jump to navigation

Rocío burgos silueta de fuego, por carmen váscones abril 21, 2009

Posted by carmenmvascones in america, anécdota, biografia, carmen vascones, creatividad, escritora fallecida de ecuador, femenino y masculino, lírica, lenguaje, libro, literatura, muerte y finitud, mujer, rocío burgos, testimonio.
Tags: , , , , , ,
trackback

¿QUIÉN ERA ROCÍO BURGOS?

 

 

Rocío desde su tierna enfancia ya la poesía rondaba en sus balbuceo y garabatos.  El dolor y el amor eran dos huellas que la tenían en los malabares insaciables del ser y la razón; su deseo no quería explicarse, sólo quería sostenerse en algo soportable y llevadero. 

 

El camino que escogió no fue fácil, la mujer que llevaba dentro la condujo a tejer un devenir de actos y constancias.  Pudo ser la que fue, ¿quién era?  Enfrentó la contravía de su yo.

 

La que conoció cada uno, no era una mujer célebre de las páginas de la historia, pero era un ser humano con una historia propia que no puede ser negada ni olvidada en las páginas de la memoria de la literatura de Guayaquil. 

 

Su único libro publicado es “SILUETAS DE FUEGO”, en proyecto tenía “SORTILEGIOS DE SIRENAS”.  Trabajaba cuentos y poesías.  Tuvo otras bísquedas por expresarse y manifestarse, su alma era una vorágine de cabos sueltos que desataban los recursos que improvisaba su ser cambiante, estos eran la música, la pintura, el dibujo, la fotografía.  Un hilo de fiesta su atadura con el oceano.

 

Sus pasos le permitían plasmar su angustia, silencio, soledad y la calma de su euforia pasional, de su mundo intermitente y convulsionante en el que tanto sus ideas como sus afectos sostenían los artificios de su yo amotinado, el mismo que no tenía nada que ver con el espejo de la vanidad: su majestad el EGO. 

 

Sino con ese mundo interior de la fantasía de la pura poesía de los que no tiene lugar ni existencia en lo que se llama la realidad externa, social y “vivible”.

 

Hoy es una ausente en el espacio, de ella la palabra de la poeta vestida de versos y de rocío.

 

carmen váscones

8/10/98

 

 

SILUETAS DE FUEGO DE ROCÍO BURGOS

 

Cuando la poeta chocó con los espasmos de la fantasía descubrió la desnudez absoluta del género.  Encontró la duda y la certeza acoderada en el orificio de la realidad.

 

Ubica su lugar en el parto de un indicio. 

 

Inicio de la entrega al dado de acertijos, secreto del pretérito errumbando en los desfiladeros de su imagen que desemboca en su cuerpo sometido a la primicia del descubrimiento:

 

“desnudo

los secretos

de mis huesos”

 

Riostras de perfiles encaramados en la desinencia de la búsqueda, ajustes de cuerdas amarrando los vocablos no marcados. 

 

Estructuras de sentidos encofrando “el dolor: una espada rota.”

 

Sigue la obra encaramándose en la soledad misionante de no perderse en los espejismos de la nada. De no encontrarse con su infidelidad a la muerte.

 

De no tocarse con la aventura del caos incrustándose en los prismas del corazón maniatado en los brazos del anhelo.

 

Se queja la fuente:

 

“Lluvia me

haces una grieta

en la cordura del vacío”

 

Implora la creadora:

 

“mar

ocúltame en tu extravio”

 

Desafueros de la fábula en boca de la luna.

 

Rueda la noche como canica vencida por el rebote.

 

Queda el silencio como cuarzo enterrado en la osamenta del minero.

 

“realidad

eres una nube

en agonia”

 

Nadie soporta excavar en sus espectros.

 

Cada cual lleva su cuenta y su recorrido como desatino invadiendo el pronombre del otro:  El yo del tiempo.

 

“Conjugo

la oquedad del amor”

 

“Me seduce

el ojo

del suicida”

 

“Mi voz

demencia

que se agota”

 

La errante poética levanta su fundamento en los acápites de la tristeza ornamentada en su alegoría incansable de tocar el nacimiento de su luz. De su llanto escuchado por la hada que quedó prendada por la sonrisa de la pequeña que desafió al espejo sin alicia en el país de la incógnita.

 

“Espejismo de matrices

divago

en el recodo

de un vestigio”

 

Cae el sonajero de las manos de la sirena que rodea la silueta de fuego que se mira a sí mismo mientras entre bromas y juegos se regodea de amor propio.

 

 

“me cautivas

círculo

de mis contradicciones”

 

“enigma

maquíllame

con locura”

 

La curiosidad del lenguaje invade la palabra con ironía:

 

“más allá

yace mi angustía:

cuervo

maquillándose con mi imagen”

 

Sigue la música y todas las estrellas en un sólo tono sueltan:

 

“Habito una isla

de fantasmas

donde el péndulo

refleja soledad.”

 

 

carmen váscones

9/9/95 playas

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: