jump to navigation

la muerte un ensayo de amores, (v parte) por carmen vascones enero 21, 2009

Posted by carmenmvascones in Uncategorized.
trackback

“Su erotismo una danza mortal, embate a la nada…”

 

 

 

1 

Por todo eso

y muchas cosas que me reservo

me delata el silencio

el misterio de mi insistencia

al mirarte dos tres veces

y detener mi mano

en la escurridiza forma de tu cuerpo

 

Por todo eso

y lo que no veo

 

Me descubre (n) “el amor que (me) encadena”.

 

 

 

2 

Soy la palabra desnuda

en la vida sin letanía

soy los gestos que se desvanecen en el amor

soy la vagabunda del destino que no precisa

soy la esclavitud de los pensadores

soy el juego de los escondrijos

 

Soy la amante del deseo que vive todas las veces.


 

3

Desde el inicio

dejó de estar en la órbita de las repeticiones

prisionera y pasajera del drama

la perpetua renovación del amor

desenlaza la casualidad.


 

 

4

Mi padre y dios

un rasgo cercano al monologo

mi grito una incógnita del incesto

 

Configuro mi nombre en la identidad con la muerte

 

Divago en la primicia del ilusionista

mi exclamación un resto de la infancia

-los instantes son mi posteridad-

 

Entregada a la confesión del cuerpo.

 

 

 

 

5

Los diminutivos salen de mi boca

llegaron hasta el fimamento de lo indiscreto

pretendo lo absoluto de la singularidad

morir en el regazo de mi futuro infantil

tiernamente me acoge el cuerpo moreno

rodea los años de mi estadía.

 

 

 

 

6

Lentamente

las explosiones del entredós

atolondradas se regodean

una escenografía se estremece

la madrugada se recoge

sobre el grabado

 

Silenciosamente retornan del recuerdo

 

Contemplan el alejamiento

se pierden en el espejo

se pierden en la imagen

 

Alguien dibuja la sombra que apenas se ve.

 

 

 

7

Exiliada entre los otros

gozas la herejía del amor

tu insomnio mira la locura de lo eterno

genio de tu muerte

el destierro de los despertares

exacta palabra que juega con el tiempo

diosa del oráculo

vives la pregunta del incesto

en tu cuerpo no existe el equívoco

tu crimen es ser el sueño de todos.

 

 

 

8

Gran acto del ser

desgajar el amor ante la puerta de Dios

deletrea la pasión

 

Escriturar el gozo

es/mi

destinación.

 

 

9

Los senderos del pacer se los ofrecí

a la lengua que me tocó sin rubor

por ser bienaventurados del reino del deseo

donde la muerte es una promesa sin juicio final.

 

 

 

 

10

Envuelta en la brevedad del goce

desjuro mi ser multiplico el tiempo

preciso lo extraño y lo bello

mi deseo se desliza en el otro

taciturnos del ensueño y del encuentro

emergemos en la imagen confidente

gusto la intimidad para estremecer lo perfecto

huimos del número al vino del placer

nuestro testimonio

el espejo no existe en la excomunión de los cuerpos

no compongo ritos al verbo

desnudos acariciamos la mirada profana de la poesía

mezclamos lo mortal y lo eterno

salgo del día

acojo en secreto la persistencia

que se extiende en mi lecho

mi destino juega la ficción del absoluto reposo.

 

 

 

 11

Labios del mundo olvidado

calmas la crecida de los días

el mar recoje el monólogo

tu nombre trepa las caderas de la vida

intimidad creadora

rozas los abrazos del tiempo

no olvido tu vértigo en torno al amor

lucha el sueño

acecha la serenidad

el deseo escabulle la envoltura

a contemplación aquieta murmullos e indolencias

partida la eternidad

la inmoralidad trajo la memoria

desposados los deseos sin retornos

la crecida del vientre planta lo venidero

la escena goza su inmortalidad

detenido lo bello en el sin fin

 

La escritura de tu cuerpo un enigma

 

En la ternura comenzaste a vivir el oráculo

la travesía esculpe su obra.

 

 

 

 

12

Un remolino de eternidad

se estremece en abrazos

engendra el absurdo del juego

mundos embriagados

de maldición y bendiciones

 

Nuestros cuerpos son libertades engarzadas

provocadas por pura inocencia.

 

 

 

13
Comprender (me)

en/el

exilio del olvido

desatar (me)

del/ el

ensimismamiento

 

El primer trazo de la infancia

gestó mi presente

 

Accedo al esbozo del verso.

 

14

En el escenario de la duda

el actor concibe la agonía

la ficción se restituye

 

El telón recoge las últimas palabras esclavizadas al guión

 

La puesta del amor no tuvo actuaciones

sus días están entre la desembocadura del futuro

y las peticiones del sueño inconcluso

 

A nadie invocará la certeza del cuerpo

que se escurre entre el miedo

y los matemas de las pasiones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

15

La lluvia cesó

se engendran los días de la muerte

fornican su sorpresa

sus sexos golpean la confidencia

una brevedad el testimonio

 

Réquiem para el mundo.


16

El contemplador del monólogo

aligera su inquietud

las intuiciones yacen en la noche

su expresión invade el azar

entreabierto al ensueño  y al acierto

musita ganas revertidas a la circunstancia

 

La imaginación y la placidez del contacto

 

La originalidad del deseo permanece intacta

a las trampas del amor.

 

 

17
Detenida en el borde del mal

significo la ternura

contienda mortal de lo divino

la atracción se lanza a conjeturas

envuelto lo intemporal al vestigio

fiel a lo diferente

atrapo eternidades insinuadas

dejo los indicios entre palabras

todo es recorrido  del tiempo

atrapado en la memoria

 

La certeza y el veredicto los cumplo en mi cuerpo

 

Asisto a los actos del sueño

primicia de mi deseo

el teatro en mi ser obra su prisa

repito la escena

 

La muerte un ensayo de amores.

 

 


Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: