jump to navigation

DIALOGOS DE MANOS Y OJOS POR CARMEN VASCONES marzo 5, 2009

Posted by carmenmvascones in canto, composición, ensayo, POESÍA.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
trackback

 

 

El SEMEJANTE DIBUJA Y CONTORNEA LA FORMA

 

DIÁLOGOS DE MANOS Y  OJOS

I

Estaban mis ojos mirándose en el espejo. Descubrieron dos canicas negras, no sabían cómo sacarlas. De pronto de tanto  dar vuelta con la idea  pidieron ayuda a las manos, estas se rieron sin parar. Hasta que por ahí  se puso la risa a descansar.

 

Solo así las manos pudieron  hablar sin interrupciones.

 

Enseguida dijeron: no ven que son ustedes mismos que se quieren coger y no pueden  ¿Acaso sus miradas no saben ver?

 

¿Cómo es eso de sus miradas? Preguntaron los ojos en coro

 

 ¿Tampoco saben quiénes son? Les contamos. Son dos miradas  con sus propias ventanas o claraboyas.

 

Los ojos con sus miradas y sus párpados realmente estaban desconcertados del descubrimiento acabado de hacer. Las pupilas estaban grandes, obsevando sospechosas, como nunca, querían salir para comprobarlo todo.

 

¿Dónde viven redonditas? Dijeron todas  burlonas y sabelotodas las manos.

 

 Continuaron de aquí para allá como cometas bamboleándose. A la vez dijeron a las dos mironas,  lo que podemos nosotras hacer es dibujar tocar formar y muchas cosas más, con y sin  ayuda.

 

 Ojos ojitos ojazos podemos encontrar otras figuras parecidas a ustedes sólo con nuestro tacto. Podemos sacar las sombras de sus escondites, hacer un zoológico en los techos.

 

Estirar la luz hasta ennegrecerla con nuestros dedos matantin pirulán. Podemos disfrazarnos de títeres, dar las mejores funciones, agotar con asombros, y persecuciones al silencio, hasta hacerlo hablar como un fantasma enamorado mirando a la luna escondida en los sueños.

 

¿A que no saben todo lo que somos capaces? ¿A ver pensemos? Podemos escondernos en la oscuridad y ponernos una corona de estrellas, hacemos que aparezca la reina madre  de las sombras como dueña de la noche y de las incógnitas para  que nos desdibuje, imite y persiga como serpiente con hambre.

 

Hacemos que el tiempo se alargue se recoja y desaparezca de un solo apretón, al espacio lo recogemos dentro de un punto, al sonido lo disfrazamos de adivinanzas, dijeron a dúo como brujillas con vestidos de  hadas.


Las formas que adquirimos son de películas de terror, de comedia de magia, son extrañas, parecen a veces el hombre elástico, murciélago persiguiendo su presa,  araña tejiendo su atrapasueño. Monstruos salidos de los cuentos, drácula atrás de la mascota.

 

A veces las sentimos como piratas que quieren robar el cuerpo  a los durmientes que han salido a pasear como sonàmbulos en la historia de pesadillas que transitan en la tierra.

 

Otras veces  son guardianas de los secretos del pasado y del presente de las andanzas de la silueta que avanza confiada del encanto inolvidable de sentirse ella y no ser otra.

 

Podemos lo que nuestra imaginación quiera.

 

 Ya se habrán dado cuenta, esto es como un jueguito, miren ¿dónde está el círculo? ¡Allá! ruedan las pelotas redondas  grandes y pequeñas. Sigamos buscando ¿Dónde habrá parecidas, iguales  y diferentes? Sigamos husmeando.

 

Veamos hay mucho más. Avancemos. Encontrando. Tocando. Merodeando.

 

 Hallaremos acertijos y  signos sin fantasmas, sin dificultad trabajamos como un equipo sin opresor.

 

 Y sin más Dijeron a dúo las dos manitos chau chausito chauson chao chaito, mueven que mueven todos sus deditos

 

Y como rodeando la despedida para demorarse un poquito más turnándose entre ellas mientras la una desaparecía como puño la otra aparecía ni corta ni perezosa moviéndose como abanico con sus cinco deditos muy estirados.

 

Se mueven cada una  para rato como ciempiés contorneàndose entre las hojas del sauce llorón, hace curvas de arriba para  abajo con trucos de resbaladera. 

Cambian sus tácticas como teclas blancas y negras subiendo y bajando en do re mi fa sol perezoso. Ahora ruedan como vagones de tren en la loma que se asoma.

 

Luego juntas las dos parecen hojas de palmera movidas por ventarrón donde todos sus dedos tiemblan como teclas de piano sin cola escondiéndose del ratón.

 

Para no ser encontrados cada dedo se enterraba en un número que esta marcado en las yemas. Así asoman de uno en uno diez deditos envueltos en  sábanas de papel.

 

No sabemos cómo después de un instante los números ordinarios  se presentaron muy revoltosos vestidos con pijamas de payasos ¿Han visto acaso tremendo lío? De números haciendo reír  en vez de sumar y restar entre par e impar.

 

Si quieren dibujen en sus memorias a los dedos payasos salidos del circo ahora con cara de alumnos  ¿Qué hacemos?

 

¿Qué tal? Es increíble cinco dedos más cinco dedos hacen una decena, cinco dedos menos cinco dedos hacen un cero. Escribámoslos para que los conozcan y no se olviden de los números si es su gusto los disfrazan o los dibujan desnudos tal cual son con sus formas de líneas rectas y curvas  presumidas.  

Puedes dibujar si quieres a lado de ellos las pertenencias que corresponde a cada uno, escogiendo un elemento vegetal animal o lo que se te ocurra. Si es tu antojo puedes dibujar  los  dedos de tus manos o de tus pies . Ojo. Aunque no nos estamos refiriéndonos  Aquí a ellos.


También pueden participar puedes vértelos puedes contártelos y descubrir que cada pie. Tiene cinco dedos también . Empecemos a contarlos 1 (UNO)  2 (DOS)   * *  3 (TRES)  * * * 4 (CUATRO) *  * * *5 (CINCO)  * * * *  *   6 (SEIS)   *  * * * * * * 7 (SIETE)  * * * * * * * 8 (OCHO)  * * * * * * * * 9 (NUEVE)  * * * * * * * * * 10 (DIEZ)   * * * * * * * * * *

 

Después de estas poses de profesores con caras de gatos zalameros, y ya a las cansadas después de tanta cambiadas y tretas, aquellos diez aprendices se fueron desperezando lentamente como dormilones en vacaciones, y en menos de lo que se agarra un balòn desaparecieron en un estornudo ante los ojos que estaban tan divertidos con esta manera de ser sus panas.

 

Yo me quité del espejo no sin antes darme cuenta que había estado parece todo el rato con la boca abierta parecida a una ¿A que no adivinan?

 

 


Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: