jump to navigation

“BREVE POLIFONÍA HISPANOAMERICANA” DE ALFONSO LARRAHONA KASTEN, por carmen váscones noviembre 30, 2008

Posted by carmenmvascones in “BREVE POLIFONÍA HISPANOAMERICANA” DE ALFONSO LARRAHONA KASTEN, Ensayos, Lectura y Reseña, POESÍA, por carmen váscones.
Tags: , , , , , , , ,
trackback

 

Lo esencial deja ver un alma Haikú, “breve polifonía” de poetas recorriendo el artificio de la creación. 

 

La imagen inmediata captada en la prisa del párpado.

 

–Entreacto- se asienta en la palabra como propietaria del escenario de una sola escena:

 

La metáfora, una imagen de plenos y planos de  sentidos.

 

 Allí la luz es oscuridad, la sombra es fuente.

 

Vernos desde la palabra sin barrote, sin realismos solitarios. 

 

La vida misma se inscribe a pesar de uno. 

 

Ella nos delata. 

 

Nos envía al singular que se vuelve la otra vereda de la sociedad: “defendiendo las causas justas”  puntualiza Julio Adriazola Palma, por qué no, para ubicar,

 

El amor acampa en las dendritas del tiempo.

 

No está preso, a lo mejor es un refugiado clandestino dándose oportunidades.

 

Se evapora como energía confusa entre nimbos y estratos. 

 

El verso transfigura el nacimiento, asemeja y desasemeja.

 

No se puede ni se debe querer domesticar la muerte, porque esta estalla. 

Si le pone bozal, o la acorralan en el cuerpo, ella se desploma y revienta en la esperanza, y aquella última no se deja tocar, se refugia en el embrión.

 

 

Este trote cansa, este no poder ser en el espacio del mundo. 

 

La palabra me recuerda que aún existo, que no me olvide de mí.

 

“Nuestro sea entonces el espíritu primitivo de la alegría”, shamana Soledad Alvarez.

 

 El cantar de lo femenino una ausencia irreducible en lo masculino. Despertar.

 

Habitante deshabitada del género que clama una caricia original sin pretexto de pecado concebido.

 

Orilla la palabra al cuerpo para que no pierda su causa y cauce. 

 

Entre tornados, ozonos, bombardeos,  balaceras al universo, cuentos ocultos, y cuentas de sangre.

 

 – La palabra se quita el peso del luto-

 

La poesía se escribe: se inscribe: el nacimiento.

 

La tierra está caliente, brama coraje.

 

No aguanta al pensamiento desierto de ética y sentido común. 

 

El sol quema a la piel, a la madera, al papel. 

 

La letra se extingue. 

 

La voz se reinventa, hace una camino de kipus.

 

El sonido sonoro persiste igual a un poema inclaudicable e insubordinado. 

 

No se deja quitar el deseo.

 

La ternura acampa en la caricia de la pregunta.

 

¿Todavía estamos a tiempo para continuar o empezar?

 

El sentimiento se deshiela en la rabia del tiempo. 

 

La palabra restaura la imagen del verbo. 

 

El acto creador no deja pasar por alto la historia humana. 

 

Lo inhumano es un accidente del desencuentro del habla y del diálogo. 

 

No hay comunicación posible.

 

Solo crearnos y empezar en el tú: te creo- me creo.

 

Celebremos la vida sin gravedad mortífera. 

 

La relatividad y la vulnerabilidad del paso por la civilización y su progreso devastador con su falta y negación de todo principio.

 

El deseo y el placer un bostezo sin codicia. 

 

La muerte no tiene máscara para la poesía. 

 

El mundo se le acerca sin temerla.

 

En el tablero del lenguaje: la vida sin ningún espejo, ni ahogos en reflejos.

 

La poesía y su arte de ser: una lectura de vida y no de enseñanzas. 

 

Se escribe y pronuncia la palabra por ella misma en su propia lengua: “dulce y amadamente”…”desde que el primer hijo –en noche de tortura- se desprendió de ti como un brazo viviente” de Jorge DeBrabo estos versos significantes.

 

Tiempo de una fábula sin moraleja en la realidad de la imaginación del creador. 

 

Sin arma ni asesino, el verso apunta al centro del alma.

 

 

La escritura del cuerpo una voz íntima y desnuda de crueldad. 

 

Voces juntas: las letras, sonido imagen sin sentencia, sin crimen, sin lista negra, sin desaparecidos. 

 

Insepulta y sin omisiones saca a los desaparecidos, levanta la huella de la ternura, graba la historia en la raíz mutilada. 

 

Asienta, compacta, no pacta con la destrucción aberrante de la gloria azotada y reventada en los campos y cuerpos…

 

Indefensa morada del mundo, la naturaleza llora y rabia su dolor, sus hijos también. 

 

El oriente parece un ocaso del alma en manos de los inquisidores y exterminadores del destino.

 

¿Qué de América?.

 

Ella resiste del choque del poder.  Sus caciques ensayan su festín: más deudas y saqueos, a la memoria le quitan el mapa. 

 

Los límites son las venas y las hoyas de una raza fragmentada.

 

El placer incondicional de la libertad es un combate de células: 

 

La humanidad yace mutilada de amor.

 

Anota el poeta Escobar Galindo “para mí el fin del mundo/ sería el mundo sin ti”.

 

Tú singular que convoca a un yo con voz propia”.

 

Que no tengas temor de ser atravesado por el suspenso de una respuesta que no quiere compartir la ausencia.

 

Una vez recorrido el tiempo consentido “solo el rumor sin sentido de la muerte” Eugenio García.

 

La vida nos pertenece, es nuestra, y quien la quita hay que denunciarlo, porque se tiene una sola.

 

Ella es: “poesía: llena eres de gracia”, eso debe ser.

 

 

Para que todo andar no sea silencio amordazado ni cómplice encubridor, ni una palabra imposible

 

Para que se fundamente toda historia. 

 

Para que nadie se vuelva un extranjero ajeno, Francisco Matos Paoli lo eternizó así, “y te has vuelto un extranjero/ porque tu yo/  no resiste el recuerdo con dolor”.

 

La memoria es territorio, realidad habitada, biografía, un “romance de luna y miel…si te faltara el encanto…”

 

Según José Guillermo Vargas.  Es un “aquí estoy”, como lo dice Pablo Neruda.

 

Si la existencia tiene sentido, no tiene “sentido” llorarla una vez partida. 

 

La muerte tiene una misión que cumplir: que viva en el cuerpo la palabra que redime,  que acerca y transmite, que interpreta la compañía sin miedo ni estafa.

 

“Sola entre millones,/ divagando”…”ninguna rosa me gustó tanto/ como esa que jamás me diste”, -sin nada que agregar a esta mirada- de la  sabia Eliana Godoy.

 

La poesía junto con su ida va distraída y despreocupada de la inmortalidad en medio de la desnudez.

 

Motín de rubor y pudor en el jeroglífico de un par de ojos ciegos y desbocados por el umbral de una voz naciente:

 

 

“La causa amatoria de la vida”, Juan A. Massone.

 

La poesía es la vida que no choca con la muerte.

 

Es la imagen de la palabra que conquista su relatividad sin aniquilar.

 

Tejido dulce, salobre, hiel y sangre el enigma de la tierra. 

 

Que se invente de nuevo la humanidad. 

 

Bienaventurada sea  la palabra porque de ella será el reino de las voces.

 

La poesía, una estrella fugaz, quién no la ve no la merece, ya que no tiene ningún deseo que cumplir ni pedir.

 

Nos da la oportunidad de no dejar sin sonido el alma dentro y fuera del cuerpo.

 

Breve Polifonía es un libro hermoso, tierno, diáfano y de profunda sencillez. 

 

Esencia de  semilla germinando sin temor a la tala ni al genocidio de la globalización.

 

(525 poemas breves de 175 poetas de 18 países: Chile, Uruguay,  Argentina, República Dominicana, Costa Rica, Bolivia, México, Venezuela, Perú, Paraguay, España, Panamá, El Salvador, Cuba, Puerto Rico, Colombia, Honduras, Ecuador.) Edición del FRENTE DE AFIRMACIÓN HISPANISTA A.C. MÉXICO, 2005

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: