jump to navigation

ENSAYO: AURORA Y SUS VIAJES INTERGALÁCTICOS (MARIA JULIANA VILLAFAÑE), por carmen váscones diciembre 16, 2008

Posted by carmenmvascones in Cuentos, Ensayos, Lectura y Reseña, POESÍA.
Tags: , , , , , , , , ,
trackback

 

Sea o no que aurora inventó un sentimiento hacia el Príncipe Siul, ella, lo recordará como una realización de su deseo, en el juego del amor perfecto, lugar del uno y del otro en esa correspondencia casi imposible en la denominada vida real, el artificio con el que la autora introduce este mito humano se presta para llevar a todos a ese bello misterio donde cada uno tenga la ilusión de encontrar y tocar más allá de las apariencias el descubrimiento de esos mundos de pieles y emociones. Correspondencia donde se une el espacio y el tiempo sin fisuras. Lugar donde la vida mortal no se va pique.

Quizás lo que se  aproxima a esta historia anunciándose es el Aleph, ese todo pleno de la ilusión. “Cambiará el universo pero no yo” dice el Gran Borges en su cuento del Aleph ante la nostalgia de su Beatriz, donde comprende a través de Daneri, que “el trabajo del poeta no estaba en la poesía; estaba en la invención de razones para que la poesía fuera admirable”. A lo mejor desde un “Aleph: que es uno de los puntos del espacio que contiene todos los puntos”. Donde la cacofonía del caos desaparece frente al hallazgo del habla que evoca eso mío: el diálogo con el propio pensamiento sin exclusión alguna del otro.

Aurora va mirando por la noche la oscuridad, “caminado por los senderos de las estrellas en busca de nuevas historias, en busca de que le hable el silencio o el príncipe de sus sueños que estaba presente desde siempre porque ella “lo presentía”, lo esperaba, lo quería volver a encontrar aunque eso parecía aparentemente totalmente lejano. Así, “llenaba sus horas de soledad escribiendo relatos que brotaban como nardos de su frondosa imaginación”.

En el cuento de Borges este misterio estaba situado “en el sótano del comedor” descubierto por la mirada de la infancia, “antes de la edad escolar,… alguien dijo que había un mundo en el sótano…que es inajenable…vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra y en la tierra otra vez el Aleph… el inconcebible universo”.  Dejémoslo en suspenso a este hombre formidable, dejémoslo con su mundo de mapas de espejos y laberintos de miradas dirigidas a un punto ciego donde sus ojos penetran la luz oculta en el orificio de su boca.

Regreso adónde he dejado por un momento  a mi amiga, en ese interludio del despertar o no querer despertar. Estoy convencida que tiene que salir de la espera del retorno. Tiene que avanzar, veamos.

No hay repetición posible.  Quizás solo contar esta hermosa historia, relatar con detalles y deleites y hasta con nostalgia esto que fue y es.  ¿A quién?. A todos un nosotros, que incluye un tú, esto es, a todos aquellos que sientan el llamado de aquello, de ese momento que se anhela algún día se cumpla.

Es así, que todos  como lectores podríamos entonces, leer, una y otra vez la aurora de nuestra protagonista del cuento.  Hacerla vivir el encuentro  cuantas veces sea leído. Sólo ese encuentro está permitido, en esa mirada, en esa lectura, todos nos hacemos cómplices del misterio, del secreto.  Es una forma de salir de la orfandad  del todo, es la única forma de compartir nuestro no todo, que no está dicho ni vivido, además no todo es dicha.  No toda vía acerca.  La espera es todavía.


No todo eres tú:

Aurora del sueño y de la realidad, poseyendo el sueño que nadie puede quitarte: el incompleto amor, que se vuelve totalizante cuando la duda no cabe en la palabra que convoca y converge en dos miradas vueltas una.

¿Cuándo se sabe esto?. A lo mejor para la mayoría nunca, a lo mejor sólo suceden pistas falsas, a lo mejor es un saber que sorprende, a lo mejor se anuncia y no lo sabemos deletrear.  A lo mejor, quizás, quién sabe.

El otro existe –porque carezco- porque se lo libera del sometimiento y de la espera.

El tiempo no coincide entre dos, sólo reside como una metáfora sin ataduras, sin mordazas al cuerpo del otro.  Acaso la felicidad sea  eso, que se presta sólo para jugar con la inmensidad de la alegría dentro y fuera del espejo.

En algún momento la “tristeza mortal” de Aurora era infinita.  Estaba despoblada de intimidad, se sabía sola y se sentía sola en su propia imaginación.  Su príncipe que le prometió volver desapareció tal cual como llegó.  Le hizo conocer el vacío que no comprendía en sus relatos.  No sabía cómo salir de aquello, tampoco quería, pensaba que su perfecta mitad era parte del otro, se sentía sin palabras y sin ánimos.  Sólo quería el colmo de la dicha: la fascinación eterna, una vez más sucesiva de lo mismo.   La espera era larga, el tiempo humano la torturaba, todo le parecía una caída de finitos trizados en melancolía y aislamiento.  La desesperación la encerró en el silencio.

“Se negaba a ver a sus amigos, no quería hablar ni con Milsy, la estrella luminosa, con la que recorría el mundo, ni con Kixt, su amigo intergaláctico de otra especie que fue el intermediario entre ella y el príncipe para la cita inigualable, donde él le contó que estaba interesado en una chica que el creía que era princesa con la cual quería verse.  Le anunció la nueva sin muchos preámbulos, le contó que su amigo Siul no dejaba de pensarla, desde ese momento que se cruzó en su camino.  Que la estaba buscando por todas partes, “que en su mirada vio reflejada la bondad de un alma buena.  Esa intensidad  en la mirada, más que la imagen era lo que nunca olvidaría.  Quedó seguro de haberla visto antes, tal vez en sueños…”

¿Qué la deslumbró de ese encuentro con el príncipe? Tal vez, el sentirse indefensa y a la vez dueña de los hechos y de la situación sólo para ella.  O a lo mejor sentirse fuera del temor humano en ese momento destinado para ser.  Momento incomparable, ningún otro, estuvieron como que se conocían desde siempre.

Él sentía el mismo temor que ella: “conocerse”.

¿ Acaso lo eterno gira en ese verbo?. Además para  llegar a ese algo inquietante del conocimiento hay que caminar como ir  al otro lado del arco iris antes de que se desvanezca.  El riesgo del por venir acampa como presagio de principio a fin.


Aurora dice de su príncipe “es el más soñado de mi vida”.   Para ella en ese mismo instante que cruzó él en el camino que ella iba con su amiga Misly fue definitivo.  Le bastó saber que era él, “sabía de su existencia desde siempre porque lo presentía.  Estaba presente en sus sueños… sabía que era su alma gemela”. El príncipe en cambio, “aunque siempre fue muy controlado por las emociones, sentía ansiedad de saber cómo era realmente ella”.  Pareciera como que siempre hay un resto inalcanzable que no se sacia con nada: lo otro que no está en mí.

En el camino la jovencilla cuando va para el encuentro añorado con su alma gemela, se topa con una latita toda oxidada, que con una voz débil le  pide ayuda. A la misma que le pone el nombre de Morena y siente simpatía.  Quién creyera que  este personaje de lata será la clave para el desenlace  de esta historia, además, Morena vive sus propias peripecias, nos involucrará en sus aprendizajes, enseñanzas, no sólo eso, ha vivido y conocido el tiempo intergaláctico y el tiempo del planeta tierra, y algo esencial, posee un secreto que Aurora no sabe y del que yo también callo.  Lo que sí puedo decir de esta otra voz importante en la narración es que la medida del tiempo en sus palabras es el puente que media entre todos: lector, autor y personajes.

Aurora huérfana, llena de sueños, “llenaba sus horas de soledad escribiendo relatos que brotaban de su imaginación”.  Vivía en una casona con su tutora y amiga Ángela y Jandro, el jardinero.  Se perdía en la noche, se escapaba sin pensarlo solo cerrando los ojos, el infinito la  invitaba a su mundo de estrellas desconocidas, salía con su mente en busca de nuevas  historias.  Descubrió otras maravillas y seres extraños y hermosos en su interior.

Ella en su “vida rutinaria se sentía aburrida y extraña”.  En sus reflexiones pensaba y consideraba que necesitaba quién creyera en ella, por eso soñaba con encontrar a su príncipe de otra galaxia “que un día vendría a buscarla”…

Ya el mismo Borges al final de su Aleph, se pregunta si acaso existió aquello que vió, dice “¿lo he visto cuando vi todas las cosas y lo he olvidado? Nuestra mente es porosa para el olvido; yo mismo estoy falseando y perdiendo, bajo la trágica erosión de los años, los rasgos de Beatriz”

A la joven de nuestro cuento no le interesa el olvido, le interesa lo eterno, no tiene tiempo para pensar en las ruinas mortales.  Solo quiere prolongar el gozo de saberse inmortal en el tiempo sin esclavitud para encontrar la razón que causa el deseo de vivir en sí mismo y en la espera que a lo mejor nunca se llega en ese ir constante.  Pero, ¿A quién le importa acortar la vida o el camino en el encuentro con lo amado?. O tal vez sí, pero el riesgo sería acabarlo todo sin ubicarlo en la memoria.  La impronta angustia, la calma viene.  Que venga, porque  a lo mejor, en este asunto la prisa no es aconsejable, sino, miremos alrededor su resultado. Pero hagamos un pare a esta idea última  porque o si no sería salirnos de las páginas de las señales de la fe y quedarnos en las faltas solamente de lo que pudo haber  sido y…

En fin, quieres continuar tu lector, crítico y soñador, creador de otras lecturas y posibilidades, sacar tus propias impresiones y hablarnos de este encuentro de la terrícolacon el extraterrestre o el Príncipe de otra Galaxia. Como tu quieras puedes empezar a curiosear el libro  de  María  Juliana  Villafañe, así  se   llama la autora.

Te puedes imaginar otras escenas, incorpóralas a tu propio escenario mental.  Sólo te recomiendo que leas primero el cuento de “Aurora y sus viajes intergalácticos”, verás y sentirás la magia de la vida en la escritura y en tus propias ideas.  Lo importante es lo que tú creas y quieras decir e inventar o suponer y superponer.

Y no olvides que “para vivir es necesario conservar la naturaleza” e igual para vivir hay que aprender  amar de a poquito a poco para que sea imperecedero.

¿De dónde me lo apropio y lo recreo? Averígualo dentro de ti y descubre tu propia aurora.  Y si no consúltaselo a nuestra amiga común, la bella Aurora, que te espera pacientemente.

carmen váscones

12/1/2004

 

Comentarios»

1. alisson daniela - febrero 1, 2012

que cosa tan larga los jovenes de ahora necesitamos osas rapidas peri sustanciosas

carmenmvascones - febrero 2, 2012

EL TIEMPO SI LO PULVERIZAS TE QUEDAS SIN ESPACIO EN LA SUSTANCIA “RÁPIDA”: LA COSA O LA NADA DEL YO… QUÉ SERÁ LO QUE NECESITAN LOS JÓVENES AHORA…EL RELOJ REVIENTA Y EL CUERPO ESTA FUERA DE LA CUERDA…ACUERDATE… ALARGAR VIDA O LARGARLA POR LA BORDA…PERITAJE AL SER… CORTA LO CORTO. CORTE…LA CINTA ESTA VACÍA…LA MASA SUSTANCIOSA ADOLECE A DESHORAS… LA HORA INMÓVIL EN EL MÓVIL DE LA RAPIDEZ, EL ESPACIO CHOCA CON TIEMPO… Y EL SER CON LA VELOCIDAD… EL CUERPO SE CONFUNDE CON LA IMAGEN… NO SE DONDE ESTOY DICE EL ESPECTRO O LA METAMORFOSIS DEL AUTOR QUE SE APARTA DE SU PARTE, PARTEME LE DICE AL ESPEJO…QUIERO IR MÁS RÁPIDO, RAPIDÍSIMO…NO VEZ QUE NO TENGO TIEMPO PARA MI, MÁS CORTO, CORTÍSIMO, PEOR PARA EL OTRO…QUE NO ME ALCANCE, QUE TE PASO, TRASPASO, UNA MAGULLADURA EN EL CEREBRO QUE SALE POR LOS DEDOS DE TANTA IMPACIENCIA… QUÉ COSA TIENE LA VIDA QUE OSA…OSADAMENTE QUIERE CORTEDAD… EL CAMINO MÁS CORTO PARA EL FIN ES RENUNCIAR… EL TRECHO…LARGO O CORTO… LA SUSTANCIA NO ES LO QUE CREES NI SE CREA… ES SOSPECHOSAMENTE SIEMPRE… TE EMBAUCA TU CUERPO…ESTAS SUBIDO EN ÉL…LO HUNDES EN EL ALUD DE TU RAPIDAMENTE PIDES QUÉ…

TIEMPO SIN ESPACIO…DE VEZ EN CUANDO HAY QUE DETENERSE…SINO LA INFRACCIÓN DEL PUNTO SE PIERDE DE VISTA. PUNTO APARTE SIN FINAL EN LA ESCENA. SUSPENSIVO…VIVIR COMO UN PARPADEO… LA SECUENCIA DEL SENTIDO TE DERRUMBA EN UNA IMPROVISACIÒN O ACTUACIÓN SIN PERSONAJE SIN ACTOR SIN ACTUANTE SIN SUJETO…VALE LA INTERFERENCIA…LA REFERENCIA…DEFERENCIA. EFE…IRRUMPE DENTRO DE TI TU APORTE SIN MENOSCABOS A LOS CABOS SUELTOS… CUIDADO LOS TROPEZONES… TE RESVALAS ENTU PROPIO CUERPO…CUÁNTO VALES, VALE …ALE…

SALE…
SAL AL LIBRETO QUE NO SABES
SABÌAS QUE…
¿QUÉ COSA?
-PERO DICES TAN LARGA-
AHORA NECESITAMOS
¿QUÉ?
(C)OSAS RÁPIDAS…
HUM
PERI(CO) PERO…
SUSTANCIOSAS…

JACTANCIOSO…
TAN SIN ESFUERZO
FUERZO A LA AURORA EN LA VÌA
ALISTO
LISTO
¿QUÉ MÀS NECESITA(MOS)?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: