jump to navigation

AL PIE DEL ESTANDARTE DE TU SOMBRA-HE DE EXTRAERTE LA AUSENCIA DE GENARO LEDESMA, por carmen váscones diciembre 10, 2008

Posted by carmenmvascones in Ensayos, Lectura y Reseña, POESÍA.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
trackback

 

 

Hombre cabal.  Tiempo del verbo.  La vida no la evades.  La libertad se configuró en el embrión que te trajo, te llevó, te formó.  Tu palabra no tiene precio, no tiene coima, no tiene silencio.  Toqué tu nacimiento al conocerte.

El alba de tu pensamiento se impregnó como llanto de recién nacido probando sus primeras resistencias en un mundo desconocido.

Y de tu ser qué puedo mencionar, quizás, que son todas las razas que no se deja(n) doblegar, ni siquiera por el sueño cuando desaparece ante nuestros propios ojos.

Estar en tu poesía, es encontrarse con la realidad humana. Es escarbar en las tumbas y darle nombre a lo que no tiene.

Estar en tus palabras, es sollozar junto con los muertos que están con sus cuerpos desperdigados en una historia sin sentido.

Porque cuando el sufrimiento es impuesto es guerra al alumbramiento.  Es masacre a lo hermoso. Es total servidumbre y canallada.

Es soledad sobre soledad.

Genaro poeta, narrador, contestatario, -amigo leal- azadón de la justa medida, candor del amor, luz de la oscuridad, hermosa alma irreverente, plenitud de la palabra aveniente.

No calla nunca la memoria de la vida y su aventura.  Su tregua es el lugar de la dicha gozando un testimonio: “la dulce imagen que estampa/ su rostro mágico en el mío/”

No hay mejor relato o peor, -hay vivencias- a  contarse, a sentirlas, a repetirlas hasta el agotamiento.  ¿Quién puede decirle a un niño que calle lo que ha contado y contado?

El que lo manda a cerrar la boca ya es un cobarde o un delator y traidor de su propio paraíso.

Cada quién trae consigo un inicio, un edén humano que empieza donde el otro designa cómo comenzó todo. El infierno es una verdad prohibida…

“Cuando nos sentamos sobre un banco de luceros/ y le dimos formas al primer encuentro…”

Se inicia la curiosidad, el desconocimiento de Dios.

El amor parece un árbol frondoso esperando abrazarse  con las sombras de los enamorados que se prometen hasta la eternidad no olvidarse, no extinguirse, no ser nada.  No ser el cadáver de la tierra.

Aquí no cabe la muerte, resulta tan distante, imposible, tan sin espacio en la unión casi perfecta de un tú y un yo.  Solo el sentimiento tiene su peso, su forma, su símbolo.

“Quedaba encargado el corazón/ de ser apóstol de la perpetuación”.

Aquí esta toda una promesa consagrada, amasada con vientos, marchas, embelesos, jardines, con un camino libre hacia una tierra prometida, rescatada, reconquistada, retomada.

El único credo posible será el de la “religión del amor/ amor tu religión es sabia;/ se funda en la  proyección/ de puntos sucesivos en el espacio”.

¿Y qué se funda en esa procesión y peregrinaje?

La vivencia radicada en los deseos que no se desgastan, los que dejan una huella sin definición lógica, la que nos humana.

Que nos ata con el eslabón filial del tiempo, la que nos tornea con un día exacto para arribar y partir.

“Yo nací un 19 de septiembre de 1934…/rematándolo todo…/ con septiembre fecundoso/ Pero también desaprensivo,/ jugamos a los reproches; en septiembre falleció…/ Intemporalmente y por siempre/ hay, pues, con septiembre, un ajuste de cuentas”/

Rotar sobre los pasos con la brújula puesta en el mapa donde se planta el horizonte, donde “se sustenta en planos inmortales”, donde “el amor es la fuerza que pone pilares de alborada”.

¿Y qué es hablar de lo amado? ¿Acaso afirmar una victoria sin víctimas, sin mutilados, sin desaparecidos, sin ataques sorpresivos?

Es darle a aquel el homenaje y reconocimiento de lo significante para el universo  de mi mundo en la realidad inevitable donde se hace el día a día.   Y entrar en ese dédalo de rincones, recovecos, patios, parques, jardines, calles, habitaciones.  En esos lugares comunes y privilegiados se da la conversión, lo mutable, lo vulnerable…

“Pero es ella quien empieza/ a escapárseme de los sentidos/

La única que tenía existencia propia,/ hasta para contagiar el grito a los indiferentes”.

Arriba  el hombre al pentagrama de su presente.

La garúa puntual de los recuerdos despelleja la silueta noctámbula que madruga en la nostalgia de “un puntualísimo soñante” que deja oír su voz  en el recinto de la ilusión perfecta”.

“Soy yo el punto final ya declarado/ de una rosa de ilusiones que se llama vida”.

Aspira encontrarse con la amada que nunca salió de su mirada, más partió.  Pareciera que ese es el oficio que nadie puede reemplazar.  Tarea individual esa de desprenderse

¿de la vida o de la muerte?

El poeta clama:

“Volvemos a reunirnos, oh amada, /solo de un modo pluscuamperfecto/ es decir,/ al pie de los árboles del sueño/ y sobre las yerbas de la ilusión perfecta…/ el sueño es un parque inexistente, pero a él acudimos…/”

“ Divina ventura…/ tu belleza juvenil perennizada en mis genomas…/”

Más las intransigencias de la vida agolpan, agotan. Pueden acabar con el deseo que bascula entre en la impronta lo pronto, lo puntual y lo impuntual.

“Que nadie es eterno a pesar de su belleza.”

Genaro quiere que la yerba le cante en su punto final, fundirse y perdurar con ella . ¿Acaso como puntos verdes de un paisaje onírico?

“Lo lejano lo subyuga” porque está “más cerca que nunca” .

Nunca ha estado solo, nada de la amada  se perdió, se difuminó con la sombra y la vida.  Se persiguió y siguió la ausencia hasta que ella

ha venido a verme”.

“Se despeina disciplinadamente,/ tira sus ropas al fuego y queda solo en pensamiento puro…/

No he podido verle el rostro/ ni siquiera el de mi propia vida/”

Cual principiantes indefensas y absolutas juguetean las ausencias con sus dominios.

La melancolía inesperada danza dentro del ánfora que surge como vientecillo añorado y temido.

“La luna llena…/ es aquella dama/ que danza conforme a los enigmas del mundo que/ no/ vemos”.

carmen váscones

21/272/003

 

 

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: