del vacío

 

todo para llegar a ti

(SISIFO)

 

Margarita Laso “Así como el  misterio humano comprende el erotismo, el lenguaje entraña también una materia de abundante eroticidad…

Si el erotismo es inconmensurable, la sexualidad humana lo es mucho más.  Y la ambigüedad de la palabra una fortaleza y un abismo”

“El arco de carnero de mi lengua no te susurra

tu cabeza alumbrada por los instintos escucha

su estela de saliva”

 

María Fernanda Espinoza “Escribo por una necesidad vital y porque es una forma de realización personal.  además, en la literatura busco mi justificación para existir y sentir que estoy aquí por una razón”

cuando vuelvas

la ceniza

devorará la huella

se posará en la memoria

hasta borrarte”

 

Aleyda Quevedo “Nunca me sentí prisionera ni de la cultura ni del género.  definitivamente mi proceso personal y literario no pasa por ahí…

La imaginación de mujeres y hombres siempre será libre, aún cuando todavía en nuestra sociedad exista el machismo, el feminismo trasnochado y la intolerancia”

“Es el tiempo de las mujeres

moviendo las montañas

los hombres parecen haber olvidado

las leyes del amor”

 

Rocío Burgos (fallecida)  El amor es universal, un todo cuerpo a cuerpo.  es tocar, besar, abrazar, succionar, conocer.

Mujer con hombre, hombre con hombre, mujer con mujer.

El amor es polimorfo perverso, es mi cuerpo perdido en el tuyo, es mi ser perdido en el tuyo.

“Habito una isla

de fantasmas

donde el péndulo refleja soledad.

 

El dolor:

una espada

rota.

 

 

Eludo

mi tristeza

en la escritura.

 

Una mujer

caza

con su ombligo

océanos

de ternura.

 

siento temor

de los remolinos

 febriles.

 

En una hamaca

urde

sus ficciones.”

Y quien les habla:

 

Carmen Váscones “Nunca me he sentido presa de mi deseo ni del semejante.  Las mujeres que me impactaron en la historia de la vida cotidiana y literaria, tenían algo en común, eran luchadoras, a contravientos se dieron un lugar, provocaron escándalos, eran protagonistas, eran seres reales haciendo de sí  sus propias historias e inventos.

Los misterios que cada una traía, eran como secretos, enigmas, eslabones, y restos del árbol del bien y del mal.  La ciencia de ellas no se reducía al fruto carne de su carne.

La sabiduría las empujó a develar otras búsquedas, empezaron a salir del paraíso, de la tierra prometida, del sacrificio y del mito, de la hoguera, del yugo patriarcal y de su cuerpo matriarcal.

Labraron otros caminos, otras posibilidades de convivencia, otros diálogos, otras escrituras.  Otras tablas de la ley.

Crecí mirando mi rostro, el de mi madre, y el que iba viendo en el espejo metamorfoseándose, vi el de las otras.  Tuve la certeza desde mi infancia de una trasgresión innata en mí.

No soy adicta al dolor, ni de fuegos que queman, ni de rejas reales o imaginarias.  Amo la libertad, es mi vanguardia para sentirme libre y serlo, disfruto de la naturaleza, de lo simple.

Habito, investigo y participo de la realización humana, no soporto el desprecio ni la humillación, me rebelo contra el que la ejecuta, lo siento no digno.

Soy una inconforme de los actos injustos.

Para mí la palabra es un espacio de libertad, en eso mi padre fue un gestor y motivador, él nunca fue un represor ni censurador de la expresión de la belleza, nunca dejó de manifestar su deseo  y su  amor que profesaba a su mujer, mi madre.

Crecí en la expresión libre.

Que bueno, que nosotras las que escribimos poesía profanemos los secretos del placer y del pensamiento, que el tabú de lo prohibido no sea un goce que se reduce al lecho y al acto de engendrar hijos, sino, a descubrir y palpar en la huella femenina esos otros goces que hacen que digan que hablamos sin tapús, sin mordazas, sin pedir permiso a nadie.

Por ahí leí que cada mujer es una moral, acaso el hombre también no lo es.  El erotismo es la existencia de la vida y la muerte juntas, En un poema de mi libro Aguaje digo “Ser valiente/ es señalar la desnudez/en toda su fragilidad:/un recién nacido”.

Esto, acaso no es, sublime y erótico, un llamado y pedido de respeto y dignidad a esa condición humana que vemos, nos conmueve y nos lleva a darle un lugar de honor en lo único que poseemos, este cuerpo que nos acredita un paso por la tierra.

“Hago de mi palabra una mujer a cada instante”, a quién le molesta eso.  Fundamentar la vida es no desconocerla, es darle presencia, y si eso es erotismo, bien venido.

Nunca me he hecho un propósito de escribir poesía erótica, entendiéndose esta, como una exclusividad de deleite corporal e imaginario donde los protagonistas sensuales están metaforizados por un goce único, algo así como una cópula simbólica.

Si es por ahí, donde va la pregunta. No.  No escribo poesía erótica en ese plano.  Escrituro un cuerpo del lenguaje, soy una escribana, una albacea de la escritora y de la mujer que hay en mí y de las otras que surgen en mi habla y que están día a día haciendo sus historias.

La vida involucra la belleza, el candor del erotismo, pero su teatro conlleva dolor, consumismo, codificación  y un sexo de derrotas. Siempre la mujer será piedra de toque en su cuerpo, acto, letra y palabra.

Dejará qué decir, pues, ella ya no es la ausente, ni la inspiración, ni la musa, ni la amante ni la simple dama reducida a su labor de servir, callar, parir y obedecer a su marido y satisfacerlo.

Creo que hombres y mujeres generan sus géneros, sus diferencias radican en sus singularidades y posiciones entre la cosa, el objeto y el sujeto de sus usos y abusos, esto es, el goce de su estética frente al ser femenino o masculino de su creación,  historia o invento.

Claro está que esto incluye su libertad frente al contexto social, familiar y cultural, a la sexualidad  y principios que rigieron su formación, imaginación y conocimientos de lo humano, que le acompañan desde la cuna  de su historia.

Pasar a analizar  la escritura de hombres y mujeres y de sus particularidades, es entrar a al proceso de desinhibición, audacia, síntomas, creaciones y angustias que acompañan a cada creador o creadora, que se juegan en sus respectivas épocas.

Los textos hablan por sí mismos, y habrán expresiones y demarcaciones de sentires y decires donde los regodeos con las palabras serán algunos más carnales, sensuales,, reflexivos, místicos, metafísicos; y en este sentido tanto hombres como mujeres están plasmando su  matriz psíquica, y sus formas de contacto con el mundo polimorfo.

Si me preguntan ¿Tus formas eróticas implican develamiento, la caída de la máscara?

Contestaría, Creo que mis formas mortales, siempre están involucradas con el sentido de la vida, con el sentido de la muerte.  Es como que tuviera un ojo hablante que no deja pasar con facilidad la miseria a que se está reduciendo los hechos de los habitantes, que no acepta con facilidad el conformismo a que nos han reducido.

No comparto la mezquindad, ni la idolatría a la vanidad, me siento como un río subterráneo  entre la piel y la realidad, mis aguas son mis versos que humedecen el desierto del alma.

Y cuando se me agote ese río ya no tendré nada que decir, quizás sólo morir, quizás sólo reconocer que sido parte de la vida.

Carmen Váscones

4 de julio de 2001

Nota: Las opiniones de Sonia Manzano, Catalina Sojos, Margarita Laso, María Fernanda Espinosa y Aleyda Quevedo fueron sacadas de la revista “Vistazo” (julio 20/2000 y abril 26/2001).

LA MADRE, por carmen váscones mayo 10, 2009

Posted by carmenmvascones in artículo, feminismo, genero y sexualidad, la madre por carmen váscones, política y mujer, reflexión.
Tags: , , , ,
7 comments

No se está obligada a ser madre, pero una vez que se trae un hijo, y se pasa a ser mamá y se asume en esa nueva función ¿qué?

Claro, el hijo no pide venir.  ¿El indeseado?

La mayoría de los casos llegan,  sin ser pensado, en un descuido, en un pretexto, en una justificación.

Nausea, antojos e impaciencia.

En un encuentro sexual que no era precisamente para engendrar.

Se supone que para que haya una mamá tiene que haber un espermatozoide de alguien, un papá, un hombre y una mujer haciendo de progenitores en un hogar de una familia constituida o no.

La realidad nos dice tantas otras cosas.

El niño actúa de manera increíble en la película Slumdog Millionaire, en la realidad no tienen a ningún sitio dónde ir, por ahora  están sentado bajo la calle, el sol no los conmueve, los quema, lloran.  Y los millones que da la cinta no puede acaso, ¿la actuación, acaso, fue gratis por parte del niño?, y qué de los derechos de la infancia solo una tarima de propaganda mundial.

Hambre, sed, y soledad.  El buitre está cerca de la presa infantil, solo esperando que acabe el último aliento.  La foto es premiada.

El Oscar a la mejor película y a la mejor vida qué.  Inestable el personaje en el cuerpo que tiene hambre y desamparo…

La vida es una fiesta y una felicidad para quién.

Matrimonios conformados y estables los hay pocos, que no llegan ni a la mitad de la población del país.

De ahí tenemos madres jóvenes solteras o divorciadas, madres viudas, madres maltratadas por sus convivientes con promedio de 4 a 5 hijos, madres abandonadas con sus vástagos, madres unidas y vueltas a casar. !Y qué Papelones!

Mujeres en sus mayorías trabajadoras dentro y fuera del hogar.

Madres al fin, luchando, sobreviviendo, enfrentando la “dificultad de vivir”.

Asumiendo solas a los hijos la mayoría de las veces, con problemas familiares llenos de dolor y heridas que demoran en curarse y que muchas veces los hijos son afectados en esa cadena de humillaciones y desasosiegos.

Aún así,  el hijo ni inútil, ni rechazado, aceptado con generosidad o a regañadientas como símbolo del lugar o del desquite.

-Quitate de mi paso-  Quién dice a quién

Evidencia del  lazo misterioso del amor o del odio humano viviente.  Cuerpo luchando por no dejarse morir.

Madres desde muy jóvenes por experimentar, conocer o escapar de sus entornos se enfrentan a coitos y embarazos, por ignorar o desconocer la responsabilidad con su cuerpo.

Por no poder decir no quiero, por temor a sentirse rechazadas, por no atreverse a decir aún no hijos, se ven obligadas prematuramente a ese rol.

Y no es sólo asunto de condón, de la regla natural o del pecado maoseado en nombre de dios.

Es importante replantearse que la mujer no sólo ha nacido para traer hijos, por el solo hecho de tener  un útero, y todo lo que connota lo femenino, sino para construir y hacer su propia vida, proyectarse con otras miradas en el espacio social.

Hombre y mujer piensan, pero al rato de la hora, la materia se contagia de pasión.

Luego, pienso que no fue mi culpa, quizá tuya…

Y los hijos no abortados enfilan los destajos del tiempo.

“Las trampas de la fe”  confiesan, la peste de la pasión arremete, el amor crucifica, el soldado regresa con la memoria reventada, el obrero y el peatón común hacen fila para todo.

La soldado tiene una flor en la mano, la otra un hijo muerto, el hombre cubre con su cuerpo a su hijo para que los disparos no lo toque, la novia y el novio sonríen ante la eternidad de sus miradas…

El capital de vida agoniza en la cuenta del usurero.

Una madre jamás podrá ser padre ni ocupar ese puesto cuando él  brilla por la ausencia por abandono. Ni suponerse las dos tareas.

Ella no puede ni debe suplirlo. No hay disfraz, ni pretexto para encubrir la no presencia del progenitor ausente.

Es importante preguntarse sobre la afirmación como dicho popular que se adjudican muchas mujeres en la casa, cuando creen suponer que son padre y madre a la vez.

¿Qué significa esto? ¿Acaso, hacerle saber a lo mejor al susodicho que no se lo necesita para la crianza del vástago?

Tarea de excluir lo incluído o de incluir lo excluído.  Aborto, fantasma, delirio y muerte la palabra que no encaja.

¿O es el desquite en el que se trata de anular la paternidad, presencia y existencia masculina por completo?

¿Qué dicen ustedes madres abandonadas?

El hijo se siente no amado cuando el hueco no cabe en la palabra.

¿Por qué enredar a los hijos en esas rencillas?

“Desde que queda embarazada, la mujer descubre el sentido de su responsabilidad con relación al pequeño que ha de nacer.  El padre no es dueño de su descendencia  sino porque la madre lo dice. 

 

Cualquiera sea su rol genitor (o adoptivo) el niño no lo reconoce como amo, querido y respetado, más que si la madre lo estima y acepta. 

 

Esta fragilidad del padre a los ojos social indeleble; de afirmar su fuerza y su derecho sobre sus hijos”. Francoise Doltó

Entonces, el privilegio en su opción es sólo de madre. Y dejar ese espacio paterno con lo que le corresponde, esto es, un puesto irremplazable donde alguna vez tuvo un lugar, una cita y un final no feliz.

Colorín colorado el cuento no ha acabado, en mi historia empieza así:  Había una vez …

A lo mejor, de un padre fallido imposibilitado de adjudicarse e integrarse en la función de la paternidad comprometida. Y de una mujer que en la  memoria se le descose la palabra maternante.

Es preferible al niño explicarle la ausencia del progenitor en su hogar para que viva sin falsas expectativas y pueda asumir su realidad y convivir con la ausencia.

“El ambiente creado por las mujeres elabora el valor de la vida, del amor y de la muerte, en el curso de las indelebles experiencias de los primeros años. 

 

Aún más,  de la fuerza real de la madre que el padre ha elegido –cualesquiera sean sus derechos cívicos individuales aparentes-  depende la salud afectiva de los hijos”. Francoise Doltó

Las mujeres son fuerza y conductoras del hogar, lo mismo que las tareas y disciplinas que se confunden con castigos y amenazas.

Se aprende a ser madre y se aprende a ser padre si no saben como, hay que pedir ayuda. ¿Y se aprende a ser hijo en ese nexo con fallas humanamente hablando?

O sino, observemos y escuchemos cuando el látigo cae, el alarido espanta, cuando el niño se cuelga en la nada, o cuando es encontrado el feto o el recién nacido por ahí…

En estos tiempos, hay muchas instituciones al servicio de las madres, la familia y los hijos.

Conocerse como una mujer protagonista de su propia vida también es realizador.

Como  defensora de su familia es fundamental.

Del dicho al hecho no hay borrón ni cuento nuevo.  Quién cuenta lo que pasa.

Como ciudadana participante en su compromiso dentro de la comunidad para construir una sociedad menos violenta dentro y fuera del hogar es un  reto.

Bueno, estamos aquí para celebrar el día de la madre de todos los días, donde ellas amamantan, abrazan, aman,  acunan, cantan, cocinan, juegan, sonríen, descansan, hamacan, peinan, bromean, conversan, acompañan, sueñan y mucho más.

Cuenta a papá de mí cuando él no me ve.

Se enorgullezca de mis logros cuando se entere .

Si no está papá viviendo con nosotros déjame verlo.

No te desquites conmigo lo que es con él.

¿Y si mi madre no está con quién cuento yo, tal vez con …

Un hijo recuerda a una madre que ha echado raíces en algún lugar de la tierra.

Un hijo recuerda a un padre que ha depositado la semilla de pertenencia inconfundible en el vientre femenino.

Un hijo se recuerda a sí mismo continuar en la aventura de su vida.

Habita y deshabita la sombra del sol.

Partirá hacia algún lado sin perdar la belleza de la luna

Un hijo acaso es la casualidad de una ilusión, una desilución, una trinchera, una tregua, un secreto, una coima, un chantaje, una renta, un saldo en contra, un algo de mí, de un  amor  fallido, a construirse, por verse día a día.  Un hijo es un sujeto de deseo con memoria propia ajustàndose al tiempo que le toca vivir…

El eclipse es bello si no es eterno.

El amanecer  embriaga si no es eterno

El ocaso fascina si no es eterno.

La mortalidad es eterna y asusta.

Y sin embargo en el cuerpo se cumple el destino de toda una vida.

Un hijo no es un padre, ni un marido.

Un hijo es un deseante ser que tiene historia y nombre propio. Un hijo crea y recrea sus recuerdos, olvidos y silencios.

Su vida es resultado de un encuentro de dos en un momento de dos vidas que iban hacia algún lado.

Despidámonos de estos progenitores que fueron y son ahora ¿qué?

Pero, no sin antes dejar  estas preguntas:

¿Qué es un hijo para una madre?

Y ¿qué es una madre para un hijo?

-¿Dónde está mi papá?

¿Quién es?-

¿Quién es mi mamá?

-Dímelo-

¿No es sólo engendrar?

-No me preguntes quién soy-

-Te crié-

-¿Eso  basta?-

(Algo de mí es  y  algo no es).

-Y esto no tiene nada parecido al amor  ni a todo lo contrario-

¿Alguien puja?

El llanto.

Cortan el cordón.

– Nació un  infante.

Algún día será…-

carmen váscones

5/2003

RAFAEL PATIÑO CANTO DEL EXTRAVÍO mayo 9, 2009

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
Tags: , ,
add a comment

Entre enigmas y ecuaciones alquimia el deseo su ruta, salidas y advenimientos. 

 

El sortilegio del amor disgrega infancia, recuerdos y abandonos.

 

Se desdobla una vida en sus partes.

 

 A la vuelta un soy relata su procedencia y su proseguir.

 

La ocarina de “una carencia innombrable” estalla su soplo en la boca que descansa del oráculo. 

 

El poeta deja irse, deja saberse, deja ser.

 

“Soy los huesos donde el viento canta”.

 

Deja su ansia desbordarse en esa petición febril de un hombre acorralado en su hambre ancestral de danzas.

 

Llamando al amor para calmar la soledad extenuada de tanta muerte y guerra.

 

Soledad  empolvada de tiempos. 

 

Soledad de mitos donde el poeta puede gritarle y llorarle al mundo “su canto del extravío”.

 

“Oh  totems  donde fui muerto tantas veces”

 

Una sombra muda da estocadas a la civilización, devuelve desde su silencio lo que otros callan. 

 

Les hace ver la escena constante cuando los “humanos trampean el nudo de sus dudas”.

 

Un animal es indiferente al espejo, un habitante de la mirada cava su espacio e improvisa una imagen  que llama a existir. 

 

Provoca un anhelo “a  la orilla del cosmos”. 

 

Quizás para renacer del vacío un chapoteo” indescifrable de palabras”. 

 

Quizás para “cauterizar/ las heridas del amor”.

 

Quizás para hacer una tregua con la locura y la “vida inútil”

 

Quizás solamente para entrar a la aurora del poema sin recuerdos.

 

Sólo desde la “antimateria” de un yo convencido de que no puede abandonar el “espacio reducido del deseo”.

 

 Que lo obliga o toca a estar con su cuerpo y sostener sus osamentas como “un paisaje humano” del yo posesivo.

 

“Quiero un bolero obsceno para apretarte”.

 

Veredicto del corazón sometido a sentimientos irrenunciables.

 

El teorema  de ser parece una brújula prisionera en el pecho del horizonte. 

 

Quién disgrega su incertidumbre, quién muere por ti por mí. 

 

¿De qué hablar?

 

 Evocación de abandono  en la guerra y el amor. 

 

Afuera y adentro  una disputa intermitente.

 

 

Un tú dentro de otro tú.

 

“Ven a tenderte conmigo deseo”…

 

carmen váscones

22/3/2003

LA IMAGEN SUSTANCIAL DE OMAR DÍAZ VARGAS mayo 9, 2009

Posted by carmenmvascones in ecuador, LA IMAGEN SUSTANCIAL DE OMAR DÍAZ VARGAS, poeta y narrador.
Tags: , , ,
add a comment

En la brevedad de la palabra  hallamos el mundo de micro cuentos; prosa  enlazada a la frase, habitante de la historia que cuenta, y a ratos verso que desmadeja el nudo de la realidad tocando los límites de la psique y de la tierra donde la sombra abraza “diálogos de piedras”. 

 

Contar de contares que revela el sentido cifrado de la boca del narrador, artífice y armador de  las acciones de sus invitados en el escenario de papel, allí cruzan andamios de sueños, jardines de espejos hacia otras vidas y otros hallazgos.

 

El lugar de la historia anota los acontecimientos y salva la memoria de los escombros del olvido. 

 

La imagen cuenta de sus otras voces, el movimiento del lenguaje parece un río orillando marimbas y recuerdos. 

 

Las palabras no se dejan lapidar ni sepultar por las manos del autor ni por los ojos del lector. 

 

El personaje arriba náufrago del tiempo, ajeno al contexto, enamorado de un nombre, investido de circunstancias que los inscriben al orbe de su existencia que lo sujeta a ser por un lado y por el otro que lo empuja a salir, a dejar de ser. 

 

En las arenas de los sentidos se enfrenta consigo y con el desemejante, quiere  “un nido de palabras”, esas “que no han encontrado asidero en ninguna parte del mundo. 

 

“La amada acoge su soledad y olvido desde un nudo de golondrinas (que) saltan  de sus pechos florecidos” deja fluir la voz  que es amamantada por el milagro femenino donde la muerte no lo puede rozar en el ensueño del amor, solo ofrecerle un leve sufrimiento de placer, espera y conjuros de persecución  dentro de “un plano original”.

 

Sigo hojeando los actos de los escritos y me encuentro con  la cazadora de la vida dándose felicidad macabra. 

 

La cabeza intacta del encantado es atrapada como una idea lanzada al viento y devuelta como una “mirada impaciente”. 

 

Chorrean  gotitas de sangre en el texto, la asesina sigue absorta, la cabeza de la victima fascinada y perpleja yace en sus manos (del cuento, la muchacha cazadora)

 

Y ahora como si estuviese en una pista con tenue luz y girando en los brazos de un bolero empecinado en repetirse con su tema para bebérselo como golpe de trago y convencerse de que algo pueda cambiar la ruleta.

 

Sin más gira el disco de la oración, “cuando vuelvas sin mí” pero el eco del ebrio solitario en su pasión y angustia pareciera contestar “tu vas a venir a levantar otra vez a esta vida que se está muriendo”, pero…

 

“Este relato no morirá.

 

Amanecerá en el canto de los pájaros y los gallos” (De un cuento triste)

 

La voz narrativa es precisa y sencilla, su vuelo y fuga aparece, se esconde y escampa en la imaginación. 

 

El acto del verbo atraviesa el tiempo y arrastra con él los hechos y desechos de todo un recorrido en los mundos reales e inventados de testimonios deambulando conversaciones en la soledad, en el destierro.

 

Y algo posible y parecido a lo que uno quiera.

 

En fin la historia no acaba en las imágenes cerca de las palabras.

 

Siempre habrá otra opinión.

 

carmen váscones

18/7/2002

UNI-VERSO DE JEAN MARIE COOK mayo 9, 2009

Posted by carmenmvascones in escritora peruana, lima, poeta peruana, UNI-VERSO DE JEAN MARIE COOK.
Tags: , , , ,
add a comment

En el espacio donde la fisura rompe la unidad conceptual de una palabra, en este caso, el universo poético de la voz femenina, surge uni-verso.

 

Pausa-, me pregunto si esa barra o guión que actúa como interrupción arbitraria e intencional,  qué oficio y función tiene. 

 

Importaría una respuesta lógica y sistemática si fuese un examen de la  palabra desde su raíz etimológica.  Pero, aquí se trata del mundo significante creado y connotado por la poeta.

 

Posiblemente en esa hiancia está me, mi para interpolarse y afianzarse en el tú, donde el “sonido” del mundo resplandece para sonorarse, verse, ahondarse, rodearse de la mitad de la nada femenina.

 

El cuerpo se mira, se busca en las cosas, en sus partes morfológicas del “quebrado canto de tu muerte”, la vida misma bosquejándose entre las “olas rumiantes del caos humano”.

 

Árbol, humo, orilla, antes.  Esencia de un todo desafiando: “Soy la oculta semilla”.

 

Si nos detuviésemos a pensar, siquiera un ratito, a imaginarnos los efectos tajantes y sentenciosos de una gramínea caída en la tierra de los gemidos y desaventuras, ¿qué nos vendría en mente a cada uno?

 

¿Qué semilla es cada quién?

 

Veamos el recorrido de la voz poética y su denuncia sin reservas:  “Recojo de mis manos lo vivido lo más sufrido/ la esperanza de mujer la frialdad de humano”.

 

¿Qué nos deja entrever?

 

La mujer contiene el germen del mundo, el edén y el infierno en su vientre donde no hay dioses, ni luciferes.  Sólo humanos caotizados desde el mismo  momento que fueron concebidos  sin la gracia plena.

 

La poeta en su andar deja caer simientes de irreverencias y de inconformidad…

 

 

“Hay que ser descarados con el mundo para pedir que se cumplan voluntades”.

 

 

Recuerden el hágase tu voluntad, y ¿qué vemos en los tiempos de siempre sino un eterno deshago.

 

¿Quién verdaderamente desecha la voluntad?

 

Es asunto de hombres y mujeres la historia de la humanidad. ¿Para que sirve ese pavoneo de géneros?

 

Hay que salir del cuerpo para dejar de estar encerrado.  Nadie vuelve.

 

 “No podré jamás regresar al camino desorientado de la niñez”.

 

La escritora deja de acosarse.

 

 

“Reconstruir mí casa sacarla del infierno”.

 

Quizás hacer morir lo que ya no tiene. ¿Por qué estar como un cadáver expuesto a un velatorio eterno?

 

Quién da sitio a los que queremos y creemos.  ¿Y a los que no soportamos?

 

Hay que tener un poco de ganas para  reinventarnos.

 

Aunque reconozcamos y “comprobemos que ser humano no es sólo pretenderlo”…

 

“Ser honestos con el reflejo que apreciamos

Amarnos a todo extremo”.

 

Carmen váscones

22/2/2003

AUGUSTO RODRIGUEZ MIENTRAS ELLA MATA MOSQUITOS mayo 9, 2009

Posted by carmenmvascones in artículo, augusto rodriguez mientras ella mata mosquito, reseña.
Tags: , , , ,
add a comment

Su primer libro lo engendró y paternizó en Santiago de Chile.  Su encuentro con la lectura  y poesía está marcado por íconos de América, como Neruda, Rojas, Parra, otros. La lista es una aventura al encuentro de su propia voz y letra. 

 

Su otro saber, esa literatura que hace que se escriba diferente, que ubique el sentir y el pensamiento en otro orden de la vida dentro de ella misma. 

 

Ha elegido la palabra que va haciendo y haciéndolo, ésta, “su vida arte a cada paso”.

 

También los poetas de su patria radican en su memoria.

 

Cazón es su estela en la  identidad de una metáfora en las “venas abiertas”  de América.  La emigración de la vida muta su raíz en sueños propios y ajenos.

 

El río de su escritura desborda la soledad de su pasión.  Inventa un circo para no dejarse decapitar por la realidad ni los imaginarios bufonescos.

 

Su porvenir es un presente donde no cabe la muerte. 

 

Y si ésta existe, será un suicidio olvidado en el cuerpo femenino,  acaso en ella dentro del otro o la otra palabra que se rebela y enfrenta a aquella: la poesía, para que las “huellas digitales” retomen  al poema, donde el autor remarca: “este poema que escribo/  nunca acabará de escribirse”.

 

El cauce del yo del poeta es parte y contraparte,  es poder e impotencia, es renuncia y lucha.  Es monotonía y vigilia entre principios y fines. 

 

Es el ocaso de la nada en la grieta del mundo que gira entre un  “yo, moribundo y ciego” y entre “dos emigrantes que se encontraron en un país/ distante que sin saber cómo ni cuándo adoraron al amor/ como a su propio dios”.

 

El poeta pone un bosque en la decadencia del alma, -va metamorfoseándose:-  “paso a paso/ directo a las hojas frías/ que me esperan/ donde me transformo/ poco a poco/ en una oscura letra inadvertida”.

 

Compone y descompone la expresión lúdica del verbo poético. 

 

Trabaja con lo ordinario y aparentemente trivial.  Lo abstracto es un divertimento existencial de libertad y nudos dando un sentido útil al  todo y a la nada en la cuenta de los desaparecidos y perdedores  en la red de la ilusión donde el verso crea y destruye puntos de partidas. 

 

La poesía de Rodríguez, es una nostalgia erótica, es un paraíso que no soporta ni le interesa.  Es “un salto al vacío”. 

 

Es un Edén objeto del deseo  “escapando del purismo”, es un sujeto huyendo de Dios desde  “el principio de la vida”.

 

Contradecir y desdecir lo humano y su tortura mortal: anhelo de inmortalidad, que reconoce, que recuerda mordazmente la atadura de la piel con la memoria: el invento de la llama regodeándose en la escritura en “blanco y negro”. 

 

“Eres el origen del fuego/ y yo tan sólo soy: / el paisaje de tus cenizas/”. 

 

¿Qué queda de la memoria en ese contragolpe de espejos rivalizando la chispa inicial?

 

Nos dice en uno de sus poemas “aún la vida es placentera”, “aún vivo, sueño, amo/ de esto estoy seguro”.  Y tal, es así.

 

 “Hay que llegar a morir/ el mañana es nada”, qué importa si toda antítesis sabe que,  “sé que voy a morir” y quién no está seguro que,  “de eso también estoy seguro”. Luego antes de lo que sea que irrumpa lo hará tesis de salvación para ese “futuro que no existe”. 

 

¿Qué  se propone este joven poeta en el intervalo de la letra y la vida?  La elección es una entre dos opciones. Y  entonces, “vivo, el vivir”. 

 

El cuerpo es una síntesis de la espiral sin hipótesis. 

 

La comprobación de la contradicción parece un ser barajando la existencia  de la materia entre células, sonidos e imágenes.

 

Ha elegido con gusto Augusto no quedarse fuera del tiempo. 

 

Se ha dado un espacio en el hogar del presente.  Cohabita la prisa. La imagen se detiene en la sombra forastera de la gravedad de la mirada. 

 

Residuo en la voz: “deseos sinceros” para transformarse, para vivir sin escrúpulos.

 

Convive la palabra “tiempos inexactos”, allí la cotidianeidad muestra su contrapartida.  Las dudas de la humanidad entre ironías, amores frustrados y humores. 

 

Algo así como vive la vida aunque mañana te mueras. 

 

Y quién no lo dice lo hace verbo sonoro, eco despiadado, reflejo fastidioso, abulia desacralizando la materia, y quien lo dice en ese canto se vive solo una vez y  “esto es todo y es la nada”.

 

Y sin dar mucho la vuelta al mundo, la psique en el ágora de su memoria revisa a la intrusa y no invitada, a esa invasora que de golpe quiere ser la propietaria del guión que está en el camerino del alma. 

 

El espejo la repudia, la engaña, la hace creerse bella, le pone un cascarón, pero hay de quien se mire  en el tocador y se sienta atraído por esa autocomplacencia. 

 

Es inevitable, algún día, “la muerte como un vecino fastidioso/ nos interrumpirá la fiesta”, el sueño, la pesadilla, algo. 

 

Por eso la mudez  de la inercia dentro de lo mortal tiene que expulsar al miedo con música y versos malditos, con metáforas sin dioses, con voces sin edén. 

 

 

Habla. “Hablo: alguien habla por mí”.

 

La revolución de la masa no resuelve el avatar extraño y vecino que acontece en el campo de todo cuerpo orgánico, claro, que para aquel  que usa la palabra  esto se le vuelve “angustia y temblor” cuenta, saldo y deuda. 

 

Silencio y pasos. 

 

Sale el hijo de la “esperanza” a encontrarse con el espectador del bumerán “si tan solo el hombre”/ pudiera”… 

 

Luego, otro rato, descriptible e indescriptible.  Tan solo, tan “a quemarropa sobre la multitud, con absoluta sinceridad. 

 

Toda  razón humana insuficiente de autenticidad escarba en el ombligo de la muerte la  semejanza con la vida.  De eso nadie se escapa.

 

Sobre todo, “buscándose en esa originalidad que  permite una identidad como creador”, así lo dice uno de las grandes voces del territorio ecuatoriano, nuestro poeta Cazón.

 

carmen váscones

14/11/2004