jump to navigation

MONA RAMONA, por carmen váscones diciembre 11, 2008

Posted by carmenmvascones in cuento, Cuentos, delirio y creacion, ensayo, literatura y psicoanalisis, locura y escritura, mona ramona por carmen vascones, psicóloga clínica carmen váscones, psicosis y poesia.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
trackback

“Me trataban como a un muerto que tiene el inconveniente de manifestarse”

Sartre


Soy la conciencia amarrada a mi cuerpo.  Me sigue mi ánima, busco un testigo.  Palabras extrañas se imponen.  Me persigue el miedo.  Paso al otro lado. Ahora, estoy boca abajo, mañana boca arriba.  Quiero irme, quiero quedarme.  Estoy atada al mundo.  Diablo, ¿para dónde?  Dios, ¿estoy muerta?.



Las consultas continuaban.  Ella me buscaba.  La esperaba donde siempre.  Asistía sus intervalos que no diferencia los límites.



Ella quiere irse al cielo, no quiere quedarse en la tierra.  Pero quiere llevar el infierno sin que nadie se entere.  Ella recuerda a uno: su niño, su yo, su dios.  Su vientre vacío lo toca, pregunta, ¿dónde estás pequeño? Se toca la cara. Se busca entre sus ropas.  Dice, como lejana de todo contacto -el cementerio está lejos-.



Otro día, está en el calvario camino a la resurrección, canta, soy la mona, corazón adolorido, no sé que me duele, cariño ahógame en besos.  Canto en semana santa para ti señor.  En día de luna la virgen salió preñada, pobrecita, a su hijo lo van a matar, que huya, que no se deje encontrar.  Aleluya,  mi señor te han hecho la guerra.



Hacen la señal de la cruz, padre nuestro dónde estás, el río llora con su alma.   ¿Qué te duele otra vez?  Adivina adivinador.  Mi madre me decía boca de nadie.



Acompaño su búsqueda, sus retazos orales se desparraman en las anotaciones, su trazo mental parece un hilo descosido en la lengua.



Maldito amor, la guerra termina contigo.  ¿Por qué pienso en María concebida sin pecado original? ¿Y yo?  Que me perdone Dios por mis pecados. ¿Soy Eva del paraíso? No me distingo de ninguna.



Estoy muriendo de pena, no puedo llorar, tengo vacío los ojos.  Coqueta concepción, mi hijito se llama corazón.  ¡Mamá!  ¿Por qué me maldijo? Desde su conjuro estoy rodando por la tierra.




Vela encendida, llama desconocida, pueblo endemoniado.



No puede salir de las alucinaciones, su memoria rota no puede parchar los orificios de las palabras amputadas de raíz.  Trato de plasmar su huella demente.  Persevera su naturaleza esencial, da vuelta en sí misma.  Su endeble existencia una ficción para el otro.  Su acto es ella.  Saliva la vida ordinaria dentro de lo mundano: lo obsceno en el placer del ser.


Resistencia. Algo indecible. Aparecérseme, descubrirla, actuante del delito, descubrirme personaje sin atributos,  me invento: la creo- traduzco el pase- No se me ocurre nada y sin embargo vivir es pensar, es entrar a mí, es soñarme sin extrañarme, es darme vida sin matarme.

 


Está divina, yo tenía una muñeca, se llamaba muñeca, nadie sabía el nombre, sólo yo.  Nadie me lo preguntó.  Mi marido me la regaló.  Yo se la pedí después que murió mi hija.  Divina es la adivina divina.  Usted es puta divina. Gracia divina. Adorada divina.  Maldita divina. Despreciada diosa.  Mujer seas, sea yo.  Bienaventurada las dos en el fuego divino.  Arde mi cuerpo, y ¿el tuyo? No, no soy-. Tú tampoco. Tengo ganas de llorar, estoy en el encanto por culpa de la bruja.  Lunes.  Martes.  Miércoles.  Jueves.  Viernes.  Sábado.  Domingo siete, ni te cases ni te embarques.


 


¿Cómo devolverle su matriz mental? ¿Cómo sacarle la palabra que la llevó a la poza honda?  Compongo sus fragmentos como partituras para ser leídas por no poderlas hablar, por no poder interpretarlas.  Quizás tendré que explicarlo como caso, o como pieza literaria para argumentar esa nada sufriente e insuficiente en su vacuidad filial.


Está harta de su inmovilidad, de la soledad de su génesis, está asfixiada en la rareza de su mirada a ninguna parte. Los movimientos de sus manos apenas alcanzan a avanzar sobre los sentidos desarticulados de lo que hubiese sido un pensamiento hecho un mensaje sin interrupciones ni ecos de un fluir completamente lógico y libre de censura y del temor primordial. –Se me ocurre irónicamente, ¿acaso lo hay?-.

 


La forma del interdicto es una marca umbilical, tiene una doble función, una de inclusión y otra de exclusión.  El detalle clave está en ese juego incompleto de toda relación inicial de cada humano: uno no se elige, más hay una obligación con el ánimo y el anhelo, de no claudicar, de no abandonarse, de combatir, de no ceder.  La pasión y la aflicción arremeten. ¿Cómo se acunó la angustia? ¿Cómo se amamantó el amor para que el desplazamiento del yo no se vaya a pique?.  Pareciera que en cada dolor el mito lamenta lo imposible del deseo? ¿Qué sueño hay para cada quién? ¿Cuál se te ocurre?

 


Su voz inquiere -me dice-, no converso, aquí es la guerra, la hace toda la gente.  El soldado  va  a la  lucha  para  hacer  un solo mundo, para hacer ganar de un solo lado.  ¿Soy hija de quién si no soy de Dios?  El hombre dispone.  Mi padre y mi madre murieron en la guerra.  Si hablo ¿me matan o no me matan?

 

 


Razón imperfecta  la fuerza, revoca el sentido. El gozo implora. La elección de la lucidez desamarra la nada y la muerte. En su abismo se encuentra con la historia de una vez sin espera, la suya, nadie la va a ver, la llevaron y la dejaron abandonada, botada.  La elección fue: la posibilidad cambiante : ser un ser posible.  Un resplandor persiste en la libertad que no da sosiego.  El fracaso de un yo sin poder elegirse, sin comprenderse.  La rendija circunda al otro que muere por mí, yo sufro por ella: lloro lo que no lloraré por mí.  No hay opción.  La mejora es otra forma de finiquitar lo irreconciliable: La vida está enferma de muerte, el tiempo es su aventura o desventura.  Cual cómplice y aliada de la evidencia: el síntoma: náusea y melancolía, discordia y soberbia, en definitiva el orgullo desprovisto de distinción se refugia en  delirios y realidades sin otros. Está harta de descubrirse ante el  Otro que la inquiere, ella esta cansada de responder.

 


Yo no quiero hablar, todo el mundo me pregunta.  Todos quieren hacerme la guerra.

 


Su laberinto de identidades se escabulle como manada de palabras en la punta de su existencia.  Su lengua se desdobla, se parte, se mezcla, se iza en la muerte, se destierra, errabunda sin saberse en la duda.  Está perdida entre el muro del hospital y su cuerpo.  Su palabra rebota distinta, sin equivalencia, sin igualdad.

 


La bruja es la patria sin rostro. Cara, cruz o sello la madrecita de todos los guerreros.  Tuve que ser mujer por no ser hombre, hubiera sido…

 


Quiere romper con el silencio que la tiene en las rejas del sin sentido.

Ya no voy a estar muda.


El tiempo está destrozado en su memoria, no le da espacio para conjugar y hacer la sintaxis de sus pensamientos que avista en el carrete de su recorrido en esa entrada consigo en un posible decir.

 


Aquí me tienen muerta, yo me doy cuenta.  Yo no sé por qué me da sueño.  ¿Qué más quiere que le diga?

 


La voz de la mujer deja escuchar la desgarradura de su psique.  -Desde que murió mi primera hija tengo estos nervios.  Quiero ir a mi casa.  Estoy condenada no puedo salir-.

 


Está abandonada y sometida al simulacro  del orden y del encierro.  No ha cometido ningún crimen. Quizás ha asesinado su yo y conciencia que no soportaba o le resultaron intolerable  en el manejo del tú. O peor, la sepultaron en su propia boca.  Ella fue recluida y expatriada del mapa filial antes del nacimiento y después de él.

 


Yo me voy a ir, desde chica he sufrido, he trabajado.  Me gustaba ir a casa de mi madrina.  Aquí en este lugar es un sufrimiento.  No dejan hacer nada, ningún oficio.  Paso sin hacer nada.  Todos pelean.  Tratan mal.

 


Cierro la página de las anotaciones, escribo:

 


El argumento, es como una espiral retorciéndose sobre sí mismo, sin salida.  Hay que salir de los terrenos de la interpretación de los otros mundos. De los Otros.  Ser más yo. ¿En la palabra, en el otro o en el personaje?. Pero no todos ni ambos a la vez. Vuelvo a  los últimos datos de la paciente, leo:

 


En todo caso deberían quererme, no me quieren.  ¿Qué más quieren? Que me quieran.  Los quiero, no me quieren. Me quiere no me quiere, en singular. Me quieren no me quieren, en plural.  En  singular y en  plural  al  mismo  tiempo.  Me  quiere – me quieren. No me quiere – no me quieren.  Silencio.  Intento.  Va de nuevo.  Me…

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: